Timber by EMSIEN-3 LTD
Tags Posts tagged with "Alimentacion"

Alimentacion

0 36

El Observador /

La fibra alimentaria es la parte comestible de plantas que no puede ser digerida ni absorbida por el organismo, llegando intactas al intestino grueso. Entre ellas se encuentran los polisacáridos distintos al almidón (como la celulosa, la hemicelulosa, las gomas y las pectinas), los oligosacáridos (como la inulina), la lignina y sustancias vegetales asociadas como las ceras y la suberina. También forma parte de la fibra un tipo de almidón conocido como almidón resistente, pues resiste la digestión en el intestino delgado, llegando de forma intacta al grueso.

Son fuente de fibra alimentaria las frutas, las verduras, las legumbres como lentejas, garbanzos, alubias, etc, y los granos de cereal enteros como el salvado de trigo, de avena, el pan de cereales integrales o multi cereales, etc.

La fibra alimentaria se clasifica de acuerdo a su solubilidad en soluble e insoluble, pero ambos tipos se encuentran en distintas proporciones en los alimentos. Las frutas, las verduras, la avena, la cebada y las legumbres son buenas fuentes de fibra soluble. Los cereales integrales y el pan integral son ricas en fibra insoluble.

Los principales efectos fisiológicos atribuidos a la fibra alimentaria afectan a:

· La función intestinal: ayudando a prevenir el estreñimiento (especialmente la fibra insoluble), al aumentar el peso de las heces y reducir la duración del tránsito intestinal. Al mejorar la función intestinal la fibra alimentaria puede reducir el riesgo de trastornos y enfermedades como la enfermedad diverticular o las hemorroides, y proteger contra el cáncer de colon.

· Los niveles de glucosa en sangre: la fibra soluble enlentece la digestión y la absorción de hidratos de carbono, por lo que tiene un efecto en la reducción de la subida de glicemia luego de la ingesta de alimentos y la respuesta insulínica.

· El colesterol sanguíneo: la pectina presente en frutas y el salvado de arroz o el de avena, reducen el colesterol total y el nivel de colesterol LDL o colesterol malo.

· Otros efectos: el consumo de fibra puede ser beneficioso, además, porque al aumentar el volumen de la dieta sin añadir calorías, tiene un efecto saciante que puede ser de gran ayuda en el descenso del peso corporal.

Para beneficiarse de todos los buenos efectos de la fibra alimentaria es importante variar sus fuentes en la dieta. Al incluir alimentos fuente de fibra se estarán incorporando también otros nutrientes y componentes alimentarios para una óptima salud.

comermejor.com.uy

0 89

El Caribe /

La diabetes es una enfermedad de larga y lenta evolución, donde el bienestar del paciente dependerá del control glicémico que se pueda lograr a través de tres elementos fundamentales: la medicación correcta, una dieta adecuada y actividad física regular, destaca la nutrióloga clínica, Bianca Bejarán. “El objetivo del seguimiento profesional estará enfocado en el control del índice glicémico y ayudar al paciente a llegar o mantener el peso correcto con relación a su complexión física, para así poder detener o retrasar las complicaciones asociadas a corto, mediano y largo plazo de la enfermedad”, expresa la especialista. Existen tres tipos principales de diabetes: tipo I, tipo II y gestacional.

En general, el paciente diabético debe de llevar una dieta balanceada y un estilo de vida saludable. Sin embargo, la dieta puede variar dependiendo del tipo de diabetes que padezca el paciente, así como del índice glucémico, de la medicación que le hayan indicado, y de si padece otras complicaciones aparte de la diabetes o relacionadas con esta. Bejarán sostiene que siendo una enfermedad de causa multifactorial, es importante tomar en cuenta que la diabetes puede aparecer asociada a diversas patologías que también impactarán en la dieta del paciente.

La diabetes es una enfermedad crónica cuya evolución depende del control y cambios de estilo de vida que realice el paciente, por lo que no llevar la dieta indicada puede aumentar el riesgo de complicaciones derivadas de la enfermedad o acelerar su aparición, explica la nutricionista. “Esto incluye tanto las complicaciones a corto plazo, como por ejemplo, la hipoglucemia, y las de largo plazo: cardiovasculares, dermatológicas, pie diabético, oftalmológicas, neuropatía y nefropatía diabética”, puntualiza Bejarán. Debido a esto, Bejarán advierte a los pacientes diabéticos evitar alimentos ricos en azúcares, harinas refinadas, alimentos altos en sodio y en grasa, lácteos enteros, evitar el consumo de bebidas azucaradas como jugos y refrescos, alcohol, productos de repostería y postres.

La dieta que sugiere la especialista para el paciente diabético es equilibrada, variada y saludable. Por esta razón, debe de constar de tres comidas principales, tres meriendas nutritivas, cinco porciones de frutas y vegetales al día, consumo de cereales integrales, lácteos descremados, carnes magras y grasas saludables. “El paciente y el especialista deben tomar en cuenta el índice glucémico de los alimentos debido a que estos pueden aumentar la azúcar en la sangre después de ser ingerido”, dice Bejarán. La especialista comenta que el índice glucémico se clasifica en bajo, mediano y alto, por lo que sugiere obviar el consumo de alimentos de nivel alto o combinarlo con los de índice bajo y mediano. Adicional a esto, recomienda que la dieta debe diaria debe basarse en el consumo de fibra. Según estudios, la alimentación programada es uno de los pilares del tratamiento de la diabetes, ya que sin ella es difícil lograr un control metabólico adecuado, aunque se lleve un tratamiento médico. En muchos casos, junto al ejercicio, constituye la única medida terapéutica.

Control

El bienestar del paciente dependerá del control glicémico a través de la medicación correcta, una dieta adecuada y actividad física regular.

0 112

Estampas /

Lo más difícil, a veces, no es bajar de peso sino elegir el régimen más adecuado ante la ingente cantidad de dietas que periódicamente circulan en Internet y las revistas.

Para ayudar a quienes se plantean iniciar un régimen para adelgazar a elegir el plan más adecuado, el Instituto Médico Europeo de la Obesidad (IMEO) ha efectuado una selección y clasificación de las dietas más populares, que seguirán en alza durante 2017.

“La idea es organizar las dietas que, en algunos casos, son fruto de modas pasajeras fomentadas por ‘celebridades’. En otros, son motor de un negocio millonario enfocado en las nuevas ‘dietas milagro'”, indica Rubén Bravo, portavoz del IMEO y experto en nutrición. “Este ranking está respaldado por más de 20 especialistas en obesidad y cuidado de la salud, entre ellos, médicos, nutricionistas, psicólogos, naturópatas y cirujanos digestivos”, recalca Bravo.

La clasificación está basada en la información que obtienen de los miles de pacientes con sobrepeso y obesidad que pasan por consultas del IMEO y en publicaciones americanas y británicas de prestigio. Para este artículo, los expertos del  Instituto han descrito y analizado cuatro de los regímenes más indicados para perder peso.

Los programas elegidos proponen una pérdida de peso moderada (hasta 1,5 kilogramos por semana y no más de seis kilogramos al mes), están pensados a mediano y largo plazo y cuentan con un lapso de adaptación para evitar el “efecto rebote” (recuperar el peso perdido), según el IMEO. Son dietas que incluyen todos los grupos de alimentos, restringiendo las cantidades, y que contribuyen a reeducar los hábitos alimentarios y a mantener un estilo de vida saludable, indican.

DIETAS 2.0, PERDER PESO POR MEDIO DE APPS

“Las dietas 2.0 surgen al mismo tiempo que los smartphones. Las apps para llevarlas a cabo van ganando terreno, pues proponen utilizar las nuevas tecnologías y los programas informáticos para llevar un seguimiento de los alimentos consumidos y del ejercicio realizado”, señala la nutricionista clínica Carmen Escalada.

Además, según Escalada, ofrecen innumerables posibilidades para aumentar una adhesión a la pauta, como opciones para compensar posibles excesos, la publicación de mensajes en las redes sociales si se incumplen o alarmas cuando hay un acercamiento “peligroso” a la nevera.

“Una de las ventajas de las dietas 2.0 es que permiten una sensación parecida a tener a un dietista o a un entrenador personal 24 horas a nuestra entera disposición”, según la nutricionista. Escalada destaca que algunas de estas apps ofrecen la ventajosa opción de ‘feedback’ (retroalimentación). Por ejemplo, permiten introducir en el programa los alimentos que se han consumido, lo cual arrojará ideas para la cena. También recordarán si un día no se ha hecho ejercicio.

DIETA DE LOS DÍAS ALTERNOS

La denominada “dieta de los días alternos” está elaborada por Rubén Bravo, del IMEO, y “permite una pérdida de peso que oscila entre 16,5 y 23,5 kilogramos en cuatro meses,  dependiendo del estilo de vida, edad y sexo de la persona”, explica la nutricionista Estefanía Ramo. Según Ramo, la alimentación se divide en bloques y las calorías no se reparten de forma homogénea todos los días. Las jornadas pueden ser de los siguientes tipos: •

Depurativas:

Durante las cuales se toman alimentos muy hipocalóricos con comidas principalmente desintoxicantes que ayudan a reducir la retención de líquidos. •

De régimen:

En las que se incluyen platos muy sabrosos, de fácil preparación, con unos niveles equilibrados de grasas saludables, hidratos de carbono y proteínas. •

Días sociales:

En estas jornadas se relaja la sensación de hacer régimen y puede disfrutarse de planes no considerados de dieta durante el fin de semana.

“Esta dieta potencia la pérdida de grasa manteniendo y mejorando la masa muscular, favorece la toma de alimentos que producen vitalidad en las horas diurnas y los que producen reparación y descanso en las nocturnas”, según la nutricionista. “¡Y lo más importante!: permite varias comidas fuera de casa y algún que otro premio a la semana para reducir los niveles de ansiedad”, enfatiza.

DIETA GENÉTICA

Carmen Escalada explica que el mayor aliciente de la denominada “dieta genética” es su máxima personalización y adaptación al individuo que recurre a ella para perder peso o para mejorar o mantener su salud. La experta indica que para este régimen se realiza una sencilla prueba de herencia genética, que consiste en la extracción de saliva o en un análisis de sangre, a partir de lo cual se estudia la información proporcionada por varios genes con implicación en el metabolismo de las grasas y de los azúcares consumidos. “Esta prueba surgió cuando la nutrigenética, ciencia en continuo crecimiento, determinó que en función de cuáles sean nuestras variaciones genéticas, nuestro cuerpo reacciona de una manera u otra ante los nutrientes que ingerimos”, explica.

En función de los resultados de esta prueba y de los gustos, preferencias, costumbres y datos personales del paciente como su edad, sexo o actividad física, se elabora toda la pauta dietética. “Una de las ventajas de esta dieta es que tiene como objetivo que la persona aprenda a comer saludablemente y, en función de sus necesidades que no tienen por qué ser iguales a las de otros , pueda  quemar las mismas calorías diarias”, aclara Escalada.

“Otro de sus beneficios es que permite detectar, de manera cada vez más precisa, el riesgo o tendencia de una persona a padecer una enfermedad,  y contribuye a prevenirla mediante una adaptación de su nutrición”, apunta.

DIETA CIRCADIANA

“Los ciclos circadianos,  variaciones hormonales del cuerpo que dependen del momento del día en que se encuentre la persona, son la base para la dieta circadiana, indica la nutricionista Estefanía Ramo. “Estos ciclos marcan una fase de activación que va, desde las seis de la mañana con la salida del sol, hasta las seis de la tarde, hora que da lugar a la fase de descanso y reparación, que comienza con el anochecer y cierra el ciclo nocturno”, comenta.

“Para perder peso es necesario acoplar el consumo de los alimentos a estas oscilaciones naturales”, enfatiza Ramo. “Estos ritmos hormonales dependen de la luz solar, cuya ausencia o presencia es captada por la retina del ojo, la cual envía señales a la glándula pineal del cerebro, que estimula o inhibe la producción de las sustancias denominadas neurotrasmisores, como la melatonina y la serotonina”, señala.

Según Ramo, los ciclos del día y la noche, del sol y la oscuridad, generan ritmos hormonales en los sistemas endocrino y nervioso central, que influyen en la metabolización de los alimentos. “Esta dieta disminuye el consumo de comidas grasas en horas nocturnas, obligando a que durante el sueño nuestro organismo utilice sus propias grasas de reserva sin perjuicio de nuestros tejidos nobles, fomentando la pérdida de peso”, arguye.

0 183

Confirmado / Según las estadísticas, Estados Unidos es un país en el que se come mucha carne. Cada año se sacrifican y se procesan más de 9 mil millones de animales y desde los años 70, la producción de carne y aves ha aumentado en un 500%, mientras que la población ha crecido solo un 33%. Tampoco es extraño escuchar acerca de lo perjudicial que puede ser el consumo de proteína de origen animal. Porque, en primer lugar, se trata de una cuestión de cantidad. ¿Cuánta carne y con qué frecuencia influye en la incidencia de obesidad, hipertensión, enfermedades cardiacas y otros males? Y, en segundo lugar, ¿qué tipo de carne y de qué calidad? En Estados Unidos, y como tendencia negativa sobre todo en los países industrializados, los productos de origen animal no provienen de pequeñas granjas tradicionales, sino de verdaderas factorías de animales, con todos los problemas que esto implica.

Estas son algunas de las realidades que todas debemos conocer:

*Para aumentar la producción, los animales se crían hacinados. Miles de pavos, pollos, cerdos y vacas se concentran para alimentarlos de la manera más eficiente. Si antes tomaba de cuatro a cinco años para que un ternero se pudiera enviar al matadero, ahora solo se necesitan de 14 a 16 meses.

*A la mayoría de los productos de carne se les añaden aditivos que tienen efectos considerables en la salud de los animales y los humanos.

*La industria cárnica utiliza hormonas para aumentar y acelerar la producción. Aunque estas sustancias están prohibidas en la Unión Europea, Canadá y otros países, todavía se usan en Estados Unidos, el único país desarrollado, por ejemplo, que permite el uso de la hormona de crecimiento rBGH para aumentar la producción de leche.

*Las vacas producen 10 veces más leche que si lo hicieran de manera natural, y esto provoca infecciones en las ubres que requieren tratamiento con antibióticos.

*Las vacas tienen una esperanza de vida de 20 años o más, pero los animales industriales a duras penas pueden caminar a los cuatro años, debido al exceso de peso y el estrés, y hay muchas razones para creer que ese estrés crea problemas de salud en los humanos.

*En los Estados Unidos, alrededor del 70% de los pollos para asar se alimentan con arsénico para engordarlos y darles el color rosado que los caracteriza. Esto también permite acelerar el crecimiento.

*Los excrementos y otros desperdicios de las aves (animales muertos, plumas, arsénico, piedras) no solo se usan como fertilizante (que termina en el agua) sino incluso como alimento para el ganado vacuno.

* Los antibióticos que se les dan de manera regular a los animales hacen que aumente la resistencia de las personas a los antibióticos.

¿Lista para considerar una nueva vida como vegetariana? Si eres amante de la carne y estás dispuesta a comerla en moderación, todavía hay esperanzas… y a un precio que vale la pena: renuncia a los productos industriales y compra la carne en una pequeña granja de la zona donde vives. El modelo de los propios granjeros criando a los animales en pequeña escala y de manera natural todavía existe ¡y está renaciendo! Apóyalos y foméntalos, al mismo tiempo que cuidas tu salud. Infórmate más en el sitio de la National Family Farm Coalition.

siempremujer

Por Confirmado: María González

0 187

Confirmado / Un paciente bien nutrido aumentará su bienestar, mejorará la tolerancia al tratamiento y su recuperación posterior. Además, una intervención nutricional precoz y sostenida en el tiempo puede ayudar al paciente a prevenir la desnutrición y la pérdida de peso.

Según la Sociedad Española de Oncología Médica (SEOM), el cáncer de páncreas es la séptima enfermedad oncológica más frecuente en la Unión Europea. La alimentación que siga el paciente es clave para evitar la aparición de otras enfermedades como, la anorexia, la pérdida de peso y la caquexia  y, muchas veces, las cirugías, los medicamentos o el mismo tumor, pueden reducir el apetito e, incluso, cambiar el sabor de los alimentos (disgeusia) de estos pacientes.

Con el fin de evitar estas situaciones y facilitar y mejorar la calidad de vida de estos pacientes,   la Asociación de Cáncer de Páncreas (Acanpan) y la Fundación Más Que Ideas, han editado la primera guía de alimentación, Cáncer de páncreas: Alimentación y calidad de vida. Guía para pacientes y familiares, donde dan a conocer los aspectos más importantes de una alimentación y nutrición en cáncer de páncreas.

Cristina Sandín, presidenta de Acanpan señaló que, “existe un gran desconocimiento de las pautas a seguir y una insuficiente información especializada, por ello, los pacientes de cáncer de páncreas tienen una gran necesidad de información sobre alimentación y nutrición”.

¿Qué puedo hacer para prevenir y tratar la desnutrición?

Entre las pautas que dan para mejorar el estado nutricional, la guía insiste en que el paciente debe consumir todos los días la cantidad adecuada de líquidos, calorías, proteínas y vitaminas, para mantener un peso apropiado.

“Es muy importante que el paciente realice alguna actividad física, como dar pequeños paseos antes de la comida, porque ayuda a mejorar el apetito y a reducir la fatiga, que son propias de la enfermedad”, recomendó Mar Navarro, presidenta del Colegio de Dietistas-Nutricionistas de Castilla- La Mancha y miembro de la Fundación Española de Dietistas-Nutricionistas.

Para mejorar la alimentación y controlar las enfermedades que afectan al estado del paciente, (anorexia, disgeusia, pérdida de peso, náuseas y vómitos y diarrea y deshidratación), Navarro y Rocío Campos, endocrinóloga del Servicio de Endocrinología y Nutrición del Hospital Universitario de Puerta de Hierro, de Madrid, dieron algunas pautas.

Consejos para controlar la anorexia

En pacientes con anorexia, las especialistas recomiendan hacer ejercicios ligeros antes de las comidas, ya que, ayudará a tener mayor apetito y aprovechar las horas en las que más hambre tengan (generalmente suele ser por las mañanas).

“Para comer, tener a mano tentempiés nutritivos como, frutos secos también ayuda. Además es muy importante hidratarse correctamente, se recomienda ingerir 2-3 litros de líquido al día” señalaron.

A la hora de cocinar una alternativa es preparar platos grandes y llamativos colocando porciones pequeñas de comida. También puede ayudar marinar las carnes, o sustituirlas por pescado, pollo, huevos, queso bajo en grasa o comidas vegetarianas.  Además, podemos mejorar el sabor y el olor de los alimentos utilizando hierbas aromáticas como albahaca o menta, y especias.

Consejos para la disgeusia

Para mejorar el sabor de los alimentos en casos de disgeusia, se recomienda mantener una correcta higiene bucal, no comer con utensilios metálicos y evitar las comidas muy calientes. Otros trucos que dan las expertas son:

Si la comida tiene:

Sabor metálico añadir endulzante o zumo de limón.

Sabor dulce añadir el zumo de limón o lima.

Sabor salado utilizar un cuarto de cuchara de zumo de limón.

Sabor amargo sirope o concentrado de manzana.

Sabor acartonado añadir sal marina o zumo de limón.

Consejos para controlar la pérdida de peso

La pérdida de peso se puede combatir manteniéndose activo. Advierten que si se toman enzimas pancreáticas hay que ajustar la cantidad y calidad de las grasas de la dieta e insisten en tener una hidratación adecuada y comer varias veces al día ingestas de pequeño volumen.

Mar Navarro, ha señalado que, “habitualmente, se toleran mejor las comidas de fácil digestión, en pequeñas cantidades, por tanto, se recomienda hacer entre 5-6 ingestas diarias”.

Consejos para las náuseas y vómitos

Comer con frecuencia  ayuda a evitar la sensación de náusea, que es más probable que aparezca con el estómago vacío. Las comidas frías son alimentos más fáciles de digerir, otros, pueden ser el arroz, el caldo, las galletas saladas o el pan tostado.

Las comidas ricas en grasas, picantes o muy dulces y  los líquidos en las comidas, no son recomendables frente a las náuseas y vómitos. Las infusiones de menta o de jengibre, las técnicas de relajación o usar ropa más holgada, también puede ayudar a controlar las náuseas.

Consejos para la diarrea y deshidratación

Los alimentos pobres en grasas, con fibra soluble, como la avena, y con un alto contenido de pectina, como el puré de manzana o plátanos, son mejor tolerados cuando se padece diarrea y deshidratación.

Si tiene intolerancia a la lactosa, los productos lácteos sin lactosa o la leche de origen vegetal, pueden ser unas buenas alternativas.

Otros consejos son:

Evitar los alimentos fritos y con alto contenido en grasa.

Comer por lo menos 2,5 raciones de frutas y verduras al día, y entre 6-8 comidas de pequeño volumen.

Consumir grasas de fuentes saludables, como aceite de oliva, frutos secos o aguacates.

Ingerir bebidas ricas en calorías, nutrientes y proteínas, como batidos o suplementos alimenticios médicos.  Hidratarse con dos o tres litros de líquido al día, mejor fuera de las comidas.

Realizar, al menos, 30 minutos diarios de actividad física.

Evitar los azúcares simples concentrados, si tiene síntomas de intolerancia a la glucosa o de vaciado gástrico rápido.

Los ácidos grasos omega 3 ayudan a prevenir la desnutrición en este tipo de pacientes y, por otra parte, consigue que los resultados de la cirugía, los tratamientos y la calidad de vida sean los más adecuados.

Las dietas milagro no existen. Son desequilibradas, ya que, pueden eliminar alimentos esenciales.

“Evitar la desnutrición, controlar los posibles efectos secundarios del tratamiento y aumentar el peso y fuerza muscular, son los principales objetivos de los cambios en la alimentación”, concluyeron.

dmedicina

Por Confirmado: María González

0 204

El Observador / Este resultado arrojó un estudio realizado en la Escuela Internacional de Estudios Avanzados en Trieste, y recientemente publicado en la revista Scientific Reports , según el cual la vista es el principal sentido que los individuos utilizan a la hora de hacer elecciones alimentarias. Para evaluar la ingesta calórica, las personas se basan en una especie de “código de color”.

“De acuerdo con ciertas teorías, nuestro sistema visual evolucionó para identificar fácilmente ciertas bayas, frutas y vegetales nutritivos entre las hojas del bosque”, dice Rafaella Rumiati, neurocientífica y coordinadora de este estudio”.

El sistema visual humano es tricromático: en la retina (el tejido del ojo sensible a la luz) hay tres clases de fotorreceptores (conos) ajustados preferencialmente a tres bandas del espectro visible. Esto significa que el ojo humano puede ver una gran cantidad de colores (muchos más que los animales monocromáticos y dicromáticos y menos que aquellos con 4 y hasta 5 tipos de fotorreceptores).

Rumiati explica que “somos particularmente eficientes para distinguir rojo de verde”. Esta sofisticación explica el hecho de que somos “animales visuales”, a diferencia de otros, como los perros, por ejemplo, que dependen más de su sentido del olfato. “Es mayormente el color de la comida el que nos guía, y nuestros experimentos muestran de qué manera”. “Hasta la fecha, solo unos pocos estudios se han centrado en este tema”.

¿Qué se suele buscar con la alimentación ? Nutrición, por supuesto, densidad calórica y aporte de proteína. “En alimentos frescos, el color es un buen predictor de contenido calórico”, explica Francesco Foroni, investigador y autor principal de este estudio. “Cuanto más rojo es un alimento no procesado, mayor probabilidad de que sea nutritivo, mientras que alimentos de color verde tienden a ser más bajos en calorías”. “Los participantes de nuestro estudio juzgaron alimentos cuyos colores tendían al rojo como ricos en calorías, mientras que lo contrario sucedía con los que tendían al verde”.

“Sin embargo, cabe destacar que esta referencia solo se da con los alimentos, mientras que no sucede lo mismo con elementos no comestibles. Nuestro código de colores del sistema visual solo se activa, entonces, ante un estímulo alimentario”.

Estos hallazgos, además de incrementar el conocimiento del sistema visual, ofrecen posibilidades interesantes en varios frentes que podrían tener un importante impacto en la salud pública: marketing alimentario , por ejemplo, o el tratamiento de desórdenes alimenticios. Mucho se está haciendo para estimular la alimentación saludable. Algunos países proponen introducir avisos en ciertos tipos de productos, tales como bebidas carbonatadas y comidas altas en grasas. Tal vez, los colores de los alimentos podrían utilizarse para lograr resultados significativos en este sentido.

Para leer más sobre nutrición y vida saludable, ir a comermejor.com.uy

0 402

Una buena y adecuada nutrición en los niños favorece en su rendimiento en el colegio. Si un pequeño en edad escolar no se alimenta bien puede desarrollar anemia, lo que le llevará a estar somnoliento y no podrá fijar su atención en clases.

El primer cuidado es al comenzar el día y para cargar energía es fundamental el desayuno. “Fruta entera o en jugo, leche con cereal o acompañada de un pan. Esta primera comida no debe ser muy abundante para que el menor no tenga sensación de pesadez y pueda desarrollar sus actividades tranquilamente”, recomienda la nutricionista Mónica Barreda.

A media mañana es importante la merienda y su menú dependerá de la edad del infante, comenta la nutricionista y dietista Mónica Vacaflor. “Para los pequeños, entre tres y seis años es aconsejable un sándwich chico de carne o pollo picado con tomate y lechuga, una fruta, un huevo duro cortado en rodajas. Se deben evitar los embutidos, ya que llevan conservantes”.

En caso de niños más grandes, entre 7 a 12 años, recomienda otro tipo de alimentos, pues sus necesidades nutricionales son mayores. “En el desayuno ellos ya podrán ingerir una taza de avena con leche, yogur con cereales, jugos más espesos de fruta combinados con algún cereal, fruta cocida con trigo o quinua”, indica Vacaflor.

Ambas profesionales sugieren variar el menú, así los chicos no se hastían y tienen una dieta balanceada. La alimentación debe ser cada tres o cuatro horas y en porciones pequeñas, en especial en niños con mayor desgaste de energía.

Energía Es preferible endulzar los jugos con miel o azúcar morena, pues repondrán la energía de tu niño sin provocarle ningún daño ni sobrepeso en un futuro.

Yogur Un yogur frutado con cereal de su agrado serán los mejores aliados. Es importante que el yogur de la merienda no sea abundante, para que no pierda el apetito en el almuerzo.

¿Golosinas? Es mejor evitar que consuma dulces y chocolates pues no aportan ningún nutriente, solo carbohidratos.

Proteínas Para una buena alimentación es necesario que los infantes consuman proteínas que se encuentran en el huevo y en la carne.

¡Atención! Si le brindas a tu hijo alimentos muy procesados y azucarados no se nutrirá adecuadamente. Aparte, estará disperso en clases, no atenderá y no podrá estar quieto en las actividades que lo requieran.

Fuente: Nutricionistas Mónica Barreda (ed. Los Jardines) y Mónica Vacaflor (ed. Renacer)

0 334

En esta época del año, cuando el frío se intensifica, aumentan las probabilidades de conseguir una gripe. En ese sentido ¿qué mejor manera para prevenir esta enfermedad que empezando el día con un vaso de zumo de naranja? Y es que al ser una fruta rica en vitamina C, ayuda a prevenir procesos gripales.

Pero no solo eso, tomar un vaso de jugo de naranja en el desayuno ayuda a cargar de energía al cuerpo, lo que puede potenciar nuestro rendimiento durante la mañana , explica la especialista en nutrición Julia Farré de España.

Es ideal también para las personas que están a dieta ya que un vaso aporta solo 82 calorías, y además e s una extraordinaria fuente de hidratación ya que aporta un aproximada de 174g de agua por vaso , lo que evita la retención de líquidos y da sensación de saciedad, evitando piqueos durante el día.

Por otro lado, es una fruta con una alta concentración de flavonoides, los cuales ayudan a controlar los niveles de colesterol, por lo que se recomienda su consumo para personas con problemas de colesterol elevado. Y al ser baja en sodio, es buena para aquellos que tienen problemas de tensión elevada.

“También contiene ácido fólico, indispensable para la regeneración de los tejidos y la formación de los glóbulos rojos”, explica Farré.

Eso sí, la especialista recomienda consumir el zumo de naranja inmediatamente después de haberse exprimido, ya que aunque se refrigere, pierde gran parte de su contenido de vitamina C con el tiempo, perdiendo así sus beneficios antioxidantes y sobre el sistema inmunitario. Cabe recordar que también aporta calcio (31mg), potasio (332 mg) y fósforo (38mg).

0 312

Cuando las madres o las abuelas dicen  “hay que comer todo tipo de verduras y frutas para la salud”, tienen toda la razón.

Los estudios científicos han demostrado que los colores de las diferentes frutas y verduras no están ahí meramente por cuestiones estéticas; el cambur no es amarillo porque le queda bonito.

Todo tiene su ciencia detrás y es que a diferentes colores, contiene diferentes antioxidantes.

Victoria Morales, especialista en nutrición y dietética, señala que para obtener una buena salud, es necesario comer con color, pues las frutas y vegetales contienen distintos pigmentos que no solo le dan su tono específico sino también unas propiedades propias a cada organismo.

“Para explicarlo más fácil, los antioxidantes son como soldados buenos, que combaten a un puñado de sustancias enemigas, conocidas como los radicales libres, los cuales actúan para enfermar el organismos, tal como ocurre en el caso del cáncer”, dijo Morales.

Matices

Las verduras y frutas rojas suelen estar cargadas de licopeno, que protege contra el cáncer , problemas del corazón y en la sangre.

Las frutas y verduras de color naranja o amarillo están llenas de sustancias que combaten el cáncer y contienen vitamina A, encargada de beneficiar al sistema inmune.

Alimentos verdes contienen  luteína que es una sustancia encargada de mantener la visión ocular y detiene la velocidad del envejecimiento de los ojos en los humanos.

El blanco está asociado con la alicina que combate las malas bacterias y las infecciones .

Por último los alimentos de color azul y lila contiene antocianina, muy útil para detener el envejecimiento del cuerpo y en especial del cerebro .

Alimentos recomendados

El rojo Los alimentos que son de este color  contienen licopeno, se incluyen los tomates, la patilla, uva, la granada, el pimentón, el ají y la manzana.

El naranja y amarillo Se consigue los carotenoides en las zanahorias, batatas, la calabaza o auyama, el cambur, la naranja y el maíz en mazorca.

El verde La luteina se puede encontrar en las hojas de verduras verdes  como la lechuga, la espinaca, el perejil, el cilantro, el eneldo; así como en las arvejas, vainitas, el brócoli; en frutas como la manzana verde, el kiwi, y las uvas verdes.

El blanco La alicina está presente en la cebolla, ajos y puerros, el melón y coliflor.

El azul y lila La antocianina está en las berenjenas, las fresas y moras, el repollo morado.

0 326

El aloe vera es muy sano para nuestro organismo. En varias ocasiones hemos hablado de los beneficios del aloe vera pero nunca habíamos tratado el tema sobre los beneficios de éste en la cocina. Hoy, Nosotras os damos a conocer los beneficios del aloe vera en la alimentación. Siempre se ha destacado el aloe vera como un producto ideal para incluirlo en los productos de belleza y cosméticos, además de sus propiedades terapéuticas.

Hoy, nos centramos en sus beneficios alimentarios. Parece ser que la gelatina del aloe vera se ha descubierto que puede añadirse a zumo, gazpacho, salsa o a cualquier otro alimento.

El aloe vera es el alimento que más hierro contiene tras almejas y berberechos, por lo que es ideal incluirlo en nuestro día a día para darle sabor a nuestros platos así como aumentar nuestra concentración de hierro en el cuerpo. Reactiva el organismo y nos aporta esa dosis de energía necesaria por la mañana.

Cuando se pela la hoja de una planta de aloe vera se obtiene una gelatina incolora, insípida e inodora. Ahora, podemos añadir esta gelatina a diversos platos como puede ser el gazpacho, salsas, cremas o aquello que se nos oscurra.  El aloe vera en la alimentación es muy beneficioso para reforzar el sistema inmunológico al incrementar la producción de linfocitos.

El aloe vera en la alimentación está especialmente indicado en personas que se han sometido a un tratamiento de quimioterapia, ya que es muy bueno para su recuperación inmunológica. También para las personas con problemas de estreñimiento, ya que proporciona fibra favoreciendo así el tránsito intestinal, o con falta de hierro-anemia.

El aloe vera nos aportará fibra, proteínas y oligoelementos como calcio, sodio, potasio, hierro y germanio. ¿A qué esperas en añadirlo a tu dieta?

Nosotras

Síguenos en

60FansLike
2,786FollowersFollow