Tags Posts tagged with "Pareja"

Pareja

0 80

El Financiero /

No somos máquinas pensantes que sienten – somos máquinas sensibles que piensan

Antonio Damasio, neurólogo

El sentido común no sirve para explicar algunos dilemas de la conducta. Por ejemplo, creer que si un hombre o una mujer están considerando tener una aventura sexual o amorosa-sexual, debe ser porque su relación de pareja está en crisis o porque viven con la persona incorrecta o porque tienen una vida sexual miserable.

Me da pena ajena escuchar a algunos terapeutas aconsejar a hombres y mujeres que cuiden a sus parejas – cualquier cosa que esto signifique- si no quieren enfrentarse al dolor de una “infidelidad”. Por cierto que ya tendríamos que utilizar otra palabra para describir una situación que experimentan muchísimas parejas a lo largo de su relación.

Lo que sí sabemos es que somos mamíferos y que por tanto, compartimos estructuras cerebrales con ellos aunque tenemos un neo corteza mucho más grande. La conciencia sobre los propios actos es, hasta donde sabemos, exclusivamente humana, aunque haya perros a los que solo les falte hablar.

Los humanos sentimos deseos e impulsos irracionales. Hace falta un proceso secundario para preguntarnos qué nos está pasando. Por qué no podemos dejar de pensar en esa mujer o en ese hombre si estamos felizmente emparejados y jamás cambiaríamos a nuestro compañero de vida por alguien que apenas conocemos pero que de repente necesitamos con urgencia.

Quizá el primer problema es negar nuestra animalidad y pretender que la monogamia de largo plazo es algo que se decide y que no admite grietas si hay “congruencia”. Quizá esta es otra palabra que deberíamos usar con más cautela. Preséntenme a un humano cien por ciento congruente entre lo que siente, piensa y hace. Será merecedor de un record mundial en congruencia y de una bonita medalla.

Lo más humano y realista es preguntarse qué nos pasa frente al deseo:

Hay zonas del cerebro que operan en piloto automático y que se salen del control de la mente consciente. No solo lo dijo Freud. También Daniel Kahnemann, ganador del Premio Nobel de Economía en 2002, que nos explicó que a veces procesamos y decidimos demasiado rápido y sin plena consciencia. “Solo ejercitando la capacidad de introspección, se alcanza mayor control sobre las decisiones”.

Igual que los animales que se acostumbran a una rutina, las personas nos habituamos a ciertos estímulos. El encanto irresistible de nuestra pareja -esos ojazos, esa espalda, esa inteligencia y ese sentido del humor- con el tiempo se vuelven lo normal y entonces nos volvemos ciegos frente a lo que un día nos conquistó.

El cerebro siente una atracción incontenible hacia la novedad, responsable del aumento de dopamina. Buscarla es el mecanismo que subyace a toda adicción. Buscar la euforia de la dopamina es en parte la causa de que la gente piense en ser infiel aunque esté contenta con su vida amorosa.

Estamos diseñados para quitarle atención a la gente que ha estado cerca de nosotros durante mucho tiempo porque no son un peligro y porque ya no constituyen una recompensa. El sistema de búsqueda del cerebro nos mantiene buscando la novedad; eso que la gente entiende como sentirse vivo. Los sentimientos asociados a la búsqueda son entusiasmo, expectativa y esperanza. Algunos no exploran por problemas con el apego y tienden a la rutina y a la depresión porque experimentar los amenaza.

Gracias a la neo corteza podemos reflexionar sobre nuestras decisiones y sobre nuestras acciones. Como no somos mamíferos simples, no solo reaccionamos sino que elegimos.

Tenemos memoria, lealtad, esperanzas y miedos pasados, presentes y futuros. No solo sentimos lujuria. También amor y miedo a la pérdida.

Quizá la única forma de gestionar la animalidad de nuestra humanidad sea disminuyendo la velocidad frente a la novedad y aceptar que la costumbre o habituación es parte de los vínculos de largo plazo. Pausar, detenerse, pensar, bajar la velocidad. Y después decidir.

0 66

La Nacion /

¿Escuchaste alguna frase peor que ésta en tu vida de pareja?

Cuando te la dicen siempre te agarra desprevenido y mal parado. Y si sos de esas personas a las que no les resulta fácil hablar de sus emociones o confrontarse en una relación, la frase abre un foso bajo tus pies y cerrás los ojos para no caer en ese pozo sin fondo que te conducirá, seguro, a los peores infiernos.

En toda pareja hay uno que es más hábil, que está más entrenado en la verbalización que el otro, y es ése el que SIEMPRE quiere hablar.

En general los hombres tienen más floja la habilidad de la palabra, aunque no siempre es así. Si sos de esas personas el “¡tenemos que hablar!” es como un arma que te apunta a la cabeza. ¿Y quién lo dice? Obvio, tu pareja, esa persona que está muy pero muy entrenada en los laberínticos e interminables “¿y a vos qué te parece?” o “pensémoslo de otra manera” o “¿qué quisiste decir ayer?” y ese tipo de conversaciones y disquisiciones enredadas que abren ese foso sin fondo bajo tus pies.

Y ante el foso o ante el arma, ¿qué te queda por hacer, pobre víctima inocente de la horrenda furia asesina que esconde esa indecente propuesta de hablar?

Huir, salir corriendo y con un portazo firme y contundente.

Y si no se puede, hacer como que no oíste.

Y si no se puede, patearlo para más adelante.

