Tags Posts tagged with "Sexualidad"

Sexualidad

0 80

La Nacion /

El orgasmo, ese momento de clímax que sentimos durante el sexo o la masturbación, es la liberación física de la tensión sexual que se genera en el cuerpo cuando entra en esa fase de excitación. La vagina se lubrica, la vulva se hincha, la respiración es agitada y se acelera el ritmo cardíaco. Todo eso genera una gran presión sanguínea al área genital y el orgasmo se produce justo cuando el cuerpo la reduce súbitamente. Ese espasmo que genera la sangre al volver al cuerpo, sumada a la descarga de la tensión muscular que le sigue, es tan intenso y único que es casi imposible describirlo con palabras.

Probablemente estén habituadas a ver esas escenas hot de las películas donde la protagonista culmina en un exultante orgasmo. Si embargo, la realidad indica que no siempre es tan fácil, ¡y es completamente normal! Mientras a algunas mujeres les resulta fácil alcanzar el gran Oooh, a otras les cuesta o les resulta una tarea casi imposible. Entonces, ¿qué hacer para alcanzar un orgasmo? Pongan en práctica los siguientes consejitos, ¡y disfrutarán de un momento divino!

1 Practicar a solas La masturbación les abre las puertas del orgasmo. Conocerse a ustedes mismas, saber lo que les gusta, lo que las excita, es clave. Para algunas mujeres es una práctica supercomún, mientras que para otras no. En este último caso, les recomiendo encontrar un momento y lugar tranquilos, y pensar en algo que las excite a la vez que empiezan a explorar su cuerpo.

2 Los Kegels Los músculos vaginales o pubocoxígeos deben ejercitarse para lograr orgasmos más intensos. ¿Cómo? Con la ayuda de los ejercicios Kegels. Para identificarlos, la próxima vez que vayan al baño a orinar, intenten detener el flujo de orina por unos segundos. Ese movimiento de contracción y relajación hay que repetirlo cuando NO estén orinando. Las contracciones pueden variar entre rapiditas y sostenidas. La idea es hacer 100 repeticiones diarias.

3 Contraer los músculos Durante la excitación sexual hay que contraer deliberadamente los músculos de las piernas, brazos, abdomen y pies, ya que la tensión corporal facilita el orgasmo. A veces es una respuesta automática del cuerpo y otras veces es necesario provocarla. También es recomendable contraer los músculos vaginales porque ayuda a alcanzar una mayor excitación y las mantiene enfocadas en las sensaciones vaginales.

4 Las mejores posturas sexuales Hay que buscar aquellas que favorezcan la fricción del clítoris. Por ejemplo, la mujer encima del hombre de manera que el clítoris roce con el hueso púbico del hombre.

5 Controlar los movimientos Tomen la iniciativa y lleven su propio ritmo, porque quizás el que impone su pareja no sea el que ustedes necesitan. Y además tengan en cuenta que a muchos hombres les excita sentir que los transforman en instrumentos de placer.

6 Fantasear, fantasear Durante el sexo o la masturbación, se excitarán mucho más si se sumergen en una fantasía. No sientan culpa si esa fantasía no incluye a su pareja ; ¡es solo un producto de la imaginación!

7 La respiración Jugar con ella nos ayudará a relajarnos y sentir. Aguantarla, respirar profundamente, variar los ritmos y la intensidad.

8 Retrasar el placer Para sentir un gran Oooh deben dejarlo pasar unas dos o tres veces. Y a la cuarta vez que sientan que está llegando, prepárense para experimentarlo en cuerpo y alma, ¡porque será explosivo!

9 ¡Exploren sus zonas erógenas! No se concentren únicamente en el placer que les brinda la estimulación de la vulva. Prueben las diferentes sensaciones que despiertan las caricias en zonas como los senos, el cuello, los muslos, el vientre bajo, etcétera.

10 ¡Relájense! El estrés tiene una alta incidencia en la pérdida del deseo sexual, y eso disminuye las chances de alcanzar el orgasmo. Así que cuando estén en la cama, dejen los problemas afuera de la habitación. Concéntrense en el presente, ¡no hay nada más importante!

11 Actúen su orgasmo Mover la pelvis, decir palabritas subidas de tono o jadear las ayudará a aumentar su propia excitación y acercarse así al gran Oooh.

12 Buscar ayuda Si no tienen orgasmos, ni siquiera poniendo en práctica todos esos truquitos, consulten al médico. Pueden existir causas físicas, aunque no es tan frecuente, así como también pueden ser los efectos de alguna medicación que estén tomando.

Y si tienen ganas de vivir una experiencia sexual deliciosa, ¿sabían que todas las mujeres tienen el potencial de ser multiorgásmicas? ¡Así es! Una vez que logren su primer orgasmo, continúen estimulándose para mantenerse en la fase de excitación de la meseta y volver a repicar en clímax orgásmicos. Pero si no lo consiguen, no se presionen. Son únicamente una opción más para disfrutar a solas o en pareja..

En esta nota: Alessandra Rampolla Sexo SuBienestar LA NACION Sociedad Revista Susana

0 160

El Universal /

Una mujer a lo largo de su vida podría experimentar varios episodios previos a la menstruación, en los que su ánimo decae y la ansiedad aumenta. Para algunas sin embargo, sucede con mucha frecuencia y puede incluso afectar la rutina.

Según un estudio del Departamento de Obstetricia y Ginecología del Hospital Universitario de Salamanca, “existe una intensa variabilidad en intensidad, número, cronología y duración, dado que dicho síndrome afecta a diversos sistemas del organismo manifestándose de forma diferente en cada paciente, según su grado de sensibilidad y factores hereditarios”. Así que hablar de SPM es abarcar cuadros de diferente intensidad (dependiendo el historial clínico de la mujer afectada) que, en caso de ser incapacitantes, constituyen el citado trastorno disfórico premenstrual o de la fase lútea tardía (que ocurre en el 3-8% de los casos).

El SPM agrupa por decirlo así, 150 síntomas diferentes que pueden experimentar las mujeres en cada ciclo, entre la ovulación y el inicio de su período, definido como una exageración de las alteraciones psíquicas, emocionales, hormonales, metabólicas y electrolíticas.

“Esta sintomatología ha de presentar alivio significativo o desaparición poco después de iniciarse la menstruación o en los primeros dos o tres días de la fase postmenstrual”, explica el estudio de la universidad.

Cómo controlarlo

– La práctica de ejercicio regular entre los hábitos vitales, puede modular este molesto síndrome. De igual forma, una dieta equilibrada que incluya muchos granos enteros, verduras y frutas.

– Consumir poco o nada de sal y azúcar.

– Beber líquidos en abundancia, como agua o jugo y evitar las bebidas gaseosas, el alcohol y la cafeína.

– Consumir comidas frecuentes y pequeñas o refrigerios, en lugar de las tres comidas principales, por lo menos cada tres horas, pero no en exceso.

– El aceite de onagra contiene ácido cis-linoleico y ácido gamma-linolénico, precursores ambos de las prostaglandinas, y cuya deficiencia han sido involucrada en la fisiopatología del SPM.

– Se ha comprobado que el fruto de sauzgatillo tiene una actuación de normalización del humor, en el sentido de que controlaría tanto los excesos como la falta de ánimo.

El SPM causa principalmente afectaciones en la parte física de la mujer, así como en su concentración, comportamiento y estados de ánimo. Es así como una mujer que lo padezca puede sufrir:

– Mareos

– Sofocos

– Aumento de peso

– Alteraciones cutáneas

– Palpitaciones

– Insomnio

– Disminución de la atención

– Olvidos

– Dificultad para la concentración

– Confusión

– Falta de coordinación

– Pérdida de eficacia

– Aletargamiento

– Bulimia

– Dejar de lado la vida social

– Menor rendimiento laboral

– Ingesta excesiva de alcohol y medicamentos

– Depresión

– Llanto fácil

– Agresividad

– Ansiedad, impaciencia.

No hay un consenso acerca de su origen, sin embargo, las investigaciones señalan que se observa un agravamiento del SPM tras los partos, especialmente, en caso de parto traumático. Asimismo, el antecedente de histerectomía produce mejoría en la sintomatología propia del SPM.

0 64

Noticia Al Dia /

Apropósito del Día Mundial del Cáncer de Mama, celebrado el 19 de octubre de cada año, es imposible no detenerse ante alguna de las miles de campañas que nacen con la meta de concienciar a la población sobre cómo esta enfermedad en los senos  se ha convertido en una de las principales causas de muerte a nivel mundial.

Una característica que resalta entre tantos movimientos informativos es el lema “Tócate”, una sola palabra, corta y directa, que incita una acción que puede dar pie al descubrimiento de algún síntoma de la enfermedad, pero que también tiene una “connotación sexual” para el mundo.

Día a día se discute la “sexualización de los senos”, ya que estos órganos por naturaleza no entran en la categoría de genitales, al no cumplir ninguna función directamente sexual; sin embargo, generan en el hombre heterosexual un comportamiento y placer típico de si lo fuesen; y al ser tocados consensuadamente es posible que solo se libere placer y alegría.

Al tener esto claro es inevitable pensar que el lema “Tócate” trasciende o debe trascender más allá del campo de la medicina y visitar el lado erótico e íntimo que vive en muchas personas, pues incluso de esa manera nacen toda una serie de factores que bien le hacen al cuerpo.

Los senos y la hormona del amor

Genere molestias o no, para una buena cantidad de hombres, los pechos de una mujer son un factor importante a la hora de decidir si pasarán a un plano más placentero con la chica que les hace compañía. ¿Lo más curioso? No  existe una explicación científica exacta que permita entender la fijación que tienen los hombres con tocar los senos, sin embargo, todo indica que el asunto hasta tiene  relación con la estipulación de los pezones de una mujer durante la lactancia, donde se libera un químico cerebral llamado oxitocina,   también conocido como “la hormona del amor y la felicidad”. Esta sustancia ayuda a que la atención de la madre se enfoque en su bebé, pero tal parece que no está reservada exclusivamente para beneficio de los más pequeños.

¿Sin senos no hay paraíso? 

Los senos son una de las partes más sensibles que habitan el cuerpo femenino, están en una zona muy poderosa que le causa placer tanto a la mujer como al hombre.   Estudios han determinado que algunas mujeres pueden llegar a tener un orgasmo con un simple toque en los pechos; los pezones se contraen y se endurecen como símbolo de excitación femenina; en general se ponen más turgentes y aumentan de tamaño, hasta alcanzar un 25 % más de su volumen; se enrojecen, debido al “rubor sexual” que también tiene que ver con la afluencia de sangre en la zona durante el clímax.

Son tan importantes para la autoestima femenina y la excitación masculina, que existe toda una industria de lencería para conseguir las formas perfectas sobre la piel, y toda una rama médica para transformarlas bajo la misma. De hecho, la operación estética de aumento de mamas, es la más solicitada entre todas las intervenciones.

Una nueva forma de explorar la sexualidad 

“Tocarlas”, bien sea a solas o en compañía, sin duda puede abrir paso a todo un espiral de sensaciones nuevas que el cuerpo jamás había experimentado, no solo desde el punto de vista meramente sexual, sino también a nivel psicológico y de autoestima, siendo esta una de las zonas que más genera complejos en las chicas. Conocerlas puede ser un salto directo a la aceptación.

Asimismo, el tacto en los senos puede abrir una puerta para conocer si estos representan un punto sensible más en tu espacio corporal del que no estás sacando el amor potencia a la hora del sexo.

Gabriela Nava (Pasante)

0 122

El Comercio /

La mejor forma de prevenir enfermedades de transmisión sexual es manteniendo una comunicación sincera y sin tapujos con la pareja, según Daysi Guzmán, psicóloga y sexóloga ecuatoriana. Esa sugerencia no aplica para personas que mantienen encuentros casuales con desconocidos, pues generalmente no hay tiempo para hablar y preguntar: ¿has visitado al médico en los últimos meses?, ¿qué sabes de las enfermedades de transmisión sexual?, ¿qué piensas del uso de preservativo? Sin embargo, esas preguntas podrían, incluso, salvarle la vida.

En todos los casos es indispensable el uso del preservativo o también llamado condón. Hay personas que aún casadas lo mantienen. Caso contrario, hombres y mujeres están expuestas a sufrir enfermedades de transmisión sexual (ETS) como herpes genital, gonorrea, sífilis.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, publicó en su página electrónica que cada día, más de 1 millón de personas -hombres y mujeres- contraen una infección de transmisión sexual.

De acuerdo con los especialistas, existen más 30 virus, bacterias y parásitos que se transmiten por contacto sexual. De esos, ocho están vinculados a la máxima incidencia de enfermedades de transmisión sexual. Actualmente, cuatro de esos tienen cura (sífilis, gonorrea, clamidiasis y tricomoniasis); mientras que la hepatitis B, virus del herpes simple (HSV o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH) son infecciones virales incurables.

Guzmán añade que algunas de esas enfermedades se evidencian por el mal olor o cambios -lesiones- en la morfología del pene o la vagina. Recuerda que sí pueden ocultarse con el aseo, uso de lociones o crecimiento del vello púbico. De allí la insistencia de recurrir al uso del condón.

Ese método anticonceptivo es uno de los más económicos del mercado y, según el ginecólogo Luis Fernando Suárez, el preservativo masculino tiene una eficacia del 98%, mientras que el femenino alcanza el 95%.

Otro de los inconvenientes de dejarse llevar por la simple observación es que algunas ETS requieren de cierto tiempo (período prodrómico o ventana) para que aparezcan los síntomas. Ese es el caso, por ejemplo, del virus del papiloma humano, una enfermedad que afecta a más de 290 millones de mujeres en todo el mundo. En esa lista también está el VIH .

De acuerdo con el estudio Global Burden of Disease (carga mundial de la enfermedad), realizado por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, cada año cerca de 2,5 millones de personas son diagnosticadas con VIH en todo el mundo.

Varias ETS, en cambio, son asintomáticas: no dan señales o síntomas. Allí solo una sospecha puede llevarlo donde un especialista.

Según Guzmán, las enfermedades más recurrentes son candidiasis, herpes genital, clamidiasis, infección por microplasmas y ureplasmas, vaginosis o infección por Gardnerella, gonococia, sífilis, hepatitis B, sarna, tricomoniasis, condilomas acuminados.

Finalmente, la especialista recordó que, dependiendo de las prácticas sexuales, las ETS se pueden contagiar en otras zonas como el recto y ano, o en la boca y garganta.

Enfermedades de transmisión sexual en nivel récord en EE.UU. OMS advierte que la gonorrea es cada vez más resistente a los antibióticos.

0 87

La Nacion / La recomendación es hacer la vitrificación antes de los 30. Foto: Shutterstock A esta altura de los acontecimientos podría ser considerada una medida de prevención de salud reproductiva. Desde que en 2006 un grupo de investigadores japoneses dieron con el método de la vitrificación -y no congelamiento- de óvulos se le pudo ganar algo de tiempo al reloj biológico y posponer el deseo de ser madre sin preocupaciones. A través de la vitrificación se extraen entre diez y veinte óvulos que se guardan fuera de los ovarios para evitar el deterioro que viene junto con la edad y que permite planificar una maternidad a conciencia sin renunciar a una carrera profesional exitosa y sin depender necesariamente de una pareja.

Vitrificación de óvulos, ¿qué es?

Se trata de una técnica revolucionaria que permite un congelamiento de los ovocitos a muy alta velocidad que evita que se formen los cristales de hielo que rompen la estructura de la célula. El médico ginecólogo Fernando Neuspiller, director médico de IVI, explica que “una vez extraídos los óvulos se les retira el agua y se los coloca en nitrógeno líquido a menos de 196 grados. De esta manera, el citoplasma y el núcleo de cada uno se mantienen en un estado vítreo similar al vidrio y duran para siempre”. Los óvulos vitrificados no tienen fecha de vencimiento y se conservan siempre en su mayor esplendor.

La edad de la mujer, ¿existe una ideal para vitrificar óvulos?

Absolutamente sí. Todos los especialistas coinciden en que lo mejor es hacer este procedimiento antes de los treinta años como una medida de prevención. “El gran aprendizaje de esta década es la demostración de la experiencia clínica que confirmó que la eficiencia de la vitrificación de óvulos depende directamente de la edad de la mujer. Si los ovocitos se extraen antes de los treinta años hay un 90% de posibilidad de que, en algún momento, nazca un bebé sano. Cuando la mujer pasa los treinta esa posibilidad desciende gradualmente hasta un 60% cuando llega a los 35. Y ya después se produce un daño brusco en la tasa de efectividad clínica relacionada con los problemas genéticos que los óvulos comienzan a tener a esa edad”, explica la doctora Stella Lancuba, directora de CIMER -Centro de Investigaciones en Medicina Reproductiva-. En este sentido, Neuspiller de IVI advierte que “todas las mujeres deberían preservar su fertilidad lo antes posible. Considerando los cambios sociales conviene congelar los óvulos antes de los treinta”.

La fertilización es externa pero no in vitro. Las etapas del procedimiento Aclaración fundamental para las miedosas: no es una operación, sino que el procedimiento se realiza por vía vaginal con la ayuda de un ecógrafo que muestra cuáles son los óvulos maduros listos para ser extraídos. Sólo implica una sedación para evitar toda clase de dolor o incomodidad.

1-Estudios. La mujer debe hacerse un análisis de sangre y una ecografía de donde se obtienen determinados marcadores biológicos que se estudian para saber si se puede o no vitrificar. “Los estudios hormonales sirven para conocer la reserva ovárica -una mujer tiene alrededor de 400 mil óvulos en total-, mientras que en la ecografía se analizan los folículos que rodean a los óvulos”, señala Lancuba de CIMER. Si estos dos estudios dan bien se procede a la segunda etapa.

2-Estimulación ovárica. Diez días antes del procedimiento se hace la estimulación ovárica para conseguir la máxima cantidad de ovocitos de una sola vez. “Este proceso se sigue a través de ecografías para poder determinar el momento adecuado de extracción”, explica el doctor Edgardo Young, profesor consulto de la UBA, académico de número de la Academia Nacional de Medicina en ginecología y director del Instituto de Fertilidad -IFER-. Lo ideal es obtener los óvulos una hora antes de la ovulación. El proceso se realiza con un ecógrafo. “Los óvulos están rodeados por folículos. Cuando la paciente se hace la ecografía en los primeros días del ciclo se ven los ovocitos pequeños. La estimulación ovárica provoca que algunos crezcan hasta 15 milímetros: estos son los que están maduros y listos para guardar”, dice Neuspiller y agrega que “una mujer de 36 años necesita de quince óvulos para congelar porque tiene cuatro de cada diez anormales. A los 40 necesitan treinta porque ocho de cada diez son genéticamente anormales”. Es decir, cuanto más grande la mujer más óvulos debe conseguir para aumentar la posibilidad de tener un hijo. Se estima que la tasa de sobrevida de los óvulos desvitrificados es del 87%: nueve de cada diez sobreviven.

3-Recolección. Se aplica la técnica de aspiración folicular. “Por vía trasvaginal, se utiliza un método que es de punción y no de corte. Cada óvulo extraído se coloca en una solución crioprotectora y se vitrifica inmediatamente”, detalla Lancuba.

El mantenimiento Una vez vitrificados los óvulos se colocan en tanques con nitrógeno líquido que con monitoreados las 24 horas. En general, se guardan hasta que la mujer tiene cincuenta años. En ese momento, que todavía no llegó, se le consulta qué quiere hacer con sus óvulos. “Hoy a través de técnicas complejas se puede transformar un ovocito en una célula madre. En algún sentido, tener células propias guardadas será en el futuro como tener plata en el banco pero en términos de salud. A principios de este año, un grupo de investigadores del Instituto Salk de California creó un polémico embrión mitad cerdo mitad humano con el objetivo de utilizar sus órganos en humanos”, cuenta el director médico de IVI.

El costo

El procedimiento cuesta alrededor de 30 mil pesos y el mantenimiento unos 50 dólares al mes.

Fertilización de un óvulo vitrificado Cuando se utiliza un óvulo vitrificado la fertilización siempre es externa, pero no in vitro. La directora de CIMER explica que se utiliza una técnica llamada ICSI. “Se trata de una microinyección espermática que introduce sólo un espermatozoide, el mejor de todos y que es efectiva en un 95% de los casos.”

LA NACION Sociedad Maternidad

0 95

La Nacion /

Los avances científicos y el mayor conocimiento son clave en la lucha contra la patología

Conocer es la mejor manera de afrontar cualquier situación y, en el caso de enfermedades como el HIV , más aún, por tratarse de patologías ligadas a grandes prejuicios sociales.

Mientras los avances científicos se encaminan Omar Sued, médico infectólogo director de investigaciones clínicas de Fundación Huésped, detalla cuáles son los mitos más comunes en torno al HIV y qué datos son reales.

Mitos:

1 – No se puede compartir un vaso o un mate: Es falso, el virus no se transmite por saliva, incluso si la persona que no tiene HIV posee alguna caries o le sangró la boca por el cepillado de los dientes, por ejemplo.

2 – Con una sola situación de riesgo me contagio HIV: No es lo más habitual. Para que esto suceda, – explicó Sued – se requiere una carga viral alta en la persona infectada, que tenga lastimadoras y que el sistema inmunológico de la persona no infectada sea susceptible o no pueda frenar el virus.

3 – Usar doble preservativo es mejor: Falso, no te protege más, todo lo contrario.La fricción de un preservativo con el otro genera más posibilidades de que ambos se rompan.

4 – El preservativo es la única forma de evitar contraer HIV: No es la única. Hay nuevas modalidades de profilaxis tanto pre, como post relaciones sexuales o situaciones de riesgo. En caso de la rotura de un preservativo, está la posibilidad de la profilaxis post exposición que es a través de la ingesta de un cóctel de pastillas a lo largo de 30 días. Esa es la que utilizan los profesionales de la salud si, por ejemplo, se pinchan con una aguja o se lastiman haciendo su trabajo.

En tanto, la Profilaxis preexposición (PrEP) también es a través de una pastilla que se llama Truvada y combina las drogas Tenofovir y Emtricitabina. Se la recomiendan a personas con un riesgo de exposición alto ya que permite reducir el riesgo de transmisión en un 90 por ciento o más. No es muy costoso, se puede comprar en farmacias. Aún se está discutiendo si se entregará de forma gratuita en centros de salud como sucede con los preservativos en todo el país.

5 – No podés tener hijos si tenés HIV: Eso es falso ya que una persona con HIV sí puede tener hijos y de manera natural si está bien controlado el virus.

6 – Existe una cura pero que no se quiere entregar por un tema de patentes: En la actualidad el que más invierte y financia investigaciones en la búsqueda de una cura es el Instituto Nacional de la Salud de los EE.UU. que destina entre 150 y 200 millones de dólares por año. De hecho hubo varios avances en entender en qué células está dormido el virus y cuáles serían las formas de llegar hasta ellas y matarlas. La mayoría de estas investigaciones se hacen en universidades, no en empresas. Entonces, si alguien ya hubiera descubierto una cura sería lo mejor que le podría pasar a esa universidad y se difundiría. Es poco factible que se tenga guardada la cura.

7 – Si estás usando anticonceptivos no podés contraer HIV: Es mentira porque no tiene nada que ver con el tema reproductivo la transmisión del virus.

Verdades

1 – Crecieron los casos en jóvenes y en mayores de 50: En las estadísticas del Ministerio de Salud de la Nación aparece que los chicos de 16 a 29 años es el grupoetario donde más creció la epidemia, mientras que en el resto de los grupos bajó, salvo en los mayores de 50.

Los dos extremos aumentaron respecto a años anteriores. “En parte, esto se debe a que no vivieron la etapa del miedo y la explosión del virus en los 80 y 90. Además, la aparición de aplicaciones de celulares para conocer personas para tener relaciones sexuales ocasionales, sumado al consumo de drogas en determinadas fiestas o boliches, llevan a que no se cuiden correctamente”.

2 – Si no se detecta en sangre, no se transmite: “Cada vez hay más estudios que avalan esto. Incluso, los médicos de a poco estamos comenzando a decirle a los pacientes que si tienen una pareja estable, el virus está controlado y en los análisis aparece indetectable, pueden tener mayores libertades como el sexo oral sin preservativos y sin riesgo de infectar a la otra persona”.

“Hoy por hoy, lo único que no se puede hacer es amamantar o donar órganos. Sin embargo, en algunas partes del mundo se están haciendo programas de donación de órganos de personas con HIV a otras personas con el virus. Esto comenzó hace un año”.

0 82

El Financiero /

El sitio openminded.com tiene registrados 180 mil miembros en todo el mundo, interesados en conectar con personas que quieran mantener relaciones abiertas. Se han publicado decenas de libros en los últimos años que hablan de las distintas geografías del amor de pareja. Resulta imposible no recordar los años 70 y el movimiento del amor libre. Hace casi 50 años, Nena y George O’Neil escribieron The new monogamy: open marriage ( La nueva monogamia: el matrimonio abierto ).

Las parejas que llegan a consultar por problemas conyugales lo hacen con frecuencia por problemas de infidelidad. En los relatos de vida de los pacientes aparecen otras y otros, culpables de que el matrimonio de sus padres se haya destruido. Es difícil, frente a la evidencia, no pensar que el modelo conyugal es útil para dar estabilidad a las familias, pero no para mantener una relación viva, interesante y monógama. Pero generalizar siempre es un error lógico y, por lo tanto, no puede afirmarse que el matrimonio conduce al aburrimiento de modo irremediable. Ni tampoco que un matrimonio abierto sea el camino hacia la realización emocional y sexual.

Algunas parejas desean tener la seguridad de un compañero estable y también la libertad de relacionarse amorosa y/o sexualmente con otras personas. Las reglas para abrir un matrimonio las establece cada pareja: algunas adoptarán la regla de no preguntar ni contar detalles. Otras hablarán abiertamente del tema e incluso preferirán conocer a la persona con la que su pareja sale. Cuánto tiempo le dedicarán, prácticas de sexo seguro y duración de la relación son algunos de los temas a discutir cuando una pareja decide abrir el matrimonio. La decisión no es trivial y puede convertirse en abrir la caja de Pandora. A veces la pareja conyugal logra adaptarse a la nueva realidad, superar los celos y seguir adelante. Otras veces el divorcio es el epílogo del experimento.

Algunos perfiles de las parejas que están interesadas en un matrimonio abierto pueden ser personas que tuvieron poca experiencia amorosa y sexual antes de casarse y que se perdieron de una etapa de ligue durante la adolescencia y la juventud; logros adolescentes no resueltos e ideales de libertad frustrados a veces están detrás del deseo de libertad sexual y amorosa; parejas en crisis que ven en abrir el matrimonio una forma de salvar la relación; buscar en la nueva relación una forma de castigo para una pareja que ha fallado; narcisistas necesitados de atención, gratificación y confirmación de sus poderes de seducción; la voracidad o hambre insaciable de quienes se han sentido abandonados a lo largo de la vida y que ven en la relación abierta una oportunidad para reparar viejas necesidades de atención; la tendencia al aburrimiento (con todas sus causas subyacentes).

No hay unas relaciones que sean mejores que otras. Algunos eligen la monogamia y otros no. Dar por hecho que el único camino para construir una relación duradera es la exclusividad sexual es una idea con la que se puede estar de acuerdo o no.

Lo que realmente importa es que la pareja sea capaz de establecer pactos igualitarios y recíprocos. Sin convicción será muy difícil que una relación abierta funcione y no debería aceptarse sólo por satisfacer a la pareja o por miedo a perderla.

Juzgar la vida de los otros y sus elecciones jamás será un opción que nos ayude a construir sociedades más civilizadas.

Evadir los celos, la inseguridad y la incertidumbre son uno de los fundamentos de la regla monógama de la exclusividad sexual, pero habrá quienes quieran experimentar y jugarse sus certezas y su seguridad e intentar un modelo diferente de relación.

Escribir sobre este tema no equivale a promoverlo como si se tratara de una religión a la que conviene adherirse o de un movimiento que necesita nuevos adeptos.

“A favor o en contra” es la forma más simplona de relacionarse con las ideas, con el mundo, con las elecciones humanas y con la diversidad.

Vale Villa es psicoterapeuta sistémica y narrativa, así como conferencista en temas de salud mental.

0 59

La Nacion /

Las mujeres con pareja estable pierden el interés por el sexo con el paso de los años: así lo demostró un estudio psicológico canadiense que además reveló que las hormonas y la edad no son las únicas culpables de la pérdida de deseo. Te contamos un poco más de qué se trata esta afirmación.

Dos sexólogos de la Universidad de Guelph en Canadá evaluaron el deseo y satisfacción sexual en una población de 170 universitarios de ambos géneros con experiencia en relaciones de un mes a nueve años de duración. Así, Sarah Murray y Robin Milhausen, responsables de la investigación concluyeron que, en general, los estudiantes se encontraban satisfechos con su vida sexual y de pareja. Sin embargo, el deseo de las mujeres descendía en un 0,02% en cada medición mensual, mientras que el de los hombres se mantenía siempre estable. ¿A qué respondían estas diferencias? ¿Por qué las mujeres perdían interés a pesar de sentirse felices con sus relaciones sexuales?

Ya es sabido que en las mujeres los niveles de testosterona (responsables de nuestra libido) van descendiendo a medida que pasan los años. Pero este cambio hormonal no es la única causa ni mucho menos la determinante de la disminución del deseo sexual femenino. Tanto Murray y Milhausen, como una gran cantidad de expertos en sexología, aseguran que en la mujer la sexualidad no se reduce a un mero mecanismo biológico. En nosotras los factores psicológicos y ambientales son una base importante donde se sustenta la respuesta sexual y, por lo tanto, se encuentran intrínsecamente relacionados con la disminución del deseo.

¿Cuáles son los otros factores que inciden en nuestro deseo?

La presión social respecto al ideal de belleza femenino es sin duda un aspecto de mucho peso literal y metafóricamente hablando. Y no sólo durante la adolescencia sino, sobre todo, en la década de los 20 pero también pasados los 30. En la investigación canadiense muchas mujeres manifestaron que a medida que pasaba el tiempo comenzaban a sentirse incómodas con la aparición de los primeros signos de edad: arrugas, variaciones en el peso, celulitis… Así, el sentimiento de frustración al creer que nos vamos alejando de lo que la sociedad pide de nosotras (ser siempre jóvenes) puede derivar en problemas de autoestima, miedo y vergüenza a la sexualidad con la pareja y la consecuente inhibición del deseo.

LA NACION Sociedad Revista OHLALÁ!

0 45

La Nacion /

Cada año, especialistas en VIH de todo el mundo se reúnen para intercambiar las últimas novedades sobre la infección, los avances y las nuevas estrategias de tratamiento. Este año, la IX Conferencia de VIH de la Sociedad Internacional de Sida (IAS), también conocida como la conferencia de la ciencia del VIH, tuvo lugar en París.

Y si bien es cierto que todavía no hay noticias de la tan esperada vacuna o de una cura definitiva, cada vez empieza a hablarse con más fuerza de la remisión de la infección, del uso de la inmunoterapia para frenar al virus y de tratamientos con antirretrovirales de larga duración. La resistencia del virus a algunas drogas sería la contracara de los pasos dados hacia adelante para mejorar la calidad de vida de las personas con VIH y detener la epidemia. A continuación, las últimas novedades en el tema, que pueden ayudar a los 120.000 argentinos que conviven con el VIH en nuestro país:

De qué hablamos cuando hablamos de remisión

En el mundo, solo una persona logró la cura de la infección por VIH. Su nombre: Timothy Ray Brown, el “paciente de Berlín”, quien no volvió a presentar la infección tras un trasplante de médula ósea de un donante con una rara mutación genética. Nadie más salvo él alcanzó la cura.

Sin embargo, un grupo de personas con VIH se destaca entre los 34 millones de infectados en el mundo: se trata de un puñado de no más de 50 personas que lograron la remisión del virus, o sea, pueden mantener una carga viral indetectable sin tomar antirretrovirales. “Lo que tienen en común es que son personas que se trataron cuando apenas se infectaron de VIH -en las primeras dos semanas-, o que fueron tratadas desde el nacimiento (en casos de transmisión vertical). Como en ese momento el organismo no está todo colonizado por el VIH, empezar el tratamiento de inmediato ayudaría a que mejoren las propias defensas, que se pueda controlar el virus y luego, en algún momento, suspender y estar varios meses sin tomar antirretroviales”, explica Omar Sued, director de investigaciones en la Fundación Huésped.

Si bien no hay una definición establecida del estado de remisión, Sued explica que dos puntos importantes son que durante un año el paciente haya interrumpido el tratamiento y que durante ese tiempo la carga viral se haya mantenido en niveles indetectables. Entender los mecanismos que hicieron que este grupo, conocido como “elite controllers”, pueda mantener su carga viral suprimida sin utilizar fármacos podría conducir a beneficios para otras personas con el virus.

Los médicos advierten, por supuesto, que nadie debe suspender su tratamiento sin la orden de un especialista.

La importancia de los reservorios

Los antirretrovirales logran controlar la carga del VIH en la sangre y otros fluidos corporales. Sin embargo, una de las ventajas del virus tiene que ver con su “escondite”, que no es otro que el genoma en las células. Si bien allí el VIH no se replica, sí permanece en un estado de latencia y no puede ser atacado por los fármacos.

“La idea de los reservorios y el por qué hay tanto énfasis es porque sabemos que eso nos impide la cura de la infección”, explica la investigadora del Instituto de Investigaciones Biomédicas en Retrovirus y Sida (INBIRS), Natalia Laufer.

En la última conferencia de la ciencia del VIH se presentaron numerosos estudios referidos a la medición de los reservorios, uno de los cuales fue realizado por el INBIRS. “Lo que se está viendo es que cuanto menor es el tamaño de los reservorios mayor es la posibilidad de llegar a la cura de la infección. Claramente cuanto más tempranamente se diagnostica la infección y se empieza el tratamiento, se evita que se establezca un mayor número de reservorios”, dice Laufer.

Para abordar el problema, las estrategias, aún en estudio, van desde la reactivación del virus “dormido” hasta la utilización de inmunoterapia para contener la replicación y favorecer la eliminación viral.

Medicamentos para el cáncer usados para tratar el VIH

Fármacos que suelen utilizarse para el tratamiento del cáncer también podrían servir para el tratamiento del VIH. “Favorecerían el estado de remisión”, explica Sued. Se trata de terapias inmunológicas que estimulan las defensas y que, a diferencia de los medicamentos citostáticos (utilizados en quimioterapia), tendrían efectos adversos menores.

Hasta el momento, solo hay estudios en primates y pequeñas investigaciones realizadas en humanos, aunque los primeros resultados abren la posibilidad de estar ante un nuevo camino de estrategias para estimular la respuesta inmune.

Tratamientos de larga duración

De forma oral o a través de inyectables, algunos tratamientos se encaminan a realizarse con drogas de larga duración en el organismo. Por ejemplo, se presentaron estudios sobre la aplicación de una inyección cada cuatro semanas o cada ocho semanas. “Esto favorece la adherencia y la comodidad de la persona, al no tener que estar pensando siempre en la pastilla”, explica Sued.

Otra estrategia presentada consistiría en la toma de los antirretrovirales durante cuatro o cinco días, hacer una pausa de dos o tres días, y luego repetir el proceso. “No es algo que se pueda hacer en la práctica clínica, pero se está evaluando. Hay gente que ya lo hacía en su vida diaria y a partir de eso se empezaron a plantear estos esquemas. Se utilizan drogas que tienen una vida media muy larga, como es el caso del Efavirenz. Es una estrategia que se plantea sobre todo para adolescentes y niños, en los que puede costar más la adherencia al tratamiento”, dice Laufer.

La resistencia a los ARV

Puede ocurrir que, ante un tratamiento interrumpido o mal llevado, el VIH genere resistencia a determinadas drogas. “El virus tiene la posibilidad de generar mutaciones, que son las que impiden que haya una vacuna efectiva porque va cambiando su conformación, entonces la vacuna no puede atacar lo que tiene que atacar”, señala Laufer. La especialista indica que si bien estos no son los virus que más se suelen transmitir, esto no quita que no pueda ocurrir.

Según un informe reciente presentado por la OMS, un diez por ciento de las nuevas infecciones en 11 países de África, Asia y América Latina corresponden a variantes del virus resistentes a algún fármaco.

Y agrega: “En el comunicado de la OMS se habla de lograr que no haya nuevos casos en el 2022, pero sabemos que estamos muy lejos de eso. Si se suma que hay personas que están tomando el tratamiento y no logran controlar la infección porque tienen el virus resistente, esto empeoraría la posibilidad eventualmente de controlar la epidemia”, argumenta Laufer.

Sued, por su parte, aclara que ante una complicación por una resistencia del virus, hay, no obstante, otras opciones. “Tenemos 30 medicamentos para VIH, o sea que si hay uno que no funciona siempre hay una alternativa. Con los medicamentos que hay prácticamente todos los pacientes tienen la opción del tratamiento.”

Menor número de drogas

Si el presente del tratamiento antirretroviral está planteado a partir de la utilización de tres drogas, cada día hay más indicios de que podría realizarse solo con dos. En este sentido, la Fundación Huésped ya presentó los estudios Gardel, Paddle y el último fue el Andes, en el que combinaron los fármacos 3TC con darunavir, en comparación a la terapia de estas dos drogas más tenofovir.

“Demostramos con 140 pacientes que sí, que no es necesario dar tenofovir, con lo que se ahorra en comprimidos, toxicidad y costo. La idea es empezar a coformular esa medicación y probarla en otros 190 pacientes para tener un tratamiento con darunavir que sea de una sola pastilla por día”, dice Sued.

Una nueva vacuna en estudio Hace dos años se probó una vacuna preventiva en Tailandia, que exhibió una efectividad baja, de solo 30 por ciento. Tras analizar sus componentes activos y combinarlos con otros nuevos, una nueva versión de esta vacuna, que protegería contra diversas cepas del virus, comenzó a ser probada en África, en un estudio que incluye a 4500 personas en alto riesgo de contraer la infección. Se espera que alcance un piso de eficacia de al menos 60 por ciento. Sin embargo, habrá que esperar: los resultados se conocerán recién en dos o tres años.

En esta nota: Salud LA NACION Sociedad Ciencia

0 78

De todas las cosas que se puede hacer por la salud, sin duda es la que más nos gusta a todos

De todas las cosas que se pueden hacer para mejorar la salud, esta es la que más nos gusta. Y es que según un estudio publicado en Journal of Sexual Medicine, mantener relaciones sexuales con frecuencia puede mejorar la salud. En el estudio, los investigadores preguntaron a 2.267 personas con cuanta frecuencia mantenían relaciones sexuales, y luego tomaron muestras de su sangre.

Aquellos que aseguraron tener relaciones sexuales con menos frecuencia (menos de una vez al mes) tenían niveles significativamente más altos de un producto químico llamado homocisteína que aquellos más activos sexualmente (al menos dos veces por semana).

Eso es importante, ya que los altos niveles del aminoácido homocisteína se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, posiblemente debido al daño que inflige a los vasos sanguíneos. Este producto químico parece favorecer la formación de placa grasa en las arterias y aumentar la coagulación de la sangre, lo que a su vez se traduce en riesgo de un ataque al corazón.

Curiosamente, los investigadores no encontraron ese vínculo en las mujeres. No están seguros de por qué, pero teorizan que puede ser porque la estimulación sexual en las mujeres no es tan dependiente del flujo sanguíneo saludable como lo es en los hombres, que lo necesitan para obtener y mantener una erección.

Ahora bien, como se trata de un estudio observacional, no puede demostrar definitivamente que fue el sexo frecuente lo que provocó una reducción de los niveles de homocisteína. Podría ser que los individuos con bajos niveles de homocisteína simplemente tuvieron menos sexo debido a problemas con su erección .

Mientras que los científicos demuestran la causa y efecto, lo que está claro que es no hay problemas en tener más sexo. (De hecho, hasta haciéndotelo a ti mismo podrás disfrutar de sus ventajas.)

menshealth.es

0 64

El Comercio /

A Rosa Martínez la precede su hoja de vida. Su sola presencia reconfirma todas esas cosas importantes que se dicen de ella, por todo lo que ha hecho. Y su conversación, vivaz e informada, desarma la imagen de mujer solo cerebral que es común hacerse de ella.

Rosa Martínez es una de las curadoras de arte más importantes de la escena mundial y en Quito es la responsable de la muestra ‘La intimidad es política’, que está expuesta en el Centro Cultural Metropolitano. Precisamente con ese edificio patrimonial como escenario, conversamos de qué significa la intimidad.

Con excepción de ‘cercanía’, asocie tres palabras con la idea de intimidad.

Amor, sexo y fusión, sin confusión.

¿Por qué estas palabras?

Pues porque a mí la noción de intimidad me sugiere esta palabra que tú has dicho que no podemos utilizar, una proximidad, un contacto muy cercano, una disolución de barreras, de conceptos, de prejuicios sociales. Y eso permite una cercanía de las almas y de los cuerpos; ¡’cercanía’ he dicho, fíjate! Es porque es un espacio en donde, en teoría , esos conceptos, esos prejuicios se pueden disolver.

Hasta hace poco, lo íntimo solía remitir al espacio de la familia especialmente. ¿Cree que sigue siendo así en un mundo de relaciones y afectos en permanente cuestionamiento?

Creo que el espacio familiar es un espacio de conflicto, es un espacio de lucha, de tensiones, aparte de que hay amor también. Pero es un espacio en el que las relaciones de poder se expresan de una forma más fuerte y más radical que en los espacios sociales incluso. Porque una a veces se atreve a hacer más daño en ese espacio cercano a las personas que uno quiere que en el espacio social, donde guarda ciertas formalidades. Es decir, para mí la familia no es un espacio de intimidad, de armonía.

¿Diría que es un espacio donde se evidencia la paradoja de la confianza?

Sí, así se podría definir muy bien. Porque esa confianza te permite a veces cuestionar al otro de formas que no lo harías en un espacio social.

¿Qué espacio le queda a la intimidad en una sociedad que tiende a la transparencia un poco morbosa?

Pornográfica directamente. Pues le queda muy poco espacio. Los medios dominan con los mensajes con los que nos bombardean día a día y es muy difícil encontrar espacios para la comunicación personal directa, para la amistad entre las almas. Creo también que un espacio muy hermoso para la intimidad es el de la amistad.

¿Por qué a veces la posibilidad de la intimidad, de cualquier tipo, asusta?

Porque uno queda desnudo, porque el vestido protege, es como una coraza y al quedarse desnudo física o emocionalmente uno es muy vulnerable porque le quedan todas las emociones al descubierto. Cosas que uno quiere ocultar, debilidades que uno no quiere reconocer quedan ahí a la luz de la mirada y del juicio del otro. Muchas veces tenemos miedo en esos espacios de intimidad de ser juzgados, de ser valorados y de ser rechazados también al abrirnos tanto.

¿O sea que cuando aceptamos o proponemos espacios de intimidad estamos ejerciendo unos pequeños actos de valentía?

Sí, sí, absolutamente.

¿Cree que lo íntimo es sagrado? Y si es así, ¿habría que desacralizarlo o no?

Yo creo que lo íntimo sí es un espacio sagrado, efectivamente. Y no hay que desacralizarlo, hay que protegerlo, porque es el espacio de la máxima delicadeza. Entonces no hay que exponerlo a la mirada pública, a la vulgaridad del uso comercial que se hace de la intimidad. No hay tampoco que hacer propaganda de lo íntimo. Ahora, el concepto de lo que es intimidad y de lo que no es intimidad, de cuáles son los límites , eso es lo que cada uno tiene que establecer.

Además esos límites están mutando, ¿no?

Sí, exacto. Están cambiando las fronteras de lo que se considera íntimo. Y hay artistas que consideran que exponer su intimidad es una forma de transformar la conciencia social sobre esas fronteras.

¿Lo es?

Creo que sí. Para una mujer, por ejemplo, mostrar públicamente la violencia que en casa ejerce, es un supuesto, su marido sobre ella, es una forma de incrementar la conciencia social sobre ese dominio y relaciones de sumisión que hay entre hombres y mujeres. Es que me viene a la memoria ahora una obra de una de las artistas que tenemos aquí ( Priscila Monge ) pero que no está en la exposición, que tiene una obra que se llama Maquillaje. Se la ve a ella perfectamente maquillada y cuando se va a desmaquillar se ve que ese maquillaje lo que hace es ocultar un golpe, una agresión, que había sufrido en el espacio más íntimo. Entonces muestra cómo el maquillaje oculta esa intimidad en la que irrumpen en el cuerpo las relaciones de poder.

¿Por qué importa hablar de lo íntimo, y en algunas ocasiones sacarlo a la luz?

Porque en lo íntimo está lo social, está lo ideológico; en lo íntimo toman cuerpo todas las relaciones de poder que se dan entre las personas.

La política, de alguna manera, ¿les huye a las formas de la intimidad?

No, yo creo que ahí se ejercen más que en ningún otro sitio. O tanto como en cualquier otro sitio.

¿Cómo?

La política determina la intimidad. Cuando el Trump, por ejemplo, muestra en su espacio doméstico a su mujer perfectamente vestida de modelo y al niño subido en un caballito, en una escena absolutamente fantasmática de parque temático, está determinando cómo cree y cómo piensa que deben también las otras personas comportarse. O sea que sí, que la política lo determina todo.

Si estuviera conversando con un escéptico/a de este planteamiento de que la intimidad es política, ¿qué le diría para convencerle de que es así?

No le convencería. Le haría dos o tres preguntas de cómo trata él a su mujer, si fuera un hombre; de cómo trata él a sus hijos. Y si fuera una mujer también le preguntaría cómo ella traduce y cómo intenta imponer en sus hijos y en sus hijas esos mandatos del rol que han de cumplir los hombres y las mujeres en la sociedad. Es decir, cómo les dice a sus hijas: “sé dulce, sé obediente” o cómo le dice al hijo: “tú no tienes que hacer las tareas de la casa”. O sea, cómo la madre en el hogar va repitiendo el esquema que perpetúa el patriarcado. Es decir, las mujeres somos a veces también las que transmitimos estas leyes patriarcales.

¿Qué pasa cuando dejamos que se vean nuestras zonas íntimas figuradas, como nuestras debilidades o nuestras ternuras?

Pues cuando decidimos protegerlas opera el miedo, desde luego. Y cuando decidimos compartirlas opera el amor. Es que no hay otra. Son los dos polos: el miedo y la confianza, el miedo y el amor.

¿Dónde habita lo íntimo, en la cabeza o el corazón?

En los dos sitios. Porque en la cabeza están los constructos sociales que nos generan esas cárceles de protección intelectual. Pero el espacio donde realmente se revela la intimidad y se borran esas fronteras es el corazón. De hecho, a mí me gusta mucho la filosofía budista que conecta mente y corazón ; los budistas dicen que el corazón es la mente, que deberíamos pensar con el corazón. Esa separación que hacemos en occidente de mente como intelecto y corazón como sentimientos también se puede ver de otra manera, como que el corazón piensa, que el corazón al sentir te está indicando hacia dónde tienes que ir.

¿Con qué tipo de personas nunca intimaría?

Pues es que no me lo he planteado. Hay una especie de sexto sentido que no implica el jucio , sino que implica que cuando tú ves a una persona y estás cerca de ella y ves cómo se comporta y, ufff, sientes como una carga eléctrica negativa que te separa de ella.

Entonces, de entrada, ¿no descartaría intimar con ningún tipo de persona?

No, no. De entrada, no descartaría a nadie.

0 82

El Financiero /

No somos máquinas pensantes que sienten – somos máquinas sensibles que piensan

Antonio Damasio, neurólogo

El sentido común no sirve para explicar algunos dilemas de la conducta. Por ejemplo, creer que si un hombre o una mujer están considerando tener una aventura sexual o amorosa-sexual, debe ser porque su relación de pareja está en crisis o porque viven con la persona incorrecta o porque tienen una vida sexual miserable.

Me da pena ajena escuchar a algunos terapeutas aconsejar a hombres y mujeres que cuiden a sus parejas – cualquier cosa que esto signifique- si no quieren enfrentarse al dolor de una “infidelidad”. Por cierto que ya tendríamos que utilizar otra palabra para describir una situación que experimentan muchísimas parejas a lo largo de su relación.

Lo que sí sabemos es que somos mamíferos y que por tanto, compartimos estructuras cerebrales con ellos aunque tenemos un neo corteza mucho más grande. La conciencia sobre los propios actos es, hasta donde sabemos, exclusivamente humana, aunque haya perros a los que solo les falte hablar.

Los humanos sentimos deseos e impulsos irracionales. Hace falta un proceso secundario para preguntarnos qué nos está pasando. Por qué no podemos dejar de pensar en esa mujer o en ese hombre si estamos felizmente emparejados y jamás cambiaríamos a nuestro compañero de vida por alguien que apenas conocemos pero que de repente necesitamos con urgencia.

Quizá el primer problema es negar nuestra animalidad y pretender que la monogamia de largo plazo es algo que se decide y que no admite grietas si hay “congruencia”. Quizá esta es otra palabra que deberíamos usar con más cautela. Preséntenme a un humano cien por ciento congruente entre lo que siente, piensa y hace. Será merecedor de un record mundial en congruencia y de una bonita medalla.

Lo más humano y realista es preguntarse qué nos pasa frente al deseo:

Hay zonas del cerebro que operan en piloto automático y que se salen del control de la mente consciente. No solo lo dijo Freud. También Daniel Kahnemann, ganador del Premio Nobel de Economía en 2002, que nos explicó que a veces procesamos y decidimos demasiado rápido y sin plena consciencia. “Solo ejercitando la capacidad de introspección, se alcanza mayor control sobre las decisiones”.

Igual que los animales que se acostumbran a una rutina, las personas nos habituamos a ciertos estímulos. El encanto irresistible de nuestra pareja -esos ojazos, esa espalda, esa inteligencia y ese sentido del humor- con el tiempo se vuelven lo normal y entonces nos volvemos ciegos frente a lo que un día nos conquistó.

El cerebro siente una atracción incontenible hacia la novedad, responsable del aumento de dopamina. Buscarla es el mecanismo que subyace a toda adicción. Buscar la euforia de la dopamina es en parte la causa de que la gente piense en ser infiel aunque esté contenta con su vida amorosa.

Estamos diseñados para quitarle atención a la gente que ha estado cerca de nosotros durante mucho tiempo porque no son un peligro y porque ya no constituyen una recompensa. El sistema de búsqueda del cerebro nos mantiene buscando la novedad; eso que la gente entiende como sentirse vivo. Los sentimientos asociados a la búsqueda son entusiasmo, expectativa y esperanza. Algunos no exploran por problemas con el apego y tienden a la rutina y a la depresión porque experimentar los amenaza.

Gracias a la neo corteza podemos reflexionar sobre nuestras decisiones y sobre nuestras acciones. Como no somos mamíferos simples, no solo reaccionamos sino que elegimos.

Tenemos memoria, lealtad, esperanzas y miedos pasados, presentes y futuros. No solo sentimos lujuria. También amor y miedo a la pérdida.

Quizá la única forma de gestionar la animalidad de nuestra humanidad sea disminuyendo la velocidad frente a la novedad y aceptar que la costumbre o habituación es parte de los vínculos de largo plazo. Pausar, detenerse, pensar, bajar la velocidad. Y después decidir.

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow