Olvídese de los encuentros casuales sin preservativos

Olvídese de los encuentros casuales sin preservativos

0 118

El Comercio /

La mejor forma de prevenir enfermedades de transmisión sexual es manteniendo una comunicación sincera y sin tapujos con la pareja, según Daysi Guzmán, psicóloga y sexóloga ecuatoriana. Esa sugerencia no aplica para personas que mantienen encuentros casuales con desconocidos, pues generalmente no hay tiempo para hablar y preguntar: ¿has visitado al médico en los últimos meses?, ¿qué sabes de las enfermedades de transmisión sexual?, ¿qué piensas del uso de preservativo? Sin embargo, esas preguntas podrían, incluso, salvarle la vida.

En todos los casos es indispensable el uso del preservativo o también llamado condón. Hay personas que aún casadas lo mantienen. Caso contrario, hombres y mujeres están expuestas a sufrir enfermedades de transmisión sexual (ETS) como herpes genital, gonorrea, sífilis.

La Organización Mundial de la Salud, por ejemplo, publicó en su página electrónica que cada día, más de 1 millón de personas -hombres y mujeres- contraen una infección de transmisión sexual.

De acuerdo con los especialistas, existen más 30 virus, bacterias y parásitos que se transmiten por contacto sexual. De esos, ocho están vinculados a la máxima incidencia de enfermedades de transmisión sexual. Actualmente, cuatro de esos tienen cura (sífilis, gonorrea, clamidiasis y tricomoniasis); mientras que la hepatitis B, virus del herpes simple (HSV o herpes), VIH y virus del papiloma humano (VPH) son infecciones virales incurables.

Guzmán añade que algunas de esas enfermedades se evidencian por el mal olor o cambios -lesiones- en la morfología del pene o la vagina. Recuerda que sí pueden ocultarse con el aseo, uso de lociones o crecimiento del vello púbico. De allí la insistencia de recurrir al uso del condón.

Ese método anticonceptivo es uno de los más económicos del mercado y, según el ginecólogo Luis Fernando Suárez, el preservativo masculino tiene una eficacia del 98%, mientras que el femenino alcanza el 95%.

Otro de los inconvenientes de dejarse llevar por la simple observación es que algunas ETS requieren de cierto tiempo (período prodrómico o ventana) para que aparezcan los síntomas. Ese es el caso, por ejemplo, del virus del papiloma humano, una enfermedad que afecta a más de 290 millones de mujeres en todo el mundo. En esa lista también está el VIH .

De acuerdo con el estudio Global Burden of Disease (carga mundial de la enfermedad), realizado por el Instituto para la Medición y Evaluación de la Salud (IHME) de la Universidad de Washington, cada año cerca de 2,5 millones de personas son diagnosticadas con VIH en todo el mundo.

Varias ETS, en cambio, son asintomáticas: no dan señales o síntomas. Allí solo una sospecha puede llevarlo donde un especialista.

Según Guzmán, las enfermedades más recurrentes son candidiasis, herpes genital, clamidiasis, infección por microplasmas y ureplasmas, vaginosis o infección por Gardnerella, gonococia, sífilis, hepatitis B, sarna, tricomoniasis, condilomas acuminados.

Finalmente, la especialista recordó que, dependiendo de las prácticas sexuales, las ETS se pueden contagiar en otras zonas como el recto y ano, o en la boca y garganta.

Enfermedades de transmisión sexual en nivel récord en EE.UU. OMS advierte que la gonorrea es cada vez más resistente a los antibióticos.