Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Postres"

Postres

0 23

El Observador /

Para realizar esta torta de mandarinas rápida pero deliciosa se necesitan:

· 2 mandarinas (si las mandarinas son pequeñas se pueden usar 4 en vez de 2)

· 1 huevo

· 3 cucharadas de aceite

· 1 taza de azúcar

· 1 y ½ tazas de harina

· 2 cucharaditas de polvo de hornear

Preparación:

Cortar las 2 mandarinas a la mitad (una pelada y otra con cáscara, lavada con cepillo) y retirar todas las semillas, para que no dejen sabor amargo. Licuar con las 3 cucharadas de aceite y el huevo, hasta que la cáscara quede molida. Agregar la taza de azúcar mientras se sigue licuando.

Una vez que la mezcla esté homogénea, agregar poco a poco la harina mezclada con el polvo de hornear y seguir licuando hasta que la preparación comience a hacer burbujas.

Una vez lista la mezcla para la torta de mandarinas verter en un molde enmantecado y cocinar alrededor de 30 minutos a horno moderado o hasta que al introducir un palillo este salga seco.

comermejor.com.uy

0 33

El Observador /

Para 10 porciones.

Ingredientes para la torta:

· 1 2/3 tazas de harina

· 1 ½ ctas de polvo de hornear

· 1 cta de sal

· 2/3 tazas de cacao de buena calidad

· 1 ½ tazas de azúcar

· 2/3 tazas de aceite de oliva

· 2 huevos

· 1 cta de extracto de vainilla

· 1 cta de vinagre blanco

· 1 ¼ tazas de leche

Ingredientes para el frosting:

· 2 tazas de azúcar impalpable

· ¼ taza de cacao

· 1 cda de manteca sin sal

· 1 cta de extracto de vainilla

· 2 o 3 cdas de agua tibia

Procedimiento:

1. Precalentar el horno a 180ºC, engrasar una tortera de unos 24 cm de diámetro y forrar con papel manteca.

2. Mezclar la harina, el polvo de hornear, el cacao, la sal y el azúcar en un bowl. Mezclar.

3. Batir los huevos ligeramente antes de agregarlos al bowl, junto con el aceite, el extracto de vainilla, la leche y el vinagre.

4. Batir con batidora eléctrica durante 30 segundos a velocidad lenta y luego por 3 minutos a velocidad alta. Colocar la mezcla en el molde.

5. Hornear durante aproximadamente 60 minutos.

6. Para el frosting colocar el azúcar impalpable y el cacao en un bowl. Mezclar y agregar la manteca y la vainilla. Incorporar el agua tibia, una cuchara a la vez, hasta lograr un baño suave y resbaladizo.

7. Esparcir el baño sobre la torta ya fría.

comermejor.com.uy

0 41

La Nacion /

Las frutas que pertenecen a la familia de los citrus crecen en pequeños árboles y se caracterizan por tener abundantes cantidades de vitamina C, ácido cítrico (de ahí el sabor acido tan característico) y aceites esenciales (lo que les da un aroma profundo).

Claro que es costumbre usar la fruta tanto en la cocina dulce como en preparaciones saladas. Pero también se usan las flores para crear aromas y perfumar distintos platos. El más conocido siendo el aceite de flores de azahar, proviniendo del naranjo.

Hoy, a través de los postres propuestos, les rendimos tributo a los distintos cítricos que suelen conseguirse fácilmente en Argentina.

1) Limón Limón (Pixabay). Una propuesta fácil y sabrosa, unos cuadrados de limón, para preparar en cualquier ocasión:

Un postre clásico y siempre bienvenido, un lemon pie pero en versión individual, muy práctico a la hora de servir.

2) Lima Lima (Pixabay). Inspirada en la famosa Key Lime Pie (de Los Cayos en Florida), esa tarta de lima es ideal para quienes les gusta el sabor a lima.

Una receta para quienes quieran descubrir sabores nuevos, una torta de chocolate con lima y con chile seco que le aporta un picante interesante.

3) Naranja Naranja (Pixabay). Esta torta de naranjas es una oda a ese cítrico. Para preparar y compartir.

Una opción para todos los días, ese budín de naranjas y frutos secos, perfecta para la hora de la merienda.

4) Pomelo Pomelo rosado (Pixabay). Una tarta fría con crema de pomelo, para variar sabores y aprovechar todas las frutas cítricas que podamos encontrar.

Esos gajos de pomelo en almíbar son una buena idea de preparar en invierno y luego servir durante todo el año, con una porción de queso o una bocha de helado.

5) Mandarina Mandarinas (Pixabay). Les va a encantar ese bavarois de mandarina , hecho con pionono y una crema deliciosa. Para servir bien frío.

No es secreto que el chocolate se lleva muy bien con los cítricos, estos postrecitos de chocolate y mandarina son para preparar en vasitos individuales y disfrutar de la suma de sabores.

6) Quinoto Quinotos (Pixabay). La torta de queso y quinotos permite usar esa fruta de otra manera, agregando sabor con la ralladura de las cáscaras.

LA NACION Sociedad Recetas

0 47

La Nacion /

En los últimos meses abrieron muchísimas hamburgueserías en Buenos Aires, se votó cual era la más rica y se trató de explicar el boom. Pero, sobre todo, se volvió a hacer foco en cómo prepararla.

Si el buen tiempo acompaña, es buena excusa para prender la parrilla, y si no hacerlas a la plancha o al horno son propuestas más que válidas.

Es hora de poner manos en la masa con las recetas que les proponemos, que van del pan a los aderezos (y postre por si se quedaron con hambre)

1) El pan Bun casero. Una buena hamburguesa sin buen pan no existe. Esta receta de “buns” típicos es ideal para hacer en el hogar.

2) Las hamburguesas Hamburguesa (Pixabay). Las hay clásicas, de carne vacuna, sencillas y contundentes

Las hay de pollo, hechas con pechuga y condimentadas a gusto.

Las hay de legumbres y verduras, ideales para la gente que no consume carne.

Las hay de kanikama, para probar una opción diferente.

3) Para acompañar

Mayonesa. Para acompañar las hamburguesas, unas papas marineras para hacerlas fritas en casa, o unos aros de cebolla, una receta perfecta para esta ocasión

Y si de aderezos se trata, una salsa barbacoa quedará más que bien, y un clásico de la comida rápida, una mayonesa para preparar en casa.

4) El postre Brownie.

Si todavía quedan ganas de comer, hacer brownies de chocolate como postre es el cierre perfecto de un menú clásico de los Estados Unidos

LA NACION Sociedad Recetas

0 47

La Nacion /

Una porción de tarta de ruibarbo. Todos los días. Éste era el postre favorito del excéntrico Phileas Fogg (el personaje de Julio Verne en La vuelta al mundo en 80 días) para finalizar su almuerzo en el exclusivo Reform Club de Londres. Así de clásico es el ruibarbo en la cultura gastronómica británica e irlandesa. Su sabor ácido característico es protagonista de tartas, crumbles, mermeladas y chutneys desde hace siglos. Y si bien es una planta de origen asiático, se arraigó para siempre en las costumbres culinarias de estos pueblos. “Es parte de su identidad. Como es tan ácido, siempre se lo cocina con mucha azúcar, jugo de naranja o berries. Aunque también se utiliza en la cocina salada, en chutneys o conservas”, dice la chef Luciana Quintana, mientras prepara su mise en place. En su mesada, prolijamente ordenados en cubetas brillosas, hay semillas de cardamomo, granada, bayas de enebro, estrellas de anís, clavos de olor, pistachos, hojitas frescas y más. Esperan latentes ser utilizados a la brevedad. La escena sucede en el local de Susan Kennedy y Marcelo Liska, Chipper Restaurante y Terraza (Humboldt 1895, FB /chipperrestaurant), donde Luciana dirige la cocina. Su asesoramiento es integral e incluye ajustar todos los engranajes: de los proveedores a los procesos, de la cocina al salón. Y en ese devenir, pensar la carta es una de las tareas fundamentales: “Acá ya existían platos tradicionales como los fish & chips (certificados por la National Federation of Fish Friers, organismo inglés que capacita a los propietarios de fish & chips del mundo). Mi desafío era armar una propuesta que renovara la existente y tuviera un menú distinto para el área nueva del restaurante. Rescaté recetas y sabores irlandeses e ingleses y me enfoqué en los productos, como por ejemplo mejorar la calidad de la papa. Hace bastante tiempo que buscaba ruibarbo, un producto tan típico de esta gastronomía y por suerte lo encontré en la Feria Masticar”.

Luciana se fascinó cuando vio el ruibarbo que expusieron Martha Mafferra y John Ecklund, dueños de Finca Ogawa en Mendoza, donde además cultivan manzanos y producen vino. “Yo vengo de una tierra donde se come ruibarbo, así que importé semillas y probé si se daban bien acá -dice John-. El clima de Valle de Uco, donde está mi finca, es ideal para que se desarrolle esta planta que en apariencia es similar a la acelga, por sus hojas verdes, y al apio, por sus tallos fibrosos aunque rojizos. Es una planta perenne que se siembra en primavera y se cosecha en verano hasta los primeros fríos. Existen cientos de variedades; el nuestro es Victoria. Para consumirlo debe estar fresco y sano, sin hongos, con aromas agradables y buen color. Estamos empezando a comercializarlo fresco y en mermeladas y chutneys”, explica.

Como un imán, el ruibarbo siguió los asentamientos de ingleses en distintos lugares del mundo, por eso es popular en Estados Unidos y Canadá. Aquí se encuentra en el sur de la Patagonia y en Chile, donde se instalaron estas comunidades. Al principio sólo se utilizaba con fines medicinales (es rico en fósforo, calcio, magnesio, potasio, hierro y vitaminas). Se convirtió en hortaliza recién en el siglo XVIII, y aunque es una verdura hecha y derecha, en algunos países lo clasifican como fruta por cuestiones impositivas. Sólo son comestibles los tallos, porque las hojas contienen grandes cantidades de sustancias tóxicas como el ácido oxálico y por eso se descartan.

Luciana Quintana quería ser cineasta, pero la cocina siempre le llamó la atención. “Descubrí que a través de la creatividad, cine y cocina estaban relacionados, así que estudié cocina, aunque aprendí mucho más trabajando. Uno nunca deja de formarse, la mejor escuela de cocina es un excelente restaurante. Yo tuve grandes maestros como Martín Baquero y Paul Azema, entre otros. Creo que las escuelas de cocina y también algunos programas de televisión generan mucha expectativa hoy con respecto al trabajo gastronómico. ¡Pero que nadie se confunda, ése no es el trabajo de todos los días de un cocinero! Es duro: cargás bolsas, estás de pie mil horas, soportás presiones. Me gusta mucho cuando encuentro jóvenes comprometidos con el trabajo, aunque lamentablemente no son la mayoría”.

La chef trabajó en distintos restaurantes como Azema Exotic Bistró, Casa Suaya y La Linda (en Punta del Este), Happening Costanera Norte (donde fue chef ejecutiva y la primera mujer en 50 años en dirigir la cocina), entre otros. Y en todos lados fue dejando su impronta, su manera de hacer.

¿Cómo se cocina el ruibarbo?

Crudo no se puede comer, es leñoso, fibroso. Lleva una cocción corta, pero su intensidad ácida hace que sea necesario siempre un paso por azúcar o un pocheado en jugo de naranja. En el último cajón de la heladera, dura varios días. Y se puede freezar crudo o cocido, la textura será distinta por el frío, pero conservará color y sabor. También se usa en conservas, como un escabeche con un vinagre de sauco; los frutos rojos lo perfuman, empujan su acidez al universo de las frutas.

¿Cómo ves a tu generación de cocineros?

Somos unos privilegiados, tenemos todo a mano. Antes si no viajabas no podías ver nada. Por eso admiro a esos cocineros que abrieron las puertas, que viajaron y volvieron y compartieron su saber. Como Paul Azema, a quien considero un pionero, un conocedor, su aporte es fundamental.

¿Te gustaría tener tu propio restaurante?

Ya lo haré. Hoy me interesa profundizar en el rol de la asesoría integral, me gusta hacer que todo funcione. Me interesa fomentar el compromiso, la capacitación, desde la cocina hasta el servicio. Todo eso es muy importante en un restaurante.

Agradecimiento: Finca Ogawa ( www.fincaogawa.com ). Chipper restaurant & terraza. Humboldt 1895. Teléfono: 4777-6760.

Receta: panceta braseada con chutney de ruibarbo

Ingredientes

1 panceta fresca

Chutney

300 g de ruibarbo

150 g de azúcar

170 cc de jugo de naranja

100 cc de vinagre de sauco

1/2 vainilla

2 cardamomos

1 clavo de olor

1 estrella de anís

Pencas

200 g de ruibarbo

200 g de jugo de granada

10 g de jengibre

50 g de jarabe de granadina

Preparación

Chutney: cortar ruibarbo y pochear con todos los ingredientes. Colar y reservar. Pencas: cortar ruibarbo crudo; llevar a ebullición el resto de los ingredientes y verter sobre las pencas. Tapar y reposar. Sellar la panceta. Mezclar granadas, 200 g de ruibarbo en bastones, canela, cinco especias, limón, miel, vinagre, salsa Hoisin, jugo de naranja, jengibre, pimienta de Jamaica y enebro. Verter en placa con la panceta sellada, tapar con aluminio y hornear 2 horas. Colocar peso antes de porcionar. Servir panceta, chutney, pencas de ruibarbo, puré de zanahoria y naranja, pistachos y brotes

En esta nota: LA NACION revista LA NACION LA NACION revista Gastronomía

0 62

La Nacion /

Terminar una comida con postres en copas es una manera práctica y original de presentar los postres.

Preparar postres en copas es una buena idea para terminar un almuerzo o una cena. Son fáciles de preparar ya que no requieren horno y visualmente quedan muy lindos. Se pueden adaptar al estilo que quieran, usando vasos antiguos para un efecto elegante, copas de vidrio grueso para un estilo más rustico hasta vasitos descartables para grandes reuniones que incluyen a niños.

A continuación algunas ideas de postres en copas, para probar o simplemente inspirarse y crear su propia versión.

1) De chocolate

Preparar un postre con chocolate no falla nunca. Gusta siempre.

2) Con frutas

3) Los clásicos

  • Preparar los postres clásicos en versiones individuales siempre es buena idea.
  • El tiramisú en versión copita, pero ideado con chocolate blanco

Un postre que no puede faltar, sobre todo si hay chicos en la mesa, la chocotorta en vaso, lista para servir en porciones individuales

4) Variados

LA NACION Sociedad Recetas

0 91

La Nacion /

El dulce de leche es parte de la gastronomía argentina. Varios países se disputan su origen pero lo que es seguro es que todos los disfrutan por igual.

En esta nota podrán encontrar recetas para disfrutar del dulce de leche ya sea como postre único o en torta y alfajores.

1) Dulce de leche casero

Para que las recetas sean caserísimas, que mejor si están hechas con dulce de leche hecho por uno mismo. Desde ya que el método de dejar una lata de leche condensada sumergida en agua hirviendo durante 2hs es válido. Pero hacerlo como lo hacían las abuelas, con leche y azúcar tiene un encanto especial.

2) Tortas para festejar

Torta brownie.

No puede faltar un clásico de la repostería argentina: la torta brownie de chocolate , acompañada por una generosa capa de dulce de leche.

Una torta tradicional de EEUU, pero con un toque latina: cheesecake de dulce de leche. Una combinación que vale la pena probar

3) Postres para disfrutar

Crocantes de dulce de leche.

Estos cuadrados que mezclan lo crocante de la masa, con la dulzura del dulce de leche y el merengue son un manjar, a probar sin dudas estos crocantes de dulce de leche , son un viaje de ida

Un postre rápido de hacer, y que hará feliz a la mesa entera: mousse de dulce de leche, para hacer y repetir.

4) Conitos y alfajores, no pueden faltar nunca

Conitos de dulce de leche. Estos conitos de dulce de leche son ideales para regalar

Una versión de los alfajores de maicena, apta para intolerantes

LA NACION Sociedad Recetas

0 74

El Observador /

Rendimiento: 8 porciones

Aproximadamente 200 Kcal por porción

Ingredientes:

· 3 tazas de harina integral fina

· 1 cta de sal

· 1 cta de bicarbonato de sodio

· ½ clavo de olor molido

· ½ taza de aceite de girasol

· 1 taza de azúcar rubia

· 1 taza de agua hirviendo

· 1 taza de miel

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes secos, a excepción del azúcar que se incorpora con los líquidos. En otro recipiente, mezclar el aceite, la miel, el azúcar y el agua hirviendo para diluir.

Unir ambas mezclas.

Colocar la mezcla en un molde para budín inglés, previamente enmantecado y enharinado.

Llevar a horno mínimo durante 40 minutos.

Pinchar con un palillo o un cuchillo y cuando este salga seco retirar del horno.

Esperar que se enfríe para desmoldar.

NOTA:

Se puede conservar en el refrigerador durante 72 horas.

También se puede freezar por hasta 1 año. En este caso el budín debe almacenarse en porciones individuales y en bolsas aptas.

Se puede servir con: frutos secos, pasas de uva, espolvoreado con azúcar impalpable, con helado, crema, queso blanco o frutas frescas.

Pueden agregarse bananas pisadas a la mezcla ates de hornear para enriquecer la preparación y hacerla más nutritiva.

comermejor.com.uy

0 76

Confirmado /

Ingredientes para 4 raciones:

½ Litro de Leche entera

75 Gramos de Azúcar

50 Gramos de Maicena

50 Gramos de Mantequilla

25 Gramos de Cacao amargo

50 Gramos de Chocolate negro para Postres

  Instrucciones | 45 minutos

  1. El primer paso para preparar nuestro flan de chocolate fácil será calentar la leche hasta que hierva. Entonces, retirarla del fuego y añadir la mantequilla junto con el chocolate negro troceado y remover hasta que se derritan e integren por completo.

  2. A continuación, tamizar la harina con el cacao en polvo y poner esta mezcla en un cuenco. Añadir el azúcar y la leche poco a poco, removiendo con un batidor para que no se formen grumos.

 3. Calentar esta mezcla a fuego medio, sin dejar de remover para que no se pegue en en el fondo. Cuando rompa un hervor retiramos del fuego.

Pintar los moldes con un licor para facilitar el desmolde de los flanes. Echar la preparación en los moldes y dejar que se enfríen a temperatura ambiente. Luego meter al frigorífico para que cuajen durante al menos 2 horas o de un día para otro.

Truco: Puedes hacer el flan de chocolate casero en un molde único grande o como hemos hecho en esta receta, en molde individuales.

4. A la hora de servir el flan de chocolate casero, desmolda sobre cada plato y decora con un poco de mermelada de naranja amarga.

Recetasgratis

Por Confirmado: Oriana Campos

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow