¡Tus pies hablan!, y esto es lo que te están diciendo sobre...

¡Tus pies hablan!, y esto es lo que te están diciendo sobre tu SALUD

0 279

 

Quizás sea hora de que prestemos un poco más de atención a nuestros pies. ¿Por qué? Hay problemas de salud graves como la diabetes, la enfermedad de tiroides o del corazón que puedes reconocer en tus pies.

 

Aunque no lo creas, tus pies hablan, y esto es lo que te están diciendo sobre tu salud.

 

1. Pies secos y escamosos

Tener los pies secos y escamosos podría indicar que tienes un problema de tiroides, especialmente si la crema hidratante no ayuda en nada. Cuando la tiroides (la glándula con forma de mariposa en la base de su cuello) no funciona correctamente no produce las hormonas tiroideas, que controlan la tasa metabólica, la presión arterial, el desarrollo del sistema esquelético y nervioso, y el crecimiento de los tejidos. ¿Uno de los efectos más notorios? Sequedad en la piel.

 

 

2. Pies sin vello

Aunque a las mujeres nos encantaría no tener vellos en los pies, lo cierto es carecer de ellos puede ser un indicador de que padeces una enfermedad arterial. La desaparición repentina de los vellos de los dedos puede señalar una mala circulación causada por la enfermedad arterial periférica (PAD).

 

 

3. Úlceras que no sanan

Cuando tienes en tus pies úlceras que no sanan, podrías padecer diabetes. Los niveles de glucosa no controlados pueden dañar los nervios y dificultar la llegada de la sangre a los pies. Esta situación puede impedir la sanación de una herida causada por unos zapatos apretados -solo por poner un ejemplo-.

 

Otros signos de diabetes pueden incluir hormigueo o entumecimiento de los pies.

 

 

4. Líneas rojas diminutas bajo las uñas de los dedos del pie

¿Has descubierto líneas rojas diminutas bajo las uñas de los dedos del pie? ¡Cuidado! Podría tratarse de una infección en el corazón llamada endocarditis.

 

Ten presente que las personas que tienen una condición cardiaca existente, han recibido un marcapasos, o tienen suprimido crónicamente su sistema inmunológico (como pacientes con cáncer que reciben quimioterapia, pacientes con VIH, y pacientes con diabetes) están en mayor riesgo de desarrollar endocarditis. Y esta infección puede resultar en insuficiencia cardíaca, si no se trata.

 

 

5. Un arco alto repentino

No nos referimos a tener el arco alto de nacimiento, sino a un cambio repentino en la altura del arco de tu pie, que podría indicar un daño nervioso.

 

La mayoría de los pies con arco alto se asocian con algún tipo de enfermedad neuromuscular subyacente como la enfermedad de Charcot-Marie-Tooth (CMT). La CMT también puede causar cambios en cómo caminas, entumecimiento en los pies, dificultades de equilibrio, pérdida de músculos en las piernas y, más adelante, síntomas similares en los brazos y las manos.

 

Así que ante cualquier cambio que detectes en la apariencia de tus pies, reserva hora con tu médico para asegurarte que todo está bien. ¡No te demores!

 

 

iMujer