Y si no se puede, el supremo recurso es contraatacar, mandarte un mordido y encendido “no tenemos nada que hablar nosotros” o un “¡hablar, hablar, hablar, lo único que hacés es hablar!” o estocadas similares para evitar hablar y dejar al otro pataleando impotente como cucaracha panza arriba.

Y ya la guerra está declarada, no hay escapatoria, cubiertos los dos por nubes negrísimas. Ahora o más tarde, rayos y centellas cubrirán todo de barro pegajoso y electricidad mortífera.

Gritos, peleas, violencia generados por la “inocente” propuesta de hablar porque si no estás entrenado en hablar, pelear puede ser más fácil, algo que te ubica en un territorio en el que pisás más firme. En la pelea pareciera que sos más dueño de la situación, mientras que en la conversación el dueño es el otro, el más hábil. A nadie le gusta sentirse en inferioridad de condiciones por ello y, como estrategia de preservación, elegimos el territorio en el que nos movemos mejor para salir lo menos heridos posible.

¿Una solución? Si llegaste hasta acá esperarás que te de la mágica solución, que te de esa receta milagrosa que de una vez y para siempre termine con esta tortura. Cliqueá “salir” porque no la tengo.

El camino es cada paso y cada paso tiene peso. Te puedo ir dando algunos tips que a mí y a otros como yo nos resultaron de utilidad.

Lo primero es que decidas qué querés hacer: ¿la propuesta de hablar ante cada dificultad es más de lo que podés aguantar y preferís apartarte aunque ello resienta la relación? o ¿la relación te importa tanto que harías algo para que continúe? O sea, ¿te separás o seguís?. Si elegís seguir, tendrás que aprender a entrenarte en el arte de la conversación con tu pareja sobre situaciones de la pareja, entrenarte como para cualquier deporte que quieras aprender a jugar.

Hay algunos trucos para ir empezando. Uno, te parecerá nimio, pero es crucial: hablar en primera persona, hablar de vos y no del otro (es un excelente consejo también para tu pareja, la que “quiere hablar” seguro para acusarte de algo, pero será para otra columna) . Hablar de vos en tu respuesta. Podría ser: “Cuando me decís “tenemos que hablar” se me pone todo negro y dejo de pensar, casi me paralizo y la angustia que eso me provoca hace que haga o diga cosas que no son de verdad lo que siento o pienso, lo único que quiero es huir. ¿Por qué no buscamos juntos alguna manera?”. Es decir, en lugar de contraatacar, no salteás tu malestar y la amenaza explicando lo que te pasa. De esta manera te evitás señalar con un dedo al otro y sus imperfecciones, armar teorías sobre ello, que en ello consiste el contraataque. Es un terreno resbaladizo y peligroso. Toda teoría que hagas sobre la conducta del otro es ofensiva, así como toda teoría que haga el otro sobre tu conducta es ofensiva. El otro no sabe de uno. Uno no sabe del otro. La respuesta atacante no es una conversación, es una guerra.

Otro tip muy útil es convenir de antemano algunas reglas, por ejemplo acordar que no haya réplicas inmediatas y reactivas, acordar no interrumpirse, dejar que el otro hable hasta que termine, esforzarse en escuchar. Si uno siente que no puede callar ante lo que oye, tomar una hoja de papel e ir escribiendo las réplicas a cada cosa que hiera, pero no decirlo en ese momento.

No siempre cuando te dicen “tenemos que hablar” es una oferta de conversación. Vos podés transformarlo en eso. Si la cosa viene de ataque y descarga, no te sometas a la propuesta bélica, hablá de vos y de lo que pasa y de lo difícil o imposible que es hablar frente a un paredón de fusilamiento. Y nunca olvides que lo importante no es lo que te pasa sino lo que vos hacés con lo que te pasa.

Fijate si podés probar algo de esto. Date una oportunidad para la paz.

En la ilustración de Macanudo del diario LA NACION del 7 de agosto, Liniers también tocaba el tema con humor. Foto: Liniers LA NACION Sociedad En pareja

0 74

Confirmado /

La pérdida del deseo sexual puede deberse a muchas razones, desde cambios hormonales como los que ocurren durante el embarazo o la menopausia, pasando por diversas patologías, apatía, problemas en la relación, tensiones acumuladas, etc. Cuando llevamos tiempo en una relación, el deseo puede fluctuar y llegar a niveles muy bajos en ocasiones, lo que produce tensión y problemas en la pareja. A continuación algunas recomendaciones para que descubras cómo combatir la pérdida del deseo sexual y recuperar tus ganas.

Instrucciones:

1. Uno de los pasos que se deben dar cuando detectamos que nuestro deseo sexual ha disminuido es intentar identificar la causa: si se trata del efecto secundario de alguna medicación, si se trata de un cambio hormonal, si es producto de las tensiones, de la rutina sexual y la monotonía, si es porque no nos sentimos a gusto con nuestra pareja, porque no nos excita, porque no encontramos placer en el sexo, si sufrimos de algún tipo de disfunción sexual como la eréctil, la anorgasmia, el vaginismo etc. Dependiendo de la razón el modo de encarar la situación podría variar, de cualquier modo el trabajo en pareja siempre es necesario para combatir la pérdida de deseo sexual.

2. Si se trata de una pérdida de deseo sexual derivada de la rutina, las tensiones en la pareja, el estrés generado por causas externas como problemas económicos, la monotonía o el aburrimiento sexual, hay algunas medidas que podemos tomar para reavivar la llama y volver a tener encuentros plenos y satisfactorios con la frecuencia deseada.

3. El primer paso necesario es salir por completo de la rutina sexual y animarse a probar nuevas cosas en la cama. La repetición de actos una y otra vez acaba por aburrir, por eso no solo se trata de experimentar con posturas sexuales diferentes sino de, por ejemplo, planear un encuentro sexual especial, probar nuevos lugares en la casa y fuera de ella para tener sexo, animarse a darle un nuevo giro al sexo para que sea una experiencia que los anime a ir más allá y probar, a recuperar el deseo y las ganas de estar juntos.

4. La imaginación es parte activa y fundamental del sexo, por eso resulta importante usarla para darle más placer a cada encuentro. Jugar a complacer fantasías sexuales es siempre una idea genial siempre y cuando ambos se sientan cómodos con la idea. Hay juegos muy sencillos y estimulantes, como el juego de roles, que pueden reavivar la pasión y espantar la pérdida del deseo sexual.

5. Es muy importante no temer innovar y cambiar y probar juntos todo aquello que los excite y los estimule. Una de las causas de la pérdida de deseo sexual se debe a los tabúes y las restricciones sexuales personales, por eso es necesario liberar nuestra mente y prepararla para el placer. Si ambos lo desean anímense a experimentar con otras formas de pasión como el sexo anal, el BDSM, la dominación. No cierren la puerta a una idea sin antes saber que hay detrás de ella, pues descubrir las posibilidades de la intimidad en pareja es también una experiencia de crecimiento que los hará sentirse mucho más unidos.

6. No duden en usar todas aquellas herramientas que estimulan la excitación, por ejemplo una cena romántica, un masaje sensual, la lencería erótica, etc. Es importante recordar que todo entra por la vista y pasa a través de las sensaciones, un clima romántico, cálido, sexy hará que nuestras ganas salgan a flote. A todos nos gusta sentirnos estimulados e incitados, nos agrada la provocación, por eso trabajen en conseguir provocarse como pareja y verán un importante cambio en su comportamiento sexual.

7. Diviértanse usando juguetes sexuales juntos, una buena forma de complacer también algunas fantasías sexuales y de explorar el cuerpo del otro. Es esencial romper los tabúes sexuales para conseguir disfrutar mucho más del sexo en pareja y mantener a raya la pérdida del deseo y la monotonía.

8. Hablen, hablen ¡HABLEN! El sexo es una forma física de comunicación, pero muchas veces se requieren de palabras para que el otro sepa lo que nos gusta. Si la pérdida del deseo sexual se debe a la monotonía, a la rutina, al aburrimiento, a la falta de emoción, es importante conversarlo y probar nuevas cosas para mantener alejado ese sentimiento de tedio. Tu pareja no siempre puede adivinar lo que te gusta por eso es importante usar palabras para expresarlo.

9. Mantener una vida saludable es también necesario para que nuestro deseo sexual esté en su punto justo. No solo se trata de alimentarnos bien sino de practicar actividad física, en especial cardiovascular como la natación, correr, montar bicicleta, etc, pues ésto mejora la circulación sanguínea lo que favorece la excitación, en especial en el caso de los hombres mejorando la duración y calidad de loas erecciones. Además nos hace sentirnos bien, seguros de nosotros mismos y a gusto con nuestro cuerpo, lo que sin duda beneficiará el aspecto íntimo.

10. Salir de la rutina sexual y recuperar el deseo es posible si ambos están dispuestos a trabajar por ello, a romper la monotonía, probar cosas nuevas, hablar, atreverse a disfrutar y a darle cabida al placer. Si la pérdida de la libido se debe a cambios hormonales, disfunción, abuso de drogas o alcohol o problemas más profundos en la relación, lo mejor es acudir a un especialista que los guíe y los ayude a superar la pérdida del deseo sexual.

Por Confirmado: Oriana Campos

0 96

Confirmado /

Qué duda cabe que la rutina en pareja es uno de esos males que todo el mundo quiere evitar pero que, por distintas circunstancias, en algún momento de la relación llega. Sin embargo, en el caso de que llegue ese temido momento en la pareja, tampoco hay que preocuparse en exceso, ya que existe una gran cantidad de alternativas para evitar esta monotonía.

Revive momentos felices ya pasados

Dentro de una relación no son pocas las ocasiones en las que alguna de las dos partes, o incluso las dos, rememora aquellos tiempos en los que el flirteo y el arte de la seducción se convertían en un juego muy atractivo. Pues bien, ¿por qué no hacer lo posible por volver a esos momentos? ¿Por qué no escaparse unos días sin nadie que pueda causar molestias para que el amor vuelva a surgir?

Dale una vuelta de tuerca a tu sexualidad

La sexualidad es muy importante desde todo punto de vista, tal y como se puede ver en este estudio. Sin embargo, no siempre se han tenido los medios que se tienen actualmente. ¿Por qué conformarse con lo que ya se conoce? Dos buenas maneras de buscar un nuevo aliciente en la sexualidad, tanto del hombre como de la mujer, podría ser volver a descubrir ese cuerpo y, si se puede, hacerlo aún más atractivo.

Muchas veces el paso del tiempo y la propia rutina nos hace sentir menos atractivos, además de poder afectar algunos complejos relacionados con el cuerpo y la sexualidad, por lo que también es importante tratar estas cuestiones en pareja, basándonos en la confianza y la comunicación. Además, existen algunas formas naturales para ayudar a solucionar algunos de los complejos más comunes: el tamaño del pene en el caso del hombre (para lo que se puede recurrir a SizeGain Plus) y del pecho en el caso de la mujer, para lo que está especialmente indicado Procurves Plus.

Haz realidad alguna de tus fantasías

Una última posibilidad, que cada día es más practicada por parejas de medio mundo, es la que tiene que ver con el Hecho de hacer realidad algunas de las fantasías sexuales de la pareja.

Una vez que la confianza entre ambas partes alcanza unas cotas importantes y la madurez sexual es un hecho, se pueden plantear algunas fantasías muy típicas entre hombres y mujeres. Entre ellas destacan la de tener relaciones en lugares poco habituales, de modo que el morbo ante la posibilidad de ser descubierto acrecenta la pasión del encuentro. Del mismo modo, se puede ir un paso más allá y proponer tener relaciones en público. Una práctica para la que hay lugares en muchas ciudades a nivel mundial. El límite solo está en vuestra imaginación.

Más que salud

Por Confirmado: Oriana Campos

0 96

Confirmado /

La introducción de juguetes sexuales para parejas en una relación puede ser un interesante medio de profundizar el grado de intimidad que existe entre tú y tu pareja e insuflar un poco de aire fresco en vuestras actividades sexuales. Los juguetes sexuales ayudarán a descubrir nuevos placeres hasta ahora desconocidos. Si eres capaz de compartir esto con tu pareja, estáis en un muy buen camino de cara a logar una vida sexual mucho más plena y satisfactoria.

Existe un buen número de juguetes sexuales específicamente diseñados para ser usados por dos personas, también denominados juguetes eróticos. Normalmente, estos juegos para jugar con tu pareja se centran en aumentar el placer femenino aunque en ocasiones proporcionan también una experiencia interesante y estimuladora a la parte masculina de la pareja.

Stroker

Generalmente llamados también masturbadores masculinos, el stroker es un excelente juguete no excesivamente caro que puede ser fácilmente utilizado en pareja. Su parte interior está dotado de unas rugosidades que estimulan las sensaciones durante el sexo oral mientras que la pared exterior tiene unos nódulos suaves y sedosos al tacto que proporcionan una agradable sensación mientras se utiliza. Los masturbadores se mueven literalmente arriba y abajo a lo largo del pene, lo que excita enormemente al hombre. Pueden ser utilizados para los juegos preliminares y puede tambien ser de gran ayuda en caso de aparecer los primeros síntomas de una disfunción eréctil.  El uso del STROKER desde luego ayudará a tu compañero a ponerse a tono con un renovado vigor.

Siempre se recomienda combinar el uso del stroker con un lubricante de base agua. El lubricante incrementará las  sensibilidades y evitará problemas ocasionados por la fricción.

FixSation

Este innovador juguete para parejas es el primer instrumento erótico diseñado para que, sin ser invasivo, pueda ser llevado puesto durante la práctica del sexo. Entre el 70 y el 80% de las mujeres tienen dificultades para llegar al orgasmo a no ser que su clítoris sea estimulado. Juguetes eróticos como el FixStation proporciona esta estimulación del clítoris sin que su portadora deje de estar extremadamente sexy.

Llevado como si fuera una braguita, FixStation produce un suave y vibrante movimiento en el clítoris, extremadamente estimulador. Pero igualmente es una especie de braguita abierta, lo que no deja de ser seductoramente sexy Tampoco obstaculiza los movimientos del acto sexual.  Está dotado de 5 grados de estimulación diferentes, que se elevan progresivamente. Se recarga mediante un cable USB (incluido en el embalaje) y se envía con una caja satinada para guardarlo. Se puede limpiar fácilmente.

Anillo vibrador

Comúnmente conocidos y vendidos como anillos peneanos, cock ring y también “anillos del amor”, estos aros limitan el flujo de sangre hacia el pene erecto ayudando a mantener la erección tanto en fuerza como en duración. Anillos como el Dorcel  Power Clift o similares son excelentes para las mujeres al contener una protuberancia con unos nódulos elevados que estimulan el clítoris durante el acto sexual. La intensidad de la vibración tanto del aro como del estimulador del clítoris puede controlarse sencillamente mediante un botón de mando, incrementando el placer en ambas partes de la pareja.

Los anillos fabricados en silicona, como éste que hemos mencionado, se pueden expandir para adaptarlo al cuerpo y con la ayuda de un lubricante base agua puede colocarse fácilmente. Asegúrate de retirarle anillo a tu pareja antes de que se quede dormido. De lo contrario puede despertarse con una desagradable sensación ocasionada por al menguado flujo sanguíneo al pene.

Huevo vibrador con control remoto

Éste es un juguete para parejas a las que les guste experimentar con instrumentos novedosos y no con lo que consideran antigüedades. Los huevos vibradores proporcionan a la mujer una fuerte estimulación interna. Puedes dejar el mando a tu pareja para que controle la intensidad de las sensaciones – verdadera nueva dimensión del placer. Este huevo se coloca en el interior de la vagina por lo que es muy discreto. Ideal para parejas que buscan nuevos y sensuales retos y aventuras excitantes, ya que se puede llevar en cualquier sitio. El huevo vibrador Dorcel Remote Control tiene 10 diferentes intensidades de vibración, está fabricado a prueba de agua, carece de cables y es casi casi completamente silencioso.

We-Vibe

We-Vibe 3 fue el primer juguete erótico en el tiempo para parejas y diseñado para ser llevado puesto durante la práctica del sexo. Es pequeño -aunque siempre hay espacio suficiente en la cama para tu pareja y el juguete- y tiene una forma de “C” para una doble estimulación, del clítoris y del punto G. Se lleva puesto por la mujer durante el acto, pero estimula también el pene de la pareja. Además del juguete solo necesitarás un buen lubricante de base agua. WE-Vibe 3 es totalmente resistente al agua por lo que es perfecto para ser usado en la bañera, en la ducha o en un spa. Es recargable y viene también provisto de un mando de control a distancia. Ofrece 6 intensidades diferentes de vibración y puede ser usando tanto con o sin la pareja. Viene también en una discreta caja para mantenerlo a recaudo, limpio y seco.

Siempre se recomienda utilizar un spray higiénico con los juguetes eróticos, tanto antes como después de su utilización. Mantener esta higiene es doblemente esencial si vas a usar el juguete con tu pareja en orden a evitar el riesgo de alguna infección. Los sprays higiénicos no son demasiado caros. En cualquier caso, es una inversión en seguridad y tranquilidad que bien vale la pena.

Más que salud

Por Confirmado: Oriana Campos

0 221

Confirmado /

Aunque no lo queramos, los conflictos son parte de la naturaleza humana. Nuestra ventaja es que somos capaces de pensar, analizar y tomar decisiones. Es por esto que aunque peleemos, tenemos la opción de conversar y resolver las cosas de la manera más saludable posible, puesto que los sentimientos y emociones que surgen durante estos enfrentamientos son muy dañinos.

Sabemos que la pareja es una de las figuras sociales donde hay más discusiones, así que te traemos 5 consejos para que puedan resolver los conflictos que tienen.

1. Mantén la calma y la distancia

Cuando surge un conflicto, independientemente de su nivel, lo mejor es alejarte de la pareja temporalmente. Además de ayudarte a quitarte el mal humor, tomar distancia temporal de tu pareja para pensar sobre lo que le vas a decir y cómo te sientes al respecto es muy importante.

Si tratas los problemas de inmediato, puede que las emociones te dominen y digas cosas que no convienen.

2. Establece una forma de resolver los problemas

Las parejas saludables tienen -sin saberlo- una estrategia para manejar sus conflictos. Cuando nace un inconveniente saben exactamente lo que harán y cómo actuará el otro.

Es importante que establezcas una forma en la que tu pareja y tú manejen sus problemas, así estarán preparados.

3. Mantén las discusiones fuera del dormitorio

Esto es importante porque este espacio simboliza la intimidad que comparten y es vital para su relación. Los lugares tienen mucho significado a nivel subconsciente, por lo que lo mejor es que sus cerebros asocien su habitación al lugar donde comparten, descansan y se aman, a que sea donde pelean.

4. Identifica el momento correcto

Si estás pensando en conversar un tema delicado con tu pareja, piensa muy bien cuándo lo vas a hacer, y sobre todo en si tienes tiempo de escucharle con cuidado y poder discutir sanamente al respecto. Cuando se trata de conflictos y desacuerdo, la disciplina es muy importante.

5. Mantén buena disposición y fe

Lo ideal es que ambos tengan la confianza suficiente en su relación de pareja como para saber con seguridad de que son capaces de resolver conflictos sin salir demasiado heridos individualmente y como conjunto.

Es importante recordar y mantener en mente que si están en una relación amorosa y confiable, los dos quieren el bien y el mejor resultado de esa discusión.

Aunque no lo creas, discutir saludablemente con tu pareja es posible, solo necesita un poco más de dedicación y disciplina, y sobre todo mucho amor.

VIX

Por Confirmado: Oriana Campos

0 243

Confirmado /

 

1. No le preocupan los errores del pasado

Una buena pareja pone el pasado en perspectiva y no esta recordando constantemente el pasado que no tiene valor para el presente. Como algo que su pareja hizo meses o años atrás. Hay que seguir adelante.

2. No comparan

La pareja se da cuenta de que cada persona con la que sale tiene fortalezas y debilidades y evita comparar a su actual pareja con sus ex, especialmente de forma desfavorable. El hecho de que un ex haya sido infiel no significa que la persona con la que esta actualmente también lo sea.

3. Comprenden el significado de “dar y recibir”

La pareja esta al tanto de que todas las relaciones necesitan que los dos integrantes pongan de su parte. Todo se reduce a lograr el balance, en cuanto a entregar y recibir. Si uno de los dos es quien siempre recibe, el desbalance causará problemas. Y quien solo entrega terminara albergando resentimiento.

4. Conoce la importancia del tiempo a solas

Una buena pareja comprende cuando necesita un tiempo para estar a solas. Una relación saludable involucra tener intereses fuera de ella y pasar demasiado tiempo juntos puede llevar a sentirse sofocados. De nuevo, se trata de lograr el balance adecuado.

5. Priorizan la comunicación

La pareja asigna una alta prioridad a la comunicación. Muchos, si es que no todos los problemas, pueden ser resueltos si se tiene la habilidad de comunicarse el uno con el otro. Tener la posibilidad de hablar de forma abierta sabiendo que se será escuchado y no ignorado es vital para la duración de una relación.

6. Son directos y no se complican

Una buena persona pare tener una relación de pareja no se deja llevar por juegos sin sentido. Vive con integridad y habla acerca de los problemas en lugar de utilizar tácticas solapadas como el comportamiento pasivo agresivo o evitar entregar afecto.

7. Está en sintonía contigo

Una buena pareja conoce el lenguaje del amor de su compañera/o. Desde pasar tiempo de calidad, pasando por expresiones verbales y regalos.

8. Son livianos de corazón

Una buena pareja tiene un buen sentido del humor, pueden intercambiar bromas y hacerse reír el uno al otro.

9. Es razonable

La pareja tiene expectativas realistas acerca del otro. Somos todos humanos y todos cometemos errores. Un buen compañero/a no tiene un doble estándar en el que un conjunto de reglas se aplica a ellos y otro muy distinto se aplica a todos los demás.

10. Un buen compañero/a es consciente de si mismo/a

Una buena pareja comprende cuando se están proyectando. A menudo esperamos que otros muestren las fortalezas que a nosotros nos gustaría tener. Cuando no es así, nos sentimos desilusionados. Aprende a desarrollar esas habilidades en ti y usa tu relación como un camino hacia la iluminación y crecimiento personal.

11. Es optimista

Tu pareja ideal tiene expectativas positivas. Esperan que la relación sea buena y dure mucho tiempo sin detenerse en lo negativo. Enfocarse en lo malo puede llevar a terminar con profecías auto cumplidas.

12. Se responsabiliza de si mismo

Una buena pareja no espera que su compañero/a sea la única fuente de felicidad en su vida. Comprende que todos somos responsables de nuestra propia felicidad. Una pareja es algo extraordinario pero no una necesidad.

13. No es emocionalmente abusivo, manipulador o controlador/a

Una buena pareja trata al otro con respeto, no criticándolo siempre, avergonzándolo en frente de otros o tratando de controlarlo.

14. Es generoso con su tiempo y/o recursos

La pareja muestra empatía y trabaja contigo como un equipo. No se trata solo de él o ella, de la misma manera en que no se trata solo de ti. Comprende que la fortaleza está en el numero y esta feliz de ofrecer apoyo.

15. Puedes contar con él/ella

Un buen compañero/a es responsable y confiable, siempre ahí en una crisis si es que puede.

16. Es un buen apoyo

Una buena pareja te alienta a ser lo mejor que puedas ser. No se siente amenazado por tu éxito y hace que todo lo bueno en ti aflore.

17. Siempre pone esfuerzo en la relación

Un compañero/a preocupado se da cuenta de que la relación necesita trabajo y no esta ahí siempre sin esforzarse. La fase de luna de miel es sólo eso, una fase.

18. Un buen compañero/a es honesto y confiable

La pareja es confiable, dice lo que quiere decir y nunca es infiel. Si llegara a conocer a alguien mas, terminaría la relación en vez de engañarte y herirte.

19. Es capaz de decir “lo siento”

Una buena pareja se da cuenta de cuando se equivoca y no tiene problema en disculparse.

20. Es tu mejor amigo/a

Un buen compañero de pareja ofrece una gran amistad. La amistad puede mantener la pareja unida en tiempos difíciles. Si tu y tu pareja son amigos, los demás problemas pueden ser solucionados, dado que la amistad provee sonidos cimientos para construir una relación saludable.

Por supuesto que todos somos humanos y no podemos ser una buena pareja todo el tiempo. Sin embargo, un buen compañero/a posee la mayoría de las cualidades anteriores es por lo general una persona feliz de ser quien es y de como vive su vida. Una vez que la auto aceptación es lograda, siempre habrá más para compartir con los demás.

Conoceme y comunicame

Por Confirmado: Oriana Campos

0 239

Confirmado / Es natural que quieras preguntar y decirle a todas tus amigas lo bien que va su relación, o quejarte de sus manías raras, pero hay ciertos detalles que deberían quedarse en la privacidad de su relación. Por más desesperada que estés por gritárselo al mundo, ya sea por desahogo o por amor, sería mejor que te quedaras callada.

Les está yendo mal en el sexo: Si tú y tu pareja no han tenido sexo en meses, tu amiga podría decirte que es lo de más normal del mundo, pero este es un problema que debería ser consultado con un experto. Y no sólo eso, tu vida sexual es un tema muy privado, y no deberías convertirlo en un tema público, especialmente porque no sólo es tuyo, sino también de tu pareja. Si hay problemas en la recámara, háblalo con tu tu pareja primero y luego vean una solución juntos, no con alguien más.

Cuando tus suegros te hicieron enojar: Es completamente normal que no te lleves bien con tus suegros o cuñados, pero trata de guardártelo por un rato. Tú nunca sabes cuándo tu galán podría enterarse o sentirse por tus palabras, pues es normal que la gente se ponga a la defensiva con respecto a su familia. Y de nuevo, si quieres quejarte de tu suegra, tu amiga sólo se pondrá de tu parte y será tu cómplice. En este caso es mejor que te calmes primero, y luego lo platiques con tu pareja.

Las fantasías sexuales de tu pareja: Hay un capítulo en Friends, donde Rachel le dice a Phoebe la fantasía de Ross con la princesa Leia. Al enterarse, Ross le arma un drama por haber revelado su secreto, ¡y con justa razón! Como su pareja, deberás honrar esa confianza que te tuvo de mantener su información personal privada.

Si uno de los 2 engaña al otro: Si fue un engaño emocional o físico, cualquier acto que haya sucedido fuera de la relación necesita su privacidad. Si vas directamente con tu mamá o tu mamá, ellas automáticamente odiarán a tu pareja. Si todos se enteran, te tocará lidiar con sus sentimientos, sus prejuicios, y quién sabe qué más. En este caso es mucho mejor que se lo cuentes a un terapeuta, y lo solucionen entre pareja. Una vez que hayan tomado una decisión, podrían compartirlo con sus personas cercanas.

Uno de los 2 (o ambos) están pasando por un momento privado: Esto es obvio, ¿no? SI tu pareja está confiando en ti con esa información, es porque necesitas quedarte callada. No importa si perdió su trabajo, si le detectaron cáncer, o si se le acaba de morir un pariente, si te pide que te lo guardes, no está de más decirlo, pero tienes que guardártelo.

Si comete un error financiero:  Cometer un error ya de por sí es vergonzoso, como para que se lo cuentes a todos y puedan juzgarlo al respecto. No importa si perdió una apuesta o si se le olvidó paga la renta y ahora los están desalojando, hablar de ello con tus amigos sólo los hará cambiar de opinión sobre él… y esto no te ayuda a ti, y mucho menos a él.

Tu pareja tiene un olor, sabor, tamaño de miembro o lo que sea, que no esperabas: Cuando empiezas a salir con alguien, es común que tanto hombres como mujeres quieran compartir esos detalles extraños con sus amigos, pero si estás hablando de alguien que quieres y que podría resultar en algo más, ¡detente! Si tu pareja se entera de que andas diciendo esas cosas de él (y además tan personales), posiblemente termine resintiéndote.

Cabe mencionar que esto va para ambos, no sólo para mujeres.

Eme de mujer

0 252

Confirmado / Dicen que el amor es ciego , pero esto no es justificación para permitir maltratos o abusos por parte de tu pareja.

Si sientes que esto ocurre y no pones un alto a tiempo, el calculo de amor-odio comenzara a tomar un giro aterrador y tu relación se puede volver enfermiza.

¿Te encuentras en una relación asi­ y quieres ponerle punto final? Toma nota de estos 7 consejos que te ayudaran a salir de una relación enfermiza.

ACEPTACION

Lo primero que necesitas hacer para salir de una relación enfermiza es aceptar que tu pareja no te aporta nada bueno ni te hace una mejor persona. Al contrario, probablemente te sientes peor a su lado.

Cuando logres aceptar que las cosas no están bien, que no merece que lo perdones siempre y que necesitas un cambio, entonces podrás dar un paso adelante.

ANALISIS

El siguiente paso es ver el panorama completo (lo que dice, lo que hace, como te trata e incluso hasta como se dirige hacia ti frente a los demas).

Cuando comienzas analizar y a darte cuenta de que no todo esta bien entonces podras ver la solución de forma clara.

ENFRENTA

Cuando reconozcas que tu relación es enfermiza y te esta haciendo dano, trata de enfrentar la situación sin miedo, de esta manera podras hablar con tu pareja y asi­ encontrar la mejor solución para ambos.

BUSCA APOYO

Vendran tiempos difi­ciles, las dudas te invadiran y seguramente querras darle otra oportunidad. ¡No lo hagas! Apoyate en las personas que te quieren sinceramente y se preocupan por ti.

Si tu relacion es violenta o te dan miedo las consecuencias que tu pareja pueda tomar despues de terminar, debes buscar asesora profesional.

CORTA LAZOS

Despues de terminar una relacion enfermiza, lo mas sano es que tomes distancia con tu ex-pareja eliminando cualquier tipo de comunicacion . En este tipo de relaciones no se puede terminar de buena forma y lo mejor es distanciarse por completo.

Quita de tu espacio recuerdos, borra su telefono y marca límites… Sabemos que duele, pero mas adelante agradeceras las acciones que hiciste hoy.

REALITY CHECK

Por ultimo, debes analizar y darte cuenta de lo que necesitas en tu vida y hacia donde quieres ir.

Cuando terminas con una relacion enfermiza, los sentimientos de culpa, de tristeza absoluta e incertidumbre se haran presentes.

Sin embargo, lo importante es que te mantengas firme y reconozcas tu valor para escribir una nueva historia en tu vida.

Glamour.mx

0 348

¿Quieres tener más sexo con tu pareja y de más calidad? Lo cierto es que todas deseamos tener una vida sexual plena. Pero en muchas ocasiones el estrés, la rutina y las preocupaciones hacen que los encuentros se vuelvan monótonos e incluso llegan a ser poco frecuentes. Es por ello que Nosotras os daremos algunos consejos sencillos para que tengáis mejores hábitos en la cama y así pueda mejorar el sexo en pareja.

Tener relaciones: El sexo provoca tener más sexo. Así que tenéis que ser más juguetonas aunque de pereza de entrada, de esta manera descubriréis nuevas sensaciones que sólo puede brindar el sexo. También es recomendable tener sexo varias veces al día, siempre que se pueda y el fin de semana.

Fantasías sexuales: Tener sexo implica confianza. Por lo que os recomendamos a que compartáis vuestras fantasías sexuales y que preguntéis a vuestros chicos las suyas sin hacer ninguna burla. Satisfacer sus deseos hará que el sexo sea una experiencia muy gratificante.

No poner la excusa de estar ocupadas cuando hay que tener sexo: Siempre hay que sacar tiempo para el sexo. Las parejas activas no les importa tener sexo a cualquier hora y en cualquier lugar.

Masturbación: No todo es la penetración, podéis tirar de la masturbación para conocer vuestro cuerpo mejor. También os recomendamos la masturbación mutua, hasta que no aguantéis más.

Sexo con sorpresa: El sexo espontáneo se disfruta mucho, por lo que si está en la ducha o en el sillón, arrancad su ropa y empezad una buena sesión de sexo.

Sexo apasionado: El sexo no tiene que ser salvaje, a Nosotras nos gusta que sea más apasionado, de esta manera se disfruta más y hay mayor grado de excitación.

Horarios: Lo mejor es tener sexo en la mañana, cuando estés en la ducha o antes de cenar, ya que a última hora estaréis muy cansadas y eso se refleja en el estado de ánimo para tener una relación sexual.

Lencería: Utilizad la lencería como un complemento para encender la pasión.

Cosas nuevas: La innovación es clave en la vida sexual, así que agregad nuevas posturas, nuevos lugares y todo lo que no habéis hecho antes.

Nosotras

0 208

Los especialistas afirman que estar con una persona no solo cambia tu rutina y tu ánimo, también hace que algunas actividades cotidianas se vuelvan más divertidas.

Las cosas más simples, que puede pasar desapercibidas a diario, toman un significado distinto cuando lo haces al lado de la persona que más quieres.

Entre más cosas hagan juntos, su relación se fortalecerá. Tendrán varios gustos en común, se conocerán mucho mejor y los temas de conversación nunca se terminarán.

Busca a tu pareja y convierte estos seis momentos del día en algo realmente especial:

1. Ir al supermercado

Un paseo semanal en busca de los alimentos puede sonar poco entretenido pero hacerlo bien acompañada cambia las cosas. No solo tienes alguien con quien conversar, también te dará ideas para nuevos platillos, se divertirán en el pasillo de los juguetes o soñarán con todo lo que pueden comprar para su futura casa.

2. Cocinar

Luego de comprar, viene el divertido momento de preparar la cena. Dividirse las tareas, intentar cosas nuevas y compartir la experiencia hará que su vínculo se fortalezca. Pónganse creativos inventando recetas o preparando algo que nunca han intentado, verás que pasarán un rato entretenido.

3. Leer

Concentrarse en un libro es una forma de relajarse dejando volar la imaginación y no hay nada mejor que abrir las alas junto a la persona que más quieres. El simple hecho de estar con tu pareja mientras lees, te dará la sensación de compañía aunque el silencio reine además de tener con quien comentar la mejor parte.

4. Los viajes largos

Manejar se torna aburrido si vas sola, por eso emprender la aventura al lado de tu novio es la mejor forma de darle un giro a la situación. La música es más bonita si se canta en dúo, el tráfico es manejable si hay una buena conversación de por medio y un semáforo se hace más corto cuando te dan un tierno beso.

5. Ver televisión

Si eres de las personas que prende la televisión para sentirse acompañada pero sin ver algo en realidad, busca la compañía de tu pareja. Él te podrá dar nuevas opciones de canales interesantes distintos de los que ves habitualmente y tienes con quien comentar alguna parte del programa que te haya impactado.

6. Ejercitarse

¿Cansada de tu rutina en el gimnasio? Tu pareja puede ser la clave para volver a encontrarle el gusto al ejercicio. Inscríbanse en una clase juntos o salgan a correr todos los días, eso le hará bien no solo a sus cuerpos sino también a su relación.

0 260

Con frecuencia le escucho a mis pacientes que se sienten agotados y sin fuerzas en sus relaciones de pareja, es decir, es como si sólo uno empujara una carreta mientras el otro, se encuentra sentado sobre ella.

Evidentemente, estamos ante la presencia de relaciones desiguales, en las que la reciprocidad o el dar y recibir no las caracteriza.

En todo vínculo afectivo debe existir un intercambio sano para que la relación funcione, por ejemplo: si eres fiel pues esperas fidelidad, si ambos trabajan entonces, deberían compartir los gastos y los quehaceres del hogar, así como también las responsabilidades con los hijos, entre otras.

Cuando esto no sucede, se comienza a gestar una relación desigual y uno de los dos se frustra y se llena de rabia, lo que deriva como consecuencia que se va tambaleando y quebrándose poco a poco el vínculo.

seguir leyendo… En este sentido es importante resaltar que el amor es justo y equitativo y por supuesto! el que da espera recibir, empero, si la pareja no lo ve o no está abierto a la equidad podría hacer sentir a ese otro maltratado, recargado y explotado.

Entonces, ¿Cuáles son los indicadores que muestran que una relación está basada en la reciprocidad?

Según Walter Riso algunos son:

• El intercambio material y afectivo es equilibrado y justo

• Los privilegios se distribuyen con equidad

• Los deberes y derechos son compartidos

• Ninguno de los miembros intenta explotar o sacar provecho del otro

• No hay sensación de estafa afectiva

• No hay necesidad de recordarle al otro que necesitas o debe hacer

• Ninguno piensa que es superior o más que el otro

• Existe una correspondencia mutua en lo fundamental

Si descubres que tu relación no es recíproca habla con tu pareja, exprésale cómo te sientes, negocia y llega a acuerdos.

Sin embargo, si la otra persona no está dispuesta a cambiar o no entiende tu malestar, revísate, porque a ese ser lo elegiste para que te acompañe en la vida, pero si no es solidario y hace caso omiso a tus intereses o te subestima o no logra comprender tus reclamos tal vez conviene buscar ayuda profesional para replantear la relación antes que termine en una ruptura.

Por último, recuerda que si no te amas, te respetas y te conectas con el merecimiento este tipo de situaciones se pueden repetir en tu vida con facilidad, si quieres cambios afuera comienza por cambiar internamente, es importante hacerlo. ¡Éxito!

contraer texto Relacionado con: parejas , relaciones de pareja , dar y recibir , reciprocidad

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow