Tags Posts tagged with "Diabetes"

Diabetes

0 82

La diabetes está afectando a la mayoría de la población, esto debido al sedentarismo y a no consumir comida saludable, existen dos tipos de diabetes I y II.

La diabetes puede ser causada por poca producción de insulina, resistencia a la insulina o ambas.

La diabetes tipo I

Es también conocida como la diabetes insulinodependiente, en este caso el páncreas no genera insulina, la insulina es la hormona que ayuda a las células a generar energía y a controlar el azúcar en la sangre, al no tener esta hormona se tiene un exceso de glucosa en la sangre. Al pasar el tiempo el contenido de glucosa puede genera ciertos problemas en el corazón, riñón, ojos, encías y otros.

Esta puede aparecer a cualquier edad, entre los síntomas que se pueden presentar se encuentra:

  • Mucha sed
  • Orinar constantemente
  • Sentir mucho cansancio
  • Sentir mucha hambre
  • Pérdida de peso
  • Piel seca
  • Herida que no sane rápidamente
  • Vista borrosa

La diabetes tipo II

Es también conocida como la diabetes no insulinodependiente, en este caso el páncreas no produce o no se utiliza bien la insulina generada. Al pasar el tiempo el contenido de glucosa puede genera ciertos problemas en el corazón, riñón, ojos, encías y otros.

Las personas mayores, obesas, que no hagan ejercicios o que tenga predeabetes tienen mayor probabilidad de desarrollar este tipo de diabetes, esta puede prevenirse o retrasar su aparición dependiendo del estilo de vida o el cambio de hábitos que se puedan realizar.

Este tipo de diabetes presenta los siguientes síntomas:

  • Mucha sed
  • Orinar constantemente
  • Sentir mucho cansancio
  • Sentir mucha hambre
  • Pérdida de peso
  • Herida que no sane rápidamente
  • Vista borrosa

La diabetes es una condición la cual puede ser controlada al tener en cuenta el tipo de alimentación que se consume, en este caso no es hacer dieta sino más bien tener un buen habito alimenticio, el consumo de granos enteros y fibras ayudan a mantener el nivel de azúcar en la sangre reduciendo el riesgo de padecer diabetes.

Se debe prevenir el consumo de comidas procesadas.

Evitar el consumo de bebidas azucaradas

Realizar alguna actividad física con regularidad, aunque sea 30 minutos y que al mismo tiempo permita mantener el peso ideal

Evitar el sobrepeso o la obesidad

Para las personas que padecen de diabetes deben controlarse de la siguiente manera.

Seguir un plan de alimentación recomendado por su médico.

Realizar actividades físicas

Tomar su medicamento

Medir su nivel de glucosa todos los días, hacer un seguimiento de esto dependiendo si presenta algún síntoma de una enfermedad

Revisar sus pies constantemente para ver si no tiene alguna cortada o ampolla

Debe controlar su colesterol y presión arterial

Debe realizar chequeos médicos

 

0 116

¿Qué son los Edulcorantes?

Se le llama edulcorante a cualquier sustancia, natural o artificial, que edulcora, ​ es decir, que sirve para dotar de sabor dulce a un alimento o producto que de otra forma tiene sabor amargo o desagradable. Dentro de los edulcorantes encontramos los de alto valor calórico, como el azúcar o la miel por mencionar algunos, y los de bajo valor calórico, que se emplean como sustitutos del azúcar. En ambos tipos encontramos edulcorantes naturales y artificiales. Pero la mayoría de los edulcorantes bajos en calorías son de origen artificial. A los sustitutos del azúcar en general se refiere este artículo.

¿De donde provienen los Edulcorantes?

Dependiendo del edulcorante que se va a consumir puede discutirse su procedencia, algunos son artificiales y vienen de la mezcla de distintos compuestos otros son naturales de las frutas o algunas plantas.

Historia de los Edulcorantes

1879: la sacarina fue el primer edulcorante artificial descubierto por el químico ruso Constantin Fahlberg; mientras estaba cenando, hizo un descubrimiento asombroso: el panecillo que acababa de morder tenía la corteza increíblemente dulce. Cuando se percató que dicho sabor estaba en sus dedos volvió al laboratorio y comenzó a “probar” varios experimentos que tenía entre manos; así acabó por comprobar que la dulzura proviene de una reacción química accidental: trabajando con alquitrán de hulla, en un vaso el ácido o-sulfobenzoico habían reaccionado con cloruro de fósforo y amoníaco, produciendo sulfóxido benzoico.

Esa es una versión de la historia. La otra cuenta que fue en realidad el jefe de Fahlberg, el Dr. Ira Remsen, quien no se lavó las manos antes de sentarse a comer. En cualquier caso, fue el ruso quien se dio cuenta de la viabilidad comercial de la sacarina. Se consideró el mejor sustituto del azúcar porque tenía bajos costos de producción, no contenía calorías y no causaba caries en los dientes. El siguiente paso fue patentarla y de inmediato se comenzó a vender la sacarina en polvo y en pastillas.

El primer “susto” de la sacarina

1908: A principios del siglo XX, las historias de terror relacionadas con los alimentos, como la que contaba la novela “La jungla” de Upton Sinclair (donde se relata las pésimas condiciones de higiene de la industria cárnica), empiezan a asustar al público norteamericano. En respuesta a esta creciente alarma, el Congreso de los EEUU aprobó la Ley de Alimentos y Medicamentos en junio de 1906, para proteger al público de “los alimentos, drogas o medicamentos adulterados o mal etiquetados o venenosos o nocivos”. No pasó mucho tiempo antes de que la sacarina estuviera en el punto de mira de dicha Ley.

Pero resulta que el presidente Theodore Roosevelt estaba usándola con el fin de bajar de peso, por lo que ignoró las denuncias. Pero quienes estaban detrás de la prohibición de la sacarina no se amilanaron y finalmente consiguieron que se eliminara de los alimentos procesados, pero se siguió vendiendo a los consumidores.

La escasez de azúcar generalizada que se vivió en el transcurso de las dos Guerras Mundiales hizo que el consumo de sacarina se disparase y que además se instalara este producto casi en todas partes del mundo.

La llegada del ciclamato

1937: Michael Sveda, un estudiante de química de la Universidad de Illinois estaba trabajando con un compuesto llamado ciclamato, cuando descubrió que sus cigarrillos le sabían dulces. Introducido en el mercado de Estados Unidos en 1950 los Laboratorios Abbott, el ciclamato fue inicialmente comercializado para el control de la insulina en diabéticos y en 1958 la FDA lo consideró seguro.

Pero en realidad lo mejor que tenía el ciclamato era que quitaba el retrogusto amargo o metálico a la sacarina, por lo que la mezcla de ambos (10 partes de ciclamato + 1 parte de sacarina) fue comercializada con gran éxito y acabó siendo el edulcorante preferido por quienes producían refrescos, comidas y dulces, para sustituir al azúcar.

El aspartamo

1965: el químico James M. Schlatter estaba buscando un medicamento contra la úlcera cuando se topó con el dulce sabor del aspartamo lamiendo su dedo, que provenía de la mezcla del ácido aspártico y la fenilalanina, dos aminoácidos de origen natural. El aspartamo entró en el mercado de los edulcorantes artificiales en 1973.

A diferencia de los otros dos compuestos que no son metabolizados por el cuerpo (se excretan como se ingieren) el aspartamo sí que se metaboliza y tiene una cantidad mínima de calorías (unas 4 por gramo), además de un puñado de contraindicaciones: personas que padecen problemas hepáticos graves y embarazadas con niveles altos de fenilalanina en sangre.

La última generación: Ace-K, sucralosa y neotame

1967: el acesulfamo de potasio, también conocido como Ace-K fue descubierto por Karl Clauss y Harald Jensen en Frankfurt, Alemania, cuando combinaron isocianato fluorosulfonil y 2-buteno y comprobaron que el resultado era extremadamente dulce.

1976: unos científicos del Queen Elizabeth College de Londres estaban trabajando con un compuesto clorado del azúcar, cuando a uno de los investigadores se le ocurrió probarlo. Así nació la sucralosa, que es hasta 600 veces más dulce que el azúcar.

2002: A diferencia de sus predecesores, el neotamo fue planificado, ya que los científicos de todo el mundo competían por encontrar el próximo gran éxito en edulcorantes, que no tuviera regusto amargo y poseyera un factor de dulzura más alto, buscando entrar en el mercado de los edulcorantes artificiales que mueve miles de millones de euros cada año.

Desarrollado por Monsanto, el neotamo es de 7.000 a 13.000 veces más dulce que el azúcar y su sabor tiene un “efecto prolongado”. El neotamo se utiliza muy a menudo en combinación con otros edulcorantes artificiales.

¿Para qué y por qué usar Edulcorantes?

  • Los sustitutos del azúcar pueden ayudarles a las personas que están tratando de adelgazar. Le suministran el dulce a los alimentos y las bebidas sin aportarles calorías extras.
  • Usar edulcorantes artificiales en lugar del azúcar también puede ayudar a prevenir las caries dentales y a controlar el nivel de azúcar en la sangre en personas con diabetes.

Beneficio de los Edulcorantes 

  • Sustituir el uso de azúcar por edulcorantes SIN CALORIAS representa un cierto ahorro energético, no aportamos tantas calorías al cuerpo, si bien, esto sólo será efectivo si disminuimos el aporte de grasa en la dieta, es decir “no sirve de nada usar sacarina para engordar menos, si luego nos comemos un costillar”.
  • Tenemos que estar pendientes del consumo de azúcares, porque un exceso hace que se conviertan en triglicéridos fomentando la acumulación de grasa en el cuerpo. Pero debemos saber que el azúcar es la gasolina para que nuestro cerebro funcione bien.
  • Gracias a los edulcorantes no calóricos, podemos controlar el peso y la diabetes(ya que no crean picos de insulina en sangre a diferencia del azúcar)
  • Pero, en cambio, para la población con peso adecuado y sin diabetes, el uso de edulcorantes o de productos bajos en calorías que los contienen no tiene tanta utilidad para la prevención de la obesidad y su síndrome metabólico. En este caso, los pilares básicos para mantener un buen estado de salud y prevenir enfermedades, sería el cumplimiento de una alimentación equilibrada (variada y moderada en cantidad) y la realización de actividad física.
  • Además de contribuir a la prevención de la obesidad y diabetes, los edulcorantes no calóricos evitan las caries (muchos se utilizan en chucherías entre otros) y pueden ser de gran utilidad en personas mayores que tienen falta de apetito, ya que los edulcorantes son potenciadores del sabor y la tercera edad suele tener alteración en la apreciación de los sabores por una atrofia en las papilas gustativas.

Desventajas de usar Edulcorantes

  • -Su sabor es diferente al del azúcar común, por lo que para algunas personas es difícil adaptarse al principio.
  • –No es bueno excederse en la ingesta de edulcorantes, no porque sea mortal para la salud sino porque con pocas cantidades es capaz de endulzar bastante y, como dice la frase, “todo en exceso es malo”.
  • -Puedes sentirte intimidado al principio ante los rumores de que el endulzante artificial produce cáncer u otras enfermedades, pero no te alarmes porque hasta el momento ningún estudio ha comprobado que esto sea cierto.
  • -En algunos casos no puede ser consumido por embarazadas.
  • Incluir endulzantes como la Stevia en tu dieta es totalmente beneficioso, si se evita el exceso en las cantidades.

Tipos de Edulcorantes

Existen numerosas sustancias edulcorantes con capacidad de endulzar los alimentos. Se clasifican en:

  • Edulcorantes naturales:
    • Monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa…).
    • Disacáridos (sacarosa, lactosa…)
  • Edulcorantes nutritivos, derivados de productos naturales:
    • Derivados del almidón: jarabe de glucosa.
    • Derivados de la sacarosa: azúcar invertido.
  • Azúcares-Alcoholes o polioles: sorbitol, manitol, xilitol…
  • Neoazúcares: fructo-oligosacáridos.
  • Edulcorantes intensos:
    • Edulcorantes químicos, de síntesis o artificiales: aspartamo, acesulfamo, sacarina, ciclamato…
    • Edulcorantes intensos de origen vegetal: esteviósidos (estevia), glicirricina…

Los edulcorantes naturales y nutritivos aportan energía en mayor o menor medida. En el caso de los derivados de hidratos de carbono, como los monosacáridos, disacáridos, derivados del almidón y sacarosa, contribuyen a la ingesta energética con 4 Kcal/g.

Respecto a los polioles, conservan parte del dulzor de los azúcares originales, pero se absorben poco en el intestino delgado, por lo que son utilizados en algunos productos para reducir el aporte de azúcares y energía. Cuando llegan al intestino delgado, los polioles reclaman agua, formándose una solución isotónica que alcanza el colon. Es por eso que si la cantidad de polioles es muy elevada, es fácil que se produzca una diarrea osmótica, de ahí que se deba advertir de este hecho en el etiquetado de los alimentos que los contienen.

Los edulcorantes intensos son ampliamente utilizados en productos alimentarios con el objetivo de reducir la cantidad de calorías. Se añaden a los alimentos para darles dulzor sin aportar prácticamente energía. Su capacidad de endulzar puede alcanzar desde cientos hasta miles de veces más poder edulcorante que el azúcar. Muchos de ellos son acalóricos, como la sacarina, el ciclamato y el acesulfamo, aunque también los hay con una pequeña cantidad de calorías. El aspartamo tiene un gran poder edulcorante, de ahí que se considere acalórico al utilizarse en cantidades muy pequeñas. Es importante tener en cuenta que muchos edulcorantes intensivos tienen unas cualidades de sabor que hacen que no sean ideales para la sustitución del azúcar. Por ejemplo, la sacarina tiene un regusto metálico y puede parecer algo amarga.

Edulcorantes naturales y Edulcorantes Artificiales y Sintéticos

Edulcorantes naturales 

Ya que ningún edulcorante, a excepción de la stevia, es beneficioso para la salud, lo mejor sería satisfacer nuestra necesidad de endulzar determinados alimentos con edulcorantes naturales de procedencia biológica. No debemos olvidar la gran controversia que existe con respecto a algunos famosos edulcorantes sintéticos, como el aspartamo o la sacarina, cuyo peligroso efecto en la salud ha quedado ampliamente demostrado en infinidad de investigaciones.

Al menos los edulcorantes naturales no poseen sustancias químicas cancerígenas y contienen fibraalgunas vitaminas y minerales saludables, aunque desde luego en proporciones infinitamente menores que otros alimentos como los cereales, las legumbres o los vegetales. Los edulcorantes naturales contienen, fundamentalmente:

  • Hidratos de carbono: sobre todo azúcares simples, los más perjudiciales para salud y especialmente para la diabetes, ya que su ingesta provoca un rápido aumento del nivel de glucosa en sangre. Los cerealeso las legumbres, en cambio, poseen hidratos de carbono de absorción lenta que son los que el organismo puede utilizar como fuente eficiente de energía y que no descompensan la glucosa sanguínea.
  • Algunas vitaminas y minerales: pero en proporciones bastante insignificantes comparado con otro tipo de alimentos.

Es decir, el uso de edulcorantes tiene que ver con el capricho y no con una necesidad nutricional. Por lo tanto es mucho mejor consumir cualquier edulcorante natural con moderación.

Stevia, el mejor edulcorante

La stevia es una bonita planta cuyas hojas proporcionan un sabor hasta 300 veces más intenso que el azúcar, con la ventaja de no contener ninguna caloría y ser altamente beneficiosa para la salud, como muchos estudios científicos advierten. Este edulcorante natural se utiliza desde hace años en Sudamérica, Asia, China y Japón. Su aprobación para el consumo en Europa se retrasó por el afán proteccionista de algunas multinacionales propietarias de edulcorantes sintéticos. Puesto que se trata de una planta, ninguna empresa puede conseguir la patente. De ahí el problema para encontrar financiación y realizar los estudios pertinentes para su aprobación.

Además, según algunos estudios, la stevia regula la diabetes y la hipertensión, y además adelgaza. Es un edulcoranteperfectamente recomendado para personas diabéticas, dura mucho tiempo, no se transforma con altas temperaturas y no es adictivo. De todos los edulcorantes naturales disponibles en el mercado, la stevia es sin duda el más saludable, aunque hay que acostumbrarse a su intenso sabor con cierto toque a regaliz.

Azúcar de caña integral o de rapadura

Este edulcorante se obtiene evaporando el jugo de la caña por calentamiento o liofilización. De todos los tipos de azúcar es el más saludable, pues contiene algunos minerales y vitaminas cuando se respeta el proceso artesanal de fabricación.

Cuando compremos azúcar de caña integral debemos asegurarnos de que sea auténtico, pues el azúcar moreno lleno de aditivos que se vende en los supermercados convencionales no tiene nada que ver con el de verdad. Ni el color, ni la textura, ni sus propiedades, ni el procedimiento de obtención industrial. Comprueba personalmente las diferencias.

El verdadero azúcar de caña integral no es marrón, sino que tiene un color ligeramente tostado y se apelmaza con facilidad al contacto con la humedad. Lo encontraremos en tiendas especializadas en productos biológicos, sólo tenemos que aprender a comprar ecológico. El azúcar integral de caña es uno de los edulcorante más ricos en vitaminas y minerales.

Las melazas de cereal

Las melazas se obtienen a través de un proceso de fermentación de diferentes cereales, sobre todo del arroz y la cebada. Al tratarse de un producto fermentado, su digestibilidad es mayor y contienen, al igual que el azúcar de caña integral, cierta cantidad de vitaminas y minerales provenientes de dichos cereales. Además, si han sido elaboradas con temperaturas inferiores a los 70º, contienen propiedades enzimáticas, por lo que es importante conseguirlas de buena calidad.

Endulzan algo menos que el azúcar y son bastante suaves al paladar. Sin duda son un buen sustituto del azúcar blanco (completamente carente de nutrientes), sobre todo para la población infantil.

La miel

La miel es un producto que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores y puede contener en su composición hasta 150 elementos diferentes. Aunque contiene vitaminas y minerales, lo cierto es que la mayor parte de esos componentes son, al igual que otros edulcorantes, azucares simples con los mismos inconvenientes que hemos visto antes.

La miel es un edulcorante muy natural y sobre todo delicioso, pero también debemos consumirla con moderación.

Sirope de agave

El sirope de agave se ha puesto muy de moda últimamente pero la información es bastante contradictoria, dependiendo de las fuentes que se analizan, y no existen muchos estudios sobre sus cualidades nutricionales.

Este sirope se obtiene a partir de una planta muy parecida al aloe vera originaria de América Latina. En primer lugar, se obtiene el jugo de la planta, que los mexicanos consumen como bebida refrescante. Luego se fermenta y se obtiene el pulque. Del pulque, a través de un proceso enzimático, se obtiene esta sustancia parecida a la miel.

Su complicado proceso de fabricación así como las altas temperaturas a las que se somete son argumentos que defienden algunos detractores. Aunque se trata de una buena alternativa para veganos, para el resto de personas la miel es, sin duda, una opción parecida mucho más natural y saludable.

Sirope de arce

El arce es un árbol que crece sobre todo en Canadá y la parte norte de Estados Unidos. Su sirope se extrae a partir de la evaporación de la savia de este árbol. Comparado con el sirope de agave, su producción es mucho más sencilla y natural, por lo que constituye una mejor alternativa. No obstante, también contiene una gran cantidad de azúcares simples y tan solo un 0,7% de minerales.

Fructosa

La fructosa es un azúcar simple que proviene de algunos vegetales, sobre todo de la fruta. Pero la fructosa que encontramos en el mercado se consigue mediante un proceso enzimático a partir del azúcar blanco. Sin embargo, provenga de donde provenga, lo cierto es que se trata de un elemento carente por completo de nutrientes como vitaminas, minerales o fibra.

La única ventaja de la fructosa es que puede ser mínimamente tolerada por personas diabéticas, ya que no desestabiliza bruscamente los niveles de azúcar en sangre.

Conclusiones

Como hemos visto, la mayor parte de los edulcorantes, aunque sean naturales, no contienen apenas valor nutritivo y pueden ser perjudiciales para la salud si se toman cantidades excesivas. El azúcar blanco es un producto que sólo aporta calorías y desequilibrio glúcido en la sangre y los sustitutos sintéticos son sospechosos de causar graves enfermedades. Así que, si no podemos privarnos de endulzar algunos de nuestros platos o bebidas favoritas, mejor echar mano de las alternativas naturales que existen en el mercado. Los mejores, la stevia y el azúcar de caña integral.

Para cuidar nuestra salud, debemos optar por los edulcorantes naturales menos perjudiciales y huir siempre del venenoso aspartamo y de los productos light.

Edulcorantes artificiales

Los edulcorantes artificiales más usados y sus ventajas frente al azúcar de caña son:

  • Aspartamo: Compuesto por dos aminoácidos combinación de fenilalanina y ácido aspártico. Es 220 veces más dulce que el azúcar pero con la desventaja de que pierde su dulzor al calentarse. Está en estudio su posible relación con el cáncer y lo podemos encontrar en productos comerciales con el identificativo E 951.
  • Sucralosa: Es uno de los edulcorantes artificiales con mayor concentración de dulce, 600 veces más que el azúcar. Tiene la ventaja de poderse calentar y usar para repostería que lleve horneado.
  • Sacarina: Tiene gran concentración de dulzor, aunque no siempre la misma, de 200 a 700 más que el azúcar. También se puede usar con calor, es termoestable pero no se usa para hornear.
  • Acesulfamo K: Este es su nombre en productos industriales, pero como sustituto del azúcar de mesa se le conoce como Sweet One. También es termoestable y bajo en calorías.
  • Ciclamato: Se utiliza en algunos países y en los productos se denomina edulcorante “E-952”. Es muy controvertido porque en 1969 fue prohibido en Estados Unidos debido a que se le asoció con cáncer de vejiga en animales, aunque existen dudas porque se les sometieron a dosis 100 veces superiores a las que consumiría un ser humano. Pero se ha demostrado que el ciclamato puede sintetizarse como ciclohexilamina en el tracto intestinal, elemento que sí puede ser cancerígeno.

Quién Inventó los edulcorantes

Constantin Fahlberg, fue descubierto en 1879 por Ira Remsen y Constantin Fahlberg cuando investigaban en la Universidad Johns Hopkins sobre la oxidación de los elementos químicos. Después de un experimento, Falhberg fue a comer y se dio cuenta del extremado dulzor de los alimentos que manipulaba.

Enseguida averiguó la razón: se debía a la sustancia que había quedado impregnada en sus manos en el laboratorio, la sacarina.

Edulcorantes para diabéticos

Los mejores sustitutos de azúcar para diabéticos:

1. Neotame

El Neotame es el sustituto del azúcar con mayor capacidad de endulzar. Para tener una idea más clara: es 13.000 veces más dulce que el azúcar. No deja retrogusto amargo, como ocurre con varios de los edulcorantes, y es muy estable frente a las altas temperaturas por lo que permite cocinar sin problemas. El consumo seguro es de 2mg por kilo de peso corporal al día.

2. Sucralosa

Se vende bajo la marca splenda. La Sucralosa es 600 veces más dulce que el azúcar. No es a calórico, pero como no se metaboliza fácilmente, no produce ganancia de peso y obviamente no aumenta la glicemia. Desde su aprobación por parte de la FDA a fines de los 90, se publicaron decenas de estudios sobre su seguridad. Se puede afirmar que su uso es seguro siempre que se consuma hasta 5 mg por kilo de peso. Dado su alto poder edulcorante, el consumo diario promedio no suele rebasar la quinta parte de esa cantidad.

3. Accesulfame potásico

Este edulcorante es 200 veces más dulce que el azúcar y se mantiene muy estable con temperaturas elevadas, por lo que es otro de los edulcorantes aptos para ser usado en preparaciones que llevan cocción.

El uso seguro es de 15 mg por kilo de peso por día. Para graficar mejor esa cantidad, en caso de ser una persona de aproximadamente 70 kilogramos, y utilizar el producto para edulcorar bebidas en forma significativa, debería beber más de 8 litros por día de esa bebida para pasar el límite de seguridad.

En otras palabras, hasta 8 litros por día es seguro, lo que también se seguro es que no es para nada probable que alguien beba esa cantidad.

Es uno de los dos edulcorantes que usa la coca cola zero.

4. Stevia

La stevia fue aprobada por la FDA en 2008, pero es importante tener claro que para lograr esa aprobación existe un largo proceso previo. La cantidad segura de stevia por día es de 4 mg por kilo de peso, por día. Su poder de endulzar es significativamente más elevado que el azúcar: 300 veces superior.

5. Los alcoholes azucarados o polioles como el manitol, eritritol, sorbitol y xilitol

Estos compuestos tiene la mitad de la capacidad de edulcorar que el azúcar, pero hay que tener en cuenta que aportan calorías. Esto puede ser confuso porque los productos que lo contienen dicen “libre de azúcar” o “sugar free”, lo que es cierto, pero igualmente aportan calorías.

Es más complejo aún: tienen cierta capacidad para aumentar la glicemia, por lo que su uso en los diabéticos tiene sus restricciones. Otro punto cuestionable que se tienen cierta capacidad laxante, sobre todo a dosis altas. Pero no se trata de dosis muy altas, por lo que el consumo debe ser muy cuidado para evitar también ese problema.

6. Aspartamo

El aspartamo es 200 veces más dulce que el azúcar y aporta muy pocas calorías.

Tal vez es uno de los edulcorantes más estudiados, ya que se le han adjudicado muchos problemas.

Sin embargo, no se ha podido demostrar una relación causal entre el consumo de aspartamo y ninguna patología, siempre y cuando se mantenga dentro del rango de consumo seguro, es que de hasta 40 mg por kilo de peso por día.

Lo que sí es absolutamente demostrado es que las personas con fenilcetonuria, no deben consumir aspartamo ni nada que lo contenga.

Es el otro edulcorante que usa la coca cola zero.

Alternativas a los sustitutos del azúcar

Si no quieres usar azúcar y estas preocupado por el uso de edulcorantes artificiales, podrías hacer lo siguiente:

  • No tomes sodas de dieta, toma agua
  • Utiliza frambuesas con endulzantes artificial, con moderación.
  • Lee las etiquetas para evitar los alimentos altos en azúcar.

Si estas siguiendo una dieta para diabético es necesario que conozcas los edulcorantes artificiales para que elijas el mejor para tu gusto y estilo de vida.

¿Los edulcorantes producen cáncer?

Aunque no hay pruebas que demuestren que los edulcorantes puedan producir cáncer, es importante no abusar de ellos ya que en exceso, como cualquier otro alimento, pueden causarnos desequilibrios nutricionales

Se entiende por ‘edulcorante‘, a un grupo de aditivos que se utilizan para endulzar algunos alimentos y así obtener un bajo consumo de calorías, estos edulcorantes son muy utilizados especialmente por pacientes diabéticos, y también por quienes desean mantener un peso controlado, pues al no consumir azúcares se reducen calorías.

Entre los edulcorantes más comunes tenemos al sorbitol, el manitol, la sacarina; estos productos entre otros, durante años han formado parte de la alimentación de miles de personas que no deben ni pueden consumir alimentos azucarados, como son las personas diabéticas.

En España permanentemente se evalúa la seguridad de los edulcorantes y ponen énfasis en sus condiciones de uso. Al contrario de lo que comúnmente creemos su uso no es libre, estos productos se deben ajustar a ciertas concentraciones y a un uso controlado, no se debe utilizar indiscriminadamente. En España para poder comercializar un producto que contenga edulcorantes se deberán cumplir algunas normas establecidas en el REAL DECRETO 2002/1995, del 7 de diciembre de 1995, y se utilizan con la práctica de una fabricación correcta, sin exceder el objetivo pretendido y sin confundir a sus consumidores.

¿Qué pasaba años atrás?

Siempre se ha provocado temor entre los consumidores de edulcorantes, pues se habla mal de ellos, de la sacarina se ha dicho que puede producir cáncer. Tanto es así que por la época de los 7o en EE.UU y algunos otros lugares del mundo fue prohibido el uso de los ciclamatos, pues se creía que producían cáncer, estos temores fueron difundidos porque en estudios realizados con ratones estos adquirieron cáncer de vejiga debido al alto consumo de dichos edulcorantes.

Sin embargo en estudios realizados más adelante se pudo comprobar que dicho cáncer en estos ratones era provocado por cálculos renales, los cuales fueron producto del alto consumo de los edulcorantes, cálculos que se habrían podido provocar también si hubiesen consumido altas cantidades de azúcar o sal.

¿Provoca cáncer la sacarina?

La sacarina es uno de los edulcorantes más estudiados. Investigaciones realizadas en mas de 100 países demuestran que no hay relación alguna entre el cáncer y el consumo de este producto por humanos, por esta razon fue autorizado su consumo por la organizacion mundial de la salud.

Relacionando edulcorantes y el cáncer

Sacarina
Como ya se dijo anteriormente este producto no produce cáncer, y aunque durante mucho tiempo fue etiquetado como peligroso, al realizar estudios y no encontrar relación alguna con el cáncer en humanos, en el año 2000 fue aprobado su consumo al ser eliminado como cancerígeno, por el National Toxicologi Program.

Aspartamo
En los años 80 temían que podría producir cáncer de cerebro, estudios posteriores realizados muy exhaustivamente dieron como resultado que no hay ningún tipo de riesgo de cáncer por consumir este producto, fue aprobado en 1981.

Los Edulcorantes y la obesidad

Los edulcorantes artificiales, utilizados como ayuda para perder peso y prevenir la diabetes, en realidad podría acelerar el desarrollo de intolerancia a la glucosa y la enfermedad metabólica al cambiar la composición y función de la microbiota intestinal, la importante población de bacterias que residen en nuestros intestinos, según concluye una investigación realizada en ratones y seres humanos y que se publica este miércoles en Nature.

Entre otras cosas, según explica el director de la investigación, el doctor Eran Elinav, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann, en Israel, junto con el profesor Eran Segal, del Departamento de Matemática Aplicada e Informática, el uso generalizado de los edulcorantes artificiales en las bebidas y los alimentos pueden contribuir a la obesidad y la epidemia de diabetes que está afectando a gran parte del mundo.

Durante años, los investigadores han estado desconcertados por el hecho de que los edulcorantes artificiales no calóricos no parecen ayudar en la pérdida de peso y algunos estudios han sugerido que incluso pueden tener un efecto contrario. Por lo general, se cree que la intolerancia a la glucosa ocurre cuando el cuerpo no puede hacer frente a grandes cantidades de azúcar en la dieta, siendo el primer paso en el camino hacia el síndrome metabólico y la diabetes del adulto.

El estudiante de posgrado Jotam Suez en el laboratorio de Elinav, quien condujo el estudio, colaboró con los estudiantes de posgrado Tal KoremDavid Zeevi, en el laboratorio de Segal, y Gili Zilberman-Shapira en el laboratorio de Elinav, en el descubrimiento de que los edulcorantes artificiales, a pesar de no contener azúcar, tienen un efecto directo sobre la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa.

Reacción de las bacterias

Los científicos dieron a los ratones agua mezclada con los tres edulcorantes artificiales más utilizados en las cantidades equivalentes a los permitidos por la agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés). Estos ratones desarrollaron intolerancia a la glucosa en comparación con ratones que bebieron agua o, incluso, agua de azúcar. Repetir el experimento con diferentes tipos de ratones y distintas dosis de los edulcorantes produjo los mismos resultados: estas sustancias inducen de alguna manera intolerancia a la glucosa.

A continuación, investigaron la hipótesis de que la microbiota intestinal está involucrada en este fenómeno y pensaron que las bacterias pueden hacer esto por reacción a las nuevas sustancias como edulcorantes artificiales, que el propio organismo no puede reconocer como «alimento». De hecho, los edulcorantes artificiales no son absorbidos en el tracto gastrointestinal, pero al pasar por él encuentran billones de bacterias de la microbiota intestinal.

Nutrición y microbiota

Los investigadores trataron a ratones con antibióticos para erradicar muchas de sus bacterias intestinales, lo que provocó una reversión completa de los efectos de los edulcorantes artificiales sobre el metabolismo de la glucosa. Después, transfirieron la microbiota de los roedores que consumieron edulcorantes artificiales a ratones libres de gérmenes, lo que resultó en una transmisión completa de la intolerancia a la glucosa a los ratones receptores.

Esto, en sí mismo, era una prueba concluyente de que los cambios en las bacterias intestinales son directamente responsables de los efectos nocivos para el metabolismo de su anfitrión. Incluso, el equipo encontró que la incubación de la microbiota fuera del cuerpo, junto con edulcorantes artificiales, fue suficiente para inducir la intolerancia a la glucosa en los ratones estériles.

Un análisis detallado de la microbiota en estos ratones reveló cambios profundos en sus poblaciones bacterianas, incluyendo nuevas funciones microbianas que son conocidas por inferir una propensión a la obesidad, la diabetes y las complicaciones de estos problemas en ratones y seres humanos.

Para ver si esto sucedía también en el microbioma humano, Elinav y Segal analizaron los datos recogidos de su Proyecto de Nutrición Personalizada, el mayor ensayo en humanos hasta la fecha para ver la conexión entre la nutrición y la microbiota. Aquí, descubrieron una asociación significativa entre el consumo de edulcorantes artificiales, configuraciones personales de las bacterias intestinales y la propensión a la intolerancia a la glucosa.

Después, estos expertos llevaron a cabo un experimento controlado, pidiendo a un grupo de voluntarios que por lo general no comen o beben alimentos endulzados artificialmente que los consumieran durante una semana y luego les realizaron pruebas para ver sus niveles de glucosa, así como sus composiciones de microbiota intestinal.

Intolerencia solo una semana después

Los hallazgos mostraron que muchos, pero no todos, los voluntarios habían empezado a desarrollar intolerancia a la glucosa después de sólo una semana de consumo de edulcorantes artificiales. La composición de su flora intestinal explicó la diferencia: los investigadores hallaron dos poblaciones diferentes de bacterias del intestino humano, una que induce intolerancia a la glucosa cuando se expone a los edulcorantes y otra sin ningún efecto en ambos sentidos.

Elinav cree que ciertas bacterias en los intestinos de las personas que desarrollaron intolerancia a la glucosa reaccionaron a los edulcorantes químicos mediante la secreción de sustancias que luego provocan una respuesta inflamatoria similar a la sobredosis de azúcar, promoviendo cambios en la capacidad del cuerpo para utilizar el azúcar.

«Los resultados de nuestros experimentos resaltan la importancia de la medicina personalizada y la nutrición para nuestra salud en general. Creemos que un análisis integrado de grandes datos individualizados de nuestro genoma, microbioma y los hábitos alimenticios podría transformar nuestra capacidad de entender cómo los alimentos y los suplementos nutricionales afectan a la salud y el riesgo de la enfermedad de una persona», sugiere Segal.

«Nuestra relación con nuestra propia mezcla individual de bacterias intestinales es un factor muy importante en la determinación de cómo los alimentos que comemos nos afectan. Especialmente interesante es la relación entre el uso de edulcorantes artificiales, a través de las bacterias en nuestros intestinos, con una tendencia a desarrollar los mismos trastornos para los que fueron diseñados para evitar, lo que exige una reevaluación del consumo masivo de hoy en día sin supervisión de estas sustancias», concluye Elinav.

Edulcorantes durante el embarazo

A pesar de que contiene calorías, el azúcar es más segura que algunos endulzantes artificiales, que incluso se prohíben en esta etapa. Eso sí, no todas las mujeres pueden consumir azúcar libremente, por lo que debes conversarlo con tu médico.

Experto: Carlos Ibieta, ginecólogo de Integramédica

Una mujer necesita aumentar la ingesta de calorías durante el embarazo, y está bien obtener algunas de esas calorías adicionales del azúcar, por lo que se acepta reemplazar los edulcorantes durante la gestación. Este es el momento de disfrutar los dulces -pero con moderación-, porque pronto volverás a contar las calorías del azúcar al intentar perder peso después de tener el bebé.

Algunas mujeres, sin embargo, reducen el azúcar durante el embarazo, sólo para reemplazarlo por edulcorantes artificiales, dependiendo de los edulcorantes que elijas, esta decisión puede ser incluso menos saludable. Es necesario que cuando compres el endulzante que usarás mientras estás embarazada, te fijes en la etiqueta y optes por aquellos seguros.

