Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Sueño"

Sueño

0 41

La Nacion /

Llega el momento de descansar y aún tenemos encima la intensidad del día: lo que nos pasó en el trabajo, las obligaciones que quedaron pendientes, las cuestiones emocionales. Todo va quedando cargado en nuestro ser. Por eso, es necesario preparar el cuerpo y la mente para poder desconectarse y tranquilizar las memorias que están permanentes en nuestro cerebro y que, a veces, no podemos acallar para dormir bien.

RESPIRAR PARA DESCANSAR

Es clave concentrarte en cómo ingresa y sale el aire de tu cuerpo. No es una tarea sencilla pero con un poco de voluntad, se puede. Además, cuando notás el resultado (empezás a dormirte enseguida), vas a tomar hacer este ejercicio simple de respiración todas las noches.

Primero concentrate en tu cuerpo, en cómo llegás a la cama, cómo apoyás los pies, cómo te sentás.

No te acuestes de manera horizontal de entrada. Mejor quedate semisentada o a 45 grados.

Sentí cómo el aire entra y sale de tu cuerpo.

Ahora poné un poco más de atención y recorré con la mente el espacio por donde transita el aire. En la inhalación, entra por la nariz, pasa por detrás de la garganta, llega a la laringe, expande en los pulmones. Ahora, seguí el camino inverso en la exhalación.

Si te cuesta mucho concentrarte, ayudate con música instrumental. Esto acalla muchísimo los ruidos de la mente. Entre dos minutos y medio o tres -que es es lo que suele durar una melodía-, es suficiente tiempo para relajar el cerebro y oxigenar.

Confía y permitite el asombro

CONSEJOS QUE AYUDAN A SOÑAR MEJOR: Desprendete del celular y la televisión. Para muchas personas funcionan como “chupetes” pero lo cierto es que cualquier dispositivo tiene muy poco de relajante porque obliga a nuestro cerebro a seguir muy activo con la imagen.

Date un buen baño antes de dormir: el cambio en la temperatura de la piel genera un cambio en la circulación de la sangre que te predispone para el descanso.

Una cena muy tarde o pesada no es aconsejable. Acordate que es necesaria, como mínimo, una hora de digestión antes de ir a la cama.

Experta consultada: Prof. Irene Cabrera, Facilitadora de Memoria Celular y Renacedora (Escuela de Leonard Orr).

LA NACION Sociedad Revista OHLALÁ!

0 32

La Gestion /

El estudio fue llevado a cabo por investigadores del MIT y de la División de Medicina del Sueño del Hospital General de Massachusetts.

Un grupo de científicos ha creado un algoritmo que analiza señales de radiofrecuencia con el fin de monitorear el sueño. Utiliza un dispositivo similar a un router Wi-Fi para determinar desde la intensidad de la respiración de una persona hasta si está teniendo un sueño.

El estudio fue llevado a cabo por investigadores del MIT y de la División de Medicina del Sueño del Hospital General de Massachusetts.

“Nuestro objetivo es desarrollar sensores que desaparezcan en el ambiente y que capturen señales fisiológicas y métricas de salud importantes, sin pedir al usuario que cambie su comportamiento de ninguna manera”, dijo la profesora del MIT Dina Katabi.

El sensor funciona mediante el envío de una señal de radiofrecuencia que “rebota” en las personas. El dispositivo detecta los movimientos sutiles del cuerpo humano, los cuales son analizados por el algoritmo.

Solo en Estados Unidos, unas 50 millones de personas (un 16% de la población) sufren de trastornos del sueño. Esta inteligencia artificial tiene el potencial de revolucionar la investigación de este tipo de problemas de salud.

En lugar de estudiar a los pacientes en entornos desconocidos, el dispositivo puede ser instalado de forma discreta en sus dormitorios, permitiendo a los doctores monitorear a las personas sin modificar nada en su rutina.

Anteriormente, esta línea de investigación produjo un dispositivo similar que podría ser utilizado para detectar las emociones humanas de forma inalámbrica.

Diario El Observador de Uruguay Red Iberoamericana de Prensa Económica ( RIPE )

Gestion.pe

0 68

El Financiero /

Pensar que dormir es un desperdicio es tan falso como un billete de 300 pesos. Reducir las horas de sueño diario va en contra de la productividad y del bolsillo.

Estudios han encontrado que un sueño de calidad eleva la productividad con un impacto en el salario, mientras que lo contrario provoca serios desórdenes a nivel cerebral, emocional, y en el funcionamiento del organismo, lo que también repercute en el bolsillo.

Una nueva investigación de la Universidad de California en San Diego, sugiere que más sueño puede hacer crecer los ingresos personales, al encontrar una fuerte conexión entre el sueño, la productividad y los salarios.

Como parte del estudio se midieron los hábitos de sueño de los trabajadores en varias ciudades de Estados Unidos, así como en lugares donde el sol se pone antes, los trabajadores dormían más y ganaban más dinero.

Un aumento de una hora en el sueño semanal promedio, aumentó los salarios en un cinco por ciento a largo plazo.

¿Problemas para dormir? La culpa la tiene el cambio climático ‘No puedo dormir’ ¿te suena familiar? Y tú, ¿duermes como elefante?

TIPS

1. Identifica cuánto sueño necesitas. La mayoría de las personas necesitan dormir entre 7 a 9 horas por noche.

2. Mantente alejado de las pastillas para dormir.

3. Deja de tomar cafeína, al menos después del almuerzo. Aún si puedes dormir, es un sueño de mala calidad.

4. Deja de trabajar y evitar la luz azul y brillante de los dispositivos electrónicos porque perjudican la producción de melatonina.

5. Despierta a la misma hora todos los días.

6. No duermas de más el fin de semana.

7. Evita las interrupciones

8. Aprende a meditar

9. Si todo falla, toma siesta

10. Haz todo en conjunto

Según la Escuela de Medicina de Harvard, las ganancias de productividad de corto plazo por saltarse el sueño son rápidamente arrastradas por los efectos perjudiciales en la privación del sueño en el estado de ánimo, en la capacidad de concentración y el acceso del cerebro a las funciones del nivel superior durante los siguientes días.

La única forma en la que el cerebro puede eliminar proteínas tóxicas de sus neuronas para una adecuada actividad neuronal cuando se está despierto es a través de dormir y dormir bien, según un estudio de la Universidad de Rochester. Si no se eliminan esas proteínas tóxicas causan estragos al afectar la capacidad de pensar y ninguna cantidad de cafeína podrá remediarlo.

Un artículo del Foro Económico Mundial, señala que saltarse el sueño daña el funcionamiento del cerebro, reduce la capacidad de procesar información y resolver problemas, mata tu creatividad y catapulta tus niveles de estrés y reactividad emocional. A las empresas de Estados Unidos les cuesta más de 63 mil millones de dólares anuales en productividad perdida.

Además, no dormir afecta la toma de decisiones, el tiempo de reacción, la conciencia de la situación, la memoria, la comunicación, todo esto se reduce entre un 20 y 50 por ciento. El escatimar horas de sueño está relacionado con problemas del corazón, debilitamiento de la respuesta inmune del organismo, la diabetes y ganancia de peso y si esto fuera poco, a nivel sicológico eleva la ansiedad, abre la puerta a sufrir trastornos más severos como depresión y bipolaridad.

Por el contrario, un estudio en Reino Unido descubrió que dormir mejor conduce a niveles de salud mental y física comparable a los de alguien que ha ganado un Premio Mayor de la lotería de aquella nación europea.

0 52

Confirmado /

En un mundo tan globalizado y moderno como en el que vivimos es casi normal que los niños crezcan alrededor del uso de aparatos tecnológicos como: televisores, radio, tablets y teléfonos inteligentes.

Y a pesar que en esta era se apuesta al potencial educativo de estos dispositivos, surgen ciertos temores sobre el uso excesivo durante su primeros años de desarrollo y aprendizaje.

Al respecto, la Universidad de Toronto (Canadá) presentó en el Congreso de Sociedades de Academias de Pediatría de San Francisco, una investigación que devela la relación que hay entre el uso de las pantallas tecnológicas y el retraso en el aprendizaje del lenguaje.

El estudio

Para la investigación se observó, durante año y medio, a 900 niños. La observación evidenció que aproximadamente uno de cada cinco niños empleaba dispositivos móviles, con un uso medio diario de unos 30 minutos.

El uso de dispositivos móviles se asoció a un riesgo potencial de retraso en el uso de lenguaje expresivo.

Por cada media hora de uso de dispositivo móvil, el riesgo de retraso en el desarrollo del lenguaje aumentaba en un 50%. No obstante, estos resultados “requerirán de mucho más trabajo adicional para establecer una relación sólida”, aseguraron los autores.

Teléfono inteligente contraproducente para el sueño

Asimismo, en otra investigación publicada el pasado mes de abril en el Scientific Reports, se observó el uso de aparatos móviles en niños pequeños en relación al sueño.

En dicho estudio se comprobó que los niños de entre 6 meses y 3 años que pasaban más tiempo frente a los teléfonos inteligentes dormían menos horas por las noches.

Los padres completaron un cuestionario en el que revelaron que cada hora de uso del móvil se asociaba a 26,4 minutos menos de sueño nocturno y a 10,8 minutos menos de siesta.

El tiempo extra de sueño diurno “puede compensar en algo la perturbación del sueño nocturno, pero el tiempo total de sueño de los que pasan más tiempo sigue siendo inferior al de los que pasan menos tiempo”, aseguró Tim Smith, coautor del estudio y psicólogo cognitivo en la Universidad de Londres.

Menor rendimiento académico

Finalmente, un estudio del King’s College de Londres analizó 20 estudios independientes, hallando una relación similar entre uso de dispositivos con pantallas táctiles y pérdida de sueño en niños de 6 a 19 años de edad.

Asimismo, el creciente fenómeno de la adicción al móvil en adolescentes también se asocia a un menor rendimiento académico y pérdida de contacto con el entorno familiar y escolar.

Los resultados de todos los estudios citados son preliminares. Se ha demostrado que ambas cosas (uso de dispositivos móviles y pérdida de sueño) van juntas, pero todavía no se ha establecido una relación de causa-efecto.

Aún no sabemos cómo el uso de pantallas afecta al proceso de aprendizaje de los niños, y qué otros factores pueden influir.

AtuSalud

Por Confirmado: MariGonz

0 60

El Financiero /

El cambio climático está llegando a ti por las noches. Esa es la conclusión de los científicos que estudian cómo es que el calor perturba el sueño y cómo se espera que el calentamiento global proyectado haga que el mal dormir sea aún peor.

Dirigido por Nick Obradovich del Centro Belfer de Ciencias y Asuntos Internacionales de la Universidad de Harvard, un equipo de investigadores es el primero en documentar la relación entre el aumento de las temperaturas y el mal dormir . Compararon las respuestas sobre el sueño con las temperaturas locales de los encuestados, no sólo se encontró un vínculo entre la temperatura y el sueño, sino que se descubrió que el fenómeno era tres veces más fuerte en verano.

Su nuevo estudio vincula a la mayoría de las experiencias individuales – como quedarse dormido- con un fenómeno verdaderamente planetario – el calentamiento global . Éste se une a un cuerpo en expansión de investigación que sugiere que el aumento de las temperaturas va a cambiar gradualmente incluso los aspectos más mundanos de la vida cotidiana.

La fisiología de la temperatura y el sueño se ha entendido desde hace algún tiempo. A medida que el cuerpo se desplaza hacia la inconsciencia, los vasos sanguíneos de la piel se dilatan, lo que permite que el calor escape y reduce la temperatura corporal central.

Las investigaciones anteriores han demostrado que la temperatura del aire ambiente por encima de lo normal “puede prevenir el desprendimiento de calor del cuerpo central, y que el mal sueño se asocia con una elevada temperatura corporal”, escribieron los autores.

A medida que el mundo se calienta, las temperaturas del aire nocturno aumentan a un ritmo más rápido. Este hecho aparentemente contraintuitivo ha sido documentado por años por los científicos que estudian el clima global.

Después de establecer una relación entre el sueño y la temperatura, los investigadores usaron proyecciones de calentamiento global para ver cómo los problemas de sueño podrían empeorar en la segunda mitad del siglo.

Lo más sorprendente para Obradovich fue que los investigadores fueron capaces de ver un fuerte efecto del calor en el sueño. Cuando hablamos del sufrimiento provocado por temperaturas más calientes, ninguno está más expuesto que los ancianos y los pobres.

Solomon Hsiang, quien estudia los efectos del cambio climático sobre el comportamiento humano y la economía en la Universidad de California, Berkeley, acredita que el nuevo estudio es el primero en analizar metódicamente la temperatura , el clima y el s ueño . Los resultados, dijo, “señalan hacia efectos sistemáticos e importantes”.

Entre ellos está un aumento en las consecuencias negativas que se desprenden de estar cansado todo el tiempo. “La gente comete errores cognitivos que importan cuando duermen mal, ya sea que estrellen vehículos o tomen malas decisiones en el lugar de trabajo”, dijo Hsiang.

“Los estudiantes aprenden mal cuando no duermen, y la falta constante de sueño daña la salud de la gente. El sueño es tan fundamental para todos los aspectos de nuestras vidas que una alteración del clima durante muchos días al mes resulta en un costo real e importante que ahora debemos considerar seriamente”.

¿Qué le pasaría al mundo si EU deja el acuerdo climático? Potencias mundiales se unen contra cambio climático…. menos EU ¿Cómo evitar que la Estatua de la Libertad se ahogue?

0 86

El Caribe /

En secuela natural del tema de la semana pasada sobre cómo nuestra dieta debe ser considerada como eventual causa de insomnio, hablemos ahora de los alimentos que sí favorecen el sueño e inducen al descanso reparador.

Empecemos mencionando los alimentos que contienen triptófano, uno de los 8 aminoácidos llamados esenciales porque nuestro cuerpo no los sintetiza o lo hace en cantidades muy por debajo de las que necesitamos, por lo que debemos incorporarlos a través de la dieta ya que son imprescindibles.

Aminoácidos son los componentes de las proteínas, de las que depende la estructura de nuestro cuerpo y, son asimismo la única fuente para los seres humanos adquirir nitrógeno, elemento indispensable para la vida.

El triptófano interviene en la síntesis de la serotonina y la melatonina, que son hormonas muy envueltas en nuestro natural ciclo de sueño y habilidad para controlar la respuesta al estrés. Mantiene los niveles de serotonina durante el día en un nivel adecuado, y en la noche apoya la producción de melatonina, con lo que mejora la habilidad natural de nuestro cuerpo para estar cansados en el correcto periodo del día, caer dormidos y obtener el sueño que necesitamos.

Podemos hallarlo en los alimentos que provienen de animales, como la carne, el pescado, los lácteos (Aunque el queso en específico tiene mucha tirosina, aminoácido que apoya la producción de dopamina, neurotransmisor que hace al cerebro más activo y causa dificultades para dormir) y los huevos.

Entre los vegetales, las mejores fuentes son la avena, berro, brotes de alfalfa, dátiles, espinaca, semillas de girasol y calabaza, soja, zanahoria, remolacha, maní, apio, brócoli, arroz integral.

Otras fuentes a mencionar son la espirulina y el chocolate amargo, aunque por su efecto estimulante éste último puede afectar el sueño en personas muy sensibles.

Es necesario puntualizar que si se trata de combatir problemas de sueño, es necesario la suplementación, es decir, tomar suplementos de triptófano que aportarán las cantidades óptimas; alimentos por sí solos no serán suficientes en tal caso.

Favorecen el sueño también los alimentos ricos en magnesio, como la espinaca, acelga, aguacate, semillas de calabaza, almendras, guineo, habichuelas negras, semillas de cajuil, entre otros. La sabiduría popular menciona muchas otras fuentes, como la lechuga, el jugo de cereza y el tamarindo.

Un dato importante es que deficiencias de calcio pueden reflejarse en problemas para dormir. De otro lado, es importante tener en cuenta que la actividad física regular puede promover un mejor sueño. Sin embargo, siempre evitar hacer ejercicio muy cerca del horario de irnos a dormir.

0 71
Vapor y humo salen de una estación de energía de carbón en Gelsenkirchen, Alemania, en diciembre de 2006. Un nuevo informe de un grupo científico internacional presentado el viernes 27 de septiembre de 2013 revela que la actividad humana es la principal causa del calentamiento global observado desde la década de 1950. (Foto AP/Martin Meissner, Archivo)

El Universal /

Altos niveles de contaminación atmosférica a lo largo del tiempo pueden interferir en una buena noche de sueño, según revela una nueva investigación presentada en la edición de 2017 de la Conferencia Internacional de la Sociedad Torácica Americana, que se celebra en Washington, Estados Unidos, hasta el próximo miércoles.

“Estudios anteriores han demostrado que la contaminación del aire afecta a la salud del corazón, la respiración y la función pulmonar, pero se sabe menos sobre si la contaminación del aire afecta el sueño –señala la autora principal, Martha E. Billings, profesora asistente de Medicina de la Universidad de Washington–. Pensamos que un posible efecto era que, dado que la contaminación del aire causa irritación de las vías respiratorias superiores, hinchazón y congestión, también puede afectar al sistema nervioso central y las áreas cerebrales que controlan los patrones respiratorios y el sueño”.

Los investigadores analizaron datos de 1.863 participantes (con una edad promedio de 68 años) en el estudio multiétnico sobre aterosclerosis (MESA, por sus siglas en inglés), que también se inscribieron en los estudios MESA sobre el sueño y la contaminación del aire. Los investigadores examinaron dos de los contaminantes atmosféricos más comunes: NO2 (gases contaminantes relacionados con el tráfico) y PM2.5 (contaminación por partículas finas).

Mediante mediciones de la contaminación atmosférica obtenidas de cientos de sitios monitorizados por la Agencia de Protección Ambiental y del Aire en seis ciudades de Estados Unidos, además de características ambientales locales y sofisticadas herramientas estadísticas, el equipo de investigación pudo estimar las exposiciones a la contaminación atmosférica en dos puntos: uno y cinco años.

La actigrafía de muñeca, que mide pequeños movimientos, proporcionó estimaciones detalladas de los patrones de sueño y vigilia durante siete días consecutivos. Se utilizó para calcular la “eficacia del sueño”, una medida del porcentaje de tiempo que se pasa en la cama dormido frente a despierto.

Los científicos analizaron si las exposiciones a la contaminación difieren entre las personas del grupo de menor eficiencia del sueño. La población se dividió en “cuartos” según los niveles de contaminación y se comparó el cuarto de los que experimentaron los mayores niveles de contaminación con los que experimentaron los niveles más bajos.

ENTRE UN 60 Y UN 50 POR CIENTO DE RIESGO DE MAL SUEÑO

El estudio encontró que el grupo con los niveles más altos de NO2 durante cinco años tuvo una probabilidad casi un 60 por ciento mayor de tener una eficiencia de sueño baja en comparación con aquellos con los niveles más bajos de NO2. El grupo con las exposiciones más altas a las partículas pequeñas (PM2.5) presentaba una probabilidad casi un 50 por ciento superior de tener baja eficacia del sueño.

Los autores ajustaron una serie de factores, incluyendo la edad, la masa corporal, la apnea obstructiva del sueño, la raza/etnia, los ingresos y el estado de fumar, así como el nivel socioeconómico del vecindario. Estaban particularmente interesados en la exposición crónica a la contaminación del aire y lo que la exposición a largo plazo podría significar para la salud del sueño.

“Puede haber efectos agudos en el sueño por la exposición a corto plazo a niveles altos de la contaminación también, pero carecíamos de los datos para estudiar esa conexión”, subraya el doctor Billings, destacando que el estudio MESA está investigando los efectos crónicos de la contaminación del aire en la salud cardiovascular.

“Estos nuevos hallazgos indican la posibilidad de que los niveles de contaminación atmosférica comúnmente experimentados no sólo afecten la enfermedad cardiaca y pulmonar, sino también a la calidad del sueño. Mejorar la calidad del aire puede ser una manera de mejorar la salud del sueño y, tal vez, reducir las disparidades en la salud”, agrega.

A su juicio, se necesitan más estudios para explorar la asociación entre otros contaminantes del aire y el sueño, los mecanismos por los cuales estos contaminantes pueden interrumpir los patrones de sueño y si el ruido del tráfico es el factor impulsor que contribuye a la mala calidad del sueño.

0 61

Confirmado /

Dormir, comer y pasear son las tres cosas más deliciosas de la vida. Cuando tienes 20 o 30 años, te crees invencible y estás convencida de que tu salud no debe preocuparte. ¡Estás equivocada!, por eso necesitas saber por qué debes comenzar a dormir sobre el lado izquierdo de tu cuerpo.

Necesitas dormir para pensar claramente, reaccionar rápido y asentar la memoria. De hecho, los procesos del cerebro que te ayudan a aprender y recordar se activan mientras duermes. La falta de sueño te pone de mal humor, te hace tomar malas decisiones y hasta los estudios han demostrado que hace que aumenten las probabilidades de padecer hipertensión así como enfermedades cardíacas, señala la Fundación Vivo Sano.

El hecho de que te acurruques en tu cama y te quedes profundamente dormida hace que se libere la hormona de crecimiento; además, si no se duermen al menos las ocho horas recomendadas se corren más riesgos de padecer diabetes u obesidad porque tiendes a comer más alimentos altos en calorías, así como carbohidratos.

Ahora bien, ¿cuáles son esos beneficios que puedes obtener al dormir hacia el lado izquierdo de tu cuerpo?

Combate infecciones

Esta teoría de beneficios está basada en una teoría de la Ayurveda, un antiguo sistema de medicina tradicional originada en la India, pues propone que dormir al lado izquierdo es bueno para la digestión, espalda y hasta para el corazón.

De acuerdo con la medicina ayurvédica, el dormir en esa posición le permite al cuerpo filtrar mejor el fluido linfático y los desechos del cuerpo a través de los ganglios linfáticos, los cuales son células inmunitarias que ayudan al cuerpo a prevenir infecciones. También eliminan las bacterias y las células cancerosas.

Mejora la digestión

Cuando comes mucho, la pesadez que sientes en el estómago es incómoda, más si te dispones a descansar. Si te sucede con frecuencia, adopta el hábito de colocar tu cuerpo hacia el lado izquierdo, pues por gravedad permite que los alimentos realicen su proceso correctamente del intestino grueso hacia el colon. Cuando duermes del lado izquierdo, ayuda al estómago y al páncreas a mantenerse en posición natural.

Ideal para mujeres embarazadas

Porque alivia el dolor de espalda, incrementa la circulación sanguínea del útero e impide que se haga presión sobre el hígado. Además, mejora la circulación en los riñones y en el feto.

Le hace bien al corazón

Si has estado embarazada o si planeas estarlo algún día, tienes que saber que los médicos recomiendan descansar hacia ese lado porque mejora la circulación del corazón. De igual forma si la cigüeña no te visitó recientemente, hazlo para disminuir la presión y así facilitar la función de la arteria aorta, la más grande del cuerpo y la cual cumple funciones principales en el flujo sanguíneo.

Permite que el bazo funcione correctamente

Este pequeño órgano destruye células sanguíneas viejas para producir algunas nuevas y mantener una reserva de sangre para que el sistema linfático haga su trabajo e inmunice al cuerpo.

Olvídate de la acidez estomacal

El café, bebidas carbonatadas, cítricos, productos hechos a base de tomate, chile o picante, cebolla o hasta el acostarse después de comer son las causas más comunes de la acidez estomacal.

De acuerdo con una investigación publicada por la revista clínica The Journal of Clinical Gastroenterology, descansar sobre el lado izquierdo reduce esos síntomas debido a la gravedad. ¡Deberás ponerlo en práctica!

0 79

La Nacion /

A todos nos ha agarrado alguna vez un ataque de sueño repentino a media mañana, en plena clase o en medio de una reunión de trabajo. Nada que no se pueda solucionar con una buena taza de café para seguir adelante con el día. Pero… ¿cómo saber si hay un problema de déficit de sueño de fondo?

Dice la sabiduría popular y los estudios científicos que los adultos deberíamos dormir entre siete y ocho horas al día para estar descansados, pero mucha gente no logra acercarse.

Según una encuesta en Reino Unido, solo el 22% de los adultos duermen a diario lo suficiente.

Mientras que el 40% solo consigue dormir como mucho seis horas, de acuerdo al sondeo de la organización británica Sleep Council.

El doctor Michael Mosley, un conocido presentador británico de programas de televisión sobre salud, se cuenta entre los miembros de este segundo grupo de adultos que no duermen suficiente.

En un documental reciente titulado “La verdad sobre el sueño”, el doctor descubrió que hay algunos individuos que pueden arreglárselas perfectamente con menos de 7 horas al día.

Pero asegura que la mayoría de las personas no puede.

¿Cómo saber si arrastras un déficit de sueño? Para averiguarlo Mosley recomienda este peculiar test casero, desarrollado por el considerado “padre de la investigación sobre el sueño”, Nathaniel Kleitman, que fue también el primero en identificar la fase R.E.M. (Rapid Eye Movement).

Qué necesitas: una cuchara y una bandeja de metal

Para identificar si hay falta de sueño Nathaniel Kleitman, de la universidad de Chicago, en Estados Unidos, ideó un test que cualquiera puede hacer fácilmente en casa.

Lo llamó Sleep Onset Latency Test y se trata de una prueba para ayudar a medir la duración del período de latencia antes del inicio del sueño.

El test debe hacerse durante las primeras horas de la tarde, con la ayuda de una cuchara y una bandeja de metal.

Según especifica el doctor Mosley, el individuo debe acostarse en una habitación silenciosa y a oscuras aguantando en la mano una cuchara sobre el borde de la cama.

Justo debajo, en el suelo, se pone la bandeja de metal.

Después, debe mirar el reloj justo antes de cerrar los ojos.

Cuando la persona se queda dormida la cuchara se cae de la manos y golpea la bandeja, creando un ruido que la despierta.

Cuando eso ocurre, se vuelve a ver el reloj para comprobar cuánto tiempo ha pasado.

Según Kleitman, si te quedas dormido antes de cinco minutos después de cerrar los ojos quiere decir que tienes una falta severa de sueño.

Si lo haces dentro de un período de diez minutos, tienes “cierta falta de sueño”.

Y si permaneces despierto durante al menos 15 minutos estás durmiendo lo suficiente.

Obviamente, una versión más sencilla de este test sería poner una alarma a los 15 minutos y comprobar si te quedas dormido antes de que suene.

Esta prueba es una manera sencilla de comprobar cuán cansado estás y, de confirmar que tienes falta de sueño, tomar las medidas necesarias para aumentar tus horas de sueño.

Por qué es importante dormir lo suficiente

El sueño afecta a nuestra memoria y a cómo manejamos nuestras emociones.

Durante la etapa de sueño profundo el cerebro está muy ocupado haciendo tareas como pasar la memoria de corto plazo al almacén de largo plazo, explica Mosley. Así, se crea más espacio para la memoria de corto plazo del día siguiente.

Y la fase de sueño R.E.M. (Rapid Eye Movement), explica el doctor, es el único momento en el que se apaga en nuestro cerebro un químico relacionado con el estrés, la noradrenalina. Eso permite que nos mantengamos en calma mientras nuestro cerebro procesa las experiencias del día, ayudándonos a asimilar las experiencias emocionales que vivimos.

Si no logras tener suficientes horas de REM, tu cerebro no tendrá el tiempo suficiente para procesar las emociones, dice Mosley, lo cual explicaría por qué cuando tenemos falta de sueño nos sentimos estresados y ansiosos.

Pero además la falta de sueño tiene un efecto devastador sobre el control del azúcar en la sangre.

Hay estudios científicos que mostraron que los adultos que regularmente duermen menos de siete horas al día duplican el riesgo de desarrollar diabetes de tipo 2, mientras que para los que duermen regularmente menos de cinco horas al día el riesgo es cinco veces mayor.

0 182

Confirmado /

Hace mucho que se sabe que las personas duermen menos a medida que se hacen mayores. La disminución del sueño se ha atribuido a la ingesta de medicación, a la ansiedad o a la creencia de que los ancianos necesitan dormir menos. Ahora un nuevo estudio del Centro Médico de la Universidad de Toronto, ofrece por primera vez, una explicación neurológica para el insomnio crónico asociado a la edad.

