Recomiendan examen para confirmar intolerancia a lactosa

Recomiendan examen para confirmar intolerancia a lactosa

0 314

El Informador / CIUDAD DE MÉXICO (28/MAY/2016).- Un examen de laboratorio es importante para autodefinirse intolerante a la lactosa, pues de no ser así se podría estar perjudicando la alimentación al retirar productos lácteos, aseguró el nutriólogo Rafael Cornes.

 

“La mayoría de las veces las personas se auto diagnostican luego de sentir un malestar estomacal al consumir leche o algún derivado, sin consultar con algún especialista”, señaló el nutriólogo en una entrevista.

 

El especialista aseguró que cada vez es más común en América Latina manejar el término “intolerante” sin haberse realizado un examen.

 

“Hay estudios bioquímicos de laboratorio que realmente dicen si hay o no ausencia de la encima lactasa, que es la encargada de digerir la lactosa. Si dan positivo, entonces sí son intolerantes”, señaló.

 

“Otro error común al autodefinirse como intolerantes es retirar todos los lácteos de la dieta, cuando son esenciales en la alimentación”, agregó el especialista, quien recordó que entre estos productos están la leche, el yogurt, la crema y el queso.

 

El coordinador de la campaña “Leche sí” recalcó que de comprobarse esta incompatibilidad existen en el mercado los productos deslactosados, los cuales mantienen los nutrientes de calcio, vitaminas y proteínas.

 

“Existe una gran variedad de lácteos deslactosados, recordemos que lo único que les hacen es extraer y sustituir la lactosa , es decir, la azúcar natural por otros azúcares manteniendo las cualidades de los lácteos”, detalló.

 

El especialista en nutrición expuso que los lácteos aportan beneficios para el correcto crecimiento y desarrollo del sistema óseo, así como a evitar enfermedades de los huesos en la vida adulta.

 

“No dejen de consumir lácteos, no los retiren de la dieta por modas o por sitios web que lo recomiendan sin evidencia científica. Ante la primera duda es mejor charlar con un profesional médico”, afirmó.