El doctor Carlos Ibieta, ginecólogo de Integramédica, explica que “debe existir precaución en el consumo de edulcorantes, en general, es preferible consumir productos de origen natural porque los productos artificiales pueden producir algunas alteraciones en el organismo, sin embargo, de ser necesario, existen endulzantes cuyo consumo ha sido aprobado por organismos técnicos, como por ejemplo: la sucralosa, el aspartamo y el acesulfame de potasio “.

Edulcorantes seguros

Los edulcorantes artificiales son seguros durante el embarazo si son consumidos con moderación:

  • Acesulfame de potasio: este producto químico es un endulzante 600 veces más dulce que el azúcar por lo que suele ser añadido a productos horneados, postres congelados, gelatinas libres de azúcar como un sustituto de ésta.
  • Aspartamo (como Nutrasweet por ejemplo): los expertos dicen que es seguro para su uso durante el embarazo y la lactancia. Deben evitarlo las personas que tienen un trastorno metabólico conocido como fenilcetonuria o PKU.
  • Sucralosa: este edulcorante sin calorías, hecho de azúcar, se añade a los productos horneados, bebidas sin alcohol y chicles. No tiene ningún efecto sobre el azúcar de la sangre y es considerado seguro durante el embarazo.
  • Estevia refinada: los preparados de estevia altamente refinados son considerados por los profesionales calificados, en base a datos científicos, como seguros para el uso previsto.

Los edulcorantes que se deben evitar

Estos edulcorantes artificiales no deben ser consumidos durante el embarazo, por lo que es necesario que te fijes muy bien en la etiqueta cuando compres:

  • Sacarina: se considera segura la sacarina para el público en general. Sin embargo, los estudios muestran que la sacarina atraviesa la placenta y puede permanecer en el tejido fetal. Los efectos no son claros, así que por ahora lo mejor es evitarla.
  • Estevia cruda: la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA, no ha aprobado la hoja completa de estevia o extractos de estevia crudos para uso como aditivos alimentarios, debido a posibles efectos sanitarios, en particular de la hoja cruda en el control de la glicemia, los riñones y los sistemas cardiovascular y reproductivo.
  • Ciclamato: ha sido vinculado al cáncer y ya está prohibido en los Estados Unidos y otros países, aunque en Chile todavía no.

Por último, el azúcar no es seguro para todos. Las mujeres con intolerancia a los carbohidratos, con problemas como la diabetes gestacional, diabetes mellitus y resistencia a la insulina deben vigilar seriamente el uso de endulzantes nutritivos como el azúcar, sacarosa, dextrosa, miel, azúcar de maíz, fructosa y maltosa; llamados “nutritivos” por su presencia calórica.

Conclusión: como la mayoría de las cosas, todo en exceso malo, es importante respetar las medidas que se deben consumir de cada uno y no abusar, para mantener una buena salud, buen peso y buenos resultados a lo largo.

0 84

El Observador /

La desnutrición, la diabetes, la hipertensión infantil y la migración pueden provocar que la tuberculosis se presente a una edad más temprana, según afirmó a Efe Víctor Zamora, representante de la Unión Internacional contra la Tuberculosis y las Enfermedades Pulmonares.

En el marco de la creación de la Red Iberoamericana de la Tuberculosis infantil -situada en Guadalajara, oeste de México-, Zamora dijo que las condiciones de pobreza en las que viven los niños en América Latina “acelera el proceso de evolución de esta enfermedad”.

Perú, Haití y Brasil son las naciones del continente con las tasas más altas de tuberculosis en adultos, y aunque esto representa “un alto riesgo” para la infancia no existen estadísticas sobre su incidencia en edades tempranas.

Por otro lado, en países con procesos de migración por desastres naturales, problemas políticos o inseguridad -como es el caso de Venezuela, Puerto Rico, México, entre otros-, los niños “están el altísimo riesgo” de contraerla por exposición a ambientes a los que no están habituados.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, en 2015 enfermaron de tuberculosis un millón de niños y 170.000 murieron por esta enfermedad. Esto sin incluir a quienes padecen VIH que contribuye a que la bacteria se potencie.

La enfermedad es causada, en la mayoría de los casos, por la bacteria Mycobacterium tuberculosis , que casi siempre afecta a los pulmones, pero que se considera curable y prevenible.

Zamora afirmó que se han subestimado los efectos que el padecimiento tiene entre los menores de edad, pues ni los métodos de detección ni los tratamientos farmacológicos han avanzado en este sentido.

“Los niños tienen menos acceso al diagnóstico, se diagnostican tarde y cuando sucede, no tenemos todas las medicinas disponibles para ellos”, advirtió el médico de origen peruano.

A su vez, muchos especialistas de la salud suelen confundir los síntomas de la tuberculosis en niños con los de otros padecimientos. Esto conlleva a que no se realicen las pruebas de diagnóstico como los rayos x o análisis de heces. De igual forma, el experto advirtió que de no recibir tratamiento la bacteria dañará a largo plazo órganos como el riñón, algunas glándulas y tejidos y -en casos severos-puede causar la muerte.

Por su parte, la Red Iberoamericana de la Tuberculosis Infantil “Reduciendo la incidencia y sufrimiento de los niños por Tuberculosis” está integrada por instituciones de salud de siete países. La misma tiene como objetivo “acelerar” las investigaciones para conocer las causas y efectos del padecimiento También se generaran propuestas de prevención y detección temprana, así como el desarrollo de nuevos fármacos para tratar la enfermedad.

0 140

El Mercurio /

Los productos “libres de azúcar” no son inocuos para una persona con diabetes Es fundamental que los pacientes analicen la cantidad de hidratos de carbono y derivados del azúcar que contienen estos productos antes de adquirirlos. Según los médicos, su ingesta excesiva podría generar descompensaciones.   Janina Marcano  A Tíbet Montaño (64) le diagnosticaron diabetes tipo 2 hace 10 años. Desde entonces, cuenta, intenta mantener una dieta baja en carbohidratos y azúcares. Cuando siente ansiedad de comer algo dulce, consume té helado 0% azúcar.

“No he probado con otros productos de ese tipo porque mi doctora me ha explicado que no son tan recomendables y que, incluso, provocan efectos peores que los del azúcar”, cuenta Montaño.

Parece lógico que un producto identificado como “libre de azúcar” no tenga consecuencias para quienes padecen diabetes, enfermedad que actualmente sufre un millón 700 mil chilenos. Pero según especialistas, esto no sería del todo cierto. Por el contrario, consumir este tipo de alimentos sí afectaría los niveles de glicemia en la sangre de los pacientes diabéticos.

“Que algo diga que no tiene azúcar no quiere decir que no tenga carbohidratos y es su exceso lo que altera los niveles de azúcar en el cuerpo”, dice a “El Mercurio” Andreina Millán, nutricionista del Centro de Diabetes Joslin de Boston, centro de investigación asociada a la Universidad de Harvard.

“El azúcar es apenas un solo tipo de hidrato de carbono que podría afectar al paciente”, afirma Millán, quien explica que existen otros compuestos, como el almidón -usado comúnmente en la preparación de pasteles y galletas “libres de”-, que también son fuentes de carbohidratos.

“Y en el caso de los diabéticos, se busca controlar justamente la cantidad de hidratos de carbono en sus dietas”, explica la nutricionista.

A partir de la entrada en vigencia de la Ley de Etiquetado, es muy común encontrar alimentos identificados como libres de azúcar con el sello “alto en calorías”. Esto, debido a que contienen harina o grandes cantidades de grasa, explica la nutrióloga Jennifer Humphreys, jefa del centro de nutrición y diabetes de la Clínica Alemana.

“Puede que una galleta de avena sin azúcar tenga los mismos carbohidratos que una marraqueta. Por eso no es cuestión de ir al supermercado y comprar lo que sea. Esa es la razón por la cual muchos pacientes diabéticos no logran estabilizarse”, afirma Humphreys.

Según un estudio realizado el 2016 por la compañía investigadora de mercado Nielsen, el 70% de los chilenos espera encontrar más productos con atributos específicos, como bajo o libre de azúcar.

Azúcar con otro nombre

Durante el proceso de industrialización, las empresas utilizan otras formas de azúcar para mantener el sabor dulce de los alimentos o para darles consistencia: glucosa, fructosa, maltodextrina o el jarabe de maíz son algunas de ellas. Así lo explica Margarita del Favero, nutricionista del Centro de Diabetes de la Clínica Las Condes, quien aclara que estas sustancias también podrían ser una fuente importante de calorías. De allí la importancia de leer el etiquetado.

“La glucosa es un producto de alto índice glicémico, lo que quiere decir que puede elevar rápidamente la glicemia. Al mismo tiempo, la fructosa (no natural) se ha vinculado con diversas patologías crónicas”, explica Del Favero.

También existe otra gama de productos que incorporan los polioles o alcoholes del azúcar y que, según Francisco Pérez, bioquímico y miembro de la Sociedad Chilena de Endocrinología y Diabetes, al ser derivados del azúcar, se transforman en glucosa cuando el cuerpo los metaboliza. Pérez explica que una forma sencilla de reconocerlos es a través de su terminación “ol”.

“Son el xilitol, maltitol, lactitol o sorbitol. Normalmente están identificados con códigos o con letras muy pequeñas en las etiquetas y por eso no se distinguen. Si un diabético los consume en exceso, se genera un daño metabólico”, asegura el especialista.

En el caso de adquirir este tipo productos, el doctor Pérez recomienda aquellos que son endulzados con edulcorantes libre de calorías, como la stevia o la sucralosa.

Para Del Favero, la mejor opción es tratar de evitarlos o consumirlos con moderación. Lo ideal sería obtener el azúcar natural de los alimentos en lugar de incorporarla de manera artificial, dice.

Según la especialista, esta es una de las claves para mantener el balance de azúcar en la sangre. “La recomendación también dependerá del objetivo que busca cada persona al momento de tener su control con un especialista”, puntualiza.

0 129

La Verdad /

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no la utiliza eficazmente, lo que ocasiona un nivel alto de azúcar en la sangre.

Las personas con esta afección deben tener un cuidado especial con los pies, ya que el 25 por ciento de los pacientes llega a desarrollar úlceras e infecciones graves con un riesgo de amputación de 10 a 30 por ciento, informó el doctor Jesús Coll, Jefe del Servicio de Endocrinología y Diabetes del Centro Médico Docente La Trinidad.

El especialista explicó que la úlcera del pie diabético es originada por la falta de irrigación sanguínea en áreas de la piel y daños de los nervios, por exposición a niveles persistentemente elevados de glucosa en la sangre, que alteran la sensibilidad y producen traumas no percibidos por el paciente.

“Lo primero que sucede es una lesión que, si no se atiende a tiempo, se profundiza, se infecta y puede producir necrosis (degeneración o muerte) del tejido circundante y la posterior amputación”, acotó el galeno.

Las úlceras en los pies también se deben a pequeñas fracturas repetidas de los huesos pequeños, que no son percibidas al principio, pero que con el tiempo producen grandes deformidades que modifican los puntos de apoyo del pie y trastornos en la mecánica de la marcha.

El doctor manifestó que, en estos casos, el riesgo más temido es la necesidad de amputación y también de una infección sistémica (sepsis) cuando la enfermedad es avanzada y no hay una buena respuesta inmunológica de defensa.

Por esta razón, destacó la importancia de mantener un control adecuado del nivel de azúcar en la sangre durante el curso de la enfermedad.

También es importante la educación sobre prevención primaria y diagnóstico temprano en la población en riesgo, ya que “es bien sabido que muchos pacientes con diabetes son diagnosticados cuando la enfermedad ya tiene varios años de evolución”.

Cuidado de los pies

Revisar una vez por semana desde el tobillo hasta las puntas de los dedos.

Mantener los pies protegidos con medias y calzado cómodo.

Antes de ponerse los zapatos supervisar que no hay cuerpos extraños para evitar lesiones.

Cortarse las uñas una vez por semana, en línea recta y limando los bordes, sin que queden demasiado cortas.

0 121

El Universal /

De acuerdo con cifras entregadas por la Organización Mundial de la Salud, en la actualidad existen alrededor de 420 millones de personas que padecen diabetes mellitus, en cualquiera de sus tipos.

Esta enfermedad afecta a una de cada once personas, generando consecuencias como accidentes cerebrovasculares, ceguera, ataques cardiacos e insuficiencia renal crónica.

En el caso de los hombres que padecen dicha patología, se suma otra enfermedad que no solo puede llegar afectar de manera física al paciente sino también de manera  psicología y es la disfunción eréctil.

Fundamentalmente, implica la incapacidad de mantener una erección que pueda llevar a una relación sexual plena, afectando en su gran mayoría, a pacientes diabéticos de edades entre 50 y 70 años de edad.

Para ampliar esta información sobre cómo la diabetes se relaciona directamente con la disfunción, se consultó a la Dra. Vivian Bernal, médico especialista de Nueva Eps, quien responde las preguntas más frecuentes, entre las que se encuentran los motivos y la eficacia de medicamentos como el viagra.

¿Es cierto que si padezco de diabetes puedo llegar a sufrir de disfunción eréctil?

-Sí, y una de las principales razones es porque la diabetes aumenta los niveles de azúcar en la sangre, causando destrucción en los vasos sanguíneos. En el momento de tener una erección el cerebro envía una orden a los músculos para que estos se relajen, y posteriormente, los vasos se abran y se llenen de sangre generando la erección.

Por otro lado, también se puede presentar endurecimiento en los vasos sanguíneos lo que se conoce como arterosclerosis, lo que no permite una dilatación de los mismos por lo que no se podría llegar a una erección.

¿La disfunción eréctil se puede diagnosticar a tiempo?

-En la actualidad existen exámenes especializados que pueden demostrar que un paciente está sufriendo esta enfermedad, pero el método más rápido y efectivo es un chequeo médico constante.

¿La disfunción eréctil tiene cura?

-Como tal no existe una cura para esta enfermedad, en una fase inicial se busca un tratamiento adecuado que permita al paciente llegar a tener una vida sexual normal, si esto no funciona existen otro tipo de medicamentos que se administran de manera intracavernosa (inyecciones en el miembro reproductor masculino). En casos extremos, existen cirugías donde se implantan bombas que permiten un buen funcionamiento del sistema reproductor masculino.

¿El uso del “viagra” puede ser efectivo en un paciente diabético?

-Sí, está considerado como un tratamiento inicial para pacientes con esta patología, pero cabe resaltar que debe ser ordenado bajo prescripción médica y no automedicarse.

0 176

El Caribe /

La diabetes es una enfermedad de larga y lenta evolución, donde el bienestar del paciente dependerá del control glicémico que se pueda lograr a través de tres elementos fundamentales: la medicación correcta, una dieta adecuada y actividad física regular, destaca la nutrióloga clínica, Bianca Bejarán. “El objetivo del seguimiento profesional estará enfocado en el control del índice glicémico y ayudar al paciente a llegar o mantener el peso correcto con relación a su complexión física, para así poder detener o retrasar las complicaciones asociadas a corto, mediano y largo plazo de la enfermedad”, expresa la especialista. Existen tres tipos principales de diabetes: tipo I, tipo II y gestacional.

En general, el paciente diabético debe de llevar una dieta balanceada y un estilo de vida saludable. Sin embargo, la dieta puede variar dependiendo del tipo de diabetes que padezca el paciente, así como del índice glucémico, de la medicación que le hayan indicado, y de si padece otras complicaciones aparte de la diabetes o relacionadas con esta. Bejarán sostiene que siendo una enfermedad de causa multifactorial, es importante tomar en cuenta que la diabetes puede aparecer asociada a diversas patologías que también impactarán en la dieta del paciente.

La diabetes es una enfermedad crónica cuya evolución depende del control y cambios de estilo de vida que realice el paciente, por lo que no llevar la dieta indicada puede aumentar el riesgo de complicaciones derivadas de la enfermedad o acelerar su aparición, explica la nutricionista. “Esto incluye tanto las complicaciones a corto plazo, como por ejemplo, la hipoglucemia, y las de largo plazo: cardiovasculares, dermatológicas, pie diabético, oftalmológicas, neuropatía y nefropatía diabética”, puntualiza Bejarán. Debido a esto, Bejarán advierte a los pacientes diabéticos evitar alimentos ricos en azúcares, harinas refinadas, alimentos altos en sodio y en grasa, lácteos enteros, evitar el consumo de bebidas azucaradas como jugos y refrescos, alcohol, productos de repostería y postres.

La dieta que sugiere la especialista para el paciente diabético es equilibrada, variada y saludable. Por esta razón, debe de constar de tres comidas principales, tres meriendas nutritivas, cinco porciones de frutas y vegetales al día, consumo de cereales integrales, lácteos descremados, carnes magras y grasas saludables. “El paciente y el especialista deben tomar en cuenta el índice glucémico de los alimentos debido a que estos pueden aumentar la azúcar en la sangre después de ser ingerido”, dice Bejarán. La especialista comenta que el índice glucémico se clasifica en bajo, mediano y alto, por lo que sugiere obviar el consumo de alimentos de nivel alto o combinarlo con los de índice bajo y mediano. Adicional a esto, recomienda que la dieta debe diaria debe basarse en el consumo de fibra. Según estudios, la alimentación programada es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes, ya que sin ella es difícil lograr un control metabólico adecuado, aunque se lleve un tratamiento médico. En muchos casos, junto al ejercicio, constituye la única medida terapéutica.

Control

El bienestar del paciente dependerá del control glicémico a través de la medicación correcta, una dieta adecuada y actividad física regular.

0 71

La Verdad /

Un equipo internacional de investigadores ha descubierto que un pequeño grupo de neuronas modula la cantidad de insulina que libera el páncreas, lo que subraya la importancia de los mecanismos neuronales en la detección de nutrientes y el control de los niveles de glucosa.

Un nuevo avance en la investigación de la diabetes que se publica en la revista Cell Metabolism y que ha sido dirigido por expertos del Instituto de Investigaciones Biomédicas Pi i Sunyer (Idibaps) del Hospital Clínic y del Instituto de Investigación Biomédica (IRB) de Barcelona y en el que han colaborado, entre otras, las universidades de Yale (EE.UU.), Ginebra (Suiza), Paul Sabatier de Toulouse (Francia).

La investigación ha revelado que hay un pequeño grupo de neuronas del hipotálamo, llamadas POMC, que detectan e integran señales que informan del estado energético del organismo y activan las respuestas fisiológicas, y que son sensibles a las fluctuaciones de nutrientes como la glucosa, ácidos grasos o aminoácidos.

El trabajo, codiridigo por Marc Claret (Idibaps) y Antonio Zorzano (IRB), revela la conexión entre las neuronas POMC del hipotálamo y la liberación de insulina por parte del páncreas y describe nuevos mecanismos moleculares implicados en esta conexión.

Según explicó Zorzano, hasta ahora se sabía que las neuronas POMC detectan cambios en la disponibilidad de nutrientes pero se desconocían en detalle los mecanismos moleculares implicados.

También se sabía que los cambios en la forma de las mitocondrias, fenómeno conocido como dinámica mitocondrial, constituye un mecanismo de adaptación energética en condiciones metabólicas cambiantes, para ajustar las necesidades de las células.

Para descubrir si defectos en la dinámica mitocondrial de este pequeño núcleo de neuronas podían causar alteraciones del metabolismo, los investigadores eliminaron una proteína de dinámica mitocondrial, la mitofusina 1, de las neuronas POMC de ratones.

Así, los científicos observaron que a estos ratones se les alteraba la detección de los niveles de glucosa y la adaptación entre el estado de ayuno y después de ser alimentados, y vieron que estos defectos conducen a perturbaciones en el metabolismo de la glucosa causadas por una menor secreción de insulina.

“Fue sorprendente descubrir que estas neuronas no solo están implicadas en el control de la ingesta, que ya se sabía, sino que también están implicadas en el control de la cantidad de insulina que segregan las células beta del páncreas”, detalló Zorzano.

La investigación ha permitido a los investigadores observar por primera vez que esta comunicación entre hipotálamo y páncreas depende de la actividad de la proteína mitofusina 1 y entender algunos detalles moleculares de esta conexión.

Marc Claret, jefe del Grupo de Control Neuronal del Metabolismo en el Idibaps, explicó que estos resultados “también sugieren implicaciones patológicas de este modelo animal, dado que una dieta rica en grasas hace que estos ratones sean más susceptibles a desarrollar diabetes”.

Los pacientes de diabetes tipo 2, que sufren el 85 % de personas diabéticas, tienen menos células beta y menor capacidad de segregar insulina en respuesta a glucosa.

“Entender los mecanismos implicados en la regulación de la insulina es importante y, por tanto, nos ayuda a entender mejor la fisiopatología de la diabetes”, subrayó Claret, que reconoció que “hay que hacer todavía mucha investigación para poder aplicar los hallazgos, dado que estamos hablando de mecanismos neuronales de compleja intervención”.

0 80

El Caribe /

Cecilia tiene 60 años, ha sido una mujer muy activa, que dedica su tiempo libre a las manualidades y a los paseos familiares. Sin embargo, hace poco más de un año su visión empezó a deteriorarse significativamente, alejándola de las actividades que más disfrutaba.

El primer síntoma fue una sombra en el campo visual de su ojo derecho; en un periodo muy corto empezó a necesitar la ayuda de su esposo para desplazarse de un lugar a otro y poco a poco perdió su independencia debido a que no se sentía segura de sí misma.

Cecilia fue diagnosticada con edema macular diabético (EDM). Como su nombre lo sugiere, esta enfermedad surge como una complicación de la diabetes; es la inflamación de la retina debido a la pérdida de líquido de los vasos sanguíneos en la mácula.

Aproximadamente, uno de cada diez pacientes con diabetes desarrolla edema macular diabético .  La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que más de 422 millones de adultos en todo el mundo tenían diabetes en 2014, una cifra que se duplicará en los próximos 20 años, por lo que es previsible que la prevalencia de edema macular diabético aumente.

El edema macular diabético generalmente ocurre en personas mayores de 40 años y raramente ocurre antes de la pubertad.   Según datos de la OMS, el EDM es la tercera causa de la pérdida de la visión, precedido por las cataratas y el glaucoma. Otros factores que pueden influir son el fumado, la herencia genética, la hipertensión, la obesidad y los rayos ultravioleta.   En algunos pacientes esta enfermedad avanza lentamente; en otros sucede lo contrario y genera la pérdida de la visión en uno o en ambos ojos.

Uno de los primeros síntomas es la mala visión nocturna (adaptación a la oscuridad) y la escasa recuperación tras percibir luces brillantes. El paciente puede notar flotadores, pequeñas burbujas en la línea de la visión que “nadan” conforme el globo ocular se mueve. Cuando la mácula se ve afectada, la visión comienza a nublarse.

La pérdida de la visión central puede interferir con actividades diarias como la habilidad para reconocer caras, conducir, leer, ver televisión, cocinar o hacer cualquier tarea que involucre detalles finos. Asimismo, esta condición afecta a la familia dado que los pacientes pierden su independencia.

“El compromiso de Novartis con los pacientes le impulsa a investigar y desarrollar tratamientos innovadores, así como a facilitar el acceso a ellos. Precisamente a través de la puesta a disposición de este medicamento a un precio ajustado a las capacidades económicas del país, Novartis busca realizar un aporte significativo a la salud oftalmológica de República Dominicana y, con ello, mejorar significativamente la calidad de vida de los pacientes”, señaló la directora de Asuntos Corporativos de Novartis para Centroamérica y el Caribe, Irene Arguedas.

0 202

El Observador / Para disfrutar de los días festivos y de la comida manteniéndose saludable, estos consejos pueden ser útiles durante el día de celebración:

1. Enfocarse en la familia y los amigos: las fiestas suelen ser momentos de reflexiones personales, de cerrar algunos capítulos y abrir otros nuevos. También para estar con la familia y los seres queridos. Trate de enfocarse en el valor de tenerlos cerca y no centrar la atención en la comida.

2. No sobrepasarse: se trata de una fiesta, un momento de celebración. Intente comer lento, degustar y disfrutar las comidas que solo puede comer una vez al año. Trate de consumir la misma cantidad de carbohidratos que come normalmente, pero si planea comer una porción de postre, reduzca los carbohidratos de la cena. Sírvase porciones razonables y evite repetir para no pasarse de carbohidratos.

3. Llevar lo que le guste: intente no preocuparse por el menú que se va a servir. Se puede ofrecer a llevar su plato preferido para compartir. Si suele llevar el conteo de carbohidratos, preste atención a la receta para saber la cantidad exacta de los mismos en la porción y el tamaño de esta.

4. Moderar el consumo de alcohol : si se bebe alcohol, se debe siempre ingerir algo antes para evitar hipoglicemias. Las bebidas alcohólicas suelen aportar “calorías vacías” a la dieta, por lo cual se recomienda no beber más de una copa si es mujer y dos copas si es hombre. Evite refrescos, jugos o tragos con azúcar que contienen muchos carbohidratos y calorías.

5. Mantenerse activo: una de las razones por las cuales es dificultoso controlar la diabetes es la falta de actividad física. Si bien son días en los que no se tiene demasiado tiempo libre, intente ocupar algún momento del día para hacer algún tipo de ejercicio. Se puede entrenar, caminar, participar en eventos deportivos como carreras, jugar al fútbol con amigos, ¡limpiar!, etc.

6. Volver a la rutina cuando se come de más: no se frustre si comió más carbohidratos o calorías de la cuenta. Realice actividad física extra, esté atento a los valores de glucosa sanguínea y vuelva a su plan de alimentación regular con tranquilidad. Disfrute los momentos con sus seres queridos.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy

0 273

El Nacional / Un grupo de médicos multidisciplinarios, miembros de Sociedad Venezolana de Endocrinología, la Sociedad Venezolana de Medicina Interna, Sociedad de Ginecología  y Obstetricia de Venezuela, deportólogos,  nutricionistas  y Novo Nordisk Venezuela se reunieron para desarrollar un Manual para la prevención y el tratamiento de la Diabetes Gestacional.

Dicho manual, está dirigido a todos aquellos obstetras que trabajan en atención primaria en ambulatorios, dándoles luces sobre lo que deben hacer periódicamente en el embarazo, desde la consulta preconcepcional hasta la consulta postparto.

La doctora Imperia Brajkovich, actual presidente de la SVEM, encabezó la redacción  y edición de este instrumento,  junto a los Dres. Freddy Febres B., Anselmo Palacios y Manuel Camejo, enfatizando los objetivos principales de esta guía:

Promover la consulta pre-concepcional para evaluar y tratar los factores de riesgo de la paciente y disminuir de esa manera la morbilidad del futuro embarazo de esa unión feto-materna. Elaborar una encuesta de factores de riesgo para así tener nuestra propia casuística. Apoyar al médico de cuidados primarios a evaluar a su paciente promoviendo la necesidad del trabajo en conjunto por medio de la referencia oportuna de la paciente al equipo de especialistas multidisciplinario. Formar equipos multidisciplinarios en los ambulatorios y hospitales para garantizar la mejor atención a nuestras pacientes conformadas por el internista, el endocrinólogo, el nutricionista y el obstetra, y el neonatólogo. Promover conciencia social de la necesidad de cambios de estilo de vida para la prevención y adecuado tratamiento de la diabetes gestacional y de las enfermedades asociadas en nuestro país. Prevención, diagnóstico y cuidados

Al igual que muchas otras patologías, la diabetes gestacional se puede prevenir. Según Brajkovich, “lo ideal es que la paciente antes de quedar embarazada se realice una historia clínica completa durante su consulta preconcepcional, para determinar si tiene algún riesgo de padecer de esta patología”.

Durante esta primera consulta, el médico debe indicarle a la paciente ciertas modificaciones saludables en cuanto a su estilo de vida, “se debe realizar una terapia nutricional y de ejercicios para encontrar el peso adecuando antes del embarazo, así como, indicarle ácido fólico tres meses antes de la concepción y el cambio de medicamentos previos para otras patologías como la hipertensión arterial, entre otras”, aseveró la presidente de SVEM.

“Edad mayor a 30 años, sobrepeso u obesidad, antecedentes de diabetes gestacional en el embarazo anterior, diabetes mellitus en familiares de 1er grado, haber tenido un bebé con un peso mayor de 4 kg, síndrome de ovarios poliquísticos, glucemia en ayunas mayor de 92 mg-dl, e hipertensión arterial en la madre, son los factores de riesgos que revelan la posibilidad de padecer de diabetes gestacional” explicó Brajkovich.

En cuanto al diagnóstico, se ha determinado que para un paciente que no está embarazada lo normal es tener una glicemia de 100 mg-dl, pero ya cuando la mujer está gestando su glicemia no debe superar los 92mg-dl. La doctora Brajkovich indicó que si se sobrepasan esos niveles debe realizarse, automáticamente, una curva de tolerancia de glucosa para revelar el diagnóstico.

En caso de estar frente a una diabetes gestacional, dicho manual indica que se debe mantener un control estricto el peso, la presión arterial, frecuencia de ultrasonidos, metas de control y exámenes complementarios. Al mismo tiempo, la paciente debe chequearse diariamente la glicemia en ayunas y 1-2 horas después de las comidas, así como modificar su estilo de vida con dietas y ejercicio.

Si no se cumplen con las metas luego de 1-2 semanas de hábitos más saludables, es necesario recurrir al tratamiento terapéutico, la preparación del parto o cesárea y, en el postparto realizar una evaluación después de 4 a 6 semanas.

Por otro lado, este manual provee todos los pasos que se deben tomar en cuenta para diagnosticar la diabetes gestacional. Según Brajkovich, está estipulado un despistaje entre las 24 y 28 semanas de gestación y otro, después de  6 a 12 semanas del parto. “Existe un cuadro que indica los controles multidisciplinarios que deben ser realizados periodo tras periodo, así como un cuestionario para la prevención de enfermedades metabólicas del embarazo y descubrir su incidencia en nuestro país” describió la especialista.

Para finalizar, Brajkovich resaltó la necesidad de crear un programa de educación para la comunidad en cuanto a la promoción de la consulta preconcepcional y los cambios de estilo de vida, basados en una alimentación saludable junto al ejercicio.

Información de nota de prensa.

0 230

Opinion y Noticias / View Comments

La Federación Internacional de Diabetes (FID) señaló en su reporte 2015 que actualmente por primera vez se estima que hay más de medio millón de niños menores de 14 años con diabetes tipo 1
y que existen 415 millones de adultos entre 20 y 79 años con diabetes en el mundo, de los cuales 193 millones están sin diagnosticar.

Para Sara Brito, jefa del departamento de Endocrinología del Hospital Militar, estas cifras son preocupantes. La especialista advirtió sobre la magnitud de este flagelo, en el marco del Día Internacional de la Diabetes, que se conmemora el 14 de noviembre. Agregó que hay 318 millones de habitantes con tolerancia a la glucosa alterada, lo que “les coloca en alto riesgo de desarrollar la enfermedad. Para finales de este año, la diabetes habrá causado cinco millones de decesos”. La doctora Brito señaló que la diabetes tipo 2 es el tipo de diabetes más común, y ha aumentado junto a los cambios culturales y sociales. En los países de renta alta hasta un 91% de adultos con la enfermedad tienen diabetes tipo 2. Dijo que, en el caso de Suramérica y Centroamérica se estima que 29,6  millones de la población adulta tienen diabetes en 2015. “La diabetes es una de las mayores emergencias mundiales de salud del siglo XXI. Es una enfermedad silenciosa, crónica, no trasmisible, progresiva, asociada a graves complicaciones a largo plazo”, resaltó la Dra. Brito. Diagnóstico temprano y prevención

La diabetes tipo 2 es una patología donde juega un papel importante la etnicidad y el historial familiar de diabetes, pero son el sobrepeso, la inactividad física y una nutrición inapropiada los factores de riesgo más importantes que desencadenan su aparición, por lo que es factible prevenir o retardar su presentación a través de modificaciones del estilo de vida. Para la doctora Brito se necesita más educación por parte de la población a fin de conocer los factores de riesgo y así impulsar el diagnóstico temprano. La diabetes es, además, una enfermedad silenciosa que se empieza a desarrollar muchas veces sin que la persona se  dé cuenta. Luego del comienzo de la enfermedad, dependiendo del caso, se pueden presentar algunas complicaciones como neuropatía (daño en los nervios) nefropatía (enfermedad de los riñones) y retinopatía (daño en los ojos). Insulinización en pocas palabras La insulina es una hormona de gran relevancia para el control metabólico del individuo. Cuando falta o el cuerpo genera resistencia se asocia a la aparición de la diabetes mellitus,  y en ese caso los médicos pueden indicar una terapia de reemplazo de insulina que ayudarán a los pacientes en sus metas establecidas y así eviten la aparición de complicaciones a largo plazo.
La insulina es de aplicación inmediata y de por vida  en pacientes que presentan la diabetes tipo 1, donde el déficit de insulina suele ser absoluto. En diabetes tipo 2 la presencia de un estado catabólico o el fracaso en el tratamiento con antidiabéticos orales lleva también al uso de insulina. También se usa transitoriamente en mujeres que presentan diabetes gestacional o personas con enfermedades graves en áreas de  hospitalización o en cuidados intensivos. “La insulinización temprana es la administración de la hormona a través de inyecciones a pacientes con diabetes tipo 2, antes de que se presenten las complicaciones de la enfermedad, en combinación o no con antidiabéticos orales” esto con el fin de intensificar el tratamiento y disminuir las complicaciones crónicas. En Venezuela se cuenta con varios tipos de insulina, están la denominada insulina NPH, la insulina cristalina y los análogos de insulina, que son los más modernos y pueden ser tanto de acción rápida (asociados a las comidas) como de acción prolongada, llamados basales, que brindan un control sostenido por casi 24 horas. La doctora Brito agregó que los análogos son considerados los mejor tolerados e ideales para cualquier persona porque tienen un perfil farmacológico sin picos, lo que evita eventos hipoglicémicos, especialmente los de tipo nocturno. Además, son más fisiológicos al tener la propiedad de actuar rápidamente en el momento de las comidas del paciente  o lentamente durante todo el día. Si  se usan de forma correcta, los análogos permitirán 40% menor ganancia de peso y  65% de reducción de hipoglucemias nocturnas. “Es bueno tener presente que el control del paciente diabético no se resume en una cifra de glicemia, es en realidad el control de los factores de riesgo cardiovascular, la educación diabetológica, los cambios favorables en el estilo de vida y un apego estricto a la medicación junto con controles en consulta y el automonitoreo de la glicemia. Esos factores son los que garantizan que los medicamentos estén llevando al paciente a su meta terapéutica”, finalizó Brito.

Conociendo la diabetes

La diabetes es una condición crónica que ocurre cuando el cuerpo no puede producir suficiente insulina o no puede utilizar dicha hormona. Se diagnostica observando los niveles altos de glucosa en sangre. Tal hormona es producida en el páncreas. Se requiere para transportar la glucosa desde la sangre al interior de las células del cuerpo, donde se emplea como energía. La falta o ineficacia de la insulina en las personas con diabetes significa que la glucosa continúa circulando en la sangre. Con el tiempo, los altos niveles resultantes de glucosa en sangre (conocida como hiperglucemia) causan daño a muchos tejidos del cuerpo.

Tipos principales:

Diabetes tipo 1:

Destrucción autoinmune de las células beta del páncreas que lleva a deficiencia absoluta de  insulina.

Diabetes tipo 2:

Defecto progresivo en la secreción de insulina, asociado a aumento en la resistencia a la insulina.

Diabetes gestacional: 

Diagnosticada durante el embarazo, que no cumple criterios posteriores de diabetes.

Epidemiología en Venezuela

Sara Brito, endocrinóloga de Fenadiabetes, ofrece a continuación una radiografía de esta enfermedad en el país:

-Ocupa el 5° lugar de las muertes diagnosticadas.

-El grupo etario más afectado está entre 45 y 74 años.

-Un alto porcentaje de personas con diabetes desconocen su condición.

-Entre 6 y 7,5% de los venezolanos, mayores de 20 años, tienen diabetes tipo 2 (1 millón 500 mil venezolanos), muchos de los cuales desconocen su situación.

-La diabetes tipo 1 está presente  en el 0,1% de quienes tienen menos de 14 años.

-La diabetes gestacional afecta entre el 3% y el 5% de las embarazadas venezolanas.

Material aprobado por el Departamento Médico, de Regulatorio y Calidad de Novo Nordisk Venezuela – Casa de Representación C.A. Urb. La Castellana, Av. Don Eugenio Mendoza, Centro Empresarial Letonia, Torre ING Bank, piso 10, Oficina 106. Caracas (Chacao), Estado Miranda. Zona Postal 1060. Teléfono: (0212)7506686. RIF: J-31163108-9. VENCD02862016.

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow