Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Calorías"

Calorías

0 34

El Observador /

A día de hoy, es casi imposible: estimar acertadamente qué cantidad de nutrientes y energía tiene un alimento para hacer una referencia. conocer cuánto se parece el alimento que se come a ese que una vez se analizó. saber cuánto aprovecha el cuerpo. conocer cómo responde el organismo ante ello. Para eso el organismo utiliza un mecanismo que funcionaría como una especie de termostato que envía señales de cuánto se debe consumir. Ese mecanismo se llama apetito.

Sin embargo, en un mundo obesogénico como el que vivimos consumir los alimentos conforme indica el apetito es algo prácticamente imposible. Desde que uno se levanta de la cama está expuesto a estímulos que conducen al consumo excesivo tales como publicidades, disponibilidad exagerada de alimentos, múltiples puntos de adquisición de los mismos. Asimismo, la mayoría de los alimentos a los que se accede son de escasa calidad nutricional, con ingredientes baratos, vidas útiles muy largas y muy palatables.

Es conveniente crear un entorno saludable que permita comer sano en este ambiente. Para ello, uno debe rodearse de alimentos saludables, lo más naturales o mínimamente procesados que sea posible. En ese contexto, el apetito sí servirá como una guía para satisfacer las necesidades energéticas, porque así se considera otro aspecto muy importante que es la saciedad.

Barritas bajas calorías , helados light, snacks de arroz inflado, son grandes ejemplos de cómo introducir al cuerpo pocas calorías, pero poco interesantes a nivel nutricional y, sobre todo, poco saciantes. “Snack light para hoy, hambre para dentro de un rato”.

comermejor.com.uy

0 169

Noticia Al Dia / Foto: Cortesía

Un estudio de la Universidad de Copenhagen (Dinamarca), publicado en The Journal of Sports Medicine, indica que correr cinco kilómetros a la semana combinado con un menú saludable es un método eficaz para reducir la grasa en algo más de cinco kilos. Los voluntarios que practicaron esa misma cantidad de ejercicio sin modificar sus hábitos alimenticios, perdieron, de media, 3,81 kilogramos menos en el mismo intervalo de tiempo.

Javier González, entrenador y director técnico de clínicas Bodyon, matiza: “Lo ideal sería correr 3 o 4 días a la semana y abarcar, en total, de 8 a 12 kilómetros. De tal modo que el trabajo diario siempre dure más de 45 minutos. Así se puede quemar grasa”. Coincide con el estudio en la importancia de la alimentación: “La base de todo entrenamiento será siempre la dieta. La combinación de ambos es fundamental para conseguir los objetivos”.

Para Ángel Merchán, director de la empresa de entrenamiento personal Homewellness, si lo que queremos es disminuir el peso o grasa, “debemos generar un déficit calórico, es decir, el cuerpo debe consumir más calorías de las que ingiere. Al principio, puede resultar efectivo combinar una dieta hipocalórica (baja en calorías) con correr 30 o 40 minutos tres o cuatro veces por semana, pero en poco tiempo esta estrategia dejará de ser efectiva, ya que el cuerpo tiende a ralentizar su metabolismo para economizar el gasto”.

¿En cuánto tiempo veré los resultados?

Todos los especialistas están de acuerdo en los beneficios que conlleva la pérdida lenta. Como explica Merchán, “adelgazar demasiado rápido puede llevar a rebotes. Lo ideal es disminuir un 1% de peso semanal para evitar el efecto yo-yo [volver a ganar peso de manera acelerada]”. “Dependerá del grado de exigencia que nos pongamos. No será igual para alguien al que le sobren 20 kilos que para otro que necesite perder cuatro. Con un régimen alimentario y un entreno perfecto podemos disminuir entre uno y dos kilos a la semana”, asegura el director de Bodyon. Moreno es algo más conservador: “Lo saludable es quitarse entre medio y un kilo”.

Entendido: para adelgazar hay que correr 3 o 4 veces a la semana, y, al menos, media hora. Pero, ¿a qué velocidad? Y las jornadas de entrenamiento, ¿han de ser seguidas o alternas? Para González, depende de nuestra meta: “Para eliminar grasa es mejor correr a un ritmo lento, pero durante un largo periodo de tiempo, recorriendo más trayecto que a un ritmo rápido. Mientras que para potenciar musculatura será mejor un trabajo más explosivo de menos longitud y más corto”. Janet Hamilton, entrenadora de carreras de larga distancia, aconseja entrenar en cada ocasión de forma diferente: “Un día corra rápido de 20 a 30 minutos. Otros, haga más distancia y más lento, durante una hora más o menos”. Merchán añade que, incluso durante la misma sesión, lo eficaz es introducir cambios de ritmo, una técnica denominada fartlek o HIIT (intervalos de alta intensidad). “Además de que quemamos más calorías, la intensidad hace que el metabolismo se incremente”.

En una investigación publicada en Medicine & Science in Sports & Exercise, las mujeres participantes que corrían a gran velocidad durante dos minutos y luego reducían la intensidad otros tres, quemaban más calorías el día después de su sesión que las que hacían una ruta lenta y constante. De hecho, las primeras perdieron un cuatro por ciento de grasa corporal en unas semanas, mientas que el grupo que trabajó a baja intensidad, no mostró variaciones considerables. Apueste por el contraste.

Las bondades de introducir variaciones en la actividad deportiva pone de acuerdo a todos los expertos. “Los entrenamientos de fuerza y alta intensidad producen un gasto energético postentrenamiento muy elevado, y la fuente de consumo de dicha energía son los depósitos de grasa”, asegura Daniel Moreno. “Con la carrera solo trabajamos un entrenamiento aeróbico, por lo que si perdemos grasa, tenemos que tonificar las zonas del cuerpo específicas con otros ejercicios para que no se queden flácidas”, agrega Javier González. “Es fundamental hacer HIIT y trabajo de fuerza para compensar la perdida de masa muscular”, concluye Ángel Merchán.

Agencias

No olvides compartir en >>

0 155

El Observador /

Se suele pensar que las calorías indican cuánto engorda un alimento. Sin embargo, las calorías representan el potencial de energía que el mismo le puede brindar al organismo.

Esta es la energía que se utiliza para vivir y llevar adelante funciones como caminar, pensar, trabajar, y que permite al cuerpo absorber los nutrientes de cada alimento para funcionar de forma correcta.

La energía se utiliza, se gasta. Pero cuando se consumen más de las que se gastan, se acumulan, convirtiéndose en reservas, según cada individuo y su actividad, o, se acumulan en forma de depósitos, llevando al aumento de tejido adiposo y, por lo tanto, de peso corporal.

Las calorías son utilizadas por el organismo para todo: digerir, absorber, transportar nutrientes obtenidos a través de alimentos , pensar, respirar, realizar ejercicio intenso. Hasta cuando se duerme se utilizan.

Los alimentos tienen distinta cantidad y calidad de energía, y es importante que además contengan otros principios nutritivos que favorezcan el desarrollo y buen funcionamiento del organismo.

Las calorías surgen de la digestión de los alimentos, proceso a través del cual los mismos se rompen en estructuras cada vez más pequeñas. Este mecanismo libera energía. Cada macronutriente (carbohidratos, proteínas, grasas) liberan distinta cantidad de calorías. Por ello, el objetivo de la absorción de nutrientes es que el cuerpo obtenga la energía necesaria para realizar sus funciones y reponer las pérdidas. Por lo tanto, la forma que el hombre tiene para obtener energía es a través de los alimentos.

Es el proceso llamado metabolismo el encargado de transformar el alimento en energía. Si esa energía no se quema, el organismo la reserva en forma de grasas a largo plazo. Y si, por el contrario, aumenta la actividad, entonces aumentará el metabolismo, ya que el cuerpo requerirá mayor cantidad de combustible.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy

0 188

La Nacion / Alcohol y dieta no son palabras que vayamos a encontrar juntas con mucha frecuencia, y con razón. Se estima que las bebidas alcohólicas nos suman unas 100 calorías por día, que se traducen a 4,5 kilos por año.

Las bebidas alcohólicas pueden sumar 100 calorías por día, alrededor de 4,5 kilos por año. Pero no todas las opciones aportan las mismas calorías, ni tienen las mismas propiedades.

Cómo calcular las calorías “El valor calórico de una bebida alcohólica depende directamente de su grado de alcohol”, explica la Licenciada en Nutrición Mariana Acebal, del Centro Terapéutico Dr. Máximo Ravenna .

El alcohol aporta 7 calorías por gramo. Para quienes quieran hacer la cuenta, la experta brinda los siguientes datos:

1. El alcohol se encuentra en distintos porcentajes en cada tipo de bebida: del 0,9 al 5% en cervezas, del 10 al 12% en vinos naturales y del 40 al 50% en licores destilados.

2. El alcohol posee una densidad de 0,8. Esto significa que 1 centímetro cúbico pesa 0,8 gramos.

3. Para conocer la cantidad consumida de alcohol en gramos, hay que aplicar esta fórmula: (grado alcohólico de la bebida x 0,8 x volumen ingerido en cl) / 10 = gramos de alcohol consumidos. Por ejemplo, si bebimos 1/4 litro de vino (25 cl) de 11 grados: (11 x 0,8 x 25) / 10 = 22 g de alcohol puro, es decir, 154 calorías.

De menor a mayor Más allá de la fórmula, existen estimaciones de cuántas calorías nos aportan las bebidas alcohólicas, en general. De acuerdo con datos del Dr. Cormillot, de menor a mayor nos encontramos con:

Cervezas: 1) rubia: 140 calorías en una lata

2) negra: 182 calorías por lata

Sidra: Una copa : 70 calorías.

Champañas: Son preferibles las versiones secas. Cuanto más dulces, más calorías tienen.

1) Extra brut: 99 cal por copa

2) Demi sec: 107 cal/copa

3) Dulce: 150 cal/copa

Gin tonic: Un vaso alto: 115 calorías

Vinos: Una copa de blanco o tinto: 120 calorías.

Licor: Una sola medida: 125 calorías

Fernet: Un vaso alto con cola: 280 calorías

Daiquiri: Un vaso alto: 300 calorías

Algunas propiedades, para tener en cuenta al elegir Así como no tienen la misma cantidad de calorías, las bebidas alcohólicas tampoco ejercen el mismo efecto sobre el organismo.

El vino tinto, por ejemplo, contiene un antioxidante llamado resveratrol, que protege de las enfermedades cardiovasculares, y contribuiría a mantener una memoria saludable, a regular el nivel de azúcar en la sangre y a bajar el colesterol “malo” (LDL).

La champaña tendría los mismos beneficios que el vino tinto, de acuerdo con un estudio del 2009, publicado en el British Journal of Nutrition.

En cuanto al vino blanco, en un experimento realizado el año pasado, se notaron mejorías en la salud cardiovascular y el metabolismo de personas que bebían vino (en general), con moderación. Sin embargo, los beneficios serían mayores al tratarse de la versión tinta.

La cerveza también trae algunas ventajas según un estudio reciente de la Universidad Estatal de Pennsylvania. En 80 mil personas encontró que consumir alrededor de una pinta (470 ml) por día reducía el riesgo de sufrir un ataque cerebral o desarrollar una enfermedad cardiovascular.

“Numerosos estudios sugieren que el consumo moderado y habitual de alcohol reduce el riesgo de enfermedad isquémica del corazón en hombres y mujeres. Sin embargo, frente a este efecto favorable, el consumo no moderado de alcohol también aumenta el riesgo de obesidad, hipertensión arterial, triglicéricos altos, enfermedades hepáticas, pancreatitis, gastritis, cáncer orofaríngeo, de esófago y de estómago”, avisa la Lic. Acebal. Como con todo, conviene no excederse.

En esta nota: Vinos Nutrición LA NACION Sociedad Tragos

0 262

Globedia Venezuela /

Cuando la gente corta calorías por debajo de lo correcto, provocando así la pérdida de peso ? el balance entre su ingesta y su energía comienza a perderce. En algún momento podemos ignorar esto, esto puede hacer imposible la pérdida de peso.

Es una mejor opsion incorporar mecanismos de alimentación para reflejar los cambios metabólicos con el tiempo en respuesta a la dieta y el peso corporal.

El cambio de peso en respuesta a la restricción calórica se produce durante un período relativamente largo de tiempo.

Cada reducción diaria de 24 calorías, eventualmente conduce a una pérdida de 1 kg (2, 2 libras) de peso corporal los investigadores determinaron. Pero sólo la mitad de la pérdida se produce en el primer año.

Por otro lado, utilizando datos de estudios previos, cálculos sugieren que la población tiene una ingesta persistente en exceso por día, es por esto la creciente prevalencia de sobrepeso y obesidad.

Para que la población vuelva a los valores de índice de masa corporal que prevalecieron en la década de 1970, las dietas promedio tendría que encoger por cerca de 220 calorías por día.

Los investigadores señalaron que estas cifras son promedios para la población adulta. Requisitos metabólicos individuales para sostener un cuerpo determinado varían sustancialmente.

PLAN PARA BAJAR DE PESO AQUI

0 305

¿Qué dirías si te cuento que con solo dos movimientos puedes bajar 350 calorías? Que no me crees o que enloquecí, ¿no es cierto?

Pero, afortunadamente para ti y para mí, te quiero contar que efectivamente, puedes quemar esa cantidad de calorías con los siguientes movimientos.

¡Averigua cuáles son!

Antes de empezar, ¿qué necesitas?

Antes que nada, es necesario que tengas contigo una pesa rusa o kettlebell. ¿Qué es esto? Se trata de una bola de hierro fundido que tiene en su parte superior un mango del mismo material de forma redonda que hace las veces de asa.

El peso más común de una kettlebell oscila entre 4 y 47 kilogramos. Para que tengas una idea, la mayoría de las mujeres empiezan con un peso de 4 o 5 kilogramos y a medida que pasa el tiempo el mismo va aumentando hasta superar los 10 kilogramos.

¿Cuáles son los movimientos para quemar calorías?

Para perder las 350 calorías, podrás acudir a estos dos movimientos simples todos los días. ¿Lista?

El primer movimiento

Párate, alinea tus pies con el ancho de tus hombros y pon los dedos de los pies en un ángulo de 45º.

Coloca el kettlebell en el suelo entre tus pies.

Ponte en cuclillas y toma el asa con ambas manos.

Empuja los talones hacia abajo de manera firme y eleva tu torso sin soltar la pesa rusa.

Haz tres series de 10 repeticiones cada una.

El segundo movimiento

Ponte de pie y abre bien las piernas.

A continuación, balancea tu pesa rusa entre tus piernas de adelante hacia atrás.

Realiza tres series continuas de 10 minutos y tómate un descanso de 3 minutos entre cada una de ellas.

Comienza con una pesa rusa de 4,5 kilogramos o menos hasta que hayas dominado el ejercicio. Cuando te hayas acostumbrado a él, añade peso hasta llegar a los 10 u 11 kilogramos.

¿Un consejito que te puede ser de utilidad? Escucha música para darle ritmo a tu actividad y para que el entrenamiento no se te haga tan aburrido.

Nosotras

0 334

Una de las primeras cosas que solemos hacer cuando empezamos una dieta es contar las calorías de cada alimento.

Ahora bien, ¿qué tan bueno es contar las calorías? Para saberlo no dejes de leer el siguiente artículo.

¿Es necesario contar las calorías?

Tener una idea de cuántas calorías consumimos es útil, aunque -y esto es fundamental- no hay que obsesionarse con ello. Míralo de esta forma: contar las calorías representa una buena forma de tener un mayor control sobre lo que introduces en tu boca y, por consiguiente, de cuidar mejor a tu cuerpo.

Entonces, ¿para qué sirve contar las calorías?

En primer lugar, contar las calorías te servirá para saber si tu dieta es equilibrada o no. También es útil si estás en una dieta para bajar de peso, pues te indicará si estás comiendo más de lo necesario.

Muchas personas comen más de la cuenta por factores como el estrés, la ira, el aburrimiento o la tristeza. En estos casos, hacer un seguimiento de las calorías consumidas es una buena manera de recuperar el control sobre la llamada alimentación emocional y cambiar de comportamiento.

La pregunta del millón: ¿Cómo se cuentan las calorías?

Antes de comenzar a contar las calorías, es necesario que establezcas una meta realista, ya sea para bajar de peso o de mantenimiento -¡un nutricionista debe ayudarte en este proceso!-.

Ten presente que deberás leer las etiquetas de cada alimento y estar atenta a las porciones que trae cada paquete. Esto requiere de mucha constancia y paciencia; por ello, es tan conveniente que realices un plan.

Por otra parte, si necesitas un poco de ayuda, existen ciertos sitios web tal comoSuperTracker o aplicaciones que puedes descargar a tu teléfono móvil comoMyFitnessPal o ContarCalorías (esta última en español) que podrás tener siempre disponibles para anotar lo que consumes y consultar cuál es el nivel calórico de cada uno de tus alimentos

iMujer

0 370

Que el chocolate con churros y las hamburguesas son bombas calóricas es algo que todas sabemos. Pero, ¿sabías que ese zumo tan sano también tiene unas cuantas calorías de más?

Hay bebidas que tienen bastantes calorías y nos pueden jugar una mala pasada cuando, sin saberlo, las tomamos cuando queremos cuidar la línea o estamos a dieta. Y es que, aunque prestamos mucha atención a lo que comemos, solemos pasar por alto que lo que bebemos también puede engordar. ¿Sabías por ejemplo que las distintas clases de café o los cócteles equivalen, en lo que a calorías se refiere, a una pequeña comida? Para que sepáis más o menos a cuántas calorías equivale cada bebida, hemos preparado este listado que seguro te sorprende. ¡Toma nota de cuántas calorías tiene cada bebida y aprende a hacer su versión más ligera!

Calorías del zumo

Es sano y tiene muchas vitaminas, pero el zumo no es una bebida recomendable para tomar cuando quieres calmar la sed. Un vaso de 200 ml de zumo de frutas tiene entre 90 y 100 calorías. Si bebes tres vasos al día, ingieres tantas calorías como si comieses media tableta de chocolate. Eso sí, las calorías se reducen considerablemente cuando optas por opciones naturales y caseras como estas…

Si te gusta beber zumo, disfruta de un vaso al día tranquilamente, ¡es bueno para la salud! Pero no abuses con la cantidad. Si le añades algo de agua, podrás rebajar el porcentaje de calorías por vaso. Y si vas al supermercado, fíjate también en que los zumos que compras no tienen azúcar añadido. Y procura no añadirle por tu cuenta azúcar, sino que le eches sacarina si quieres endulzarlo.

Interesante: los zumos de verduras solo contienen la mitad de calorías que los de frutas porque no tienen tanto azúcar. ¡Prueba con ellos también o mezcla frutas y verduras!

Calorías de los refrescos

¿Sabías que un refresco tiene tantas calorías como un zumo? Un vaso de 200 ml tiene unas 90 calorías. Por tanto, tampoco sirven para calmar la sed habitualmente. Si te gusta el sabor, opta por las variantes sin azúcar, light o zero. Pero tampoco exageres y bebas mucha cantidad diariamente, estas bebidas contienen ácidos que dañan los dientes. Habitualmente, aunque suene a tópico, debes beber agua. ¡2 litros diarios!

Calorías de los batidos

En verano, o en cualquier estación, es difícil resistirse a un batido. Pero cuidado: los de chocolate, vainilla o fresa son auténticas bombas calóricas. 250 ml contienen de media 300 calorías. Aún así, en comparación con otras especialidades de verano, como el frappé de café, con 570 calorías y el frappé de chocolate, con 730 calorías, los batidos no engordan tanto.

¿Nuestra recomendación? Que pruebes con los smoothies, unos batidos de fruta bajos en calorías y que puedes hacer tú misma de forma fácil. Aquí te dejamos 10 ideas que tienes que probar urgentemente.

Calorías de la cerveza

Seguro que alguna vez has oído hablar de la barriga cervecera. Ésta obviamente no se debe sólo a la cerveza, sino más bien a los aperitivos que solemos tomar con ella y a un estilo de vida sedentario. Pero la cerveza también contiene unas cuantas calorías. De media un vaso de 200 ml está alrededor de las 80 calorías. Depende un poco del tipo: las ligeras como la pilsen, la negra y la de trigo tienen unas 40 calorías por 100 ml, mientras que las fuertes como la bock (de más de 14% de alcohol) llegan a las 54 calorías.

Quienes piensan que la cerveza de raíz va mejor, porque no tiene alcohol, se equivocan. Por cada 100 ml contiene 55 calorías. Con una clara tampoco te ahorras calorías. Las cervezas con poco alcohol o sin él son buenas opciones para cuidar la línea sin prescindir de esta bebida. En estas variantes sólo tomarás 25 calorías con cada 100 ml.

Calorias del vino

¿Vino blanco o rosado? Desde el punto de vista calórico, no hay ninguna diferencia, un vaso de 125 ml tiene alrededor de 80 calorías. Un vaso de vino tinto hasta 100. Eso sí, como decimos con todo, bébelo con moderación en las reuniones sociales para no sumar demasiadas calorías copa tras copa.

Calorías del café

Nos encanta el café: solo, con leche, en forma de frappuccino… Para muchas es el postre y desayuno perfecto, ya que nos despierta y nos da energía para afrontar cualquier jornada de trabajo o de estudio. Tanto nos gusta que algunos hasta hacen de él un arte…

¿Pero cuántas calorías tiene el café? Cappuccino, latte macchiato, mokaccino… Si te gusta variar cuando tomas café, debes saber que no todos los tipos contienen las mismas calorías y algunos incluso pueden equivaler a una pequeña comida. Un vaso de latte macchiato de 300 ml llega a las 160 calorías. Si optas por una variedad edulcorada con sirope, añádele unas 50 calorías más. Menos calorías tiene el capuccino: 200ml equivalen a sólo 50 calorías.

Interesante: un café normal con leche y azúcar contiene 74 calorías. Bebe mejor café solo, está prácticamente libre de calorías. Y si te da igual…

¡Elige sacarina!

Calorías de los cócteles

Hay muchos tipos de cócteles y el contenido en calorías es muy distinto de unos a otros, pero hay algo que tienen en común: ninguno es bajo en calorías. Sorprendentemente, la piña colada, con nata, tiene aproximadamente tantas calorías como el frutal tequila sunrise: unas 200 calorías en un vaso de 200 ml. Una caipiriña tiene incluso más: 320 calorías por cada 300 ml.

Las combinaciones de vodka y zumo, como el vodka con naranja, contienen 155 calorías por cada vaso de 150 ml. aunque, eso sí, suelen ser las menos calóricas. Si quieres descubrir algunas variedades con menos calorías, no te pierdas este artículo.

¿Conclusión? Toma las bebidas con moderación, y sobre todo, haz del agua tu líquido estrella (o de las infusiones sin edulcorar de frutas y hierbas como alternativa). Ya sabes, bebe 1,5 o 2 litros de agua al día y disfruta de sus múltiples beneficios, sobre todo ahora que todavía hace calor…

En Femenino

0 279

Siempre se dijo que el mejor entrenamiento para perder peso era el ejercicio aeróbico de larga duración y baja intensidad; Un estudio de la Universidad de Maine en Estados Unidos rompe con este .

Correr a un paso de 6 minutos por kilómetro equivale a quemar aproximadamente 10 calorías por minuto. Es un buen promedio, sobre sabiendo que si se corre más rápido, se quemarán aún más calorías. Pero no todas las personas disfrutan de esta actividad. Para ellos, hay otras alternativas de ejercicio para obtener los mismo resultados, y más.

“El gasto calórico depende de la intensidad, la edad, el peso, la altura y la masa muscular de la persona que lo practique. Pero en general, se queman más calorías en un entrenamiento con pesas de alta intensidad que corriendo”, confirma Harold Gibbons, director de la National Strength and Conditioning Association de Nueva York.

En ese marco, elabora seis propuestas que adelgazan más que salir a correr.

Sentadillas

Realizar este ejercicio durante cuatro minutos quema calorías durante y después del entrenamiento, según un estudio de la Universidad de Auburn en Montgomery: “La sentadilla es un movimiento básico que siempre debe estar en nuestra rutina de ejercicios”, dice el preparador físico español Salvador Serrano. Se recomiendan ocho series de 20 repeticiones, con 45 segundos de descanso.

Saltar la soga

A una intensidad moderada de 100/200 repeticiones por minuto se queman alrededor de 13 calorías, según Compendium of Physical Activities, referente para la actividad , desarrollado por el doctor Bill Haskell, de la Universidad de Stanford. Este ejercicio utiliza más grupos musculares que correr y desafía al equilibrio y la coordinación, sobre todo si se practica con algunas habilidades adicionales.

CrossFit

Este entrenamiento, cada vez más de , quema un promedio de 13 calorías por minuto, de acuerdo con científicos de la Universidad Estatal de Kennesaw. “Es una actividad muy completa en la que vos marcás tu propio ritmo. Consiste en hacer una serie de ejercicios seguidos durante un tiempo determinado. Recomiendo hacerlo 2 ó 3 veces por semana. No tiene efectos secundarios si se realiza al lado de un profesional que supervise las ejecuciones de todos y cada uno de los movimientos para no hacernos daño”, explica Serrano.

Bicicleta de montaña

“Se pueden quemar hasta 1500 calorías por hora, o cerca de 25 calorías por minuto, al pedalear sobre todo tipo de terreno”, señala Mike Curiak, ganador de la prueba Iditasport Impossible en 2000. Como se ha indicado con anterioridad, la quema de calorías depende de la condición física y los niveles de fuerza y habilidad.

Esquí de fondo:

“Por utilizar elementos que provocan deslizamiento, el esquí puede ser más intenso que la carrera”, argumenta el entrenador Sergio Serrano. Ofrece un mejor entrenamiento en comparación con correr, gracias a que requiere la parte inferior del cuerpo para empujar y la superior para tirar. En una sesión intensa de esquí se pueden quemás más de 12 calorías por minuto, según Compendium of Physical Activities.

Remo

Una persona de unos 84 kilos de peso puede quemar 377 calorías durante 30 minutos de remo a un ritmo vigoroso, o alrededor de 12, 5 calorías por minuto, según un estudio de la Universidad de Harvard. Y como es necesario utilizar los músculos de los brazos, las piernas y la espalda, es un gran entrenamiento de todo el cuerpo. Fernando Lobete comenta: “Es raro encontrar una actividad que trabaje tantos grupos a través de un movimiento tan amplio como el remo. Esta gran participación, lo convierte en un excelente quemador de calorías, mientras se desarrolla la flexibilidad y la fuerza. Está libre e impactos y la intensidad está completamente controlada por el usuario”.

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow