Tags Posts tagged with "Ahorrar"

Ahorrar

0 89

Hoy.com.py /

A la hora de empezar a ahorrar, existen una serie de errores que nos impiden hacerlo correctamente. Ante esto, las economistas Adriana Bock y Daisy Abente, aconsejan sobre qué cosas debemos evitar para ir por buen camino y llegar a la meta.

Entre las principales razones por las que cuesta ahorrar, la economista Adriana Bock explicó que una de ellas es la falta de motivación, ya que solo cuando hay motivación es cuando hay compromiso y perseverancia. “La motivación surge de las metas personales, las cuales deben ser auténticas y realizables”, sugirió.

Asimismo, continuó, otra razón no menos importante tiene que ver con la falta de previsión y la tendencia a no mirar más allá del corto plazo. En ese sentido, explicó que el ahorro implica necesariamente una planificación y organización, lo cual se traduce también en la prudencia a la hora de gastar o endeudarse.

Otra razón por la cual no podemos ahorrar, según explicó la Lic. Daisy Abente, es en primer lugar el no entender que el ahorro lo debemos tener incorporado como un hábito, algo que aún necesitamos hacerlo. “Cuesta empezar porque no lo habíamos hecho antes y, como todas las cosas nuevas que hacemos al principio, cuesta un poco y luego te vas acostumbrando”, manifestó.

En ese sentido, Abente agregó que cambiar el concepto del ahorro es crucial, ya que no es lo que nos sobra sino lo que reservamos para nosotros. “El ahorro es una cuenta más a pagar, pero para uno mismo. Al disfrutar del resultado, la satisfacción llega y hace que todo esfuerzo valga la pena”, dijo.

ERRORES

Uno de los errores frecuentes para empezar a ahorrar, según explicó Adriana Bock, es esperar a que sobre dinero para practicar este hábito. “El dinero nunca sobra, aun cuando los ingresos se incrementan, porque generalmente cuanto más se gana, más se gasta; por lo tanto, lo recomendable es considerar al ahorro como una necesidad o una obligación más, como un acto no negociable”, señaló.

En ese sentido, explicó que hay que ver al ahorro como un acto de reservar recursos para el futuro y dejar de lado las excusas, tomar decisiones y actuar en coherencia con estas. “Para medir qué tan eficaces estamos siendo en cuanto al ahorro, lo ideal es establecerse metas semanales o mensuales y verificar su cumplimiento. Lo idea es ahorrar al menos el 10% de los ingresos mensuales, pero es válido empezar con menos, según la capacidad, e ir progresando con el tiempo”, añadió.

Abente añadió que la planificación también es otro de los errores, ya que al no hacerlo estamos usando nuestro dinero sin medida. “Tener una planilla de presupuestos y control de lo que hacemos es vital. ¿Cómo sé que voy por buen camino? Para ello hay que conocer los tipos de ahorro y empezar a usar las herramientas que el mercado ofrece. Hay estándares sugeridos, una asesoría financiera personal analiza cada caso, porque todos los casos varían”, señaló.

Otro de los errores que nos impiden ahorrar correctamente, y que guarda mirada con la mirada cortoplacista que mencionó Bock, es la de dejarse llevar por los impulsos del momento y el gastar más de lo permitido; es por ello que la profesional recomienda repensar las finanzas personales en términos de sostenibilidad en función a la calidad de vida que buscamos, “tanto para el presente como para el futuro, en otras palabras, darse todos los gustos hoy puede significar pasar necesidades mañana”, afirmó.

Asimismo, Abente acotó que, en general, es bueno controlar los impulsos y aprender a comprar. “El control de los impulsos y comprar inteligentemente, se aprende. En ese sentido, ¿hasta qué punto es bueno consentirme sin sabotear mi esfuerzo? Hay que darle espacio al presupuesto para los gustos y deseos, no hay que anularlos pero obviamente según la posibilidades reales. El dinero puede alcanzar para todo (ahorro, deudas, necesidades, gustos) solo es necesario organizarlo”, resaltó.

RENTABILIDAD

Más que guardar por guardar el dinero, lo ideal para dar rentabilidad al ahorro son las inversiones, explicó Bock, esto considerando la pérdida de valor adquisitivo que sufre el dinero con el paso del tiempo; lo cual se concreta adquiriendo activos productivos como títulos valor, inmuebles u otros.

“Además, es importante analizar en qué entidad depositar nuestro dinero y nuestra confianza, teniendo en cuenta ante todo la idoneidad de la administración para brindar seguridad al ahorrista”, subrayó Bock.

MÁS QUE UN DEBER, UN PLACER

Una de las cosas que ayudan a que el ahorrar funcione, explicó Abente, es encontrarle el gusto para que sea un placer más que verlo como un deber. “Empezando desde esta resignificación, así como darle la relevancia que tiene siendo el ahorro una prioridad”, mencionó.

El mejor motor para ahorrar es tener una meta, añadió, por lo tanto es importante que el ahorro tenga nombre y apellido. “Eso le da sentido y sostenibilidad al ahorro. No existe límite para el ahorro ni la cantidad ahorrada que uno quiera tener, todo dependerá de los objetivos que tenga la persona y la determinación para hacerlo”, manifestó.

Finalmente, Abente añadió que hay cuatro virtudes importantes a tener en cuenta a la hora de ahorrar:

– La voluntad, el deseo de querer hacerlo y la intención.

– La perseverancia, hacerlo sostenidamente en el tiempo.

– La disciplina, requiere de ser ordenados en el uso del dinero.

– El autocontrol, aprender a dominar los impulsos para actuar de manera asertiva.

0 166

El Financiero /

Lo usual es pensar que el ahorro es simplemente tomar una porción de nuestro ingreso y depositarlo en un banco; sin embargo, para algunos es complicado y terminan gastando por arriba de sus percepciones.

En ocasiones, la solución está en lo menos sofisticado, y por eso les comparto recetas “caseras” de cómo forzarnos a guardar una parte del dinero recibido.

1.- Los sobres. Es una manera básica de hacer el presupuesto mediante la asignación de fondos para diferentes conceptos. Cuando llega el ingreso se distribuye en sobres que son mantenidos en casa.

Incluso, puede tenerse previsión de los requerimientos futuros, como ahorrar para la adquisición de un electrodoméstico, el mantenimiento de la vivienda o las vacaciones.

2.- La caja. Para saber en qué se puede ahorrar, disponer de una caja en una mesa a la entrada de la casa, para que los miembros de la familia anoten diariamente cuánto y en qué han dirigido el recurso. Este ejercicio permite valorar la importancia de poner en orden las erogaciones y hacer un presupuesto.

3.- La pobreza virtual. Hay quienes reconocen que son incapaces de resistirse a las compras e inducen una escasez. Es decir, aún cuando tienen capacidad de ingreso se limitan a una cantidad más pequeña para forzarse a ser racionales con el gasto.

Otra forma de hacerlo es comprometiendo flujos de efectivo en algún seguro que tenga un componente alto de ahorro como recuperación.

Esto funciona con los aguinaldos, por ejemplo.

4.- Las tandas. Es un sistema socorrido por los mexicanos, en donde un grupo de personas se ponen de acuerdo para calendarizar un determinado pago a cada uno de los miembros. Si bien este esquema lo manejan para gastar, también se aprovecha para separar dinero y formar un monto que luego depositen en el banco.

5.- Uno ahorra y otro gasta. Se usa entre parejas en donde ambos laboran. Uno destina su ingreso a las erogaciones cotidianas y se obligan a vivir con esa cantidad, mientras la contraparte dedica el cien por ciento de su salario a inversiones.

6.- Jarrón de monedas. Utilizar un contenedor de vidrio para ir poniendo todo el cambio que se genera al día. Al año, lo reunido llega a ser significativo.

Por supuesto que puedes combinar todas estas ideas, además de sumar las tuyas propias. Estoy seguro que al pasar el tiempo el recurso será suficiente como para tomar alternativas más redituables en el mercado financiero.

0 262

El Financiero /

Semana Santa, puentes, declaraciones fiscales… puros gastos y el año todavía no va ni a la mitad. Para retomar el control de tu dinero en este 2017 hay cuatro acciones que debes realizar, de acuerdo con Alejandro Sarracho, autor del libro “Reconfiguración Financiera”.

El primero es determinar realmente en qué gastas y evitar gastos innecesarios, o el famoso gasto hormiga. Sí, el café de Starbucks también cuenta.

TIPS:

Sé honesto contigo y determina en qué necesitas gastar. Deja a un lado las compras innecesarias, conocidas como los gastos “hormiga”.

Haz una revisión exhaustiva de tus tres últimos estados de cuenta para que puedas determinar y a partir de ello elabora un presupuesto formal.

Determina prioridades con base en tus gastos fijos, al mismo tiempo analiza en qué rubros puedes recortar gastos, sin mermar tus necesidades básicas.

Considera una cantidad para consentirte en esos gusto que te encantan, pues no todo es apretarse el cinturón, hay que equilibrar. “Hay familias que tienen un ingreso superior al del hogar promedio en México y, aun así, sus gastos exceden sus ingresos. En estos casos el uso de las tarjetas de crédito hace que tengan una deuda creciente que como una bola de nieve, tarde o temprano los aplasta”, dijo.

“Independientemente de tu nivel de ingresos, lo que realmente importa es hacer algo respecto a lo que gastes y evitar caer en gastos hormiga, emocionales o innecesarios que pueden crear un descontrol en tus finanzas. Me refiero al café de la mañana, o al par de zapatos que definitivamente no necesitas o aquellas papitas y refresco de la media tarde”, señala Sarracho.

En línea con lo anterior esta el segundo consejo: ubicar en qué rubros estas gastando.

“Echa un vistazo a tus tres últimos estados de cuenta bancarios y trata de clasificar tus gastos. Un formato de presupuesto mensual te podría ayudar mucho”, recomienda el autor.

También, debes agrupar tus cuentas para saber qué parte de tu dinero es para cubrir tus compromisos mensuales, cuál para diversión, cuál para buenas causas, cuál para proyectos especiales

Tres, fijar prioridades. Con ello podrás fijarte qué gastos puedes disminuir.

“Empieza con los gastos fijos y piensa cómo puedes ser capaz de gastar menos en ellos, ya sea refinanciar una deuda, bajar el paquete del cable, teléfono e Internet o utilizar un mismo proveedor para todos y obtener un mejor precio, cancelar seguros que no necesitas, membresías que no utilizas… etcétera”, puntualiza.

Una vez verificado los gastos fijos sé más duro con los gastos superfluos, ya que si tienes dificultades para llegar a fin de mes, tienes que dejar de contemplar como una prioridad ese nuevo smartphone y dársela a la hipoteca o al pago de tu automóvil, porque es lo último que debes perder.

Por último, debes premiarte. Una vez que ya puedes cubrir tus compromisos mensuales y otros gastos bien planificados, tú ya sabes con cuánto dinero cuentas para gastar cuando quieras salir a comer o de compras, por lo que lo podrás hacer de una forma consciente y libre de culpa.

Cuídate de los errores de los bancos.

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow