Por qué sangro después de mantener relaciones

Por qué sangro después de mantener relaciones

0 100

Confirmado /

El sangrado vaginal durante y después del coito es un problema frecuente por el que muchas mujeres deben acudir a una consulta ginecológica. Esta condición no tiene relación con el ciclo menstrual, ya que se experimenta normalmente al finalizar las relaciones sexuales aún cuando no se tiene el período. Aunque en muchas ocasiones puede deberse a la simple fricción durante la penetración o a cuestiones sin importancia, sí es imprescindible visitar al médico puesto que también es uno de los síntomas de problemas de salud de mayor gravedad.

Instrucciones:

1. El sangrado postcoital en muchas de las ocasiones se debe a problemas banales que con una simple revisión ginecológica pueden detectarse y corregirse. Sin embargo, no debemos restar importancia a esta condición puesto que también puede ser síntoma de problemas de salud más graves y severos, por lo que si detectas que sangras durante o después de mantener relaciones sexuales acude a tu ginecólogo cuanto antes para que te examine de manera exhaustiva. Veamos a continuación cuáles pueden ser las posibles causas del sangrado postcoital.

2. Mantener relaciones sexuales demasiado bruscas cuando la vagina no está lubricada lo necesario, puede ocasionar que aparezca un ligero sangrado después del coito. Este se deriva de pequeñas lesiones que se producen en la mucosa de la vagina al recibir penetraciones fuertes y traumáticas. Si tienes problemas de sequedad vaginal, te recomendamos seguir los consejos del artículo Cómo combatir la sequedad vaginal.

3. Una de las causas más frecuentes del sangrado vaginal postcoital son las infecciones vaginales. La hemorragia puede ser síntoma de la presencia excesiva de hongos y bacterias en la zona íntima, dando lugar a infecciones como candidiasis vaginal o vaginosis bacteriana. En estos casos, el sangrado suele ir acompañado de otros síntomas como picor e irritación de la vulva, flujo espeso, abundante y con mal olor, relaciones sexuales dolorosas y escozor al orinar.

Ante el manifiesto de tales síntomas o la sospecha de tener algún tipo de infección vaginal, es fundamental acudir al ginecólogo para iniciar el tratamiento adecuado, pues será necesaria la aplicación de un medicamento que acabe por completo con los microorganismos causantes.

4. Los pólipos en el cuello uterino también pueden provocar la aparición de sangrado al tener relaciones sexuales. Estos son unas formaciones carnosas que asoman hacia la vagina y que al entrar en contacto con el pene, sangran fácilmente. Generalmente, son de tipo benigno pero siempre es fundamental realizarse un examen médico exhaustivo para confirmar el diagnóstico y evitar problemas de salud de mayor gravedad.

5. Asimismo, sangrar después de mantener relaciones sexuales puede deberse a otro problema como es la presencia de úlceras cervicales. Estas se producen cuando la mucosa interior del útero sale a la cavidad vaginal generando un aumento de la vascularización, por lo que con la penetración se produce el sangrado.

Otros problemas de mayor gravedad que también podrían provocar hemorragia vaginal son el cáncer de cuello uterino y el cáncer vaginal.

6. Enfermedades de transmisión sexual (ETS) como la clamidia, la gonorrea o la tricomoniasis, además de otros síntomas, también pueden provocar el sangrado durante y después del coito.

Recuerda la importancia de usar preservativo al mantener relaciones, es el único método seguro y 100% efectivo para prevenir las enfermedades venéreas, y evitar las prácticas sexuales de alto riesgo que puedan poner en peligro tu salud íntima.

7. Una cuestión que también debemos valorar cuando detectamos sangrado después de las relaciones sexuales es una posible alteración en la ovulación, la cual se debe a una contracción del útero que sucede durante el orgasmo femenino. Esto explica también los ligeros sangrados vaginales que pueden aparecer los días previos o posteriores a la menstruación.

8. Una vez conoces las posibles causas del sangrado vaginal durante y después de mantener relaciones, no olvides que ante la manifestación de cualquier síntoma debes acudir a tu ginecólogo para una revisión completa.

UnCómo