Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Cerebro"

Cerebro

0 51

El Financiero /

No somos máquinas pensantes que sienten – somos máquinas sensibles que piensan

Antonio Damasio, neurólogo

El sentido común no sirve para explicar algunos dilemas de la conducta. Por ejemplo, creer que si un hombre o una mujer están considerando tener una aventura sexual o amorosa-sexual, debe ser porque su relación de pareja está en crisis o porque viven con la persona incorrecta o porque tienen una vida sexual miserable.

Me da pena ajena escuchar a algunos terapeutas aconsejar a hombres y mujeres que cuiden a sus parejas – cualquier cosa que esto signifique- si no quieren enfrentarse al dolor de una “infidelidad”. Por cierto que ya tendríamos que utilizar otra palabra para describir una situación que experimentan muchísimas parejas a lo largo de su relación.

Lo que sí sabemos es que somos mamíferos y que por tanto, compartimos estructuras cerebrales con ellos aunque tenemos un neo corteza mucho más grande. La conciencia sobre los propios actos es, hasta donde sabemos, exclusivamente humana, aunque haya perros a los que solo les falte hablar.

Los humanos sentimos deseos e impulsos irracionales. Hace falta un proceso secundario para preguntarnos qué nos está pasando. Por qué no podemos dejar de pensar en esa mujer o en ese hombre si estamos felizmente emparejados y jamás cambiaríamos a nuestro compañero de vida por alguien que apenas conocemos pero que de repente necesitamos con urgencia.

Quizá el primer problema es negar nuestra animalidad y pretender que la monogamia de largo plazo es algo que se decide y que no admite grietas si hay “congruencia”. Quizá esta es otra palabra que deberíamos usar con más cautela. Preséntenme a un humano cien por ciento congruente entre lo que siente, piensa y hace. Será merecedor de un record mundial en congruencia y de una bonita medalla.

Lo más humano y realista es preguntarse qué nos pasa frente al deseo:

Hay zonas del cerebro que operan en piloto automático y que se salen del control de la mente consciente. No solo lo dijo Freud. También Daniel Kahnemann, ganador del Premio Nobel de Economía en 2002, que nos explicó que a veces procesamos y decidimos demasiado rápido y sin plena consciencia. “Solo ejercitando la capacidad de introspección, se alcanza mayor control sobre las decisiones”.

Igual que los animales que se acostumbran a una rutina, las personas nos habituamos a ciertos estímulos. El encanto irresistible de nuestra pareja -esos ojazos, esa espalda, esa inteligencia y ese sentido del humor- con el tiempo se vuelven lo normal y entonces nos volvemos ciegos frente a lo que un día nos conquistó.

El cerebro siente una atracción incontenible hacia la novedad, responsable del aumento de dopamina. Buscarla es el mecanismo que subyace a toda adicción. Buscar la euforia de la dopamina es en parte la causa de que la gente piense en ser infiel aunque esté contenta con su vida amorosa.

Estamos diseñados para quitarle atención a la gente que ha estado cerca de nosotros durante mucho tiempo porque no son un peligro y porque ya no constituyen una recompensa. El sistema de búsqueda del cerebro nos mantiene buscando la novedad; eso que la gente entiende como sentirse vivo. Los sentimientos asociados a la búsqueda son entusiasmo, expectativa y esperanza. Algunos no exploran por problemas con el apego y tienden a la rutina y a la depresión porque experimentar los amenaza.

Gracias a la neo corteza podemos reflexionar sobre nuestras decisiones y sobre nuestras acciones. Como no somos mamíferos simples, no solo reaccionamos sino que elegimos.

Tenemos memoria, lealtad, esperanzas y miedos pasados, presentes y futuros. No solo sentimos lujuria. También amor y miedo a la pérdida.

Quizá la única forma de gestionar la animalidad de nuestra humanidad sea disminuyendo la velocidad frente a la novedad y aceptar que la costumbre o habituación es parte de los vínculos de largo plazo. Pausar, detenerse, pensar, bajar la velocidad. Y después decidir.

0 32

Hoy.com.py /

Hace unos días se generó un nuevo debate sobre la vigencia del negocio de venta de libros en Paraguay tras el cierre de una conocida librería. Un emprendedor del rubro nos habla al respecto y afirma que “el negocio de los libros goza de buena salud”, pese al auge del libro electrónico (ebook) o la clausura de otros locales.

Fernando Benítez Moreira, periodista y director de “Libros Para Todos”, publicó hace unos días atrás una reflexión en su cuenta de Facebook bajo el título El libro en Paraguay goza de buena salud en la que habla sobre la realidad sobre la venta de libros y la lectura en nuestro país.

En dicho posteo se hace eco del reciente cierre de algunos negocios dedicados al rubro, específicamente de las librerías “Vicoli” y “Quijote”. Esta última es considerada por muchos como una de las librerías más grandes que existieron en Paraguay y que estuvo vigente cerca de 30 años.

En contacto con nuestra redacción, Benítez habló sobre este tema y dijo que esta cuestión generó una especie de “alerta” en aquellos que gustan de la lectura, pero al mismo tiempo aseguró que muchos no están debidamente informados sobre cómo se maneja el negocio de los libros. “Una cosa es la pasión por la lectura y otra cosa es el negocio”, manifestó.

A su criterio, son varios los motivos por los que puede cerrar una librería, entre los que se encuentran una mala administración, reducción en las ventas, nuevos emprendimientos de sus propietarios, etc.

“Algunos periódicos publicaron que se cerraban librerías porque supuestamente la gente lee cada vez menos, o diciendo que el paraguayo no lee, o porque el libro electrónico y la internet matan el negocio. Eso parte en base a una ignorancia al respecto”, refirió Benítez.

LOS LIBROS NO MUEREN PESE AL EBOOK

El auge de los libros electrónicos o “ebooks” ha generado un debate aparte sobre la permanencia del papel en el negocio. A criterio de muchos, este nuevo formato terminará por “liquidar” al libro impreso, y para otros, lo tradicional permanecerá firme pese a las nuevas tendencias en el mundo digital.

Benítez es partidario del “papel” y asegura que el negocio de los libros ha crecido en todo el mundo. También mencionó que el libro electrónico fue capaz de lograr un cierto auge en varios países desarrollados, no así en países emergentes o en vías de desarrollo (como Paraguay), lo cual podría deberse a factores como el alto costo de los equipos para lectura de ebooks (Kindle, iPad, eReaders o tablets) o todo lo que implica comprar un libro electrónico por la vía legal (compras en internet y no piratería con descargas directas).

En su publicación en Facebook, el propietario de “Libros Para Todos” hace mención a una nota del diario El País de España que afirma que “los libros impresos han crecido un 100% más que los digitales en cuanto al consumo y preferencia de los lectores (según datos del 2015)”, lo cual demuestra que su afirmación tiene sustento en datos reales.

Varias publicaciones realizadas en importantes medios como el diario The Guardian de Inglaterra o 20minutos y VozPopuli de España van de la mano con esta tesitura, mostrando con cifras y números que el mito de que “el libro electrónico mata al impreso” no es tan real como se cree. En varios países, las ventas del nuevo formato digital representan mínimos porcentajes y, a pesar del crecimiento en los últimos años, no han logrado desplazar del todo al papel.

Volvió a hablar sobre el cierre de algunas librerías y puso un ejemplo al respecto: “Si se cierran un par de despensas, no significa que está muerto el negocio de las despensas, o si se cierran algunas ferreterías, no es que la gente ya no compra tornillos y tuercas, esto no funciona así. No se pueden mezclar los tantos de esa manera y confundir a la gente”.

Sobre el mismo tema, recordó que en el último año además de su negocio “Libros Para Todos”, se abrieron otras 3 o 4 librerías más, aparte de que hoy día existen muchos emprendedores independientes que están dedicándose a la venta de libros. Otro punto en el que puso énfasis es en el de la publicación de nuevos libros, señalando que “hay editoriales que están editando cada vez más”, poniendo como ejemplo a Servilibro que hace poco tiempo llegó a su título número 1.000.

PASIÓN POR LA LECTURA Y POR EMPRENDER

En su carrera periodística, Fernando Benítez logró incursionar en varios medios de comunicación, entre los que se destacan el canal Paravisión donde fue presentador de noticias y Radio La Unión R800 AM, donde actualmente trabaja como conductor de un programa matutino.

Además de esta faceta como comunicador, hace un tiempo tomó la decisión de meterse de lleno en el mundo de los libros abriendo su propio negocio “Libros Para Todos” que, según él mismo comenta, ha ido crecido a pasos agigantados y sobre todo a través de un nuevo sistema de ventas mediante las redes sociales. Ante la gran demanda, se vio en la necesidad de abrir dos locales comerciales.

El mismo afirma que “una cosa es ser apasionado por la lectura y otra es ser apasionado por emprender”, por lo que considera que para entrar en este rubro y hacer “funcionar” un negocio se necesitan las dos cosas, sobre todo por emprender antes que leer. “No es un nicho sencillo, más aún porque no es un artículo de primera necesidad”, sostiene.

HACER QUE LOS MÁS CHICOS SE APASIONEN POR LOS LIBROS

Benítez enfatizó la importancia de promocionar la lectura de libros en los niños y poder despertar en ellos esa pasión. “En Paraguay necesitamos que los docentes lean más, porque si los profesores no leen, menos van a leer los alumnos. Si el profesor no tiene el hábito de la lectura, no tiene forma de recomendarle un libro a los chicos”, expresó.

Esta cuestión se relaciona directamente con el llamado “amor por la lectura”, que queda demostrado en situaciones como las que se vivieron hace algunas semanas en un ómnibus del transporte público. Sofía Alonzo subió en su cuenta de Twitter una fotografía con la frase “Esto no lo ves todos los días” y en la que se ve a cuatro personas sentadas detrás del conductor, inmersas en la lectura de sus libros, tres de ellas en formato tradicional y otra en un aparato electrónico. Dicha imagen fue muy aplaudida en las redes sociales, donde se viralizó rápidamente.

Asimismo, dijo que los adultos deben ser capaces de atraer y enganchar a los más chicos sin necesidad de obligarlos a leer, haciendo tediosa la práctica sino más bien dándoles temas acordes a su edad o interés. “Si les hacés leer por obligación y les decís ‘vos tenés que leer Roa Bastos o Halley Mora porque es paraguayo, no les estás dando una motivación real. Hay que hacerles sumergir y hacerles comprender el por qué, que sea una aventura de entretenimiento y no una cuestión de cultura, aburrida, como de intelectualismo que no es tal”, sentenció.

0 54

La Razon /

El consumo de alcohol, incluso en niveles moderados, se asocia con un incremento del riesgo de daños cerebrales y de deterioro cognitivo, según un estudio publicado hoy en la revista médica The BMJ.

Sus autores, un grupo de investigadores británicos de las universidades de Oxford y College London, añaden que el trabajo respalda la reciente reducción de la orientación del alcohol en el Reino Unido y cuestiona los límites actuales recomendados en Estados Unidos.

Multitud de estudios han analizado las consecuencias nocivas para el cerebro de una ingesta excesiva de alcohol, pero muy pocos lo han hecho sobre un consumo moderado, sostuvieron los autores.

Por ello, decidieron lanzarse a examinar si una ingesta comedida de bebidas alcohólicas tiene consecuencias positivas, negativas o nulas en la estructura y la función del cerebro.

En el estudio participaron 550 hombres y mujeres sanos y se analizaron sus datos sobre su toma semanal de alcohol y su rendimiento cognitivo medio durante 30 años (1985-2015).

Las pruebas de función cerebral se llevaron a cabo a intervalos regulares y al final del estudio (2012-15) los participantes se sometieron a un escáner cerebral de resonancia magnética.

Se tuvieron en cuenta varios factores que podrían haber influido en los resultados (conocidos como confusión), como edad, sexo, educación, clase social, actividad física y social, tabaquismo, riesgo de accidente cerebrovascular y antecedentes médicos.

Después de ajustar estos factores de confusión, los investigadores descubrieron que un mayor consumo de alcohol durante el período de estudio de 30 años se asoció con un mayor riesgo de atrofia del hipocampo -una forma de daño cerebral que afecta a la memoria y a la navegación espacial.

Mientras que aquellos que consumían más de 30 unidades a la semana se encontraban en el riesgo más alto en comparación con los abstemios, incluso aquellos que bebían moderadamente (14-21 unidades por semana) tenían tres veces más probabilidades de tener atrofia del hipocampo en comparación con los que no consumían nada.

El estudio considera que una unidad de alcohol equivale a 10 mililitros. Las 14 unidades que se consideran un consumo moderado, corresponden a cuatro pintas (de algo más de medio litro cada una) de cerveza fuerte o cinco copas de vino (175 ml) de 14 grados.

El mayor consumo también se asoció con una menor integridad de la sustancia blanca (crítica para el funcionamiento cognitivo eficiente) y un descenso más rápido de la fluidez del lenguaje (cuántas palabras que comienzan con una letra específica se pueden generar en un minuto).

Los autores señalaron que se trata de un estudio observacional, por lo que no se pueden sacar conclusiones firmes sobre la causa y el efecto, aunque apuntaron que lo descubierto sí puede tener “importantes implicaciones potenciales” sobre la salud de un gran sector de la población.

0 90

Confirmado /

Un estudio en Estados Unidos comparó diversas actividades como bailar, caminar y realizar estiramientos para conocer cuál es el impacto de éstas para el cerebro. Los resultados mostraron que ciertos tipos de danzas requieren aprender coreografías, lo que retrasa la degeneración a nivel neurológico , asociada con el paso del tiempo.

La investigación reveló que ese tipo de baile puede, incluso, aumentar la densidad de la llamada materia blanca , que es la parte del sistema nervioso central que coordina la comunicación entre las diferentes partes del cerebro. Dichos efectos positivos se pueden evidenciar en un periodo de apenas seis meses.

Voluntarios sedentarios

Asimismo, la degeneración de la materia blanca en el cerebro -o desconexión estructural- es uno de los principales mecanismos neurológicos detrás del declive asociado al avance de la edad en funciones cognitivas como la velocidad para procesar datos, señaló el estudio.

Los científicos indagaron el impacto de diferentes actividades en la materia blanca de un grupo de 174 personas mayores entre los 60  y 70 años.

La mayoría de estos voluntarios mostraron una vida sedentaria o practicaban algún deporte sin regularidad.

Bailar, caminar y hacer estiramientos

Para llevar a cabo el estudio, los investgadores dividieron al azar a los participantes en tres subgrupos.

El primer grupo inició un programa supervisado de caminatas enérgicas durante una hora tres veces a la semana. El segundo, realizó un programa supervisado de estiramientos y ejercicios de equilibrio también tres veces al día por una semana. Y el último grupo, por el mismo tiempo, debió concurrir a un estudio de danza para aprender durante una hora una coreografía crecientemente compleja de baile country.

Resultados sorprendentes

Luego de seis meses, los participantes fueron sometidos nuevamente a pruebas y tomografías de resonancia magnética.

La degeneración en la materia blanca era más clara en los participantes de mayor edad y aquellos que habían tenido un estilo de vida más sedentario antes del estudio. Casi todos los voluntarios de los diferentes subgrupos obtuvieron mejores resultados en las pruebas cognitivas gracias al ejercicio, aún si su materia blanca mostraba leve degeneración en la tomografía.

Eso indica, según los científicos, que puede haber un retraso entre los cambios estructurales en el cerebro y el momento en que comienzan a experimentarse problemas con el pensamiento o la memoria.

Aquellas personas que ya realizaban ejercicio antes del estudio fueron las que mostraron menor declive en su materia blanca, pero las que aprendieron las coreografías mostraron incluso un aumento en la materia blanca de acuerdo a las tomografías.

La materia blanca del fornix, una parte del cerebro relacionada con la velocidad de procesamiento y la memoria, mostró en el grupo de baile una mayor densidad que seis meses antes.

Coreografía exigente

Agnieszka Burzynska, una de las autoras del estudio, expresó que las exigencias cognitivas de la danza con sus nuevas coreografías podrían haber afectado las características bioquímicas del tejido cerebral del fornix.

En otras palabras, estar sentado durante demasiado tiempo tiene un efecto dañino en el cerebro, aún si se realiza media hora de ejercicio al final del día.

“El envejecimiento del cerebro es detectable en una escala de seis meses, lo que deja en evidencia la urgencia de encontrar intervenciones efectivas para hacer más lento este proceso” concluyo el estudio de Burzynska.

Por lo que es importante a medida que pasen los años bailar, caminar o realizar otros tipos de ejercicio, para alejar el sedentarismo, que es el gran enemigo del cerebro.

A tu salud en línea

0 205

El Informador / WASHINGTON, ESTADOS UNIDOS (05/ENE/2017) .- Con la edad las personas pierden células cerebrales y el cerebro se encoge, lo que puede afectar al aprendizaje y la memoria, pero quienes siguen la dieta mediterránea mantienen más volumen cerebral, según un estudio publicado en la revista Neurology, de la Academia Americana de Neurología.   Además, al contrario de lo que plantean estudios anteriores, según esta investigación, los cambios en el cerebro no parecieron estar relacionados con comer más pescado y menos carne.

El trabajo, realizado por un equipo encabezado por la doctora Michelle Luciano, de la Universidad de Edimburgo, asegura que las personas mayores que siguieron una dieta mediterránea conservaron más volumen cerebral durante los tres años del estudio que aquellos que no la siguieron.

La dieta mediterránea incluye el consumo de grandes cantidades de frutas, verduras, aceite de oliva, frijoles y cereales como trigo y el arroz, así como cantidades moderadas de pescado, productos lácteos y vino, y más limitadas de carne roja y aves de corral.

“A medida que envejecemos, el cerebro se encoge y perdemos células cerebrales que pueden afectar el aprendizaje y la memoria (…) Este estudio agrega pruebas que sugieren que la dieta mediterránea tiene un impacto positivo en la salud del cerebro”, aseguró en la publicación Michelle Luciano.

Para su trabajo, los investigadores recopilaron información sobre los hábitos alimenticios de 967 escoceses de en torno a 70 años que no sufrían demencia, a 562 de las cuales se les hizo una resonancia magnética a los 73 años para medir el volumen total de su cerebro, el de la materia gris y el grosor de la corteza cerebral.

De ese grupo, 401 personas regresaron para una segunda resonancia magnética a los 76 años, lo que permitió comparar sus volúmenes cerebrales y establecer una relación con su dieta.

Las personas que no siguieron tan de cerca la dieta mediterránea fueron más propensos a tener una mayor pérdida de volumen total de cerebro durante esos tres años que las personas que siguieron la dieta más fielmente, según el estudio.

Asimismo, los resultados no variaron cuando se tuvieron en cuenta otros factores que podrían afectar el volumen cerebral, como la edad, educación, parecer diabetes o presión arterial alta.

Y no se determinó que el consumo de pescado y carne estuvieran relacionados con los cambios cerebrales, lo que contradice estudios anteriores.

“Es posible que otros componentes de la dieta mediterránea sean responsables de esta relación, o que se deba a todos sus componentes combinados”, dijo Luciano.

El estudio “sugiere que la dieta puede ser capaz de proporcionar una protección a largo plazo para el cerebro (…). Pero se necesitan estudios más amplios para confirmar estos resultados”, agregó.

0 146

El Comercio de Perú / Seguir a @tecnoycienciaEC Los investigadores sabían que el  embarazo  implica cambios hormonales radicales y adaptaciones biológicas, pero los efectos detectados en el cerebro  por científicos del Instituto Hospital del Mar de Investigaciones Médicas (IMIM) y de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) -ambas instituciones españolas- eran todavía desconocidos.

El estudio, que publica la revista “Nature Neuroscience”, ha comparado la estructura del cerebro de las mujeres antes y después de su primer  embarazo  y ha demostrado, por primera vez, que la gestación implica cambios que se mantienen a largo plazo -al menos por dos años después del parto- en la morfología del cerebro de la madre.

Mediante el análisis de imágenes de resonancia magnética, los científicos han observado cómo en las mujeres que han vivido su primer  embarazo  se reduce el volumen de la materia gris en regiones implicadas en las relaciones sociales.

Parte de estas regiones se activan cuando la mujer observa la imagen de su bebe, por lo que “probablemente los cambios corresponden a una especialización del cerebro para encarar los retos que supone la maternidad”, explicó Oscar Vilarroya, director del grupo que ha llevado a cabo el estudio.

La investigación mostró una reducción simétrica en el volumen de la sustancia gris en la línea media cortical anterior y posterior, así como en secciones específicas de la corteza prefrontal y temporal en las mujeres embarazadas.

Estas zonas forman un mapa que coincide, en gran medida, con una red que los neurocientíficos asocian con los procesos implicados en las relaciones sociales.

El estudio permitió determinar sin ambigüedad si una mujer de la muestra había estado o no embarazada en función de los cambios en el volumen de estas áreas del cerebro e, incluso, predecir el grado de vínculo con el bebe después del parto.

La reducción de materia gris se da en todas las mujeres embarazadas estudiadas y es exclusiva de ellas, lo que indica que probablemente se trata de un cambio debido a los procesos biológicos del  embarazo , y no a cambios relacionados con el nacimiento del bebe.

“Creemos que la reducción se debe a un proceso similar a la poda sináptica que tiene lugar durante la adolescencia, donde se eliminan las sinapsis (conexiones neuronales) débiles para favorecer un procesamiento mental más maduro y eficiente”, señaló Susanna Carmona, una de las directoras de la investigación.

El estudio tuvo en cuenta las variaciones tanto en mujeres que habían seguido tratamientos de fertilidad como en las que habían quedado embarazadas de forma natural, y las reducciones observadas en la sustancia gris eran prácticamente idénticas para los dos grupos.

Los investigadores no han encontrado que el  embarazo  provoque ningún cambio ni en la memoria ni en otras funciones intelectuales en las mujeres estudiadas y, por tanto, creen que la pérdida de sustancia gris no implica ningún déficit cognitivo, sino todo lo contrario.

“Los resultados apuntan a que esta plasticidad cerebral inherente al  embarazo  tiene un fin evolutivo destinado a que la madre infiera eficientemente las necesidades de su bebé”, indicaron las investigadoras Erika Barba-Müller y Elseline Hoekzema.

Se trataría de una reestructuración del cerebro con fines adaptativos, para incrementar la sensibilidad de la madre para detectar, por ejemplo, rostros amenazantes o para reconocer más fácilmente el estado emocional de su bebe.

Fuente: EFE

0 165

El Observador / La maternidad produce cambios a todo nivel, entre los que se cuentan la producción de hormonas, además de modificaciones a nivel biológico y físico. Sin embargo, algo que hasta ahora se ignoraba y que se reveló hoy son los cambios producidos a nivel cerebral.

Un estudio realizado a lo largo de cinco años con un grupo de madres y padres, así como con otras que no habían atravesado ese proceso, y determinaron una serie de cambios que se prolongan hasta dos años después del parto.

La investigación, realizada por la Universidad Autónoma de Barcelona, determinó que la materia gris (la zona del cerebro encargada del procesamiento de información y razonamiento) se reduce en aquellas áreas destinadas a las relaciones sociales. Esto se activa cuando la madre ve al bebé, lo que indica una adaptación para comprender mejor las necesidades del infante y protegerlo de mejor forma, además de favorecer el vínculo afectivo con el niño.

Este cambio se da solo en las madres, por lo que los científicos lo asociaron con un proceso natural del cuerpo, y no con los cambios psicológicos que experimentan tanto los padres como las madres.

Por otra parte, los cambios se produjeron tanto en mujeres que habían concebido de forma natural, como en aquellas que habían atravesado procesos como la fecundación in vitro.

0 203

Semana / ¿Qué es la conciencia?, ¿cómo se forman los recuerdos?, ¿en qué consiste la inteligencia humana?, ¿cuál es el sentido de los sueños?, ¿qué hace a la gente comportarse de una u otra manera? Todas estas preguntas tienen la respuesta en un mismo lugar: el cerebro humano, un órgano de 1.200 centímetros cúbicos que pesa 1,4 kilogramos. En su interior, 86.000 millones de neuronas se encargan de hacer desde tareas tan básicas como respirar hasta actividades de alta complejidad como el pensamiento abstracto.

Un centro de cómputo tan poderoso debería generar más atención de sus dueños, porque así como a partir de los 50 las personas pierden 1 por ciento de masa muscular cada año, el cerebro también empieza a envejecer y a volverse más lento. No solo cuesta más recordar una palabra, sino que el sentido de la navegación y la atención pueden alterarse. Si se tiene en cuenta que la gente vive más hoy, no es lógico tener el corazón a buen ritmo si la cabeza ha perdido la lucidez.

Muchos creen que tener un cerebro joven o viejo depende en gran parte de la herencia genética de los padres. En el estudio The disconnected Mind, Ian Deary, profesor de la Universidad de Edimburgo, demostró que no. Al analizar 6.000 factores en un grupo de personas de 79 años a las que siguió desde los 11, el experto encontró que apenas un cuarto del envejecimiento cerebral se debe a herencia genética. Los restantes tres cuartos tienen que ver con el estilo de vida. Y así como hay maneras para recuperar el músculo por medio de la dieta y el ejercicio, también hay formas para mantener agudas las principales funciones del cerebro.

Los expertos hacen las siguientes recomendaciones para evitar que este órgano se deteriore. La idea no es esperar a que la memoria se nuble o la capacidad de atención se cope; cualquiera las puede practicar a cualquier edad para ‘aceitar’ esta maravillosa máquina y hacer más lento el ritmo inevitable de su declive.

Aprendisaje permanente

La mayoría cree que solucionar sudokus y crucigramas ejercita el cerebro más que cualquier otra actividad. Y aunque estos pasatiempos no hacen daño, recientemente se ha observado que este tipo de entrenamiento mental no es tan eficaz porque el cerebro, esa máquina ingeniosa, se acostumbra a este tipo de desafíos y con el tiempo los comienza a considerar rutinarios. “Véalo como un músculo: si usted hace lo mismo todos los días dejará de ver resultados”, dice Ali Trelle, investigadora del Cambridge Memory Lab, especializado en el estudio de la memoria. El cerebro necesita estímulos, retos y nuevas metas. Eso implica estar dispuesto a aprender cosas nuevas, no importa qué, desde bailar hasta pintar.

Recientemente la revista Neurology publicó un estudio donde se asegura que las personas bilingües tardan cuatro años más en desarrollar demencia que las personas que solo hablan un idioma. Aunque esto es más fácil a edad temprana, nunca es tarde para aprender otra lengua. Francisco Mora, neurocientífico español y autor del libro ¿Se puede retrasar el envejecimiento del cerebro?, propone además,viajar y mantenerse actualizado en materia tecnológica como fuentes de aprendizaje continuo.

Siéntase joven

Para Francisco Mora, la actitud lo hace todo y estar motivado e interesado en descubrir nuevas cosas sirve de antídoto para evitar el declive mental. “La emoción nos motiva a querer seguir vivos”, le dijo el experto al diario español El País. Cuando los viejos empiezan a querer estar en la casa y no salir presentan un síntoma preocupante de que han perdido esa chispa. Es lo que Mora llama el apagón emocional y se ve en las residencias de ancianos donde personas sanas se dejan morir de aburrimiento. Para contrarrestarlo recomienda sentirse útil, no depender de los demás, disfrutar de los pequeños detalles, aprovechar cada día al máximo y nunca sentirse viejo.

La vida es un carnaval

Un estudio holandés en 2012 encendió las alarmas al señalar que la soledad aumenta 63 por ciento el riesgo de desarrollar demencia, probablemente porque, al ser criaturas sociales, no estar en contacto con los demás genera un estrés psicosocial que podría incrementar el riesgo de que el cerebro se inflame. Y la inflamación, especialmente la crónica, está asociada a enfermedades. Algunos estudios incluso señalan que su efecto puede ser tan nocivo como fumar 15 cigarrillos al día o ser alcohólico o tener obesidad mórbida. ¿El antídoto? Reunirse con los amigos y participar en grupos comunitarios. “Cualquier evento social tiene un impacto saludable en el cerebro”, dice Trelle.

De “om” y otros mantras

El estrés es el enemigo número uno del cerebro. Estar constantemente expuesto a la respuesta neuroendocrina de este estímulo se considera dañino, pues se acumula y con el tiempo puede causar problemas en las habilidades de este órgano. En resumen, hay que deshacerse del estrés negativo, aquel que es crónico y que deja al organismo extenuado. Y nada mejor para ello que meditar.

0 379

Una mala alimentación puede afectar a los órganos y el cerebro no está libre de esas repercusiones. Por eso, una dieta deficiente puede incidir en la disminución de la memoria, de la capacidad de atención y aprendizaje, así como en la aparición de cambios en el estado emocional y la forma de comunicarse e interactuar con los demás.

Sin embargo, existen alimentos que surten efectos positivos en el cerebro y contribuyen a su correcto desarrollo. Rocío Río de la Loza, coach de salud, comparte una lista de siete recomendaciones para nutrir tan importante órgano:

1 Consumir dos porciones de verduras de hoja verde todos los días, como acelga, col rizada, repollo, apio, lechuga, hierbas aromáticas, espinacas o alcachofas.

2 Proveerse de dosis de ácidos grasos omega 3. Se encuentran alimentos como las sardinas, atún y semillas de linaza. Asimismo, es importante reducir la ingesta total de grasas saturadas, como la mantequilla, y evitar las grasas trans.

3 Comer una gran cantidad de alimentos ricos en vitamina E, como las papas, auyama, aguacate, almendras o semillas de girasol.

4 Aumentar la ingesta de vitaminas B con verduras de hoja verde oscuro, pepinos, plátanos, lácteos, huevos, carne de res, hígado, pollo, legumbres, cereales fortificados, pan de trigo integral, granos enteros y champiñones.

5 Ingerir frutas con un alto contenido de antioxidantes, como la patilla y las moras.

6 Empezar a utilizar la canela. Un estudio demostró que tiene una acción neuroprotectora, ya que reduce los efectos negativos que una dieta alta en fructosa y grasas incide en el cerebro.

7 Beber suficiente agua. Entre 2,5 y 3 litros (13 tazas) para los hombres y 2 litros (9 tazas) para las mujeres.

0 354

Investigadores de la Universidad de Stony Brook de Nueva York (Estados Unidos) determinaron que dormir en posición lateral, en comparación con dormir boca arriba o boca abajo, ayuda a eliminar más eficazmente los residuos del cerebro, reduciendo así las posibilidades de desarrollar enfermedades de carácter neurológico como alzhéimer o párkinson.

Cabe recordar que dormir boca abajo no es recomendable ya que el cuello permanece girado durante horas para poder respirar, por lo que modificamos la curvatura cervical y somos más susceptibles de padecer cervicalgias, tendinitis, dolores de origen ligamentarios, u otros problemas músculo-esqueléticos Para llegar a esta conclusión, los científicos utilizaron imágenes de resonancia magnética de contraste dinámico para captar el sistema glinfático del cerebro de un grupo de roedores, un complejo proceso que actúa como motor de limpieza de desechos y otras soluciones químicas dañinas del cerebro (como las proteínas tau o beta amiloide).

Tras revisar las posturas más comunes a la hora de dormir y compararlas con la efectividad del funcionamiento del sistema glinfático, descubrieron que la posición lateral, sea del lado que sea, favorecía en mayor medida este proceso diario durante la etapa de sueño nocturno. “La posición lateral para dormir es de hecho la más popular en los humanos y en la mayoría de animales, incluso en los salvajes.

Parece que hemos adoptado la posición lateral del sueño para limpiar más eficientemente nuestro cerebro de los desechos metabólicos que se acumulan mientras estamos despiertos”, explica Helene Benveniste, líder del estudio. “El análisis mostró consistentemente que el transporte glinfático fue más eficiente en la posición lateral en comparación con las posiciones supina o prona”, finaliza Benveniste en el informe final publicado en la revista ‘Journal of Neuroscience’.

0 279

Si eres de los que no se resisten a las frituras, pero le voltea la cara a otros alimentos saludables como la coliflor o el brócoli, debes saber que puedes reeducar tu cerebro para que prefieras una dieta más sana.

Así concluyó un estudio realizado por investigadores de las Universidades de Harvard y Tufts, en EE.UU., luego de realizar una resonancia magnética al cerebro de ocho personas con obesidad antes y después de someterse a un programa de adelgazamiento de seis meses.

“La obesidad se asocia con una hiperactivación del sistema de recompensa en favor de la comida con muchas calorías frente a las que tienen pocas (…) Sin embargo, hasta la fecha no estaba claro si este patrón podría revertirse de alguna manera”, explicaron los autores de la investigación en la revista Nutrition and Diabetes.

Al analizar a fondo los circuitos de recompensa cerebrales, el estudio comprobó que las personas que se sometieron a la rutina para bajar de peso, habían desarrollado cambios en áreas del cerebro relacionados con el aprendizaje y la adicción.

Se había producido un aumento de la sensibilidad hacia las opciones más saludables en detrimento de las más calóricas. Los autores de la investigación admiten que hacen falta nuevos estudios para que se ratifiquen sus conclusiones.

“Ha de explorarse más este área por su potencial para fomentar la efectividad y la sostenibilidad de los tratamientos para la obesidad basados en el comportamiento”, sugieren, al apoyar que el reaprendizaje dietético es una estrategia mucho más efectiva en la lucha contra la obesidad.

0 312

Desde hace tiempo se habla del efecto favorable que el café ejerce sobre el cerebro. Sin embargo, científicos italianos acaban de determinar que ese efecto protector puede depender de cómo cambia con el tiempo el hábito de consumo de la bebida.

Investigadores italianos han descubierto que aumentar la cantidad habitual de tazas de café al día en una edad avanzada, puede ser peligroso. Según un estudio publicado en ‘Journal of Alzheimer’s Disease’, esto puede afectar negativamente la capacidad mental e incluso provocar Alzheimer y demencia senil.

Los científicos analizaron durante 3 años y medio los datos de casi 1.500 italianos, cuya edad oscilaba entre 65 y 84 años. El estudio mostró que los que mantuvieron su hábito de consumo moderado de café (1 a 2 tazas al día), tenían menor riesgo de desarrollar un deterioro cognitivo que los que no bebían café o lo hacían raramente. Al mismo tiempo, los de edad avanzada que comenzaron a consumir más tazas de lo habitual, eran 1,5 veces más propensos a desarrollar un deterioro cognitivo que los que no alteraron sus hábitos y 2 veces más que los que redujeron el consumo. El mecanismo biológico detrás de ese efecto aún no está claro.

El estudio se refiere al deterioro cognitivo moderado expresado en la disminución de la memoria, la capacidad de concentración, y de aprender y resolver problemas intelectuales fuera de la norma de la edad. Dichos trastornos pueden ser la etapa previa del Alzheimer y de la demencia senil.

Vía: Agencias

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow