Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Dormir"

Dormir

0 58

El Observador /

Perder peso, sobre todo reducir el abdomen, mejora en un 20% la calidad del sueño y reduce la incidencia de la apnea, reveló un estudio reciente realizado en Estados Unidos, por lo que el endocrinólogo argentino Alejandro García señaló que corregir el sobrepeso y respetar ciertos horarios a la hora de dormir son medidas fundamentales para conseguir un buen descanso.

“Parece ser que obesidad y calidad del sueño están muy relacionadas, ya que dormir mal disminuye la acción de la leptina, hormona reguladora de la saciedad, y aumenta la concentración de la grelina -hormona del hambre-, responsable del aumento de la ingesta”.

En ese sentido, el estudio de la Universidad de Berkeley (California, Estados Unidos) detectó que tras una mala noche aumenta la necesidad de comer durante el día, y especialmente las ganas de ingerir “comida basura”.

“Hay gran cantidad de información que describe las alteraciones del sueño asociadas a obesidad, tales como apneas, insomnio o el síndrome de las piernas inquietas, y a su vez muchas de esas patologías tienen una correlación directa con eventos cardiovasculares graves o accidentes cerebrovasculares”, detalló García.

Puntualmente, el estudio demuestra que la privación de sueño lleva a elegir alimentos más calóricos, lo que sumado a la alteración hormonal antes mencionada lleva a desarrollar obesidad o tener dificultad para bajar de peso.

“Es indispensable por lo tanto cambiar hábitos de vida que ayuden a darle sustentabilidad al esfuerzo que significa perder peso, como la actividad física y el correcto descanso del individuo”.

Pero si bien los estudios demuestran que en una persona con sobrepeso u obesidad perder kilos y masa grasa es importante, también lo es tener una conducta ordenada en cuanto a los horarios para ir a dormir.

“Las recomendaciones dependen de cada alteración en particular, pero a aquellas personas que les cuesta conciliar el sueño se les recomienda por lo general no ingerir bebidas estimulantes después de las 18 (como café, té, mate, bebidas colas o cacao), dormir en un lugar tranquilo o darse un baño caliente antes de acostarse”, detalló.

El especialista advirtió por último que si se presentan síntomas como ronquidos excesivos, cefaleas, poca libido o apetito sexual o boca seca al levantarse se debe consultar a un especialista. “El médico de cabecera o un experto en trastornos del sueño pueden ser de gran ayuda, ya que son problemas cuyo tratamiento mejora notablemente la calidad de vida de quienes los padecen”, afirmó.

comermejor.com.uy

0 53

El Universal /

La leche es ampliamente reconocida por su excelente aporte de nutrientes y vitaminas, y por ser un aliado en la protección de los dientes. Un vaso de leche aporta el 30% de la dosis diaria recomendada de calcio.

Mucho hemos oído sobre el debate de la leche, si es buena o mala para el organismo, y por qué debemos o no consumirla.

Lo que es cierto es que la leche cuenta con un sin número de beneficios asociados a la nutrición, y es fundamental para el crecimiento de los niños.

En los últimos años, hemos visto el auge de diferentes categorías sustitutas, también con sus seguidores y detractores,  y el resultado es que vemos un consumidor confuso, que seguramente termina comprando lo que sus referentes cercanos le recomiendan.

No en vano un reciente estudio de la American Journal of Clinical Nutrition demuestra que el tipo de leche influye directamente en su desarrollo.

El estudio, llevado a cabo en Canadá con 5.034 niños entre 24 y 72 meses, demostró que el crecimiento óseo y muscular de los niños que consumen leche de vaca, puede ser hasta 4 centímetros superior que el de aquellos que consumen otros tipos de leche, que contienen menos proteína y grasa.

La leche es además ampliamente reconocida por su excelente aporte de nutrientes y vitaminas, y por ser un aliado en la protección de los dientes.

Un vaso de leche aporta el 30% de la dosis diaria recomendada de calcio, esencial para formar y mantener huesos y dientes fuertes y sanos; el 11% de la dosis diaria de potasio, necesario para el tono y contracción muscular, el 20% de la dosis diaria de fósforo, que ayuda a fortalecer huesos y generar energía en las células, el 16% de la dosis recomendada de proteína, que promueve la absorción de calcio, aumenta la densidad y minelarización ósea, y entre el 10 y 24% de las vitaminas esenciales para el organismo como lo son la Vitamina A, B12,Y B2.

¿Y para qué más? Otros estudios han mostrado su bondad en la edad adulta y desmitificado que su importancia se asocie solo a la etapa de crecimiento. Uno de los beneficios que se ha demostrado es la relación entre el consumo diario de lácteos y la mejora en el sueño y capacidad de dormir en los adultos mayores, ya que uno de los aminoácidos contenidos en la leche, estimula la producción de serotonina en el cuerpo e incentiva la relajación y somnolencia.

“El consumo de lácteos se considera uno de los primeros tratamientos ante los problemas de sueño de los pacientes mayores”, afirmó Ana Suero Roig, durante la XX jornada de Nutrición Práctica en la Facultad de Medicina de la Universidad Complutense de Madrid.  En esta etapa de vida en donde se presentan alteraciones normales del envejecimiento, es de gran relevancia contar con una dieta adecuada con alimentos de alta densidad nutricional, en donde la leche y sus derivados juegan un rol protagónico para evitar la pérdida de músculo y el deterioro del sistema inmunológico.

Es por eso que debemos informarnos bien antes de tomar una decisión por moda o tendencia al eliminar un grupo alimenticio de nuestra dieta o la de nuestros hijos. Como lo explica la Federación panamericana de Lechería: “Creemos en la importancia de tener una dieta balanceada, y en no atacar ni satanizar ningún alimento. La leche es un alimento fundamental en la dieta de las personas de diferentes edades, gracias a su gran aporte nutricional.

Su alto contenido de proteínas, vitaminas y minerales, y su incuestionable aporte de calcio lo hacen uno de los alimento más completo para el ser humano. Por esta razón, estamos comprometidos con incentivar su consumo, y destacar sus numerosos beneficios, ya que la leche como parte de una dieta equilibrada, nos ayuda a tener una mejor salud metabólica”.

0 43

Son muchas las personas que afirman sentirse cansada a pesar de dormir entre siete y ocho horas cada noche. A pesar de que puede haber muchas razones detrás de ello, en ocasiones la calidad de nuestro sueño influye enormemente. Gracias a nuestros dispositivos móviles podemos analizar la calidad de nuestro sueño de forma gratuita. A continuación les dejamos algunas de las aplicaciones más interesantes.

Runtastic Sleep Better: el objetivo de esta aplicación es convertir nuestro smartphone en un monitor de sueño con la alarma inteligente. Esto significa que la aplicación detectará el momento ideal para despertarnos basándose en la profundidad de nuestro sueño. Para ello, solo tenemos que colocar nuestro teléfono junto a la almohada y la aplicación empezar a recopilar todos los datos necesario. Además, funciona en modo avión, lo que supone todo un punto a favor. Disponible en dispositivos iOS y Android.

Pillow: es una aplicación que te resultará bastante interesante. Disponible únicamente en dispositivos iOS y Apple Watch, Pillow ha sido diseñada para entender cómo dormimos. De esta forma, la app es capaz de monitorizar nuestros movimientos y sonidos mientras dormimos haciendo uso algoritmos avanzados. Gracias a ello podrá guardar un historial detallado de nuestra calidad del sueño y despertarnos en el momento óptimo. Sin duda, una de sus ventajas es la integración con

HealthKit. Sleepbot: cuenta con unas características bastante interesantes, como el detector de sonidos incorporado. Disponible para iOS y Android, sus creadores afirman que es capaz de registrar si algo nos ha despertado durante la noche, como el ladrido de un perro. Al igual que las alternativas anteriores, también cuenta con una función de despertador inteligente. Sin duda, lo mejor de todo es la sección de consejos, podemos ver qué hacer si queremos mantenernos despiertos o conciliar el sueño.

0 102

Confirmado /

En las etapas iniciales del sueño, los niveles de energía aumentan de manera enorme en las regiones del cerebro activas durante las horas de vigilia, según una investigación que se publicó en el Journal of Neuroscience. Estos resultados sugieren que un aumento de la energía celular puede reponer los procesos del cerebro necesarios para su funcionamiento normal mientras se está despierto.

Los responsables del estudio, de la Escuela Médica de Harvard y el Sistema de Salud de Boston (EE.UU.), explican que ya se conocía que dormir es bueno para el cuerpo, pero hasta ahora no se habían descubierto los procesos biológicos involucrados en dicho proceso.

En concreto, los científicos midieron los niveles de trifosfato de adenosina (ATP), la energía de las células, en ratas. Los autores descubrieron que el sueño es necesario para el aumento de energía ATP, ya que si se mantenía a las ratas despiertas se impedía el incremento energético.

Culturizando

Por Confirmado: Oriana Campos

0 150

Confirmado / Una buena oportunidad para reflexionar sobre la enorme importancia de dormir bien.

El viernes pasado se ha celebrado el Día Internacional del Sueño, tal y como estableció la Asociación Mundial de Medicina del Sueño (WASM, por sus siglas en inglés) hace nueve años: dedicarían el tercer viernes de marzo a esta conmemoración.

¿Por qué es tán importante dormir bién?Desde la Asociación Mundial de Medicina del Sueño lo dicen con claridad: “la falta de sueño o la mala calidad del mismo tiene gran impacto negativo en nuestra salud a largo y a corto plazo”. Y en realidad, no hace falta recurrir a estudios científicos, a grandes expertos o a médicos especialistas: todos hemos notado alguna vez lo que significa no haber dormido lo suficiente: cansancio, dificultad para concentrarse, mal humor, irritabilidad, malestar físico general, bajo estado de ánimo, un aspecto deplorable, falta de agilidad mental…

Sin embargo, hay otros perjuicios tal vez menos evidentes pero igual de importantes: la descompensación del organismo provocada por la carencia de sueño afecta a la sensación de hambre y aparecen trastornos digestivos; se incrementa el riesgo de desarrollar ansiedad y depresión; el sistema inmunológico se debilita y nos volvemos más vulnerables a enfermedades y contagios… y además, diversos estudios científicos han encontrado relación entre la falta de sueño y el riesgo de sufrir diabetes, enfermedades cardiovasculares e infertilidad.

¿Cómo dormir mejor?Cuando vemos a una persona dormida, puede que dormir nos parezca lo más fácil del mundo…pero lo cierto es que para tener un sueño de calidad no basta tumbarse y cerrar los ojos. Para dormir bien hace falta mantener una buena “higiene del sueño” y cuidar una serie de hábitos. Aquí incluimos algunas de las recomendaciones más comunes:

– Irse a la cama sólo cuando se tenga sueño.

– Levantarse todos los días, incluidos los fines de semana, a la misma hora.

– Evitar quedarse en la cama despierto más tiempo del necesario.

– Evitar las siestas durante el día.

– Reducir o evitar el consumo de alcohol o cafeína.

– Evitar comidas copiosas antes de acostarse.

– Mantener condiciones ambientales adecuadas para dormir (temperatura, ventilación, ruidos, luz…).

– Evitar actividades estresantes en las horas previas de acostarse.

Desde el Instituto de Medicina del Sueño, nos recuerdan que “un tercio de nuestra vida la pasamos durmiendo. A la edad de 60 años, 20 de ellos los habremos dormido. Es lo que más hacemos día a día, noche tras noche; así que cualquier problema durante el sueño nos afecta cotidianamente, tanto de noche como de día, condicionando muchas veces nuestra vida, porque las funciones del sueño son importantísimas para nuestro organismo”. Una razón más para seguir estas recomendaciones y darle al sueño la importancia que merece.

diariouno

Por confirmado: MariGonz

0 153

Venevision / Expertos de la Universidad de Chicago han descubierto que dormir desnuda tiene muchos beneficios para tu cuerpo que ni te imaginabas. Por eso aquí te dejamos una lista que hará que te animes a botar todas tus pijamas.

Aumenta el autoestima

Pasar más tiempo desnuda te hace sentir más positiva. Cuando eres feliz con tu cuerpo actúas con más seguridad, por ende esto te vuelve más feliz y atractiva para otras personas .

Mejora el sueño

No hay nada más incómodo que estar durmiendo y tener que despertarte a quitarte la ropa extra por el calor, porque aunque no lo creas, el dormir con ropa puede producirte insomnio .

Rejuvenece tu piel

Al dormir tu piel respira. El descansar desnuda ayuda a contrarrestar el acné . Además, evitarás infecciones ocasionadas por el calor .

Es un elixir de la juventud

Tal vez pienses que esto no tiene nada que ver, pero utilizar ropa durante la noche provoca mayor calor. A menor temperatura las hormonas trabajan mejor y funcionan para prevenir las arrugas .

Y ahora te dejamos una que seguro te va a encantar…

¡Dormir desnuda adelgaza!

Si, así como lo lees. Dormir sin ropa hace que perdamos mayor cantidad de grasa corporal, porque se reducen los niveles de estrés y, por ende, nuestra hambre disminuye al día siguiente . Hacer esto es equivalente a realizar ejercicios intensos : nuestro cuerpo aumenta la producción de hormonas de crecimiento y nuestro metabolismo se acelera .

0 150

Confirmado / Cerca de 50% de los niños de entre 3 y 10 años, y alrededor de 5% de las personas adultas hablan dormidas. En muchos casos la razón se debe a la genética, pero existen otros detonantes.

Las personas que hablan dormidas, cuyo nombre científico es somniloquia, no son conscientes de sus conductas, por lo tanto sus voces y el tipo de lenguaje pueden sonar diferentes en ese momento, afirma la National Sleep Foundation.

Las causas dependen de cada caso, pero en general estas son algunas razones por las que las personas hablan dormidas.

1. Estrés:  Mientras dormimos somos más susceptibles a los problemas que afectan en el día, como el estrés y la ansiedad, los cuales mantienen al cerebro activo, indica Guadalupe Teherán, coordinadora de la Clínica de Trastornos de Sueño de la UAM Ixtapalapa.

2. Abuso de sustancias:  El tabaco, café, refrescos o alcohol, son sustancias que en muchos casos se activan cuando estamos dormidos, lo cual desencadena una serie de procesos cerebrales que resultan en “diálogos” dentro de las primeras etapas del sueño.

3. Sonambulismo:  Hablar dormido también es un síntoma asociado con otros padecimientos como la apnea del sueño, pesadillas, el trastorno de la conducta del sueño REM y el sonambulismo, indica el National Institutes of Health (NIH).

4. Uso de la tecnología:  Las personas que ven televisión tienden más a hablar dormidos, debido a que la luz altera la producción de melatonina, hormona que secreta de manera natural como una respuesta a la oscuridad, que altera el ciclo de sueño, indica la experta Guadalupe Teherán.

5. Tomar medicamentos:  Existen ciertos medicamentos que pueden alterar las fases del sueño y provocar somniloquia, sin embargo depende de la reacción del cuerpo de cada persona por lo que no hay una clasificación, afirma William Kohler, director médico del Florida Sleep Institute.

6. Fiebre:  Tener una alta temperatura corporal causa estragos en cada órgano, incluyendo al cerebro, en el cual puede provocar alucinaciones y pesadillas, lo que a su vez los enfermos manifiestan en palabras que específicamente no son coherentes

7. Trastornos mentales:  Aunque son casos raros, hablar dormido se asocia con enfermedades mentales con mayor frecuencia en personas mayores de 25 años, indica la National Sleep Foundation.

Fuente:  Salud180

0 208

Confirmado / ¿Con la luz prendida o apagada? ¿Cuán importante es la almohada? ¿El alcohol ayuda a conciliar el sueño? No debería ser tan difícil, pero a veces cuesta mucho descansar bien. Sacate las dudas y… ¡Buenas noches!

1 – ¿Luz prendida o apagada?

La luz es uno de los mejores reguladores del sueño, explican desde el CONICET. Así, tener una buena exposición lumínica durante el día y de oscuridad a la noche es muy importante. Despertarse con luz natural es lo más recomendable: tanto, que hay empresas que desarrollaron una luz que simula un amanecer.

2 – ¿Todos necesitamos 8 horas de sueño?

¿Te despertás siempre a las 7, aunque no suene el despertador? ¿Son las 12 del mediodía y no podés despegarte de la almohada? No todos somos iguales: lo que puede funcionar para tus amigas, es posible que no funcione para vos vos. “La necesidad de sueño de una persona está predeterminada genéticamente”, dijo Michael Decker, profesor de la Universidad Estatal de Georgia y vocero de la Academia Americana de Medicina del Sueño, a The Huffington Post. “Algunas personas necesitan un poco más, y algunos necesitan un poco menos”, comentó. Eso sí: se recomienda dormir más de seis horas por noche. Los que diariamente duermen menos de ese tiempo pueden aumentar su riesgo de sufrir un accidente cerebrovascular, diabetes, daños en los huesos y dolor en el corazón.

3 – ¿La almohada es la culpable?

A veces dormimos incómodos y nos despertamos con la sensación de haber pasado una mala noche, con poco descanso. Los dolores se imponen ni bien nos levantamos y quisiéramos que el día termine ya… Si sentís dolores de cabeza o dolor de cuello y no tenés problemas cervicales, sí, el problema puede ser la almohada. Nuestro cuerpo está diseñado para soportar el cuello y la columna mientras caminamos, pero cuando nos acostamos el cuerpo se relaja y es necesario “depositarlo” sobre un soporte adecuado. Claro que cada persona tiene gustos diferentes a la hora de elegir el colchón o la almohada, y que hay maneras distintas de conciliar el sueño, pero es clave tener en cuenta algunas cosas: la almohada “ideal” debe sostener tu cuello de la misma manera en que tus músculos y vértebras lo mantienen cuando estás de pie. A su vez, el material externo y el relleno deben ser confortables al tacto.

4 – ¿Siempre descansamos cuando dormimos?

El sueño es un proceso activo: se prende el sueño, pero no se apaga la vigilia. “Ese concepto del sueño como ausencia de vigilia es el que lleva al concepto que el sueño es para descansar. El sueño es imprescindible y vital: animales privados de sueño mueren. Durante el sueño hay hormonas que se secretan, hay procesos de reparación y crecimiento (la hormona de crecimiento secreta de noche), repara, consolida memorias”, dice el doctor en Biología, Diego Golombek, investigador del CONICET. “Por eso hay personas que duermen, pero no descansan ni aun inducidas por hipnóticos. Hay quienes los necesitan y obtienen buenos resultados, pero no es exactamente el mismo sueño ayudado por hipnóticos que el sueño fisiológico”.

5 – ¿Hacer ejercicio hace bien?

“El ejercicio a la hora adecuada estimula el sueño”, dice Montiel. En general, el ejercicio contribuye a un sueño más reparador. Sin embargo, si hacés ejercicio inmediatamente antes de ir a la cama generará que te sea difícil quedarte dormida. Lo recomendable es que hagas ejercicio, pero por lo menos cuatro horas antes de acostarte. El ejercicio al atardecer te ayudará a dormirte por la noche.

6 – ¿El alcohol ayuda a dormir?

Si bien inicialmente el alcohol puede inducir al sueño, al mismo tiempo causa disturbios que producen una mala calidad del mismo. En algunos pacientes, se observa un aumento de los ronquidos y de las apneas, explicó el médico neurólogo Guillermo Montiel.

7 – ¿El sueño se puede “compensar” si dormimos más los fines de semana?

¡No! Está comprobado que las “curas” de sueño no funcionan. Por un lado, si dormís más los domingos, te costará conciliar el sueño por la noche, cuando tengas que arrancar la semana. Pero lo más importante es que el sueño también necesita un hábito: mantené un horario regular para levantarte y para ir a la cama, incluso, los fines de semana.

8 – Mascotas en la cama: ¿sí o no?

Algunas personas piensan que tener a su mascota en su habitación les ayuda a dormir mejor. Sin embargo, explica el doctor Decker, de la Universidad Estatal de Georgia, que no resultará positivo si el perro o gato deambula por la cama y llama nuestra atención, ya que en lugar de ayudarnos a dormir, nos distraerán del hábito nocturno.

9 – ¿Dormir una siesta dificulta el sueño nocturno?

No necesariamente. Si dormís una siesta en un horario relativamente lejano al momento de acostarte y no dormís mucho más de media hora, no debería interferir con tu sueño nocturno. Pero, claro, si te recostás por un tiempo prolongado, lógicamente te será más difícil dormir por la noche.

10 – ¿Ver televisión es una buena manera de relajarte antes de dormir?

El doctor Michael A. Grandner, profesor de psiquiatría de la Universidad de Pennsylvania, explica a The Huffington Post que no es lo mismo relajarse y distraerse: cuando uno se relaja, la respiración y el ritmo cardíaco se hacen más lentos y los pensamientos se calman. “Nada de eso sucede cuando se está viendo televisión”, dice. Los expertos coinciden en que es recomendable apagar todos los aparatos electrónicos al menos una hora antes de acostarse. Leer un libro te ayudará mucho más para conciliar el sueño. // IPP

Fuente: entremujeres.com

0 188

La Nacion / En la adolescencia, nos acostábamos a la madrugada y podíamos seguir durmiendo hasta las 2 de la tarde. Después de los 20 años, aunque lleguemos a casa con la salida del sol, es probable que nos despertemos antes del almuerzo. Dormimos menos y peor, pero no hay que preocuparse.

Así como los bebés duermen en varias tandas de pocas horas y luego empiezan a dormir de un tirón, el sueño sigue variando a lo largo de la vida. Ana Adán, doctora en Psicobiología de la Universidad de Barcelona, le explicó al sitio Verne que no hay que preocuparse por los cambios en la rutina: “El umbral del sueño disminuye, pasamos menos tiempo en la fase REM y más en otras fases más ligeras, por lo que nos molestan más los ruidos “.

Foto: Shutterstock ¿Cuántas horas necesitamos? Si bien es recomendable sincronizarnos con el ciclo de luz y tratar de dormir lo suficiente como para no sentirnos cansados, tenemos que saber que es normal dormir menos con la llegada de los años. Básicamente porque cuando somos chicos y adolescentes necesitamos más horas de descanso.

Adán también explicó que ya no se habla de una cantidad de horas obligatorias, si no más bien de las que cada cuerpo necesita para recuperarse . Sí hay que preocuparse si tenemos insomnio seguido o nos cuesta sentirnos satisfechos al levantarnos.

LA NACION Sociedad Salud

0 182

Confirmado /

Hace mucho que se sabe que las personas duermen menos a medida que se hacen mayores. La disminución del sueño se ha atribuido a la ingesta de medicación, a la ansiedad o a la creencia de que los ancianos necesitan dormir menos. Ahora un nuevo estudio del Centro Médico de la Universidad de Toronto, ofrece por primera vez, una explicación neurológica para el insomnio crónico asociado a la edad.

Ya en 1996 Clifford Saper, primer autor del trabajo, relacionó en ratas, la pérdida de sueño con la pérdida neuronal. Localizó una zona cerebral llamada área preóptica ventrolateral, que funcionaba como un interruptor del sueño. Los experimentos demostraron que la pérdida de neuronas de esa área cerebral producía un grave insomnio. “Las ratas que sufrían esta pérdida dormían la mitad que los animales normales, y su sueño estaba muy fragmentado”, explica el científico.

Recientemente, el Proyecto Rush “Memoria y Envejecimiento”, un trabajo con más de mil personas a las que se ha seguido desde los 65 años, ha arrojado nuevos conocimientos sobre esta anomalía. En realidad se planteó para estudiar la aparición de las demencias, pero este objetivo tampoco está muy alejado: las personas con alzhéimer también tienen importantes problemas para dormir.

Para medir la calidad de su sueño se le proporcionó a un grupo de personas una especie de reloj (un actígrafo) que registra la actividad de la galanina, un neurotransmisor cuya actividad se asocia a la calidad del sueño: Quienes tenían más de 6.000 neuronas pasaban hasta un 50% más de su sueño tranquilos. Los que tenían menos de 3.000 neuronas, dormían un 40% peor.

El descubrimiento podría conducir al desarrollo de medicación para aliviar el problema apuntando específicamente a las neuronas estudiada, aunque no solo se busca resolver la pérdida de calidad de vida asociada al insomnio. La pérdida de sueño y su fragmentación se asocian a una serie de problemas de salud, incluyendo trastornos del conocimiento, mayor presión sanguínea (con las consecuentes enfermedades vasculares), y una mayor tendencia a desarrollar una diabetes tipo 2.

No sabes nada

0 350

Si estás todo el tiempo cansado, te falta energía y llegas a sentirte frustrado porque nada te sale bien, puede que estés haciendo algunas cosas mal. El sueño, la alimentación, el estado de ánimo, todo está relacionado, y hoy aquí en Ojo Curioso te damos algunas pistas sobre qué te puede estar pasando, así como qué puedes hacer para mejorar.

#5 Estás durmiendo mal

Dormir muy pocas horas es tan malo como dormir demasiado

. La cantidad ideal de horas de sueño varía en función de muchos factores, como por ejemplo el estilo de vida y la edad, sin embargo, podemos considerar quepara un adulto promedio lo ideal es no dormir menos de 7 ni más de 9. Pero más allá de la cantidad de horas que duermes, es importante que lo hagas de forma más o menos regular, es decir, más o menos siempre a la misma hora.Tomar una siesta puede ayudar a llevar adelante el día, pero es importante tener en cuenta que las horas de sueño que pierdes durante la noche no las puedes recuperar tomando una pequeña siesta en la tarde. Lo ideal es tener horarios de sueño relativamente fijos, dormir durante la noche y hacerlo a oscuras, no durante el día.

#4 Estás comiendo mal La alimentación también es un factor fundamental. Si te sientes todo el día cansado, aún cuando duermes bien, quizás el problema esté en lo que comes (o lo que no comes). Si tu alimentación diaria se basa en azúcares refinados, grasas y carbohidratos simples es probable que exeperimentes fuertes subidones de energía enseguida de consumirlos, seguidos de igualmente fuerte bajones. El azúcar refinado proporciona una gran cantidad de energía, pero durante muy poco tiempo, por lo tanto cuando pasa su efecto, te sientes mucho más cansado. Algo similar sucede con el café, que es muy útil para levantarte un poco, pero enseguida que pasa el efecto te vuelves a sentir mucho más cansado que antes.

#3 No estás bebiendo suficiente agua ¿Cuánta agua debemos beber diariamente? ¡La pregunta del millón! Mucho se ha dicho sobre el mito de los dos litros de agua diarios, pero lo cierto es que el agua es fundamental para cualquier persona, sea cual sea su edad, profesión o tipo de actividad. Más allá de cuánta agua debes beber (más o menos entre cuatro y seis vasos) lo realmente importante es que la consumas de forma regular. De nada sirve que tomes litros y litros de agua de una sola vez, lo importante es que durante el día mantengas un nivel más o menos constante de hidratación.

#2 Estás demasiado tiempo sentado

Pasar demasiado tiempo en la misma posición (sentado en la oficina, acostado mirando televisión) no solo tus músculos y articulaciones comienzan a endurecerse, sino que todo tu organismo entra en un estado de letargo que te hace sentir cansado. El ritmo cardíaco y circulatorio desciende, respiras menos oxígeno y por lo tanto tu cerebro se encuentra menos activo. Si tienes que pasar mucho tiempo frente a la computadora debido a tu trabajo, lo ideal es que a cada rato dediques unos minutos a estirar un poco y caminar para reestablecer tu circulación y ritmo cardíaco.Ver también: «7 ejercicios para estimular el cerebro y la creatividad»

#1 Sufres una enfermedad no diagnosticada Si duermes bien, comes bien y te mantienes hidratado y activo durante el día, pero aún así continúas sintiéndote cansado todo el día, quizás el problema sea algo más complejo y debas visitar a un médico. No tiene por qué ser necesariamente grave, pero es probable que tengas algún tipo de condición médica que te hace estar cansado todo el tiempo.

La anemia, por ejemplo, es una afección clínica cuyos síntomas incluyen la somnolencia y el cansancio. La anemia se debe a la falta de hierro, la cual puedes solucionar rápidamente incluyendo algunos alimentos con hierro, como la remolacha, en tu dieta diaria. Pero ese es solo un ejemplo, lo que debes hacer es visitar a un médico que pueda diagnosticarte como corresponde.

Ya sabes, buenos hábitos de sueño, alimentación, hidratación y ejercicio físico: eso es todo lo que necesitas para dejar de sentir como si cada día el mundo se te cayera encima.

batanga.com

0 296

Dormir es un buen tratamiento de belleza. La piel necesita un sueño reparador para despertarse luminosa y con energía. Dormir da vida, no es lo mismo descansar que dormir.

El estilo de vida está cambiando, vivimos acelerados y bajo la presión del estrés. Se duerme poco y mal. Y, por la mañana al levantarnos, aparecen las consecuencias: irritabilidad, cansancio, somnolencia y el envejecimiento de la piel.

“La población mundial está reduciendo sus horas de sueño”, según explica a Efe el doctor y fundador del Centro Europeo del Sueño de París, François Duforez, quien asegura que “mientras hace dos décadas invertíamos una media de ocho horas, ahora oscila entre siete horas y siete horas y diez minutos aproximadamente, casi una hora menos”.

Dormir es salud y belleza. Cada minuto de sueño cuenta. Por ejemplo los japoneses es la población que menos duerme, entre seis y seis horas y media. En la disminución del tiempo de descanso ha influido, sin duda, el alto coste de la vivienda en el centro de las ciudades niponas, lo que hace más largos los desplazamientos laborales.

Calidad del sueño La calidad del sueño se deteriora por el incremento del ruido y la contaminación visual, en la que han tenido mucho que ver mucho la aparición de las nuevas tecnologías en nuestras vidas.

El estrés y las preocupaciones también restan horas de sueño. “Es importante irse a la cama tranquila. Se deben evitar realizar tareas que impliquen actividad mental, como navegar por internet, ver películas o leer”, asegura el doctor Duforez.

Los expertos apuntan que las mujeres necesitan más horas de sueño que los hombres. Ellos son más rápidos en la reparación celular. Es importante saber que la hormona del crecimiento, responsable también de la regeneración celular, se pone en activo durante las tres o cuatro primeras horas de sueño y contribuye a reparar y restaurar la dermis y densificar la piel.

Pero no siempre es fácil conciliar el sueño. Los buenos hábitos y la disciplina horaria son fundamentales para descansar. Durante el sueño, la piel descansa y se relaja, es el momento de reparar los daños ocasionados durante el día para que, a la mañana siguiente, se muestre luminosa e hidratada.

La falta de sueño produce radicales libres y causa envejecimiento prematuro de la piel. La esteticista Felicidad Carrera explica que “durante la noche la dermis sufre cambios, sube de temperatura y pierde hidratación, aunque es más permeable “.

La falta de sueño o la mala calidad de éste repercute en el aspecto de la piel al día siguiente. “Ojeras, bolsas y arrugas más marcadas son los primeros síntomas”, cuenta Carrera.

La esteticista Felicidad Carrera explica que “durante la noche la dermis sufre cambios, entre ellos aumenta su temperatura y pierde hidratación”

La alimentación también importa. Es imprescindible tener unos buenos hábitos alimenticios para preservar la calidad del sueño.

“El plátano, la avena, la leche caliente o las almendras fabrican serotonina, la famosa hormona de la felicidad que contribuye al relax y atrapa el sueño”, asegura la experta en nutrición Leticia B. Carrera.

Tampoco ayuda a dormir ingerir sustancias estimulantes como la cafeína o el alcohol. Si se tiene el sueño ligero, se deben evitar las cenas copiosas y tardías, así como especiadas o ricas en grasa que incluyan embutidos y quesos curados.

“Verduras, pescado o pollo a la plancha, fruta o yogur”, recomienda la experta en nutrición Letizia B. Carrera.

La luz también juega un papel importante en la conciliación del sueño. La habitación debe estar en total oscuridad.

Acostarse y levantarse a horas similares y evitar las siestas de más de treinta minutos, también ayuda.

Muchos especialistas aconsejan realizar un ritual que introduzca al sueño como puede ser: tomar infusiones relajantes, un masaje de relax, una ducha o un baño de agua caliente, dar un paseo o escuchar música tranquila.

Es el momento de aplicar belleza Durante el sueño es el momento de aplicar la cosmética reparadora. “Mientras se duerme, la barrera natural de la piel se vuelve mucho más permeable y, por tanto, es más receptiva a la absorción de ingredientes”, explica Felicidad Carrera.

Conscientes de que la noche es el momento ideal para utilizar tratamientos específicos que cubran las necesidades de cada piel, la industria cosmética ha lanzado una serie de productos que trabajan cuando el hombre y la mujer duermen.

Así, mientras se está en brazos de Morfeo, las formulas cosméticas reparan la piel, combaten la celulitis, ponen freno al los estragos del paso del tiempo e, incluso, se ocupan de la salud del cabello, según indican, por ejemplo, los productos de la firma Lazatigue.

Vía: EFE

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow