Authors Posts by Nicolle

Nicolle

32 POSTS 0 COMMENTS

0 90

¿Qué son los Edulcorantes?

Se le llama edulcorante a cualquier sustancia, natural o artificial, que edulcora, ​ es decir, que sirve para dotar de sabor dulce a un alimento o producto que de otra forma tiene sabor amargo o desagradable. Dentro de los edulcorantes encontramos los de alto valor calórico, como el azúcar o la miel por mencionar algunos, y los de bajo valor calórico, que se emplean como sustitutos del azúcar. En ambos tipos encontramos edulcorantes naturales y artificiales. Pero la mayoría de los edulcorantes bajos en calorías son de origen artificial. A los sustitutos del azúcar en general se refiere este artículo.

¿De donde provienen los Edulcorantes?

Dependiendo del edulcorante que se va a consumir puede discutirse su procedencia, algunos son artificiales y vienen de la mezcla de distintos compuestos otros son naturales de las frutas o algunas plantas.

Historia de los Edulcorantes

1879: la sacarina fue el primer edulcorante artificial descubierto por el químico ruso Constantin Fahlberg; mientras estaba cenando, hizo un descubrimiento asombroso: el panecillo que acababa de morder tenía la corteza increíblemente dulce. Cuando se percató que dicho sabor estaba en sus dedos volvió al laboratorio y comenzó a “probar” varios experimentos que tenía entre manos; así acabó por comprobar que la dulzura proviene de una reacción química accidental: trabajando con alquitrán de hulla, en un vaso el ácido o-sulfobenzoico habían reaccionado con cloruro de fósforo y amoníaco, produciendo sulfóxido benzoico.

Esa es una versión de la historia. La otra cuenta que fue en realidad el jefe de Fahlberg, el Dr. Ira Remsen, quien no se lavó las manos antes de sentarse a comer. En cualquier caso, fue el ruso quien se dio cuenta de la viabilidad comercial de la sacarina. Se consideró el mejor sustituto del azúcar porque tenía bajos costos de producción, no contenía calorías y no causaba caries en los dientes. El siguiente paso fue patentarla y de inmediato se comenzó a vender la sacarina en polvo y en pastillas.

El primer “susto” de la sacarina

1908: A principios del siglo XX, las historias de terror relacionadas con los alimentos, como la que contaba la novela “La jungla” de Upton Sinclair (donde se relata las pésimas condiciones de higiene de la industria cárnica), empiezan a asustar al público norteamericano. En respuesta a esta creciente alarma, el Congreso de los EEUU aprobó la Ley de Alimentos y Medicamentos en junio de 1906, para proteger al público de “los alimentos, drogas o medicamentos adulterados o mal etiquetados o venenosos o nocivos”. No pasó mucho tiempo antes de que la sacarina estuviera en el punto de mira de dicha Ley.

Pero resulta que el presidente Theodore Roosevelt estaba usándola con el fin de bajar de peso, por lo que ignoró las denuncias. Pero quienes estaban detrás de la prohibición de la sacarina no se amilanaron y finalmente consiguieron que se eliminara de los alimentos procesados, pero se siguió vendiendo a los consumidores.

La escasez de azúcar generalizada que se vivió en el transcurso de las dos Guerras Mundiales hizo que el consumo de sacarina se disparase y que además se instalara este producto casi en todas partes del mundo.

La llegada del ciclamato

1937: Michael Sveda, un estudiante de química de la Universidad de Illinois estaba trabajando con un compuesto llamado ciclamato, cuando descubrió que sus cigarrillos le sabían dulces. Introducido en el mercado de Estados Unidos en 1950 los Laboratorios Abbott, el ciclamato fue inicialmente comercializado para el control de la insulina en diabéticos y en 1958 la FDA lo consideró seguro.

Pero en realidad lo mejor que tenía el ciclamato era que quitaba el retrogusto amargo o metálico a la sacarina, por lo que la mezcla de ambos (10 partes de ciclamato + 1 parte de sacarina) fue comercializada con gran éxito y acabó siendo el edulcorante preferido por quienes producían refrescos, comidas y dulces, para sustituir al azúcar.

El aspartamo

1965: el químico James M. Schlatter estaba buscando un medicamento contra la úlcera cuando se topó con el dulce sabor del aspartamo lamiendo su dedo, que provenía de la mezcla del ácido aspártico y la fenilalanina, dos aminoácidos de origen natural. El aspartamo entró en el mercado de los edulcorantes artificiales en 1973.

A diferencia de los otros dos compuestos que no son metabolizados por el cuerpo (se excretan como se ingieren) el aspartamo sí que se metaboliza y tiene una cantidad mínima de calorías (unas 4 por gramo), además de un puñado de contraindicaciones: personas que padecen problemas hepáticos graves y embarazadas con niveles altos de fenilalanina en sangre.

La última generación: Ace-K, sucralosa y neotame

1967: el acesulfamo de potasio, también conocido como Ace-K fue descubierto por Karl Clauss y Harald Jensen en Frankfurt, Alemania, cuando combinaron isocianato fluorosulfonil y 2-buteno y comprobaron que el resultado era extremadamente dulce.

1976: unos científicos del Queen Elizabeth College de Londres estaban trabajando con un compuesto clorado del azúcar, cuando a uno de los investigadores se le ocurrió probarlo. Así nació la sucralosa, que es hasta 600 veces más dulce que el azúcar.

2002: A diferencia de sus predecesores, el neotamo fue planificado, ya que los científicos de todo el mundo competían por encontrar el próximo gran éxito en edulcorantes, que no tuviera regusto amargo y poseyera un factor de dulzura más alto, buscando entrar en el mercado de los edulcorantes artificiales que mueve miles de millones de euros cada año.

Desarrollado por Monsanto, el neotamo es de 7.000 a 13.000 veces más dulce que el azúcar y su sabor tiene un “efecto prolongado”. El neotamo se utiliza muy a menudo en combinación con otros edulcorantes artificiales.

¿Para qué y por qué usar Edulcorantes?

  • Los sustitutos del azúcar pueden ayudarles a las personas que están tratando de adelgazar. Le suministran el dulce a los alimentos y las bebidas sin aportarles calorías extras.
  • Usar edulcorantes artificiales en lugar del azúcar también puede ayudar a prevenir las caries dentales y a controlar el nivel de azúcar en la sangre en personas con diabetes.

Beneficio de los Edulcorantes 

  • Sustituir el uso de azúcar por edulcorantes SIN CALORIAS representa un cierto ahorro energético, no aportamos tantas calorías al cuerpo, si bien, esto sólo será efectivo si disminuimos el aporte de grasa en la dieta, es decir “no sirve de nada usar sacarina para engordar menos, si luego nos comemos un costillar”.
  • Tenemos que estar pendientes del consumo de azúcares, porque un exceso hace que se conviertan en triglicéridos fomentando la acumulación de grasa en el cuerpo. Pero debemos saber que el azúcar es la gasolina para que nuestro cerebro funcione bien.
  • Gracias a los edulcorantes no calóricos, podemos controlar el peso y la diabetes(ya que no crean picos de insulina en sangre a diferencia del azúcar)
  • Pero, en cambio, para la población con peso adecuado y sin diabetes, el uso de edulcorantes o de productos bajos en calorías que los contienen no tiene tanta utilidad para la prevención de la obesidad y su síndrome metabólico. En este caso, los pilares básicos para mantener un buen estado de salud y prevenir enfermedades, sería el cumplimiento de una alimentación equilibrada (variada y moderada en cantidad) y la realización de actividad física.
  • Además de contribuir a la prevención de la obesidad y diabetes, los edulcorantes no calóricos evitan las caries (muchos se utilizan en chucherías entre otros) y pueden ser de gran utilidad en personas mayores que tienen falta de apetito, ya que los edulcorantes son potenciadores del sabor y la tercera edad suele tener alteración en la apreciación de los sabores por una atrofia en las papilas gustativas.

Desventajas de usar Edulcorantes

  • -Su sabor es diferente al del azúcar común, por lo que para algunas personas es difícil adaptarse al principio.
  • –No es bueno excederse en la ingesta de edulcorantes, no porque sea mortal para la salud sino porque con pocas cantidades es capaz de endulzar bastante y, como dice la frase, “todo en exceso es malo”.
  • -Puedes sentirte intimidado al principio ante los rumores de que el endulzante artificial produce cáncer u otras enfermedades, pero no te alarmes porque hasta el momento ningún estudio ha comprobado que esto sea cierto.
  • -En algunos casos no puede ser consumido por embarazadas.
  • Incluir endulzantes como la Stevia en tu dieta es totalmente beneficioso, si se evita el exceso en las cantidades.

Tipos de Edulcorantes

Existen numerosas sustancias edulcorantes con capacidad de endulzar los alimentos. Se clasifican en:

  • Edulcorantes naturales:
    • Monosacáridos (glucosa, fructosa, galactosa…).
    • Disacáridos (sacarosa, lactosa…)
  • Edulcorantes nutritivos, derivados de productos naturales:
    • Derivados del almidón: jarabe de glucosa.
    • Derivados de la sacarosa: azúcar invertido.
  • Azúcares-Alcoholes o polioles: sorbitol, manitol, xilitol…
  • Neoazúcares: fructo-oligosacáridos.
  • Edulcorantes intensos:
    • Edulcorantes químicos, de síntesis o artificiales: aspartamo, acesulfamo, sacarina, ciclamato…
    • Edulcorantes intensos de origen vegetal: esteviósidos (estevia), glicirricina…

Los edulcorantes naturales y nutritivos aportan energía en mayor o menor medida. En el caso de los derivados de hidratos de carbono, como los monosacáridos, disacáridos, derivados del almidón y sacarosa, contribuyen a la ingesta energética con 4 Kcal/g.

Respecto a los polioles, conservan parte del dulzor de los azúcares originales, pero se absorben poco en el intestino delgado, por lo que son utilizados en algunos productos para reducir el aporte de azúcares y energía. Cuando llegan al intestino delgado, los polioles reclaman agua, formándose una solución isotónica que alcanza el colon. Es por eso que si la cantidad de polioles es muy elevada, es fácil que se produzca una diarrea osmótica, de ahí que se deba advertir de este hecho en el etiquetado de los alimentos que los contienen.

Los edulcorantes intensos son ampliamente utilizados en productos alimentarios con el objetivo de reducir la cantidad de calorías. Se añaden a los alimentos para darles dulzor sin aportar prácticamente energía. Su capacidad de endulzar puede alcanzar desde cientos hasta miles de veces más poder edulcorante que el azúcar. Muchos de ellos son acalóricos, como la sacarina, el ciclamato y el acesulfamo, aunque también los hay con una pequeña cantidad de calorías. El aspartamo tiene un gran poder edulcorante, de ahí que se considere acalórico al utilizarse en cantidades muy pequeñas. Es importante tener en cuenta que muchos edulcorantes intensivos tienen unas cualidades de sabor que hacen que no sean ideales para la sustitución del azúcar. Por ejemplo, la sacarina tiene un regusto metálico y puede parecer algo amarga.

Edulcorantes naturales y Edulcorantes Artificiales y Sintéticos

Edulcorantes naturales 

Ya que ningún edulcorante, a excepción de la stevia, es beneficioso para la salud, lo mejor sería satisfacer nuestra necesidad de endulzar determinados alimentos con edulcorantes naturales de procedencia biológica. No debemos olvidar la gran controversia que existe con respecto a algunos famosos edulcorantes sintéticos, como el aspartamo o la sacarina, cuyo peligroso efecto en la salud ha quedado ampliamente demostrado en infinidad de investigaciones.

Al menos los edulcorantes naturales no poseen sustancias químicas cancerígenas y contienen fibraalgunas vitaminas y minerales saludables, aunque desde luego en proporciones infinitamente menores que otros alimentos como los cereales, las legumbres o los vegetales. Los edulcorantes naturales contienen, fundamentalmente:

  • Hidratos de carbono: sobre todo azúcares simples, los más perjudiciales para salud y especialmente para la diabetes, ya que su ingesta provoca un rápido aumento del nivel de glucosa en sangre. Los cerealeso las legumbres, en cambio, poseen hidratos de carbono de absorción lenta que son los que el organismo puede utilizar como fuente eficiente de energía y que no descompensan la glucosa sanguínea.
  • Algunas vitaminas y minerales: pero en proporciones bastante insignificantes comparado con otro tipo de alimentos.

Es decir, el uso de edulcorantes tiene que ver con el capricho y no con una necesidad nutricional. Por lo tanto es mucho mejor consumir cualquier edulcorante natural con moderación.

Stevia, el mejor edulcorante

La stevia es una bonita planta cuyas hojas proporcionan un sabor hasta 300 veces más intenso que el azúcar, con la ventaja de no contener ninguna caloría y ser altamente beneficiosa para la salud, como muchos estudios científicos advierten. Este edulcorante natural se utiliza desde hace años en Sudamérica, Asia, China y Japón. Su aprobación para el consumo en Europa se retrasó por el afán proteccionista de algunas multinacionales propietarias de edulcorantes sintéticos. Puesto que se trata de una planta, ninguna empresa puede conseguir la patente. De ahí el problema para encontrar financiación y realizar los estudios pertinentes para su aprobación.

Además, según algunos estudios, la stevia regula la diabetes y la hipertensión, y además adelgaza. Es un edulcoranteperfectamente recomendado para personas diabéticas, dura mucho tiempo, no se transforma con altas temperaturas y no es adictivo. De todos los edulcorantes naturales disponibles en el mercado, la stevia es sin duda el más saludable, aunque hay que acostumbrarse a su intenso sabor con cierto toque a regaliz.

Azúcar de caña integral o de rapadura

Este edulcorante se obtiene evaporando el jugo de la caña por calentamiento o liofilización. De todos los tipos de azúcar es el más saludable, pues contiene algunos minerales y vitaminas cuando se respeta el proceso artesanal de fabricación.

Cuando compremos azúcar de caña integral debemos asegurarnos de que sea auténtico, pues el azúcar moreno lleno de aditivos que se vende en los supermercados convencionales no tiene nada que ver con el de verdad. Ni el color, ni la textura, ni sus propiedades, ni el procedimiento de obtención industrial. Comprueba personalmente las diferencias.

El verdadero azúcar de caña integral no es marrón, sino que tiene un color ligeramente tostado y se apelmaza con facilidad al contacto con la humedad. Lo encontraremos en tiendas especializadas en productos biológicos, sólo tenemos que aprender a comprar ecológico. El azúcar integral de caña es uno de los edulcorante más ricos en vitaminas y minerales.

Las melazas de cereal

Las melazas se obtienen a través de un proceso de fermentación de diferentes cereales, sobre todo del arroz y la cebada. Al tratarse de un producto fermentado, su digestibilidad es mayor y contienen, al igual que el azúcar de caña integral, cierta cantidad de vitaminas y minerales provenientes de dichos cereales. Además, si han sido elaboradas con temperaturas inferiores a los 70º, contienen propiedades enzimáticas, por lo que es importante conseguirlas de buena calidad.

Endulzan algo menos que el azúcar y son bastante suaves al paladar. Sin duda son un buen sustituto del azúcar blanco (completamente carente de nutrientes), sobre todo para la población infantil.

La miel

La miel es un producto que elaboran las abejas a partir del néctar de las flores y puede contener en su composición hasta 150 elementos diferentes. Aunque contiene vitaminas y minerales, lo cierto es que la mayor parte de esos componentes son, al igual que otros edulcorantes, azucares simples con los mismos inconvenientes que hemos visto antes.

La miel es un edulcorante muy natural y sobre todo delicioso, pero también debemos consumirla con moderación.

Sirope de agave

El sirope de agave se ha puesto muy de moda últimamente pero la información es bastante contradictoria, dependiendo de las fuentes que se analizan, y no existen muchos estudios sobre sus cualidades nutricionales.

Este sirope se obtiene a partir de una planta muy parecida al aloe vera originaria de América Latina. En primer lugar, se obtiene el jugo de la planta, que los mexicanos consumen como bebida refrescante. Luego se fermenta y se obtiene el pulque. Del pulque, a través de un proceso enzimático, se obtiene esta sustancia parecida a la miel.

Su complicado proceso de fabricación así como las altas temperaturas a las que se somete son argumentos que defienden algunos detractores. Aunque se trata de una buena alternativa para veganos, para el resto de personas la miel es, sin duda, una opción parecida mucho más natural y saludable.

Sirope de arce

El arce es un árbol que crece sobre todo en Canadá y la parte norte de Estados Unidos. Su sirope se extrae a partir de la evaporación de la savia de este árbol. Comparado con el sirope de agave, su producción es mucho más sencilla y natural, por lo que constituye una mejor alternativa. No obstante, también contiene una gran cantidad de azúcares simples y tan solo un 0,7% de minerales.

Fructosa

La fructosa es un azúcar simple que proviene de algunos vegetales, sobre todo de la fruta. Pero la fructosa que encontramos en el mercado se consigue mediante un proceso enzimático a partir del azúcar blanco. Sin embargo, provenga de donde provenga, lo cierto es que se trata de un elemento carente por completo de nutrientes como vitaminas, minerales o fibra.

La única ventaja de la fructosa es que puede ser mínimamente tolerada por personas diabéticas, ya que no desestabiliza bruscamente los niveles de azúcar en sangre.

Conclusiones

Como hemos visto, la mayor parte de los edulcorantes, aunque sean naturales, no contienen apenas valor nutritivo y pueden ser perjudiciales para la salud si se toman cantidades excesivas. El azúcar blanco es un producto que sólo aporta calorías y desequilibrio glúcido en la sangre y los sustitutos sintéticos son sospechosos de causar graves enfermedades. Así que, si no podemos privarnos de endulzar algunos de nuestros platos o bebidas favoritas, mejor echar mano de las alternativas naturales que existen en el mercado. Los mejores, la stevia y el azúcar de caña integral.

Para cuidar nuestra salud, debemos optar por los edulcorantes naturales menos perjudiciales y huir siempre del venenoso aspartamo y de los productos light.

Edulcorantes artificiales

Los edulcorantes artificiales más usados y sus ventajas frente al azúcar de caña son:

  • Aspartamo: Compuesto por dos aminoácidos combinación de fenilalanina y ácido aspártico. Es 220 veces más dulce que el azúcar pero con la desventaja de que pierde su dulzor al calentarse. Está en estudio su posible relación con el cáncer y lo podemos encontrar en productos comerciales con el identificativo E 951.
  • Sucralosa: Es uno de los edulcorantes artificiales con mayor concentración de dulce, 600 veces más que el azúcar. Tiene la ventaja de poderse calentar y usar para repostería que lleve horneado.
  • Sacarina: Tiene gran concentración de dulzor, aunque no siempre la misma, de 200 a 700 más que el azúcar. También se puede usar con calor, es termoestable pero no se usa para hornear.
  • Acesulfamo K: Este es su nombre en productos industriales, pero como sustituto del azúcar de mesa se le conoce como Sweet One. También es termoestable y bajo en calorías.
  • Ciclamato: Se utiliza en algunos países y en los productos se denomina edulcorante “E-952”. Es muy controvertido porque en 1969 fue prohibido en Estados Unidos debido a que se le asoció con cáncer de vejiga en animales, aunque existen dudas porque se les sometieron a dosis 100 veces superiores a las que consumiría un ser humano. Pero se ha demostrado que el ciclamato puede sintetizarse como ciclohexilamina en el tracto intestinal, elemento que sí puede ser cancerígeno.

Quién Inventó los edulcorantes

Constantin Fahlberg, fue descubierto en 1879 por Ira Remsen y Constantin Fahlberg cuando investigaban en la Universidad Johns Hopkins sobre la oxidación de los elementos químicos. Después de un experimento, Falhberg fue a comer y se dio cuenta del extremado dulzor de los alimentos que manipulaba.

Enseguida averiguó la razón: se debía a la sustancia que había quedado impregnada en sus manos en el laboratorio, la sacarina.

Edulcorantes para diabéticos

Los mejores sustitutos de azúcar para diabéticos:

1. Neotame

El Neotame es el sustituto del azúcar con mayor capacidad de endulzar. Para tener una idea más clara: es 13.000 veces más dulce que el azúcar. No deja retrogusto amargo, como ocurre con varios de los edulcorantes, y es muy estable frente a las altas temperaturas por lo que permite cocinar sin problemas. El consumo seguro es de 2mg por kilo de peso corporal al día.

2. Sucralosa

Se vende bajo la marca splenda. La Sucralosa es 600 veces más dulce que el azúcar. No es a calórico, pero como no se metaboliza fácilmente, no produce ganancia de peso y obviamente no aumenta la glicemia. Desde su aprobación por parte de la FDA a fines de los 90, se publicaron decenas de estudios sobre su seguridad. Se puede afirmar que su uso es seguro siempre que se consuma hasta 5 mg por kilo de peso. Dado su alto poder edulcorante, el consumo diario promedio no suele rebasar la quinta parte de esa cantidad.

3. Accesulfame potásico

Este edulcorante es 200 veces más dulce que el azúcar y se mantiene muy estable con temperaturas elevadas, por lo que es otro de los edulcorantes aptos para ser usado en preparaciones que llevan cocción.

El uso seguro es de 15 mg por kilo de peso por día. Para graficar mejor esa cantidad, en caso de ser una persona de aproximadamente 70 kilogramos, y utilizar el producto para edulcorar bebidas en forma significativa, debería beber más de 8 litros por día de esa bebida para pasar el límite de seguridad.

En otras palabras, hasta 8 litros por día es seguro, lo que también se seguro es que no es para nada probable que alguien beba esa cantidad.

Es uno de los dos edulcorantes que usa la coca cola zero.

4. Stevia

La stevia fue aprobada por la FDA en 2008, pero es importante tener claro que para lograr esa aprobación existe un largo proceso previo. La cantidad segura de stevia por día es de 4 mg por kilo de peso, por día. Su poder de endulzar es significativamente más elevado que el azúcar: 300 veces superior.

5. Los alcoholes azucarados o polioles como el manitol, eritritol, sorbitol y xilitol

Estos compuestos tiene la mitad de la capacidad de edulcorar que el azúcar, pero hay que tener en cuenta que aportan calorías. Esto puede ser confuso porque los productos que lo contienen dicen “libre de azúcar” o “sugar free”, lo que es cierto, pero igualmente aportan calorías.

Es más complejo aún: tienen cierta capacidad para aumentar la glicemia, por lo que su uso en los diabéticos tiene sus restricciones. Otro punto cuestionable que se tienen cierta capacidad laxante, sobre todo a dosis altas. Pero no se trata de dosis muy altas, por lo que el consumo debe ser muy cuidado para evitar también ese problema.

6. Aspartamo

El aspartamo es 200 veces más dulce que el azúcar y aporta muy pocas calorías.

Tal vez es uno de los edulcorantes más estudiados, ya que se le han adjudicado muchos problemas.

Sin embargo, no se ha podido demostrar una relación causal entre el consumo de aspartamo y ninguna patología, siempre y cuando se mantenga dentro del rango de consumo seguro, es que de hasta 40 mg por kilo de peso por día.

Lo que sí es absolutamente demostrado es que las personas con fenilcetonuria, no deben consumir aspartamo ni nada que lo contenga.

Es el otro edulcorante que usa la coca cola zero.

Alternativas a los sustitutos del azúcar

Si no quieres usar azúcar y estas preocupado por el uso de edulcorantes artificiales, podrías hacer lo siguiente:

  • No tomes sodas de dieta, toma agua
  • Utiliza frambuesas con endulzantes artificial, con moderación.
  • Lee las etiquetas para evitar los alimentos altos en azúcar.

Si estas siguiendo una dieta para diabético es necesario que conozcas los edulcorantes artificiales para que elijas el mejor para tu gusto y estilo de vida.

¿Los edulcorantes producen cáncer?

Aunque no hay pruebas que demuestren que los edulcorantes puedan producir cáncer, es importante no abusar de ellos ya que en exceso, como cualquier otro alimento, pueden causarnos desequilibrios nutricionales

Se entiende por ‘edulcorante‘, a un grupo de aditivos que se utilizan para endulzar algunos alimentos y así obtener un bajo consumo de calorías, estos edulcorantes son muy utilizados especialmente por pacientes diabéticos, y también por quienes desean mantener un peso controlado, pues al no consumir azúcares se reducen calorías.

Entre los edulcorantes más comunes tenemos al sorbitol, el manitol, la sacarina; estos productos entre otros, durante años han formado parte de la alimentación de miles de personas que no deben ni pueden consumir alimentos azucarados, como son las personas diabéticas.

En España permanentemente se evalúa la seguridad de los edulcorantes y ponen énfasis en sus condiciones de uso. Al contrario de lo que comúnmente creemos su uso no es libre, estos productos se deben ajustar a ciertas concentraciones y a un uso controlado, no se debe utilizar indiscriminadamente. En España para poder comercializar un producto que contenga edulcorantes se deberán cumplir algunas normas establecidas en el REAL DECRETO 2002/1995, del 7 de diciembre de 1995, y se utilizan con la práctica de una fabricación correcta, sin exceder el objetivo pretendido y sin confundir a sus consumidores.

¿Qué pasaba años atrás?

Siempre se ha provocado temor entre los consumidores de edulcorantes, pues se habla mal de ellos, de la sacarina se ha dicho que puede producir cáncer. Tanto es así que por la época de los 7o en EE.UU y algunos otros lugares del mundo fue prohibido el uso de los ciclamatos, pues se creía que producían cáncer, estos temores fueron difundidos porque en estudios realizados con ratones estos adquirieron cáncer de vejiga debido al alto consumo de dichos edulcorantes.

Sin embargo en estudios realizados más adelante se pudo comprobar que dicho cáncer en estos ratones era provocado por cálculos renales, los cuales fueron producto del alto consumo de los edulcorantes, cálculos que se habrían podido provocar también si hubiesen consumido altas cantidades de azúcar o sal.

¿Provoca cáncer la sacarina?

La sacarina es uno de los edulcorantes más estudiados. Investigaciones realizadas en mas de 100 países demuestran que no hay relación alguna entre el cáncer y el consumo de este producto por humanos, por esta razon fue autorizado su consumo por la organizacion mundial de la salud.

Relacionando edulcorantes y el cáncer

Sacarina
Como ya se dijo anteriormente este producto no produce cáncer, y aunque durante mucho tiempo fue etiquetado como peligroso, al realizar estudios y no encontrar relación alguna con el cáncer en humanos, en el año 2000 fue aprobado su consumo al ser eliminado como cancerígeno, por el National Toxicologi Program.

Aspartamo
En los años 80 temían que podría producir cáncer de cerebro, estudios posteriores realizados muy exhaustivamente dieron como resultado que no hay ningún tipo de riesgo de cáncer por consumir este producto, fue aprobado en 1981.

Los Edulcorantes y la obesidad

Los edulcorantes artificiales, utilizados como ayuda para perder peso y prevenir la diabetes, en realidad podría acelerar el desarrollo de intolerancia a la glucosa y la enfermedad metabólica al cambiar la composición y función de la microbiota intestinal, la importante población de bacterias que residen en nuestros intestinos, según concluye una investigación realizada en ratones y seres humanos y que se publica este miércoles en Nature.

Entre otras cosas, según explica el director de la investigación, el doctor Eran Elinav, del Departamento de Inmunología del Instituto Weizmann, en Israel, junto con el profesor Eran Segal, del Departamento de Matemática Aplicada e Informática, el uso generalizado de los edulcorantes artificiales en las bebidas y los alimentos pueden contribuir a la obesidad y la epidemia de diabetes que está afectando a gran parte del mundo.

Durante años, los investigadores han estado desconcertados por el hecho de que los edulcorantes artificiales no calóricos no parecen ayudar en la pérdida de peso y algunos estudios han sugerido que incluso pueden tener un efecto contrario. Por lo general, se cree que la intolerancia a la glucosa ocurre cuando el cuerpo no puede hacer frente a grandes cantidades de azúcar en la dieta, siendo el primer paso en el camino hacia el síndrome metabólico y la diabetes del adulto.

El estudiante de posgrado Jotam Suez en el laboratorio de Elinav, quien condujo el estudio, colaboró con los estudiantes de posgrado Tal KoremDavid Zeevi, en el laboratorio de Segal, y Gili Zilberman-Shapira en el laboratorio de Elinav, en el descubrimiento de que los edulcorantes artificiales, a pesar de no contener azúcar, tienen un efecto directo sobre la capacidad del cuerpo para utilizar la glucosa.

Reacción de las bacterias

Los científicos dieron a los ratones agua mezclada con los tres edulcorantes artificiales más utilizados en las cantidades equivalentes a los permitidos por la agencia estadounidense del medicamento (FDA, por sus siglas en inglés). Estos ratones desarrollaron intolerancia a la glucosa en comparación con ratones que bebieron agua o, incluso, agua de azúcar. Repetir el experimento con diferentes tipos de ratones y distintas dosis de los edulcorantes produjo los mismos resultados: estas sustancias inducen de alguna manera intolerancia a la glucosa.

A continuación, investigaron la hipótesis de que la microbiota intestinal está involucrada en este fenómeno y pensaron que las bacterias pueden hacer esto por reacción a las nuevas sustancias como edulcorantes artificiales, que el propio organismo no puede reconocer como «alimento». De hecho, los edulcorantes artificiales no son absorbidos en el tracto gastrointestinal, pero al pasar por él encuentran billones de bacterias de la microbiota intestinal.

Nutrición y microbiota

Los investigadores trataron a ratones con antibióticos para erradicar muchas de sus bacterias intestinales, lo que provocó una reversión completa de los efectos de los edulcorantes artificiales sobre el metabolismo de la glucosa. Después, transfirieron la microbiota de los roedores que consumieron edulcorantes artificiales a ratones libres de gérmenes, lo que resultó en una transmisión completa de la intolerancia a la glucosa a los ratones receptores.

Esto, en sí mismo, era una prueba concluyente de que los cambios en las bacterias intestinales son directamente responsables de los efectos nocivos para el metabolismo de su anfitrión. Incluso, el equipo encontró que la incubación de la microbiota fuera del cuerpo, junto con edulcorantes artificiales, fue suficiente para inducir la intolerancia a la glucosa en los ratones estériles.

Un análisis detallado de la microbiota en estos ratones reveló cambios profundos en sus poblaciones bacterianas, incluyendo nuevas funciones microbianas que son conocidas por inferir una propensión a la obesidad, la diabetes y las complicaciones de estos problemas en ratones y seres humanos.

Para ver si esto sucedía también en el microbioma humano, Elinav y Segal analizaron los datos recogidos de su Proyecto de Nutrición Personalizada, el mayor ensayo en humanos hasta la fecha para ver la conexión entre la nutrición y la microbiota. Aquí, descubrieron una asociación significativa entre el consumo de edulcorantes artificiales, configuraciones personales de las bacterias intestinales y la propensión a la intolerancia a la glucosa.

Después, estos expertos llevaron a cabo un experimento controlado, pidiendo a un grupo de voluntarios que por lo general no comen o beben alimentos endulzados artificialmente que los consumieran durante una semana y luego les realizaron pruebas para ver sus niveles de glucosa, así como sus composiciones de microbiota intestinal.

Intolerencia solo una semana después

Los hallazgos mostraron que muchos, pero no todos, los voluntarios habían empezado a desarrollar intolerancia a la glucosa después de sólo una semana de consumo de edulcorantes artificiales. La composición de su flora intestinal explicó la diferencia: los investigadores hallaron dos poblaciones diferentes de bacterias del intestino humano, una que induce intolerancia a la glucosa cuando se expone a los edulcorantes y otra sin ningún efecto en ambos sentidos.

Elinav cree que ciertas bacterias en los intestinos de las personas que desarrollaron intolerancia a la glucosa reaccionaron a los edulcorantes químicos mediante la secreción de sustancias que luego provocan una respuesta inflamatoria similar a la sobredosis de azúcar, promoviendo cambios en la capacidad del cuerpo para utilizar el azúcar.

«Los resultados de nuestros experimentos resaltan la importancia de la medicina personalizada y la nutrición para nuestra salud en general. Creemos que un análisis integrado de grandes datos individualizados de nuestro genoma, microbioma y los hábitos alimenticios podría transformar nuestra capacidad de entender cómo los alimentos y los suplementos nutricionales afectan a la salud y el riesgo de la enfermedad de una persona», sugiere Segal.

«Nuestra relación con nuestra propia mezcla individual de bacterias intestinales es un factor muy importante en la determinación de cómo los alimentos que comemos nos afectan. Especialmente interesante es la relación entre el uso de edulcorantes artificiales, a través de las bacterias en nuestros intestinos, con una tendencia a desarrollar los mismos trastornos para los que fueron diseñados para evitar, lo que exige una reevaluación del consumo masivo de hoy en día sin supervisión de estas sustancias», concluye Elinav.

Edulcorantes durante el embarazo

A pesar de que contiene calorías, el azúcar es más segura que algunos endulzantes artificiales, que incluso se prohíben en esta etapa. Eso sí, no todas las mujeres pueden consumir azúcar libremente, por lo que debes conversarlo con tu médico.

Experto: Carlos Ibieta, ginecólogo de Integramédica

Una mujer necesita aumentar la ingesta de calorías durante el embarazo, y está bien obtener algunas de esas calorías adicionales del azúcar, por lo que se acepta reemplazar los edulcorantes durante la gestación. Este es el momento de disfrutar los dulces -pero con moderación-, porque pronto volverás a contar las calorías del azúcar al intentar perder peso después de tener el bebé.

Algunas mujeres, sin embargo, reducen el azúcar durante el embarazo, sólo para reemplazarlo por edulcorantes artificiales, dependiendo de los edulcorantes que elijas, esta decisión puede ser incluso menos saludable. Es necesario que cuando compres el endulzante que usarás mientras estás embarazada, te fijes en la etiqueta y optes por aquellos seguros.

El doctor Carlos Ibieta, ginecólogo de Integramédica, explica que “debe existir precaución en el consumo de edulcorantes, en general, es preferible consumir productos de origen natural porque los productos artificiales pueden producir algunas alteraciones en el organismo, sin embargo, de ser necesario, existen endulzantes cuyo consumo ha sido aprobado por organismos técnicos, como por ejemplo: la sucralosa, el aspartamo y el acesulfame de potasio “.

Edulcorantes seguros

Los edulcorantes artificiales son seguros durante el embarazo si son consumidos con moderación:

  • Acesulfame de potasio: este producto químico es un endulzante 600 veces más dulce que el azúcar por lo que suele ser añadido a productos horneados, postres congelados, gelatinas libres de azúcar como un sustituto de ésta.
  • Aspartamo (como Nutrasweet por ejemplo): los expertos dicen que es seguro para su uso durante el embarazo y la lactancia. Deben evitarlo las personas que tienen un trastorno metabólico conocido como fenilcetonuria o PKU.
  • Sucralosa: este edulcorante sin calorías, hecho de azúcar, se añade a los productos horneados, bebidas sin alcohol y chicles. No tiene ningún efecto sobre el azúcar de la sangre y es considerado seguro durante el embarazo.
  • Estevia refinada: los preparados de estevia altamente refinados son considerados por los profesionales calificados, en base a datos científicos, como seguros para el uso previsto.

Los edulcorantes que se deben evitar

Estos edulcorantes artificiales no deben ser consumidos durante el embarazo, por lo que es necesario que te fijes muy bien en la etiqueta cuando compres:

  • Sacarina: se considera segura la sacarina para el público en general. Sin embargo, los estudios muestran que la sacarina atraviesa la placenta y puede permanecer en el tejido fetal. Los efectos no son claros, así que por ahora lo mejor es evitarla.
  • Estevia cruda: la Administración de Alimentos y Medicamentos, FDA, no ha aprobado la hoja completa de estevia o extractos de estevia crudos para uso como aditivos alimentarios, debido a posibles efectos sanitarios, en particular de la hoja cruda en el control de la glicemia, los riñones y los sistemas cardiovascular y reproductivo.
  • Ciclamato: ha sido vinculado al cáncer y ya está prohibido en los Estados Unidos y otros países, aunque en Chile todavía no.

Por último, el azúcar no es seguro para todos. Las mujeres con intolerancia a los carbohidratos, con problemas como la diabetes gestacional, diabetes mellitus y resistencia a la insulina deben vigilar seriamente el uso de endulzantes nutritivos como el azúcar, sacarosa, dextrosa, miel, azúcar de maíz, fructosa y maltosa; llamados “nutritivos” por su presencia calórica.

Conclusión: como la mayoría de las cosas, todo en exceso malo, es importante respetar las medidas que se deben consumir de cada uno y no abusar, para mantener una buena salud, buen peso y buenos resultados a lo largo.

0 60

Antes de empezar a cocinarlas es fundamental que les quitemos el amargor y el exceso de agua a las berenjenas. Para ello las dejaremos reposar media hora con sal gorda

La berenjena no debe faltar en nuestra alimentación, ya que además de ofrecer una gran versatilidad en la cocina, nos aporta muchos beneficios para la salud y nos permite alimentarnos de manera ligera y nutritiva.

Descubre en este artículo 3 originales recetas para sorprender a toda la familia con su delicado sabor.

El paso previo

La berenjena exige siempre un paso previo fundamental para que le podamos quitar el amargor y el exceso de agua.

Para ello deberemos cortar las berenjenas en rodajas o a lo largo, según la receta, y espolvorearlas con un poco de sal marina de manera uniforme y por ambos lados.

A continuación, las dejamos sobre un colador durante un mínimo de treinta minutos para que vayan soltando el agua en forma de pequeñas gotas. Pasado este tiempo las lavamos bien con agua, las secamos y ya están listas para ser cocinadas.

Berenjenas rebozadas en avena

La berenjena al horno adquiere una textura muy tierna que combina muy bien con este saludable rebozado de avena que te proponemos, y que contrastará gracias a su textura crujiente.

Receta para dos personas:

  • 2 berenjenas medianas.
  • 100 gramos de copos de avena.
  • Especias al gusto.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

  • Una vez tengamos ya las berenjenas desamargadas, cortadas a lo largo, las pasaremos por huevo batido y por copos de avena sin moler. También podemos añadirle algunas especias como orégano, albahaca, ajo en polvo o pimentón.
  • A continuación, las pondremos en una bandeja de horno untada con aceite de oliva y también les añadiremos un poco de aceite de oliva por encima.
  • Las hornearemos a 180 grados durante media hora aproximadamente, o hasta que la berenjena esté blanda y el rebozado crujiente.

Estas berenjenas rebozadas las podemos comer solas, como guarnición o bien con salsa de tomate y queso.

Paté de berenjena

Este paté o crema fría de tradición árabe es ideal para tener a mano una comida ligera y deliciosa para acompañar con vegetales crudos o tostaditas.

Ingredientes:

  • 3 berenjenas grandes.
  • Jugo de medio limón.
  • 2 dientes de ajo.
  • 2 cucharadas soperas (35 gramos) de pasta de sésamo o tahín.
  • Sal marina.
  • Pimienta y comino en polvo.
  • Aceite de oliva virgen extra.

Elaboración:

  • Hornearemos las berenjenas previamente desamargadas a 180 grados durante treinta minutos y las dejaremos enfriar para poderlas manipular sin quemarnos.
  • Cuando ya estén frías, les quitaremos la piel y pondremos toda la pulpa en un bol, en el cual añadiremos el jugo de limón, los dientes de ajo, el tahín, la pimienta, la sal marina, el comino molido y el aceite de oliva.
  • Lo batiremos todo hasta conseguir la textura homogénea que necesitamos.
  • Lo dejaremos enfriar en la nevera y lo decoraremos con un poco de pimienta o pimentón y un chorro de aceite de oliva.
  • Berenjenas en conserva

    Lo mejor de esta receta es que nos permite tener siempre a mano un aperitivo o un relleno de bocadillos muy apetitoso, ya que se conserva durante varias semanas en la nevera.

    Ingredientes para un bote de conserva:

    • 2 berenjenas grandes.
    • Sal marina.
    • Vinagre de manzana.
    • Ajos frescos.
    • Especias al gusto.
    • Aceite de oliva virgen extra.

    Elaboración:

    • Cortaremos las berenjenas a rodajas y las desamargaremos tal como hemos indicado.
    • Prepararemos el aceite que usaremos para macerar la berenjena. Le añadiremos ajos frescos picados finos, sal marina y especias a nuestro gusto. Reservaremos.
    • Pondremos una cazuela con una parte de vinagre por tres partes de agua a hervir. Cuando ya esté hirviendo, iremos metiendo las rodajas de berenjena con la ayuda de un tenedor pero sin soltarlas, ya que solo deben estar unos segundos en el agua, justo hasta que veamos que se reblandecen y se vuelven más transparentes.
    • Cuando el trozo esté listo, lo meteremos en el bote de conserva y le añadiremos un poco del aceite que hemos preparado previamente. Entonces continuaremos con otro trozo e iremos añadiendo trozos de berenjena y pequeñas cantidades de aceite al bote para que se pueda impregnar bien todo.
    • Cuando tengamos el bote lleno, lo dejaremos enfriar y lo conservaremos en la nevera. Podremos ir usando esa berenjena en aperitivos, bocadillos, guarniciones, guisos, pastas, etc.

0 81

Sí: existe. Tan sólo hay que saber identificarlo. Te explicamos cómo.

Te gusta el deporte y tienes varios pantalones para practicarlo: los de correr en verano, los de correr en invierno, los del gym, los de tenis… Sin embargo, seguramente ninguno de ellos pueda ser considerado como ‘el pantalón‘: ese que vale para cualquier tipo de entrenamiento y que te gustaría meter de por vida en tu bolsa del gym. En realidad, ese pantalón existe, y es el definitivo porque cumple con los siguientes requisitos:

1. DEBE TENER LA AMPLITUD JUSTA

Ni muy ceñido ni muy holgado. A no ser que el concepto sea el de llevar un pantalón de compresión, los que son muy estrechos te harán sentir comprimido, sin libertad de movimiento. Por otra parte, es fundamental que en todo momento haya un buen riego sanguíneo en los músculos si quieres verlos crecer. Las prendas demasiado ceñidas impiden que haya ese flujo continuo. Y los pantalones que son muy anchos pueden jugarte una mala pasada durante los entrenamientos, al quedarse enganchados en algún lugar inesperado. La virtud está, como de costumbre, en el término medio.

2. DEBE TENER UN AJUSTE SEGURO

Tener que estar revisando el cordón de la cinturilla o subiéndotelos constantemente mientras corres o saltas no es precisamente cómodo ni seguro. Los de cierre con tope de cordón y canesú angular son perfectos tanto para el running como para los ejercicios de cross-training. Te lo atas y te olvidas.

3. DEBE MANTENERTE SECO

Una de las sensaciones más desagradables cuando entrenas a tope es sentir el sudor empapando tus prendas. Por no hablar de cómo dejas cualquier banco en el que te apoyes… Estar mojado distrae tu atención, y eso hace que tu rendimiento deportivo caiga en picado. Por si fuera poco, te puede dejar un resfriado como propina. Por eso, aunque los pantalones de algodón son cómodos, no siempre son la opción más recomendable.

4. DEBE SER CÓMODO

Parece una obviedad, pero lo cierto es que en muchas ocasiones sacrificamos la comodidad porque, sencillamente, nos gusta el diseño. Y así nos encontramos con costuras que rozan, cordones que se clavan en la cintura, cremalleras, bordados o etiquetas que sobran… Asegúrate de que la prenda no tenga piezas de más. Cuanto más minimalista, ¡mejor!

5. DEBE SER RESISTENTE

Hay ejercicios, como la subida a la cuerda, que desgastan mucho las fibras de los tejidos porque los abrasan. Con el material del que está hecho el suelo de algunos boxes ocurre lo mismo, por ejemplo, durante los burpees. ¿La solución? El poliéster, que ofrece un nivel de resistencia mucho mayor que el algodón tradicional.

6. DEBE TENER BOLSILLOS

Un detalle a priori insignificante que puede determinar si el pantalón termina por ser tu favorito o no. Poder llevar el móvil (ante todo, hay que documentar tus logros deportivos con el selfie de rigor o el pantallazo de la app de running) y las llaves de casa, tu DNI o una tarjeta es algo que valora muy positivamente la mayoría de aficionados al deporte.

Dicho esto, ¿qué pantalón cumple con todos los requisitos? Pues el nuevo Pantalón Corto Reebok Epic, de la colección Crafted by Fitness de Reebok. Está especialmente diseñado para tus entrenamientos de cross-training en los que sudas de lo lindo, ya que su tecnología SpeedWick dispersa el sudor y mantiene tu piel fresca y seca.

Además, su acabado repele el agua para protegerte de los elementos. ¡Perfecto para tus entrenos outdoor! Y lo de ajustártelo constantemente se acabó, ya que su forro de tejido elástico en cuatro direcciones, con aberturas laterales en los dobladillos, se adapta perfectamente a tu cuerpo sin quedar ceñido, permitiéndote la máxima libertad de movimiento. Tan sólo pesa 155 gramos y está confeccionado en 87% poliéster, para garantizar su resistencia, y 13% elastán para darle más ligereza y adaptarse a ti. ¡Como debe ser!

menshealth.es

0 115

La vuelta a la rutina es muy compleja, y por ello vale la pena que prestes atención a estos consejos.

Una lesión se compone de tres fases que se superponen: inflamación, reparación y remodelación. Las tres son estrictamente necesarias y es a partir de la fase de reparación en la que deberíamos introducir trabajo con cargas externas.

Aunque cada lesión es un mundo, por lo general la fase de reparación comienza entre tres y cinco días tras el comienzo de la lesión. La introducción de cargas en este periodo debe ser gradual, ya que en este punto todavía no somos capaces de ejercer la misma fuerza que antes de lesionarnos.

Más adelante se produce la fase de remodelación, cuyo objetivo es el fortalecimiento del nuevo tejido producido en la reparación. En ella se busca principalmente el aumento de la fuerza y la funcionalidad del área lesionada. Este es el periodo más largo y puede durar hasta un año dependiendo del grado de la lesión.

ENTRENANDO TRAS UNA LESIÓN

Empezar con una carga muy ligera en la fase de reparación que nos permita llevar a cabo series submáximas y trabajo isométrico será lo más inteligente, porque así conseguiremos aumentos de fuerza y la intensidad no será tan alta como para romper las fibras de colágeno recién formadas. Por ejemplo, si la articulación lesionada es la rodilla, trabajar de forma isométrica la flexión y la extensión de esta con gomas y cintas o con la resistencia de un fisioterapeuta puede ser un buen método, pero siempre deberemos evitar sentir dolor, o de lo contrario la lesión podría empeorar.

Una vez comenzada la fase de remodelación (entre un par de semanas y dos meses), lo más inteligente será usar movimientos funcionales y cargas ligeras. Volviendo al ejemplo de la rodilla, lo mejor será introducir sentadillas o zancadas con un rango de movimiento completo, una carga muy baja y una técnica correcta durante todo el recorrido. Para ganar fuerza en esta articulación también podremos trabajar las sentadillas con salto, la prensa, las extensiones de piernas o los curls de pierna en máquina, pero estos ejercicios serán menos funcionales, ya que se suelen llevar a cabo con una frecuencia mucho menor en la vida diaria de una persona.

Los masajes ocasionales con una presión ligera de la zona también pueden favorecer el flujo de sangre (y con ella, de nutrientes) hacia la zona afectada.

TRABAJANDO EL RESTO DE LA MUSCULATURA

Aunque te hayas lesionado, no deberías permanecer en reposo durante toda la lesión. Si te has lesionado una extremidad inferior, puedes realizar algunos ejercicios de brazos que no comprometan la zona afectada, mientras que si tu lesión ha ocurrido en una extremidad superior, puedes pasear o realizar ejercicios de piernas que sigan favoreciendo un estilo de vida activo.

Hacer esto te permitirá favorecer el flujo de oxígeno a los tejidos y te sentirás, por tanto, menos fatigado y más recuperado durante el día, además de que te beneficiarás de todas las ventajas que supone el ejercicio (aumento de la fuerza y resistencia musculares, mejora de la condición cardiorrespiratoria, disminución del riesgo de enfermedades metabólicas…). El segundo beneficio más importante es que hacer esto te permitirá evitar en gran medida la atrofia muscular, es decir, la reducción del tamaño de tus fibras musculares por desuso.

Como conclusión, el hecho de sufrir una lesión no tiene por qué implicar que te quedes quieto durante toda la recuperación. Introducir trabajo isométrico y posteriormente con cargas ligeras y ejercicios funcionales, y mantener activas el resto de las articulaciones durante las tres fases acelerará la recuperación y la favorecerá, por lo que deberías tener en cuenta estos consejos, pero ten en cuenta que son recomendaciones generales y que lo óptimo es que un profesional de la salud como un fisioterapeuta o un médico deportivo examinen tu caso, ya que cada lesión es distinta y requiere de protocolos específicos de trabajo.

menshealth.es

0 78

De todas las cosas que se puede hacer por la salud, sin duda es la que más nos gusta a todos

De todas las cosas que se pueden hacer para mejorar la salud, esta es la que más nos gusta. Y es que según un estudio publicado en Journal of Sexual Medicine, mantener relaciones sexuales con frecuencia puede mejorar la salud. En el estudio, los investigadores preguntaron a 2.267 personas con cuanta frecuencia mantenían relaciones sexuales, y luego tomaron muestras de su sangre.

Aquellos que aseguraron tener relaciones sexuales con menos frecuencia (menos de una vez al mes) tenían niveles significativamente más altos de un producto químico llamado homocisteína que aquellos más activos sexualmente (al menos dos veces por semana).

Eso es importante, ya que los altos niveles del aminoácido homocisteína se han relacionado con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, posiblemente debido al daño que inflige a los vasos sanguíneos. Este producto químico parece favorecer la formación de placa grasa en las arterias y aumentar la coagulación de la sangre, lo que a su vez se traduce en riesgo de un ataque al corazón.

Curiosamente, los investigadores no encontraron ese vínculo en las mujeres. No están seguros de por qué, pero teorizan que puede ser porque la estimulación sexual en las mujeres no es tan dependiente del flujo sanguíneo saludable como lo es en los hombres, que lo necesitan para obtener y mantener una erección.

Ahora bien, como se trata de un estudio observacional, no puede demostrar definitivamente que fue el sexo frecuente lo que provocó una reducción de los niveles de homocisteína. Podría ser que los individuos con bajos niveles de homocisteína simplemente tuvieron menos sexo debido a problemas con su erección .

Mientras que los científicos demuestran la causa y efecto, lo que está claro que es no hay problemas en tener más sexo. (De hecho, hasta haciéndotelo a ti mismo podrás disfrutar de sus ventajas.)

menshealth.es

0 68

Muchas veces, las embarazadas se sienten tan pesadas con su enorme panza que no creen poder moverse bien. Sin embargo, hacer deporte durante el embarazo ayuda a mantenerse sana y en forma, aunque no se puede hacer cualquier cosa.

¿Qué deportes se pueden practicar? ¿Qué es sano, qué lo es menos? Aquí, siete datos sobre el movimiento en el embarazo:

1. No todos los deportes son aptos

Hay mujeres que aseguran que los primeros meses de embarazo pudieron entrenar con total normalidad. Sin embargo, desde el principio del embarazo hay que evitar actividades con rebote de alto impacto como saltar o deportes que involucren combate o un empleo importante de fuerza.

2. Los deportes acuáticos reducen la acumulación de líquidos

Nadar, aqua-fitness, aqua-jogging o aqua-spinning: los deportes que se practican en el agua son perfectos para combatir edemas. La presión del agua hace milagros. Sólo deben tener cuidado las mujeres que suelen sufrir de infecciones vaginales o cistitis.

3. Lo ideal son los entrenamientos aeróbicos y tonificadores suaves

El pilates y el yoga ayudan a mover el cuerpo y tonificar. El nordic walking también es perfecto porque entrena toda la musculatura sin exigir a la cadera. Los movimientos cíclicos y uniformes como andar en bicicleta también son buenos, pero hay que elegir bien por dónde se va a andar para evitar caídas.

4. Ejercitar los pies ayuda con el dolor de espalda

Dado que las embarazadas aumentan mucho de peso, sufren cambios hormonales y retención de líquidos, el arco del pie tiende a descender, por lo que los pies parecen más grandes tras el embarazo, un fenómeno que muchas madres observan con asombro. Como consecuencia, aparecen los dolores de espalda. Ejercitar los pies con movimientos para fortalecerlos y los masajes ayudan a mantener sana la musculatura del pie, lo que alivia los dolores de espalda.

5. Escalar, bucear, abdominales: cuidado con estos ejercicios

Si bien muchas mujeres pueden seguir practicando su disciplina favorita durante el embarazo, hay cosas que no deberían hacer, como bucear en aguas profundas, caminar a más de 2.500 metros de altura, escalar o andar en esquíes. Los abdominales son menos peligrosos, pero tampoco son ideales para las embarazadas.

6. Hacer deporte durante el embarazo ayuda al parto

Mantenerse en movimiento ayuda a reducir los riesgos y complicaciones. Las mujeres que hacen ejercicio suelen aumentar menos de peso, por lo que es menos probable que desarrollen una diabetes del embarazo o preeclampsia. Sin embargo, las mujeres que sufren de presión muy alta deben hablar sí o sí con su médico. Además, estar entrenada ayuda en el parto, ya que una respiración atlética y consciente funciona de apoyo en ese momento clave.

7. Después del parto el cuerpo necesita tiempo

Inmediatamente después del parto se puede activar la musculatura de la cadera con ayuda de la partera. Entre dos y tres meses después del parto, las mujeres pueden empezar con ejercicios suaves. Sin embargo, para poder reintegrarse por completo al deporte, hay que esperar nueve meses.

0 77

Como la mayor parte de los hombres, odiaba estirar. ¿Para qué perder el tiempo cuando puedes dedicarlo a levantar peso?

Estaba equivocado. Muy equivocado, en realidad. Después de sufrir una lesión (precisamente por no haber estirado correctamente) me puse en contacto Doug Kechijian, un experto en estiramientos que me reveló que cada persona tiene desequilibrios y restricciones de movilidad. Por ejemplo, pasamos demasiado tiempo sentados demasiado, sin variar de postura durante horas.

¿Su receta? Diez minutos al día de movilidad. Y la verdad es que parecía más bien kung-fu que calistenia. Por ejemplo, el estiramiento de la paloma modificado.

“La mayoría de las personas se colocan con las caderas desplazadas hacia la derecha, lo que provoca que su cadera izquierda se endurezca”, dice Kechijian.

Otros movimientos parecían destinados para expertos en yoga. Siempre tuve que realizar una serie de respiraciones extremadamente profundas con cada movimiento, de manera que el cuerpo iba liberando tensión muscular.

Me sentí bien desde el primer día, así que continué haciéndolo. Lo convertí en mi calentamiento habitual. Y no sólo en los días que iba al gimnasio. También lo hice en mi trabajo o en casa, viendo la tele, haciendo caso omiso de las miradas raras de mis compañeros y novia.

Mereció muy mucho la pena. En cosa de un mes no sentía nada de dolor. De hecho, comencé a hacer posiciones inéditas hasta entonces, algo que jamás habría imaginado, como sentadillas profundas.

Ganar en flexibilidad me permitió mejorar mi forma física, construir músculo y mejorar mis tiempos tanto en el gimnasio como fuera, cuando salía a correr.

¿Quieres probar? Pues es muy fácil. Sólo tienes que probar los cuatro movimientos de estiramiento que te mostramos a continuación. Sólo necesitas 10 minutos. Y no es extremadamente complicado.

Así es como tienes que hacerlo. Realiza cada ejercicio todos los días, respetando siempre los tiempos y números de repeticiones indicados. Hazlo antes de entrenar cuando vayas al gimnasio, y de forma intermitente cuando trabajas o disfrutas de tu día de descanso.

menshealth

0 60

Si eres un apasionado del trabajo de musculación o si necesitas perder peso y estás buscando el mejor gimnasio en el que entrenar, debes tener en cuenta ciertos aspectos antes de apuntarte a cualquier centro.

DISTANCIA DE TU CASA O DE TU TRABAJO

El hecho de tener que recorrer una larga distancia para llegar al gimnasio puede ser algo que te desmotive a la hora de entrenar si no eres muy constante. Lo ideal sería que el gimnasio se encuentre lo más cerca posible de tu casa o de tu trabajo, de modo que puedas ir andando y ni siquiera necesites coger el coche, ya que encontrar aparcamiento puede ser otra posible excusa.

HORARIOS

Los horarios de los gimnasios también son importantes. Por lo general, cuantas más horas abra, mejor, dado que así te costará menos adaptarte y necesitarás flexibilizar tu horario mucho menos para poder asistir al gimnasio.

Infórmate sobre los puentes y las festividades. Si sientes la necesidad de entrenar a diario y el gimnasio cierra, deberás buscar otra alternativa para entrenar o seguir buscando otro gimnasio que se adapte más a tu estilo de vida.

MAQUINARIA

Aunque en algunos gimnasios la mayoría de los hombres ni siquiera trabajan las piernas, en muchos otros las jaulas para hacer sentadilla libre son el elemento más codiciado por todos.

Hay gimnasios que ni siquiera disponen de una jaula para hacer sentadillas, y aunque existen otras alternativas muy buenas a este ejercicio como nos explicó Guillermo Alvarado en este post, busca que al menos tu gimnasio cuente con una o dos jaulas por si quieres incluirlas en tu rutina de entrenamiento.

El press de banca es otro elemento importante. Estos suelen estar ocupados la mayor parte del tiempo, pero no solo esto es importante; también lo es la longitud del banco y la distancia a la que se encuentren los soportes del banco.

Si el banco es muy corto y tus glúteos se quedan fuera de este, el ejercicio se volverá mucho más lesivo y será muy poco recomendable. Si los soportes para colgar la barra están muy lejos del banco deberás estirar los brazos demasiado, de modo que te será muy complicado sostener el peso y comenzar a realizar las series. Si por el contrario estos soportes están demasiado cerca, también te será muy complicado ya que tus brazos se encontrarán demasiado flexionados en la posición inicial, comenzando habitualmente por lo que para muchos es el sticking point o punto de estancamiento; el punto más complicado del movimiento.

CUALIFICACIÓN DEL PERSONAL

Admitámoslo, a todos nos ha dado consejos un monitor que sabía realmente poco de alimentación y deporte y hemos terminado haciendo barbaridades que en lugar de jugar a favor de nuestra salud solo han conseguido que perdamos el tiempo.

Lo ideal sería que tu gimnasio contase con una persona que tuviese estudios relativos a estos campos, experiencia a la hora de trabajar con personas y se actualizase con regularidad, ya que la nutrición y la ciencia del deporte son dos disciplinas en constante cambio.

ESTADO DEL MATERIAL

Es posible que a simple vista el gimnasio al que quieres apuntarte parezca muy bueno, pero debes asegurarte de si lo que ves es únicamente una fachada o realmente el material se encuentra en condiciones adecuadas.

Si las máquinas de cardio están estropeadas, los bancos no están debidamente acolchados y los tiradores bailan y son inestables, ten cuidado, porque al fin y al cabo todo esto puede suponer un riesgo para la salud.

HORAS PUNTA 

Hay gimnasios más pequeños y más grandes, pero lo realmente importante es la cantidad de socios dentro del gimnasio en las horas punta (que por lo general son de 11 a 12 de la mañana y de 6 a 7 de la tarde). Si estás pensando entrenar a estas horas, antes deberías consultar si la cantidad de socios entrenando a esas horas te compensa, ya que puede ser que el material esté ocupado, el monitor esté muy atareado atendiendo a otros clientes o muchos conocidos se paren a hablar contigo, distrayéndote de tu entrenamiento.

menshealth

0 75

La pregunta es un clásico. A la hora de proteger el corazón, ¿qué es más efectivo? ¿Dieta? ¿Salud? ¿Una mezcla de ambos?

La respuesta: en realidad no importa lo que elijas, siempre y cuando pierdas peso mientras lo hagas. Al menos eso es lo que sugiere una nueva investigación publicada en el American Journal of Clinical Nutrition.

En el estudio, se dividió a los participantes (todos de mediana edad y aquejados de sobrepeso) en tres grupos: el primero redujo el consumo de calorías en un 20%, el segundo incrementó la actividad física en un 20% y el tercero redujo el consumo de calorías un 10% y aumentó su actividad física en un 10%.

Los investigadores descubrieron que las tres estrategias era igualmente efectivas la hora de mejorar los indicadores de salud del corazón (reducción de presión arterial y colesterol malo y mejorar la frecuencia cardíaca en reposo), siempre que los participantes perdieran peso en el proceso.

De hecho, se calcula que una pérdida del 7% del peso corporal puede llegar a reducir en un 22% el riesgo de padecer una enfermedad coronaria.

“Ganar peso provoca daños microscópicos en los vasos sanguíneos y otros tejidos”, explica el doctor Edward Weiss, principal investigador del estudio. “El cuerpo responde con una inflamación para tratar de reparar las lesiones”.

Con el tiempo, esta respuesta puede contribuir al desarrollo de placa en las arterias, especialmente aquellas que dirigen sangre, oxígeno y nutrientes al músculo cardíaco. “En el proceso se bloquea la arteria coronaria, que es precisamente lo que causa ataques al corazón”, explica Weiss. Al reducir el peso, disminuye la inflamación en todo el sistema.

Para curarte en salud, lo mejor es que te hagas una revisión con un cardiólogo.

¿Significa eso que puedes comer lo que quieras, siempre y cuando hagas ejercicio suficiente para perder peso? ¿O que puedes dejar de ir al gimnasio, siempre y cuando no comas alimentos que te hagan subir de peso?

No es tan simple. “Combinar dieta y ejercicio tiene beneficios adicionales para la salud (como reducir el colesterol malo) haciéndolos aún más efectivos para proteger el corazón como un dúo”, indica Weiss.

menshealth.

0 107

Aquí les dejamos 10 ejercicios cardiovasculares (para quemar calorías) que podemos hacer desde nuestro casa:

1. Acelera el corazón

En las escaleras sube de dos en dos escalones. Haz 5 repeticiones, a un ritmo  constante y balanceando los brazos como si fueras corriendo. Luego haz 3 repeticiones de uno en un escalón lo más rápido posible, y luego otras 2 repeticiones a un ritmo lento para recuperarte.

2. Pantorrilla

Párate de pie en un escalón pero con los talones afuera. Sostente de algún barandal y sube y baja los talones con los dos pies juntos. Haz 20 repeticiones por 3 series.

3. Pierna y glúteo

Con una silla del comedor, ponla en un espacio libre y haz como si te sentaras y antes de llegar a sentarte vuelve a levantarte y así por 15 repeticiones por 3 veces.

4. Glúteos

Desplante en el mismo lugar, da un paso largo y al mismo tiempo baja las piernas hacia el suelo, de tal forma que la rodilla quede cerca del piso y la rodilla de adelante quede a 90 grados. Hazlo alternando pierna derecha e izquierda por 20 repeticiones entre las 2 piernas por 3 veces.

5. Abdomen 1

Utiliza un tapete para colocarte boca abajo en el piso, en posición de plancha Y con los codos recargados en el piso. Cuenta 15 segundos y descansa por 3 veces.

6. Abdomen 2

En el mismo tapete, acuéstate boca arriba y dobla las piernas colocando los pies el suelo. Sube el tronco sin doblar el cuello, inhala cuando subes haciendo compresión en el abdomen y exhalando cuando bajas la cabeza hacia el suelo hacer 15 repeticiones x 3 veces

7. Abdomen 3

Haz lo mismo que en el anterior solo que cuando subes lo haces girando el tronco, es decir subes de lado derecho e izquierdo alternándolos contar 8 veces de cada lado x 3 veces.

8. Brazo

Pega el respaldo de una silla a la pared y ya que estés segura, colócate en posición de plancha con las manos en el asiento de la silla. Haz flexión de los codos como una lagartija las repeticiones que salgan  por 3 veces.

9. Bíceps

Toma dos  botellas de Clorox® delgadas y llénalas de agua en la misma medida. Párate derecha y haz flexión del codo y extiéndelo por 10 repeticiones por 3 veces.

10. Hombros

Con las mismas botellas de Clorox® coloca los brazos a los lados del cuerpo y ahora levántalas recto a la altura del hombro y vuelve otra vez a la posición original por 10 repeticiones por 3 veces.

0 83

El ex-futbolista comparte con nosotros algunos de sus secretos de cuidado personal

Limpieza, frescor e hidratación. Son las claves para que empieces el día dando tu mejor cara. David Beckham lo sabe bien. De hecho, es un experto en el manejo de su estilo y su imagen pública. Por eso comparte con nosotros algunos de los secretos de su rutina de cuidados ante el espejo. Vale que tú no tienes su genética ni su fama… pero alguna cosilla sí le puedes copiar. ¡Toma nota!

PASO 1: LÍMPIATE

Limpiador de rostro

Un gel de doble acción: por un lado, elimina las impurezas que acumulan los poros día a día. Por otro, refresca y refuerza la piel, dejándola suave. Perfecto para usar antes del afeitado.

PASO 2: HIDRÁTATE

Aquí dependerá de lo que vayas a hacer a continuación. Si vas a salir a correr, elige la opción A para estar bien protegido de los rayos del sol. Si prefieres el máximo frescor y ligereza, decántate por la opción B.

A. Daily Defense SPF14

Enriquecido con todas las propiedades del Ideal Outdoor Complex de Biotherm Homme. Por primera vez en la línea Aquapower, una sola fórmula te protege contra los rayos UVA, UVB y la contaminación.

B. Fresh Water-Gel

Una innovadora fórmula ultraligera. Aporta todo el poder hidratante de la glicerina, el toque refrescante de la menta y la hidratación intensa de la molécula marina Blue Hyaluron, además del superingrediente Life Plankton™.

PASO 3: DESCONGESTIÓNATE

Eye De-Puffer

La primera fórmula Aquapower para el contorno de los ojos, una zona especialmente delicada que suele ejercer de chivata de tu falta de sueño o tu estado de ánimo. La cafeína reduce la típica hinchazón de primera hora de la mañana y el extracto de plancton calma y refresca la piel al instante. ¡Consigue una mirada nueva!

 El truco

Después de limpiar tu rostro, extiende el producto en círculos. ¡Rebajarás la temperatura de tu piel 2º C!

0 84

Vale, casi siempre ignoras todos los consejos sobre protección solar. Y eso que hemos estado diciendo por activa y por pasiva que un buen bloqueador diario es la clave para mantener tu piel sana. Pero ahora ya no importa. Ahora estás quemado, dolorido y esperando que la quemadura solar desaparezca y sea sustituida por un buen bronceado. Esto es lo que tienes que hacer mientras tanto.

TOMA UNA BEBIDA FRESCA

Lo primer es lo primero: tienes que mantenerte hidratado. Y cuando decimos bebida fría decimos, en realidad, agua. De lo que se trata se de volver a hidratarse. La radiación solar sobre tu piel impide una correcta hidratación del organismo. Bebiendo agua durante una semana ayudará al proceso de curación.

LUCHA CONTRA LA INFLAMACIÓN

Si te duele, toma un analgésico. Pero mejor toma uno con propiedades antiinflamatorias. Por ejemplo, ibuprofeno. Los medicamento con propiedades antiinflamatorias ayudan a reducir la inflamación de adentro hacia fuera. Eso significa que ayudarán a reducir el enrojecimiento y la sensibilidad de la quemadura, por lo que te sentirás mejor o al menos obtendrás algún alivio temporal.

APLICA LECHE FRÍA

Las cosas frías le sentirán bien a tu piel. Duchas frías, un paño fresco y húmedo. Incluso leche fría. Las proteínas de la leche ayudarán a cubrir y calmar la piel inflamada. Y si puedes que sea leche desnatada: la presencia de proteínas es mayor.

Hazlo así: en un tazón mezcla la leche desnatada con cubos de hielo y empapa un paño en la mezcla. Aplica sobre la piel y deja reposar durante 10 minutos.

REHIDRATA (CON LOS INGREDIENTES CORRECTOS)

Necesitarás un producto de aplicación tópica. La clave aquí reside en evitar cremas hidratantes que contengan petróleo, benzocaína o lidocaína. Ten en cuenta que los productos que contienen petróleo atrapan el calor en tu piel (justo lo contrario a lo que necesitas) mientras que los otros dos ingredientes son irritantes.

En su lugar utiliza aloe. Es un clásico para este tipo de problemas. Y funciona.  Si te duele mucho también puedes utilizar una crema con hidrocortisona, que puede ayudar a calmar la quemadura y combatir la inflamación y picazón.

VISITA A UN PROFESIONAL

Por encima de todo, no revientes las ampollas. Y resiste la tentación de quitarte la piel. Ten en cuenta que la piel lo que está haciendo es intentar sanar y cualquier contacto externo puede empeorar la situación y provocar infecciones. Pero a veces una quemadura solar puede ser tan grave como para necesitar ayuda. Si las quemaduras y las ampollas son generalizadas, visita al médico de cabecera o un dermatólogo. Si empiezas a sentir fiebre, escalofríos o náuseas vete a urgencias.

Y para la próxima recuerda la palabra mágica: protector solar.

Síguenos en

65FansLike
2,787FollowersFollow