3 finales quema-grasa para el entrenamiento

3 finales quema-grasa para el entrenamiento

0 254

Elige una de estas opciones y dale a tu sesión un final feliz… para tus kilos.

A nadie le gusta terminar su entrenamiento con un tono bajo… Quieres salir del gimnasio encontrándote mejor que cuando entraste. Lo que te gusta es un final que llene tu cerebro de endorfinas y te haga desear más.

Así que te proponemos tres finales de entrenamiento que te ayudarán a quemar calorías adicionales. Y que, de paso, mejorarán tu salud cardiovascular y te harán sentir fenomenal. Pues bien, los siguientes ejercicios quema-grasa hacen estas tres cosas a la vez.

FINAL 1: LA ‘VUELTA’ CONTRA LA GRASA

Equipo necesario: Bicicleta estática

¿Cómo hacerlo?

Sprint durante 15 segundos y descanso durante 15 segundos. Repetir 10 veces en total.

¿Por qué es genial?

Puedes escoger la resistencia y es menos agresiva para tus articulaciones cuando des intensidad al ejercicio para aumentar las pulsaciones de corazón y ritmo pulmonar. De esta forma, no te lesionarás.

FINAL 2: 500 METROS REMO

Equipo necesario: Remo hasta el fondo

¿Cómo hacerlo?

Rema tan duro como te sea posible durante los 500 metros. (El poseedor del récord mundial, recorre esta distancia en poco más de un minuto.)

¿Por qué es genial?

Al igual que la bicicleta estática, esta rutina de remo también es respetuosa con las articulaciones, pero con un matiz diferente: este ejercicio se centra más en tu resistencia muscular, ya que no estás realizando sprints de ráfaga corta y es necesario recurrir a tus reservas de energía aeróbica para completarlo.”

FINAL 3: CALISTENIA QUEMALOTODO

Equipo necesario: Ninguno

¿Cómo hacerlo?

Realiza los siguientes tres ejercicios uno tras otro sin descanso. Repite 3 veces:

1. Burpee, 10 repeticiones.

2. El escalador, 30 segundos.

3. La sierra (plancha con balanceo), 30 segundos.

¿Por qué es genial?

Si no tienes equipo, no significa que tengas que renunciar a tu finalizador quema-grasa para freírla. La realización de estos movimientos de ritmo rápido sin descanso, hace que tus pulsaciones cardiacas suban y que tus músculos quemen. Lo bueno es que lo puedes hacer en cualquier lugar, todo lo que necesitas es una toalla para tu sudor.

Con información de: menshealth.es