Tags Posts tagged with "Salud Mental"

Salud Mental

0 56

El Comercio /

Era estudiante de Administración de Empresas, pero se inscribió en la Facultad de Enfermería de la misma universidad. De forma simultánea, trató de seguir un curso de fotografía y hasta se ofreció como voluntario de un grupo religioso en el valle de Los Chillos.

Jorge (nombre protegido), de 27 años, pasaba la mayor parte del tiempo exaltado. No paraba de hablar. Sus allegados lo llevaron al Hospital Psiquiátrico San Lázaro, en el Centro de Quito. Allí lo trató el psiquiatra Danny Zúñiga. Su conclusión fue que el estudiante tuvo una recaída en su cuadro de trastorno afectivo bipolar.

Esta semana se recuerda el Día Internacional de la Salud Mental y esa enfermedad es una de las que más preocupa a la Organización Mundial de la Salud (OMS). Afecta a cerca de 60 millones de personas en el mundo, según el organismo.

Además, es la sexta causa de discapacidad a escala global, de acuerdo con información de la Red Informática de Medicina Avanzada que colabora con la Organización Panamericana de la Salud.

La bipolaridad lleva al suicidio del 15% de los enfermos y es de difícil prescripción: pasan 16 años desde su desarrollo hasta que se diagnostica.

Se caracteriza por una alternancia de episodios manía­co-depresivos y fases de estado de ánimo normal. En las de manías o trastornos, el paciente presenta irritabilidad, hiperactividad, verborrea y autoestima elevada. Además, disminuye la necesidad de dormir.

Los depresivos se vuelven perezosos, somnolientos y tienden al suicidio. El mal se produce por una alteración bioquímica y estructural del cerebro . Es genético de tipo hereditario, según Patricia Paredes, psiquiatra del Hospital Pablo Arturo Suárez.

En los tratamientos se usan medicamentos que estabilizan el estado de ánimo, frenan la exaltación y previenen las recaídas. A esto se suma el apoyo psicosocial , por el que las familias y el afectado se informan sobre este mal, su manejo y el riesgo de descuidos en el suministro de medicinas.

A escala nacional no existe una cifra sobre el número de personas con ese problema en el sistema público. Pero el Ministerio de Salud (MSP) atendió a 245 188 con trastornos de salud mental, en el 2016.

De esa cantidad, el 24,1% tenía trastornos neuróticos, 17,3% del humor (afectivos, a este corresponde la bipolaridad), 12% del comportamiento y emociones en la infancia y adolescencia, entre otros.

Roberto Enríquez, de la Comisión de Salud Mental del Ministerio, afirma que los problemas de bipolaridad pueden repercutir en el ámbito laboral .

¿Cómo? Se presentan pensamientos negativos en los que el paciente cree que la gente es mala y busca hacerle daño. Ante eso, pueden darse reacciones agresivas en el trabajo. “Así se alimenta a la enfermedad “.

Un caso es el de Ana (nombre protegido), de 35. Perdió su puesto en un ‘call center’ porque tenía conflictos con sus compañeros. Era irritable y se deprimió porque no podía mantener a sus cuatro hijos. Hoy, su madre la apoya y sigue tratamientos con medicinas. Tiene tendencia suicida.

Las conductas de riesgo en las que el afectado no está consciente de sus actos son muy peligrosas, advierte Paredes. Por ejemplo, conducir vehículos en alta velocidad, practicar deportes extremos sin preparación y convertirse en gastadores compulsivos.

Eso vivió un arquitecto que en una noche utilizó los USD 60 000, que le adelantaron para la construcción de unos departamentos en Quito.

En el caso de Marcelo (nombre protegido), de 35, se gastó el dinero de las ventas de su almacén de ropa. De forma inconsciente también hizo negocios con desconocidos y les mostró sus tarjetas de crédito.

Este caso fue tratado por Paredes. Lo que ocurrió es que dejó las medicinas y tuvo una recaída. A esto se sumó que consumió bebidas alcohólicas.

Zúñiga explica que otro de los problemas es que, al ser inconscientes de sus actos, los pacientes con bipolaridad desarrollan un instinto sexual que sobrepasa lo normal.

Un caso de ese tipo fue el de una mujer, de 34, quien buscó parejas ocasionales por Internet, para salir los sábados por la noche. Luego, al darse cuenta de lo que pasó, enfrentó intensas depresiones .

En su consulta, Paredes atiende al mes a 150 personas con problemas de salud mental. De ellas, unas 13 tienen bipolaridad y la mayoría es de un nivel profesional elevado, como abogados o médicos.

Es clave que el paciente -anota- acepte su condición para avanzar en los tratamientos.

La familia debe entender la situación y los cambios de comportamiento deben ser tratados por especialistas.

En ese sentido, el apoyo psicosocial es fundamental. La clave es que en las familias y los pacientes aprendan a convivir con el problema.

En contexto

Cada 10 de octubre se celebra el Día Mundial de la Salud Mental. El objetivo es concienciar a la población sobre esas enfermedades.

A escala nacional, el Ministerio de Salud cuenta con 471 centros encargados de atender estas afecciones.

Personas con desorden bipolar tienen menos materia gris, según un informe Trastorno bipolar resta unos 14 años de vida productiva, advierte experta.

0 74

El Observador /

El informe anual sobre educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) sostuvo que hay menor riesgo de depresión en las personas con mayor nivel de instrucción. Es decir, los individuos con más diplomas tienen mejores oportunidades laborales, lo que “reduce la ansiedad”.

Las personas con mayor instrucción tienen “una tasa de morbilidad menor y una mayor esperanza de vida”, según indicó el texto Panorama de la Educación 2017, publicado esta semana por OCDE.

“Los individuos con mayor instrucción tienen por lo general mejores oportunidades laborales”, lo que disminuye “la ansiedad y la depresión”, detalla. Las conclusiones se basaron en una investigación llevada a cabo en 2014 en varios países europeos y cuyos resultados fueron publicados este año.

En estos países, el 8% de las personas de entre 25 y 64 años afirman haber sufrido depresión en los últimos 12 meses. La incidencia de la depresión se relaciona con el nivel de formación.

En promedio, el porcentaje de personas que padecen depresión es dos veces mayor entre los adultos sin diplomas del segundo ciclo de enseñanza secundaria (12%).

La diferencia alcanza tres puntos porcentuales entre las personas que tienen un diploma de bachiller y las que tienen instrucción superior.

“El porcentaje de adultos que afirman sufrir depresión disminuye sucesivamente en función del nivel de formación” La educación colabora con el desarrollo de habilidades, pero estas no tienen el mismo impacto sobre la depresión, matiza el informe. “La construcción de habilidades sociales y emocionales, como la autoestima, tiene más impacto que la adquisición” de conocimientos curriculares.

Por otra parte, la investigación mostró que el porcentaje de mujeres que declaran sufrir depresión es superior que el de los hombres. No obstante, disminuye más fuertemente que el de los hombres en función del nivel de formación.

Aunque la depresión tiene múltiples causas, su riesgo aumenta con el desempleo o la inactividad, dos situaciones que a veces conducen a la soledad y a problemas de dinero.

“Aumentar el nivel de capacitación da a las personas mejores herramientas para lidiar con este factor de riesgo”, concluyó la OCDE.

0 270

Estampas /

De acuerdo con la definición de la Organización Mundial de la Salud (OMS) “La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades”. Sobre esta premisa y en el marco de la Semana del Bienestar propuesta por la Organización Panamericana de la Salud, quiero dedicar este espacio a la relación cada vez más estrecha entre la calidad de la alimentación y nuestra salud mental.

Las enfermedades mentales, especialmente el trastorno depresivo, son afecciones crónicas que imponen una carga sustancial de discapacidad a nivel mundial. Dado que se estima que los tratamientos actuales sólo abordan un tercio de los casos, es necesario orientar las pautas para adoptar nuevos métodos para prevenirlas y en los casos ya diagnosticados,  retrasar su progresión. Gracias a una reciente publicación del equipo de la Dra. Felice Jacka (Deakin University, Australia) hoy podemos asegurar que haciendo los ajustes apropiados, un plan de alimentación saludable, guiado por un especialista en nutrición debidamente formado, es una comprobada estrategia para el manejo de la depresión y otros trastornos asociados, que según cifras de la OMS afecta a más de 120 millones de personas en todo el mundo.

La dieta tradicional mediterránea se caracteriza por una abundancia de alimentos a base de plantas (frutas, verduras, cereales integrales, leguminosas y nueces), el aceite de oliva como principal fuente de grasa, el consumo moderado de pescado, la ingesta baja a moderada de productos lácteos y sus derivados así como un bajo consumo de carnes rojas. Este plan de alimentación tiene efectos antioxidantes, anti-inflamatorios y endoteliales, que pueden influir de manera positiva en los síntomas característicos de los pacientes diagnosticados con algunas enfermedades mentales. Un plan de alimentación basado en alimentos integrales proporciona una gran cantidad de micronutrientes, polifenoles y grasas saludables que se asocian individual y colectivamente a través de múltiples vías con una función cerebral óptima.

La Asociación Americana del Corazón recomienda que las personas con Enfermedad Crónica Coronaria documentada consuman 1000 mg diarios de ácidos grasos Omega-3 combinados, por ejemplo, través de dos a tres porciones (150 g por servicio) de pescado graso por semana. Esta recomendación resulta muy segura y apropiada dada la fuerte superposición de los ACV con la depresión. El potencial efecto protector de la dieta también podría provenir de nutrientes como el folato, que se encuentra en grandes cantidades en algunos vegetales crucíferos (brócoli, repollo y coles de Bruselas), vegetales de hojas verdes (espinaca y col rizada), otras verduras verdes (espárragos y aguacates), cítricos y leguminosas (lentejas y garbanzos).

En contraste, algunos estudios recientes han demostrado que las dietas ricas en alimentos procesados, están asociadas con una mayor probabilidad o riesgo de depresión. El alto contenido de ácidos grasos trans en los productos de comida rápida y comercial es probablemente un factor importante en los efectos adversos potenciales de estos patrones dietéticos. Los ácidos grasos trans se asocian con elevadas concentraciones plasmáticas de colesterol LDL, reducciones en el colesterol HDL, cambios proinflamatorios y disfunción endotelial, alteraciones biológicas adversas que pueden contribuir a posibles efectos adversos sobre la salud mental. Si bien es cierto que recién comenzamos a ver la luz al final del túnel, aún nos queda un largo camino por recorrer. Los estudios se centran ahora en las contribuciones epigenéticas: manifestación de las enfermedades que surgen como consecuencia del entorno que rodea al paciente. Los rasgos epigenéticos derivados de una alimentación inadecuada, repercute de manera adversa en la salud y el bienestar de esta generación y las que están por venir.

0 76

La Nacion /

Una montaña revestida de pinos. Un atardecer violeta. Una luna que se hamaca sobre el río. Una persona que arriesga su vida para salvar a un desconocido. Un nacimiento. Estas experiencias nos estremecen de asombro y nos conectan con la maravilla inexplicable de la existencia. Y, luego, también: un tsunami que barre con un pueblo. El ojo de un huracán. Un edificio que se derrumba. Una turba enardecida. El instante de la muerte. Estas vivencias también nos ponen los pelos de punta, pero el asombro en este caso porta un signo negativo, y viene acompañado de otras emociones: temor, angustia, pavura, sobrecogimiento.

Pueden parecer situaciones opuestas por completo. Sin embargo, en un sentido el asombro es el mismo: ¿cómo es posible que tales cosas existan? ¿Qué nos dice la ocurrencia de estos fenómenos sobre la naturaleza de la vida? ¿Qué parte del misterio iluminan? Sobre todo, ¿cuál es el lugar que ocupamos en este universo descomunal?

El asombro es una emoción que parece diseñada para ayudarnos a aprender y abrazar la paradoja de que la vida es tan terrible como lo es maravillosa, mejor y peor de lo que podemos imaginar, tan corta y efímera como profunda y prodigiosa.

Esta intuición no es nueva. Nuestros antepasados más remotos se toparon con ella con el primer despertar de la conciencia. Dice el eternamente lúcido Joseph Campbell que, cuando emergió en los primeros hombres la capacidad de observar y comprender el mundo, la reacción que siguió fue de arrobamiento, y a la vez de horror. La misma inteligencia que les donó el aprecio de la belleza, la creatividad y el amor, les impuso a la vez -duro precio- el registro de las aristas más duras de la realidad: la condena de tener que matar para comer, la incapacidad de salvar a los suyos de diversas calamidades, la posibilidad de anticipar futuros crueles, como caer ellos mismos en las fauces de alguna otra criatura hambrienta.

Tenemos pistas de cómo lidiaron estos hombres, en su precariedad, con estas emociones difíciles. Pinturas rupestres, artefactos varios y mitos legados de generación en generación, cual fuego que no debía extinguirse, dan cuenta de una única respuesta a la pregunta por el sentido, que aparecía por primera vez en esas conciencias: la vida es magnífica y es monstruosa, y debemos abrazarla en cada acto.

Los primeros ritos ¿Qué nos permite afirmar semejante cosa?

El hecho de que no hubo un solo rito ni ceremonia -en los albores de la humanidad, y hasta entrada la Modernidad- que encarnara una queja, un reproche o un desafío a los dioses que cada pueblo entendía como propios. Por el contrario, los primeros ritos fueron de celebración, de rogativa o de expiación. Estos últimos fueron cruciales, porque permitieron a estos hombres y mujeres hacer frente a la culpa que les despertaba el acto -manual, personal, sangriento; en las antípodas de su versión actual- de tomar una vida.

A lo largo y a lo ancho del planeta, estos ritos prehistóricos pedían perdón a esos animales, les prometían cosas, derramaban su sangre sobre la tierra para que nuevas criaturas vinieran a tomar el lugar de las derribadas. Los mitos que inspiraban esos ritos cumplían importantes funciones. Así describe Campbell la primera (que él llamó “la función mística”): reconciliar a la conciencia humana con las precondiciones de la existencia, con amor y gratitud. Estas últimas dos palabras son clave: no le sirve a la vida -ni a la supervivencia de la especie, ni a la evolución de la conciencia- que aceptemos estas condiciones con rencor, desdicha o resentimiento.

Podemos y debemos esforzarnos por paliar el sufrimiento y la injusticia en el mundo, por hacer de nuestro paso por la Tierra una aventura más dichosa que feroz, pero si lo hacemos desde el enojo y la querella, malogramos nuestro propósito. Al recordarnos nuestra pequeñez frente a poderes más vastos que uno, el asombro nos ayuda a hacer las paces con todo aquello que no está -y acaso no pueda estar- bajo nuestro control.

¿Y la gratitud?

De tan cotidiana, podría parecer una emoción más, sencilla y fiable como la confianza, la tristeza o la alegría. Pero no: al igual que el asombro (y un puñado de emociones más), la gratitud es sencilla solo en apariencia. Así como nos sirve para expresar aprecio por un halago o un favor, es capaz de conectarnos, si lo permitimos, con esas capas más profundas de la existencia que algunos llamamos “espiritualidad”.

¿Qué es la gratitud, exactamente?

En la hermosa definición del Hermano David Steindl-Rast, un explorador nato de esta virtud, la gratitud es la percepción de estar en presencia de algo valioso, que no proviene enteramente de nosotros. Sin importar cuál sea el origen de ese valor, lo esencial es que lo reconozcamos como una gratuidad, una bendición, una gracia.

Esta emoción aparece sin demora cuando la vida nos sonríe, pero es también una actitud que podemos aprender a cultivar, reservándole un lugar en la mesa aun cuando el camino se vuelve desafiante.

Está claro: no podremos agradecer cada cosa que nos pasa, ni mucho menos cada cosa que ocurre en el mundo. Pero siempre podemos agradecer algo: la posibilidad de tender una mano a quien la necesita, de intentar devolverle al dolor, compasión; a la soledad, compañía; al enfrentamiento y la discordia, amor. Esto es milagro suficiente, y razón para decir, al comienzo y al final de cada día, con toda la humildad que podamos alcanzar: gracias.

LA NACION Sociedad Asuntos personales

0 74

El Financiero /

Navegar por un lago con paredes de hielo o rastrear un pantano buscando un monstruo parece una premisa divertida para un videojuego de realidad virtual. Pero detrás de Sea Hero Quest VR hay un propósito serio: ayudar a neurocientíficos a diseñar una nueva prueba para la demencia .

Glitchers, la firma desarrolladora de juegos con sede en Londres, trabajó con científicos de universidades británicas y suizas, además de organizaciones de beneficencia relacionadas con la demencia y el Alzheimer, para crear Sea Hero Quest VR.

Es gratuito y fue lanzado ayer para los visores Gear VR de Samsung y Oculus Rift de Facebook. El juego fue financiado por el operador móvil alemán Deutsche Telekom AG.

Cuando las personas están jugando, se recogen datos anónimos, por ejemplo, qué acciones realizan y exactamente dónde miran y por cuánto tiempo. Los usuarios pueden optar también por brindar datos más detallados, como edad, género y ubicación.

Los neurocientíficos y los psicólogos cognitivos analizarán los datos con la esperanza de descubrir más sobre la manera en que los humanos desarrollan la conciencia espacial y navegan en sus nuevos entornos. Los científicos consideran que la sutil degradación de esas habilidades puede ser un signo de advertencia temprana de demencia.

Demencia Debilitamiento de las facultades mentales caracterizado por alteraciones en la memoria y en la conducta.

Actualmente, hay en el mundo alrededor de 47 millones de personas que viven con demencia , cifra que se elevaría hasta 130 millones en 2050, según la Organización Mundial de la Salud.

“Mediante cosas como escaneos cerebrales sabemos que el proceso de la enfermedad que da origen a la demencia comienza en realidad 15 o 20 años antes de que las personas tomen conciencia de tener síntomas obvios”, dijo David Reynolds, director científico de Alzheimer’s Research UK, uno de los socios de Deutsche Telekom en la creación del juego.

Las personas, dijo, no son conscientes de esos cambios porque el cerebro es muy flexible y halla formas de rodear el daño. Aun cuando los síntomas comienzan a ser observables, las personas suelen mentirse a sí mismas sobre la razón por la que adoptan conductas de compensación, como depender de Google Maps para orientarse en una ruta conocida.

“Lo que queremos hacer realmente es diagnosticar a las personas 15 a 20 años antes de lo que podemos hacerlo ahora”, agregó.

La realidad virtual se usa cada vez más terapéuticamente para tratar estrés postraumático o aliviar el dolor crónico. Y científicos que estudian el cerebro ya realizan experimentos con ella en laboratorios, dijo Maxwell Scott-Slade, director creativo de Glitchers. Pero con Sea Hero Quest reunirán datos en una escala mucho mayor.

Deutsche Telekom dijo en un comunicado que con dos minutos de juego en el Sea Hero Quest se recoge el equivalente de cinco horas de investigación en laboratorio.

Una versión del juego sin realidad virtual para móviles , que Deutsche Telekom y Glitchers lanzaron en noviembre, ya generó datos de 3 millones de personas , mucho más de lo que esperaban los investigadores, dijo Christoph Holscher, científico cognitivo de la universidad suiza ETH Zurich. La mayor serie de datos disponibles anteriormente se había reunido de sólo 600 voluntarios.

Este amplio conjunto ha permitido a Holscher y otros científicos comenzar a construir una mejor imagen de la distribución de las habilidades de navegación en la gente.

El investigador agregó que, una vez que hayan creado un punto de referencia, podrían desarrollar una prueba con un juego de realidad virtual para diagnosticar la demencia.

Los datos del juego para móviles confirmaron pruebas de laboratorio sobre cómo hombres y mujeres difieren en sus estrategias de navegación; ellos son más propensos a confiar en puntos de referencia, y ellas a usar un mapa cognitivo interno y un intuitivo sentido de la dirección, dijo Holscher.

El juego de realidad virtual incorpora varios experimentos específicos para evaluar las diferentes capacidades. Esto incluye un laberinto en el agua, donde la persona se coloca en un cuerpo circular de agua sin señales visuales externas y debe encontrar un punto específico. La tarea fue desarrollada por el neurocientífico británico Richard Morris en 1981 y se ha utilizado para probar las habilidades de cartografía cognitiva de los seres humanos y animales y el papel que juega el hipocampo.

0 97

La Nacion /

Te invito a hacer un test basado en un estudio realizado en Pensilvania para descubrir si somos ansiosos (las posibles respuestas son algo, bastante o mucho):

He estado preocupado toda mi vida..

Me preocupo, si no tengo suficiente tiempo para hacer todas las cosas que quiero hacer..

Hay muchas circunstancias que me conducen a la preocupación..

Tan pronto como termino una tarea, comienzo a preocuparme por otra..

Me doy cuenta de que siempre estoy preocupándome por algo..

Me preocupo por un proyecto hasta que esté terminado..

Se calcula que cinco de cada diez personas, en algún momento de su vida, sufrirán lo que se conoce como TAG (trastorno de ansiedad generalizada). Lo primero que debemos mencionar es que la ansiedad es normal. Frente a un peligro o un desafío, todos sentimos ansiedad. La ansiedad no es mala pero se convierte en algo peligroso cuando es excesiva e incontrolable.

¿Por qué la ansiedad se vuelve patológica?

Porque la reacción desproporcionada es constante y se ingresa en una cadena de preocupaciones que no se logra controlar. Muchas veces no se trata de una preocupación o un miedo determinados, sino que “estoy preocupado por todo o por nada”. No sé bien por qué. Por eso, se la denomina generalizada. Casi siempre los trastornos de ansiedad no se deben a un hecho específico, como ocurre con las fobias donde la persona, por ejemplo, cuenta: “De chico, me encerraban en una habitación, entonces ahora (por desplazamiento) tengo fobia a los lugares cerrados”. El trastorno de ansiedad suele tener lugar por imitación y aprendizaje. Es decir, por la manera en que fuimos criados. Hay familias con predisposición a enseñarles a sus hijos que “el mundo es peligroso”. Así les envían este mensaje: “Tené cuidado, no confíes en nadie, nadie es como tu familia, nada es como la sangre…”

¿Qué le sucede a la persona ansiosa?

Las preocupaciones que no se pueden manejar traen, como resultado, síntomas físicos. Uno de ellos es el cansancio que raya en el agotamiento. También puede haber dolores musculares, irritabilidad, aceleración, deseos de llorar sin un motivo en particular, contracturas, sensación de ahogo, angustia.

¿Dónde nace la ansiedad?

La ansiedad proviene de una manera de pensar, de las creencias que tenemos. De acuerdo a cómo pensamos, nos vamos a sentir y a conducir en la vida. Estas son dos de las principales creencias de una persona ansiosa:

Algo malo va a pasar. El ansioso tiene pensamiento catastrófico. Por ejemplo, si su pareja lo tiene que llamar y no lo hace, pensará: “Seguro que le pasó algo malo”. No piensa que está trabajando, o muy ocupado. Siempre “adivina” lo que podría haber sucedido. Esta es la razón por la que vive hipervigilante, anticipándose a la realidad. Trata permanentemente de atajar los goles. Es así que a menudo el ansioso está distraído, ensimismado en su pensamiento negativo que anticipa los hechos, lo cual le produce mucha angustia. Pensar en términos absolutistas (“todo o nada”) hace que el nivel de ansiedad se eleve.

Hay que estar siempre alerta. “Para vivir tranquilo, hay que prevenir” es el lema del ansioso. Pero esta no en una medida normal y natural, pues la persona está siempre en espera de una catástrofe y le urge anticiparse a las consecuencias. El cuerpo, que es sabio, entonces le empieza a enviar luces de alerta: transpiración, mareo, sensación de ahogo, angustia, etc. Es por ello que el ansioso se vuelve muy controlador porque es la única manera de subsistir a todos esos pensamientos y preguntas sin respuesta: “¿Y si pierdo el trabajo? No voy a poder comer.”. “¿Y si pierdo a mi pareja? Me voy a quedar solo.”.

Lo ideal en el tratamiento de la ansiedad es acudir a un centro de salud mental o un hospital, o consultar a un terapeuta especializado en este tipo de trastornos (que suelen estar asociados a otros problemas de salud como los del aparato digestivo). En nuestro país hay instituciones excelentes que brindan terapias breves con diversas técnicas que pueden ayudar al ansioso. El pronóstico es bueno pero lo fundamental es modificar toda creencia negativa, como las que mencionamos, y aprender a relajarnos para no preocuparnos en demasía.

Si tenés alguna inquietud, podés escribirme a Bernardoresponde@gmail.com

LA NACION Opinión Emociones

0 75

La Nacion /

Los libros que leemos en la infancia son difíciles de olvidar. Son los primeros relatos que el mundo nos cuenta acerca del amor y el desamor, el bien y el mal, la tristeza y la dicha. ¿Qué sucede en Argentina con los libros infantiles y juveniles? Este segmento de literatura que abarca hasta los 18 años parece comportarse como el niño mimado del mercado editorial nacional, que no goza de buena salud por la caída en las ventas y los altos costos de producción registrados en el último año. Por el contrario, el segmento de libros dedicados a los niños y jóvenes mantiene un crecimiento desde hace cinco años que ronda el 15%. Además, los dos títulos más vendidos de todo el mercado argentino durante 2016 corresponden a este segmento.

El mercado privado del libro en la Argentina está valuado en $ 8000 millones anuales, equivalentes a 38,7 millones de ejemplares vendidos durante 2016. Estas cifras representan una caída total de ventas de libros del 25% en ejemplares respecto del año anterior. Los datos corresponden al Libro Blanco, un informe anual que refleja la situación actual de la industria editorial, elaborado por un equipo formado por editores de la Cámara Argentina de Publicaciones y la consultora Promage. Entre los principales motivos de esta merma figuran la caída de ventas al sector público (en 2016 no hubo compras de literatura infantil para aulas y bibliotecas, a diferencia de lo sucedido durante la última década) y una coyuntura marcada por “la caída en la producción y una dificultad de desarrollo en los mercados externos por los altos costos de impresión del libro argentino” (el peso del IVA en toda la cadena de producción y comercialización del libro se suma a una competencia cada vez más fuerte por parte de los grandes grupos globales, que lleva a muchas editoriales a imprimir en China o Corea).

El último año se registraron 146 casos de “editores emergentes” (de un total de 391 casas editoriales en actividad) que, si bien por ahora sólo aportan un 7,5% de los títulos comerciales, le dan al sector una gran creatividad, diversidad y potencial de desarrollo futuro. Además, la carrera de Edición de la UBA registra alrededor de 1000 alumnos activos, una cifra mayor a la de cualquier programa de enseñanza de edición del mundo entero.

No todo son malas noticias para la industria editorial. La literatura infantil y juvenil, abreviada como LIJ, parece contradecir la tendencia negativa. Según indica Fernando Zambra, director de la consultora Promage, en 2016 se vendieron 9,5 millones de libros de LIJ, valuados en un total de $ 1100 millones. Estas cifras indican que, más allá de los vaivenes que afectan al sector editorial, el segmento mantiene un crecimiento constante y nada despreciable cercano al 15% desde 2012.

Uno de los datos llamativos que obligan a poner el foco en el segmento de la literatura dedicada a los lectores más jóvenes es el hecho de que los dos títulos más vendidos durante el año pasado fueran Harry Potter y el legado maldito , de J. K. Rowling, Jack Thorne y John Tiffany (lanzado en Argentina en septiembre de 2016) y #chupaelperro , del YouTuber chileno Germán Garmendia. “Esto marca un fenómeno”, opina Zambra. “Es un mensaje muy fuerte que los dos libros más vendidos estén dedicados al público juvenil, que va de los 13 a los 18 años”. Según el análisis de Promage, en lo que va de 2017 la mitad de las ventas de literatura juvenil corresponde a títulos de literatura fantástica o ciencia ficción, particularmente sagas”.

Según Ana María Cabanellas, socia gerenta del Grupo Claridad (que engloba a la editorial infantil unaLuna), las sagas más populares “son las que relacionan sus contenidos con el mundo del cine, como las de vampiros, reyes o reinas que tienen súper poderes o son asesinos, así como las sagas de temas lunares, futuristas, fantásticos o de ciencia ficción.

¿Cómo pueden competir las historias locales frente a fenómenos como Harry Potter? Para Martín Sancia, autor de Todas las sombras son mías (que obtuvo este año el Premio Sigmar de LIJ), “el desafío que tenemos los autores locales es brindarle a los lectores historias surgidas de intereses y preocupaciones genuinas. No me interesa la adaptación. Escribir un Harry Potter que suceda en Barrio Sarmiento -barrio de crianza del autor dará como resultado un pastiche insoportable. En cambio, ubicar en Barrio Sarmiento historias con un imaginario propio es otra cosa”.

La importancia de la literatura infantil y juvenil dentro del mercado argentino es también destacada por la Cámara Argentina del Libro en su informe de2016, que indica que la LIJ es la principal temática editada por el sector editorial, con el 23% de la torta, seguida por la literatura (19%) y las ciencias sociales (12%).

La existencia de ferias de libros dedicadas al público infantil marca una diferencia crucial respecto de las generaciones que crecieron, por ejemplo, en los años 80. Por ese entonces, la literatura infantil y juvenil estaba limitada a unos pocos autores de alto reconocimiento como María Elena Walsh o Elsa Bornemann, y las ediciones distaban mucho del atractivo visual del que gozan ahora, a excepción de los lúdicos Musicuentos de Viscontea (libros musicalizados en vinilo) que se hicieron populares por ese entonces, o de aquella colección de aventuras Elige tu propia aventura , de Editorial Atlántida.

Los tiempos cambiaron y así lo hicieron las historias y los formatos, que ahora sorprenden con una abrumadora variedad de texturas, pop-ups y todo tipo de tamaños, colores y materiales. Así lo indica Silvia Portorrico, directora editorial de Sigmar: “Hoy, un autor de literatura para chicos no teme enfrentar problemáticas que antes era impensado que aparecieran en los libros destinados al público infantil. Cada vez más la literatura para chicos se considera literatura, otorgándole valor a la palabra, al conflicto, al cuidado de la estética por encima de la enseñanza, por lo que temas que antes estaban reservados al mundo adulto ahora conviven muy bien en los libros para niños”.

En la producción de libros infantiles, la ilustración fue tomando cada vez más protagonismo. Según Raquel Franco, directora de Pequeño Editor, “hoy equivale al 50% del desarrollo de una obra, y existen libros en los cuales la ilustración es incluso el eje del trabajo metafórico”.

Tal vez el formato de libro que mayor novedad representa en el mercado actual infantil y juvenil respecto de generaciones pasadas sea el llamado libro álbum, en donde el dibujo y el texto se enlazan y complementan para cobrar sentido. Sobre ellos habla Marcelo López, conocido en el barrio de Boedo por su dedicación al negocio de los libros por más de una década en la librería El gato escaldado. Al entrar en el local, uno se topa con una mesa alta dedicada especialmente a este tipo de títulos. “El libro álbum ganó relevancia en el mercado local durante la última década. Son libros de una gran riqueza expresiva, emparentados con la novela gráfica”, explica.

En un país atravesado por la literatura, cuna de grandes autores y profusos lectores, nuevas editoriales con propuestas de contenidos innovadores emergen, otros relatos se hacen oír desde las páginas de las nuevas colecciones y los clásicos se reeditan con formatos cada vez más llamativos y seductores. Los libros que combinan texto con ilustraciones ganan terreno en las mesas de las librerías. Se trata de una industria viva y pujante, con actores que apuestan a la lectura en las primeras etapas de la vida como el germen capaz de cambiar una generación e invitarla a repensar el mundo en el que vivimos.

15% Sin techo

Es el crecimiento que acumula el segmento de la literatura infantil y juvenil en el mercado localen los últimos cinco años

En esta nota: Literatura Qué pasa en los negocios Libros LA NACION Economía Mercado editorial

0 104

Racistas, homofóbicos, sexistas, extremistas, fanáticos religiosos, fanáticos locos del fútbol…

Al parecer vivimos en una sociedad que dictamina que odies a quien entre en tu entorno, y, por ende, te dediques a criticar con el dedo cada defecto que tenga, así te afecte o no lo haga de ninguna manera.

Escucho a personas susurrarse entre las otras cosas como: “¡Mira esa ropa!” “Se fuerte, como un hombre” “Debes ser delicada como una mujercita” “qué asco los gay’s” “Asqueroso negro”

¿Es en serio?

De alguna forma, los comentarios siempre llegan a afectarnos de una manera que nadie puede explicarse, debe ser incluso algún tipo de reacción de miedo al rechazo. Y sucede, intentamos cambiar, las niñas con tacos, varoncitos en el gimnasio, el negro se esconde, el gay se encierra en el closet. Y, me pregunto, ¿para qué sirve?

Jamás vamos a ser felices si dependemos de lo que alguien más se atreve a pensar o señalar en nosotros.

A diario leo artículos, donde critican a las lesbianas, demuestran lo malo que es aceptar el matrimonio igualitario, personas que están de acuerdo con que siga la esclavitud, y lo peor de todo es que son personas influyentes, gente que mueve a las masas.

Para ellos, traigo un gran consejo, que les servirá de ahora, hasta el día de su muerte:

  • Si le molestan los homosexuales, no sea homosexual.
  • Si le disgustan los abortos, no aborte, y adopte a un pequeño abandonado.
  • Si no le gusta el sexo, no lo haga.
  • Si no le gusta que le quiten sus derechos, no se los quite a nadie.
  • Si a nadie le interesa su opinión, sencillo. No la diga, nadie la quiere.

Para los que nos vemos en el ojo público por tener algún “defecto” según los extremistas, puedo dar algún consejo más.

  • Sea usted mismo.

Nada más perfecto que una persona que no teme ser quien es, no cambie por nadie, a quien le guste, bien, a quien no, que cubra sus ojos y siga caminando, tal vez tropiece y vea su error (metafóricamente).

¿Porque dejar de vivir mi vida, para vivir la vida que usted quiera imponerme como correcta? 

0 108

Confirmado /

Todos y cada uno de los seres humanos tienen una percepción de sí mismos en cuanto a la función de sus pensamientos, sentimientos y experiencias propias. A eso se le conoce en la psicología como la autoestima. Es un término en el habla de la cotidianidad para referirnos, de un modo general, al valor positivo o negativo que una persona se da a sí misma.

Esta percepción que tenemos de nosotros va a definir la actitud que tengamos hacia la vida en cuanto a los retos y metas. Una persona con autoestima positiva, suele verse con optimismo, con confianza, con capacidad de superación y lucha. Mientras que en el caso contrario, si el individuo manifiesta tener autoestima baja, es un sujeto con tendencia a la depresión, sin capacidades y con dificultad de mostrarse asertivo.

Valoración Patológica

“Cuando estamos deprimidos, la autoestima siempre está baja y de alguna manera la percepción que tenemos de nosotros, de cómo funcionamos, de cómo actuamos, siempre va ser en contra de nosotros mismos y de cualquier obstáculo que podamos tener enfrente” explica la psicólogo clínico, María José Sánchez.

Existen momentos en que se puede registrar aumentos excesivos de la autoestima y caer en profundidades, tanto en el plano positivo como en el negativo. “En ambas partes se estaría hablando de una valoración patológica”, asevera la experta, quien explica que “cuando tenemos una excesiva autoestima positiva estaríamos en un proceso que se llama maníaco, que tiene que ver con una enfermedad bipolar y, en negativo cuando sufrimos la depresión”.

Distorsión de la realidad

Una persona en estado de depresión puede llegar a mostrarse agresiva. Esto se debe a que “tenemos una distorsión de la realidad, tendemos a verlo todo como negativo, muchísimas veces puede ser en contra de nosotros mismos y eso puede hacernos peligrosos hacia el entorno porque nos torne agresivos, irritables, incluso hay casos “comunes” de autoflagelación e ideas suicidas” afirma Sánchez.

Es posible ayudar a una persona en un estado depresivo. Primero es hacerle ver que ha caído en una depresión y que esa depresión implica una “distorsión de la realidad”. En la medida que se distorsiona esa realidad, nuestra manera de enfrentar todo lo que estamos viviendo, pensando o sintiendo no van a ser coherentes y no nos van a dejar permitir superar nuestras circunstancias.

Identificado el problema

Una vez ya que se ha ayudado a la persona a identificar que está en depresión desde el lado terapéutico, se busca sopesar los obstáculos con los recursos que tiene la persona para superarlo. Desde el aspecto no terapéutico, factores como el entorno familiar, la gente que lo rodea y el apoyo afectivo son clave para sobrellevar y salir adelante de ese cuadro.

Para mantener una autoestima positiva y superar una crisis depresiva es importante considerar lo siguiente:

“Tener siempre un juicio de la realidad que nos permite evaluar donde tenemos las dificultades, los obstáculos, los recursos que nos permitan mantener ese equilibrio entre realidad externa y realidad interna, que sería la autoestima y que de acuerdo a estas evaluaciones vamos a poder tener un coherencia en nuestra superación, en nuestro desarrollo y en la posibilidad de mantener vínculos interpersonales sanos”, destaca la experta en psicología.

Ante estos estados o cuadros depresivos, es sumamente importante acudir a un especialista y solicitar su apoyo y ayuda para superar cualquier obstáculo que ponga en juego nuestra salud mental.

atusalud

Por Confirmado: MariGonz

0 92

Confirmado /

Cuando tu hombre te es infiel, se siente como si todo el universo se derrumbara alrededor. La mayoría de las mujeres que enfrentan a un marido o pareja infiel comienzan a buscar maneras de arreglar la situación. Se preguntan que es lo que han hecho para arrojar a sus parejas a los brazos de otra mujer. Se esfuerzan en pensar maneras de recuperarlos.

Los hombres infieles cometerán infidelidades. Ser infiel no es por aburrimiento o falta de satisfacción. La infidelidad es el resultado de un defecto que permite a los hombres o mujeres racionalizar la infidelidad y romper sus votos. Los romances no son reacciones normales y saludables ante conflictos. En vez de eso, son reacciones enfermizas a las pruebas y tribulaciones comunes a la mayoría de las relaciones.

Como mujer, no te tortures o averguenzes cometiendo los mismos errores que millones de mujeres cometen cuando sus parejas les son infieles. Guarda tu respeto por ti misma, tu dignidad y tiempo liberándote para vivir una mejor relación con un hombre mas funcional.

1. Error numero 1: Investigar la infidelidad

Cuando una mujer sospecha que su pareja la esta engañando con otra, el primer error que comete es lanzarse en una misión de investigación de infidelidad. Se vuelve una espía, comienza a hacer llamadas, interroga a sus amistades, etc. invirtiendo su energía en una cacería sin sentido para probar algo que ya es obvio: La relación esta seriamente dañada.

No necesitas una prueba de que tu hombre te engaña para saber que hay algo que no funciona entre ustedes. Ya sea que realmente te este engañando o que solo estés siendo paranoica, no se requiere evidencia para saber que algo tiene que cambiar. Volverte loca intentando sorprenderlo en el acto no te entregara la paz mental que buscas. Solo hará que te veas y te sientas loca.

2. Error numero 2: Culpar a la otra

Si, ella es la maldad pura. Se robo el hombre de otra mujer, pero ese no es realmente el punto. Ella no es la que tiene  un compromiso contigo, quien se comprometió contigo y luego te engaño- Aun mas importante, si no hubiera sido ella, hubiese sido otra.

Las personas cometen infidelidades porque son infieles. Cuando un hombre engaña a su mujer con otra, no es porque fue seducido inocentemente por los encantos de otra mujer. No es porque ella le ofrezca algo que tu no. No es porque ella sea mejor que tu. Los infieles no necesitan una tentación para tener un romance.

Deja tu rabia hacia la otra mujer. Así no esta bien dirigida. Enfócate en el hecho de que tu pareja ha violado su compromiso de monogamia. Si no fuera por ella, habría encontrado a otra. Incluso si deja de verla, habrán millones de otras mujeres con las que engañarte.

3. Error numero 3: Cambiar para mantenerlo a tu lado

Antes que nada, si tu hombre te engaña, lo ultimo que quieres es mantenerlo a tu lado. La infidelidad es un comportamiento que sigue patrones que no se detendrá por todas las promesas que te haga o por los cambios que hagas para seguir con el. Si te engaño con otra, es tiempo de seguir adelante.

Segundo, no fuiste tu quien lo llevo a ser infiel. Si te engaña con otra, no es un reflejo de lo que vales, sino una indicación de que es incapaz de manejar la responsabilidad de mantener una relación. Le falta madurez y habilidades para manejar las situaciones adultas. El problema es de el, no tuyo.

Dado que no fuiste tu quien causo la infidelidad, tampoco puedes detenerla. No hay nada que puedas cambiar en ti para hacer que un hombre que comete adulterio sea leal. Deja de pensar que si fueras mas delgada, mas bonita, mas salvaje en la cama o mas emocionante, el seria fiel. Si te engaña, no está pensando en ti, de ninguna forma.

Conocerme y comunicarme

Por Confirmado: Oriana Campos

0 239

Confirmado /

 

1. No le preocupan los errores del pasado

Una buena pareja pone el pasado en perspectiva y no esta recordando constantemente el pasado que no tiene valor para el presente. Como algo que su pareja hizo meses o años atrás. Hay que seguir adelante.

2. No comparan

La pareja se da cuenta de que cada persona con la que sale tiene fortalezas y debilidades y evita comparar a su actual pareja con sus ex, especialmente de forma desfavorable. El hecho de que un ex haya sido infiel no significa que la persona con la que esta actualmente también lo sea.

3. Comprenden el significado de “dar y recibir”

La pareja esta al tanto de que todas las relaciones necesitan que los dos integrantes pongan de su parte. Todo se reduce a lograr el balance, en cuanto a entregar y recibir. Si uno de los dos es quien siempre recibe, el desbalance causará problemas. Y quien solo entrega terminara albergando resentimiento.

4. Conoce la importancia del tiempo a solas

Una buena pareja comprende cuando necesita un tiempo para estar a solas. Una relación saludable involucra tener intereses fuera de ella y pasar demasiado tiempo juntos puede llevar a sentirse sofocados. De nuevo, se trata de lograr el balance adecuado.

5. Priorizan la comunicación

La pareja asigna una alta prioridad a la comunicación. Muchos, si es que no todos los problemas, pueden ser resueltos si se tiene la habilidad de comunicarse el uno con el otro. Tener la posibilidad de hablar de forma abierta sabiendo que se será escuchado y no ignorado es vital para la duración de una relación.

6. Son directos y no se complican

Una buena persona pare tener una relación de pareja no se deja llevar por juegos sin sentido. Vive con integridad y habla acerca de los problemas en lugar de utilizar tácticas solapadas como el comportamiento pasivo agresivo o evitar entregar afecto.

7. Está en sintonía contigo

Una buena pareja conoce el lenguaje del amor de su compañera/o. Desde pasar tiempo de calidad, pasando por expresiones verbales y regalos.

8. Son livianos de corazón

Una buena pareja tiene un buen sentido del humor, pueden intercambiar bromas y hacerse reír el uno al otro.

9. Es razonable

La pareja tiene expectativas realistas acerca del otro. Somos todos humanos y todos cometemos errores. Un buen compañero/a no tiene un doble estándar en el que un conjunto de reglas se aplica a ellos y otro muy distinto se aplica a todos los demás.

10. Un buen compañero/a es consciente de si mismo/a

Una buena pareja comprende cuando se están proyectando. A menudo esperamos que otros muestren las fortalezas que a nosotros nos gustaría tener. Cuando no es así, nos sentimos desilusionados. Aprende a desarrollar esas habilidades en ti y usa tu relación como un camino hacia la iluminación y crecimiento personal.

11. Es optimista

Tu pareja ideal tiene expectativas positivas. Esperan que la relación sea buena y dure mucho tiempo sin detenerse en lo negativo. Enfocarse en lo malo puede llevar a terminar con profecías auto cumplidas.

12. Se responsabiliza de si mismo

Una buena pareja no espera que su compañero/a sea la única fuente de felicidad en su vida. Comprende que todos somos responsables de nuestra propia felicidad. Una pareja es algo extraordinario pero no una necesidad.

13. No es emocionalmente abusivo, manipulador o controlador/a

Una buena pareja trata al otro con respeto, no criticándolo siempre, avergonzándolo en frente de otros o tratando de controlarlo.

14. Es generoso con su tiempo y/o recursos

La pareja muestra empatía y trabaja contigo como un equipo. No se trata solo de él o ella, de la misma manera en que no se trata solo de ti. Comprende que la fortaleza está en el numero y esta feliz de ofrecer apoyo.

15. Puedes contar con él/ella

Un buen compañero/a es responsable y confiable, siempre ahí en una crisis si es que puede.

16. Es un buen apoyo

Una buena pareja te alienta a ser lo mejor que puedas ser. No se siente amenazado por tu éxito y hace que todo lo bueno en ti aflore.

17. Siempre pone esfuerzo en la relación

Un compañero/a preocupado se da cuenta de que la relación necesita trabajo y no esta ahí siempre sin esforzarse. La fase de luna de miel es sólo eso, una fase.

18. Un buen compañero/a es honesto y confiable

La pareja es confiable, dice lo que quiere decir y nunca es infiel. Si llegara a conocer a alguien mas, terminaría la relación en vez de engañarte y herirte.

19. Es capaz de decir “lo siento”

Una buena pareja se da cuenta de cuando se equivoca y no tiene problema en disculparse.

20. Es tu mejor amigo/a

Un buen compañero de pareja ofrece una gran amistad. La amistad puede mantener la pareja unida en tiempos difíciles. Si tu y tu pareja son amigos, los demás problemas pueden ser solucionados, dado que la amistad provee sonidos cimientos para construir una relación saludable.

Por supuesto que todos somos humanos y no podemos ser una buena pareja todo el tiempo. Sin embargo, un buen compañero/a posee la mayoría de las cualidades anteriores es por lo general una persona feliz de ser quien es y de como vive su vida. Una vez que la auto aceptación es lograda, siempre habrá más para compartir con los demás.

Conoceme y comunicame

Por Confirmado: Oriana Campos

0 135

La Nacion /

Aunque de eso no se habla, sujetar a los adultos mayores que padecen demencias es algo generalizado. Se piensa que es “lo normal”. La emplean los médicos y enfermeros, y a veces lo piden los propios familiares pensando que así protegen a los ancianos de las caídas. Sin embargo, hoy se sabe que en lugar de evitar daños, el resultado es todo lo contrario, y crece en el mundo un movimiento de repudio a esta práctica.

Para promover este enfoque estuvo en el país el médico español Antonio Burgueño, gerontólogo y especialista en medicina preventiva, que certificó en Buenos Aires el primer centro libre de sujeciones: la residencia El Manantial, de Belgrano.

“La comprobación se hace con una visita in situ, una revisión documental, de métodos… -explica Burgueño-, ya que es altamente improbable que, tratándose de personas con demencia, que son imprevisibles, puedan eliminar las sujeciones durante unas horas y luego volver a usarlas.”

El especialista y sus colegas integran la Confederación Española de Organizaciones de Mayores y aplican en España desde hace más de seis años este sistema de comprobación mediante el cual certificaron decenas de instituciones libres de sujeciones.

Tanto en España como en otros países, atar a los ancianos es una práctica frecuente. De allí nació un movimiento revulsivo contra esa modalidad que puede anular totalmente a una persona. “No deja de ser un fracaso profesional -subraya Burgueño-. En el mundo anglosajón, esta iniciativa ya lleva más de dos décadas.”

La excusa más común para atar, ya sea física o químicamente (con medicación), a los ancianos es siempre la seguridad. A veces la familia, y muchas otras el personal de salud, afirman que lo hacen para que no se dañen, pero “la sujeción daña seguro y más”, afirma Burgueño.

“Una persona mayor inmovilizada sufre un daño diario y lentamente evoluciona a una situación catastrófica, física y mental -agrega-. Es peor el remedio que la enfermedad. Hay que buscar fórmulas alternativas.”

Hay algunos que están atados el dia entero : pasan de la cama a la silla y luego de nuevo a la cama, siempre sujetos. “En un mes o dos, como mucho, se destruyen mental y físicamente -asegura Burgueño-. Manifiestan sentimientos de miedo, pánico, vergüenza. Muchos reaccionan de forma airada, violenta, se agitan, tratan de zafarse, Algunos hasta sufren accidentes mortales tratando de librarse de las ataduras. Y, finalmente, si la situación se prolonga, la persona termina «tirando la toalla», entra en un cuadro depresivo, de apatía y desaparece.”

A veces, cuando esa misma persona ingresa en un programa de “retirada de sujeción”, vuelve a aparecer, recupera cierto nivel de lenguaje, o puede llegar incluso a movilizarse, caminar o bailar.

Salvo en Japón, las leyes no prohíben la sujeción de los ancianos, aunque en muchas partes los propios profesionales respetan normas que ponen límites muy claros a esta modalidad que puede evitarse sin necesidad de ampliar la planta de profesionales, y con solo modificar ciertos elementos del entorno y la organización de los centros.

“Basta con adecuar las habitaciones en las que duermen, tratando de que si la persona tiene que hacer un recorrido de noche, por ejemplo, pueda hacerlo con la mayor seguridad posible -ilustra el gerontólogo-. E incluso si sufriera una caída, que no padezca un grave daño. Eso se puede lograr modificando suelos, cubriéndolos con superficies que absorben el impacto o usando métodos antideslizantes. Todas son medidas de seguridad física pasiva que se implementan cuando los centros se proponen evitar el uso de sujeciones.”

Siguiendo esta modalidad, en el país acaba de formarse un grupo de referencia “Desatar al anciano con Alzheimer”, bajo es auspicio de la Sociedad Argentina de Geriatría y Gerontologia (SAGG). Lo integran geriatras, psiquiatras, abogados, enfermeras, kinesiólogos, terapeutas ocupacionales…

“La sujeción es una práctica habitual -coincide José Ricardo Jáuregui, presidente de la SAGG-. Esta corriente surge porque se vio que las personas se lastiman más cuando están contenidas que cuando están sueltas. Hay situaciones en que es una indicación médica, pero debe ser momentánea y por una razón puntual.”

“Al principio es algo de lo que cuesta hablar, todo el mundo sabe que se hace, pero no habla de ello -concluye Burgueño-. Hay que superar eso y llegar a que se hable abiertamente de sujeciones, porque todos están en el intento de la eliminación. O de llevarlo a unas cifras más racionales.”

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow