La comida mediterránea: el antiage inesperado

La comida mediterránea: el antiage inesperado

0 196

La Nacion / ROMA – Frutas, verduras, aceite de oliva, legumbres y cereales, consumo moderado de pescado, queso, vino y poca carne roja y pollo. Variado y con alimentos sin procesar. La dieta mediterránea enlentece el envejecimiento, protege al cerebro y, en los ancianos que la siguen, las neuronas funcionan mejor respecto de otros de su edad , según un estudio de la Universidad de Edimburgo, publicado en la revista Neurology.

“Cuando envejecemos, el cerebro se restringe y perdemos células cerebrales, todo esto influye sobre la memoria y la capacidad de aprendizaje”, comentó Michelle Luciano, coordinadora del estudio.

Queso, vegetales y poca carne. Foto: Shutterstock “Nuestra investigación añade otra pieza a las tantas que indican el impacto positivo de la dieta mediterránea sobre la salud del cerebro”, agregó Luciano.

Los investigadores recogieron informaciones sobre los hábitos alimentarios de 967 personas sanas de cerca de 70 años de edad.

A 562 de ellos le realizaron una resonancia magnética a los 73 años para medir el volumen del cerebro, esto es su estrato más externo.

Luego de tres años a 401 de los involucrados en el estudio se le hizo una segunda resonancia magnética, para evaluar el impacto de la dieta mediterránea.

Los resultados Se comprobó que quienes no la adoptaron sufrieron una pérdida mayor de volumen del cerebro respecto de los que en cambio la siguieron a conciencia : una diferencia del 0,5% en el volumen cerebral, equivalente a la mitad de lo que se tiene con un envejecimiento normal.

Sin embargo, no se halló una relación directa entre dieta mediterránea, volumen de materia gris y espesor de la corteza, ni entre el consumo de pescado y carne y los cambios del cerebro, contrariamente a lo revelado por otros estudios.

“Es posible que otros componentes de la dieta mediterránea tengan este impacto o su combinación tomados todos juntos. Nuestro estudio evidencia cómo la dieta de una protección de larga duración al cerebro “, concluyó Luciano.

Agencia ANSA

En esta nota: Salud LA NACION Sociedad Alimentación saludable