Ya en 1996 Clifford Saper, primer autor del trabajo, relacionó en ratas, la pérdida de sueño con la pérdida neuronal. Localizó una zona cerebral llamada área preóptica ventrolateral, que funcionaba como un interruptor del sueño. Los experimentos demostraron que la pérdida de neuronas de esa área cerebral producía un grave insomnio. “Las ratas que sufrían esta pérdida dormían la mitad que los animales normales, y su sueño estaba muy fragmentado”, explica el científico.

Recientemente, el Proyecto Rush “Memoria y Envejecimiento”, un trabajo con más de mil personas a las que se ha seguido desde los 65 años, ha arrojado nuevos conocimientos sobre esta anomalía. En realidad se planteó para estudiar la aparición de las demencias, pero este objetivo tampoco está muy alejado: las personas con alzhéimer también tienen importantes problemas para dormir.

Para medir la calidad de su sueño se le proporcionó a un grupo de personas una especie de reloj (un actígrafo) que registra la actividad de la galanina, un neurotransmisor cuya actividad se asocia a la calidad del sueño: Quienes tenían más de 6.000 neuronas pasaban hasta un 50% más de su sueño tranquilos. Los que tenían menos de 3.000 neuronas, dormían un 40% peor.

El descubrimiento podría conducir al desarrollo de medicación para aliviar el problema apuntando específicamente a las neuronas estudiada, aunque no solo se busca resolver la pérdida de calidad de vida asociada al insomnio. La pérdida de sueño y su fragmentación se asocian a una serie de problemas de salud, incluyendo trastornos del conocimiento, mayor presión sanguínea (con las consecuentes enfermedades vasculares), y una mayor tendencia a desarrollar una diabetes tipo 2.

No sabes nada

0 495

.- La falta de sueño aumenta los niveles en sangre de una señal química que amplifica el gusto por la comida y, en particular, por los aperitivos dulces o salados con alto contenido en grasa, según un estudio publicado por la revista Sleep.

El trabajo, que incide en la relación entre dormir poco y el aumento de peso , fue realizado entre 14 voluntarios jóvenes y sanos, que privados de sueño no pudieron resistirse a galletas, caramelos o patatas fritas, comida a la que los científicos se refieren como aperitivos altamente “gratificantes”.

Los jóvenes cayeron en la tentación de ese tipo de aperitivos a pesar de que sólo dos horas antes habían ingerido una comida que cubría el 90% de necesidades calóricas diarias .

El estudio señala que los efectos de la falta de sueño en el apetito eran más poderosos a última hora de la tarde y primera de la noche, momentos en los que picar entre horas se ha vinculado con el aumento de peso.

“Descubrimos que la falta de sueño estimula una señal que puede aumentar el aspecto hedonista de la ingesta de alimento, el placer y la satisfacción a través de la comida”, según dijo la endocrinóloga de la Universidad de Chicago Erin Hanlon, una de las autoras del estudio.

La falta de sueño, según la investigadora, “parece aumentar” el sistema endocannabinoide del cerebro -el mismo al que afecta el ingrediente activo de la marihuana- para incrementar el deseo de tomar alimento.

Cuando los voluntarios fueros privados de sueño, los niveles de endocabinnoides aumentó más y durante más tiempo a lo largo de la noche. Durante ese periodo, los jóvenes dijeron tener más hambre y un deseo más fuerte de comer.

Y al tener acceso a pequeños aperitivos comieron el doble y con más grasa que cuando pudieron dormir durante ocho horas.

El aumento de los niveles de endocannabinoides circulantes “podría ser el mecanismo por el cual la restricción recurrente de sueño acaba en una ingesta excesiva de alimento, especialmente en forma de snacks a pesar de que el aumento en la necesidad de energía fuera mínimo”.

Los expertos consideran -según un estudio- que cada hora extra de vigilia supone el uso de unas 17 calorías extra, recordó Hanlon en la nota.

Así, por cada cuatro horas de sueño perdido harían falta unas 70 calorías más. Sin embargo, los voluntarios llegaron a consumir hasta 300 calorías extras, “lo cual puede causar un aumento significativo de peso”.

0 310

Inmediatamente después del estampido de placer y de hormonas que acompaña al orgasmo, ocurre el apagón. Los franceses, más sutiles, lo llaman la ‘ petite mort ‘ (pequeña muerte). El hombre, exhausto, no pide más. Si acaso, un capricho liviano: un cigarrillo, algún tentempié o la consabida cabezadita, tan desconcertante para la mujer. Ellas, sin embargo, encuentran en este momento la ocasión de reforzar su vínculo afectivo con la pareja y reclaman caricias y palabras de amor, según observaron en sus investigaciones los psicólogos estadounidenses Daniel Kruger y Susan Hughes.

Igual que ellos, muchos científicos llevan décadas empleándose a fondo para saber qué ocurre antes, durante y después del orgasmo. En su libro ‘Por qué los hombres se duermen después de darse un revolcón’, el doctor Billy Goldberg habla de un complejo químico en el que intervienen hormonas como la oxitocina, la prolactina y la vasopresina, que empujan al cuerpo a un estado de derrumbe y de cansancio intenso.

Si hubiese que aunar de alguna manera las conclusiones de unos y otros, podría decirse que nuestro comportamiento después de un coito obedece más a fenómenos biológicos, y al hecho de que ciertas áreas cerebrales queden paralizadas y otras sobreexcitadas, que a antojos o desvaríos de los amantes

Conversar Es tan importante para la relación como el mismo sexo. Un estudio publicado en la revista ‘Archives of Sexual Behavior’ por investigadores de Toronto concluyó que los niveles de oxitocina en cantidades tan generosas como las que se liberan después del orgasmo propician un momento de unión que debe aprovecharse para expresar cariño y afecto, pero no para exigir compromiso ni creer en promesas.

Acariciar La mujer necesita proximidad física y emocional, de acuerdo con el psicólogo Daniel Kruger, y el poder del tacto tiene beneficios incalculables, físicos y mentales, para la satisfacción sexual. Intensifica el placer y afianza la relación. Pero el contacto físico debe hacerse según demanden ambos, con algún juego erótico, una caricia o un simple abrazo. Es un momento menos pasional y más afectivo, de acercamiento, de besos, caricias y abrazos, aunque a veces pasa a ser el preámbulo de una nueva sesión sexual. Esto es posible solo si el sexo ha tenido como escenario un lugar cómodo y seguro.

Dormir Sobre todo en el hombre debido a la descarga de prolactina, el orgasmo provoca somnolencia, satisfacción y relajación. Sabiendo esto, no hay motivo de preocupación, inseguridad ni otro sentimiento negativo de los que suele generar en la mujer la costumbre masculina de quedarse como una marmota. Si se duerme, lo mejor es acompañarle, ya que el orgasmo libera también en ella endorfinas, hormonas que inducen a la relajación. Por eso después del sexo se concilia muy bien el sueño. Los dos abrazados, cuerpo a cuerpo, resulta un descanso especialmente gratificante.

Amnesia global transitoria Es un fenómeno extraño que lleva a un estado de confusión y pérdida de memoria durante unos instantes. La causa está en una bajada de oxígeno en la sangre que provoca algo así como un corte en los circuitos de la memoria.

Vuelta compulsiva al Smartphone Para chatear, revisar el correo o hacerse selfies que cuelgan de inmediato en sus redes sociales. Sobre todo los jóvenes, que tienen una resistencia física inagotable, aprovechan el momento para continuar el juego erótico con este tipo de gestos. Se trata de una conducta cada vez más corriente, a pesar de que al perder el control del destino de esas imágenes los chicos quedan en una situación muy vulnerable que les puede comprometer.

Llorar El llanto sexual acompaña en ocasiones al orgasmo femenino causando un gran desconcierto. La pareja lo interpreta como un ataque a su ego masculino, en lugar de entenderlo como un modo de liberar la tensión acumulada en ese momento de máxima excitación. Investigadores del Instituto de Tecnología de Queensland, en Australia, descubrieron que una de cada tres mujeres sufre este estado de melancolía justo después de una relación sexual, aunque haya sido satisfactoria. Se conoce como disforia postcoital (PCD por sus siglas en inglés). El psiquiatra estadunidense Richard Friedman investigó los motivos biológicos y demostró que podría originarse porque la amígdala, la parte del cerebro que rige emociones como el miedo y la ansiedad, recupera sus niveles después del orgasmo.

Huída Algunas personas se visten apresuradamente, buscando una excusa para irse del lado de su pareja. Esta actitud genera cotas muy altas de frustración, tanto para el que abandona como para el que se queda. Los romanos usaban la expresión ‘post coitum tristitia’ (tristeza y vacío después del coito) para referirse a este sentimiento confuso de vacío y satisfacción al mismo tiempo que se vive después de un estado intenso de placer. De nuevo, la biología actúa de modo insólito.

Conductas neuróticas La higiene íntima es importante, pero sin llegar a conductas obsesivo compulsivas como les sucede a muchas personas.

Fumar Es una reacción convencional. El sexo exige tal nivel de esfuerzo y gasto energético, que el cuerpo busca un mecanismo de recompensa.

Jaquecas orgásmicas Nada que ver con la vieja excusa para eludir las relaciones sexuales. La sucesión de sensaciones, contradictorias y a veces extremas, desde el inicio hasta el fin del encuentro sexual, aumenta en algunos hombres y mujeres la presión arterial y deriva en migraña.

Fuente: http://www.elmundo.es/

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow