Tabaquismo y cáncer

Tabaquismo y cáncer

0 42

La Nacion /

El consumo de tabaco es causa de múltiples enfermedades como cáncer, problemas cardiovasculares, enfermedades respiratorias y materno-infantiles, entre otras. También se lo asocia con el envejecimiento precoz y alteraciones del metabolismo general.

Los médicos saben desde hace años que fumar causa la mayoría de los cánceres de pulmón. Si bien los tratamientos están mejorando, esta enfermedad todavía mata más personas que cualquier otro tipo de cáncer: 9 de cada 10 cánceres de pulmón son causados por fumar cigarrillos.

Esta temática específica será uno de los temas que se abordarán desde mañana en el Segundo Foro Multidisciplinario sobre Cáncer, que organiza la Liga Argentina de Lucha contra el Cáncer (Lalcec) y que tendrá entre los prestigiosos oradores que expondrán al presidente del Uruguay, Tabaré Vázquez, pionero en la lucha contra el tabaco en esta región.

Durante su primera presidencia, Vázquez, un reconocido oncólogo, adoptó medidas contundentes contra el hábito de fumar. Entre otras, prohibió hacerlo en espacios públicos cerrados. Convirtió así a Uruguay en el quinto país del mundo “libre de humo” y obligó a colocar advertencias sanitarias que ocupan el 80 por ciento de los paquetes de cigarrillos: Uruguay fue el primer país en el mundo en aplicar esta medida.

Además, prohibió el uso de leyendas como “light ” y “bajo”, y la comercialización del cigarrillo electrónico. También se aplicaron impuestos más altos al tabaco y una regulación parcial de la publicidad, la promoción y el patrocinio. La publicidad se prohibió con excepción del punto de venta, donde se permite, con la obligación de colocar contrapublicidad.

En febrero de 2010, Philip Morris International demandó al Estado uruguayo por considerar que sus políticas antitabaco perjudicaban comercialmente a la empresa y que el país violaba un tratado de promoción y protección de inversiones que en 1998 firmó con Suiza, donde se encuentra la cede central de la tabacalera.

En julio de 2016, el tribunal de arbitraje del Banco Mundial falló en favor de Uruguay y dictaminó que los demandantes “deberán abonar a la demandada la suma de siete millones de dólares a cuenta de sus propios costos, y serán responsables de la totalidad de los honorarios y gastos del tribunal y del Centro Internacional de Arreglos de Diferencias Relativas a Inversiones (Ciadi)”.

La lucha contra el tabaco no sólo repercute favorablemente en los aspectos vinculados con la salud, pues también tiene efectos positivos en la economía de los países que la emprenden.

Como señaló el Banco Mundial, eliminando el tabaquismo no sólo no habrá pérdidas económicas, sino que muchos tendrán ganancias, pues se gasta más en tratar las consecuencias sanitarias y sociales que produce.

Cuando Uruguay aumentó el impuesto al tabaco tuvo una mayor recaudación fiscal y redujo la cantidad de fumadores. En 2004, se recaudaban 84 millones de dólares por año y, en 2011 se recaudaron 318 millones de dólares. Uruguay ha estado “ganando”, por lo menos, 100 millones de dólares anuales por su política de impuestos al tabaco.

Sus medidas antitabaco impactaron fuertemente en el consumo de cigarrillos: en los adultos disminuyó del 32 por ciento en 2006 al 23 por ciento en 2011; en jóvenes escolarizados, del 30 por ciento en 2004 al 9 por ciento en 2014, y en médicos, del 27 por ciento en 2001 al 9,8 por ciento en 2011.

Además, se redujo el nivel de contaminación del aire en un 90 por ciento en ambientes cerrados. Uruguay pasó a ubicarse en el segundo puesto en mejor calidad de aire en interiores.

En cuanto al impacto sanitario, se verificó una reducción del ingreso a los hospitales por infarto agudo de miocardio del orden del 22 por ciento. Este descenso fue abrupto y mantenido y no se puede explicar por otra razón que no sea la reducción de la exposición al humo del tabaco.

En algunos tipos de cáncer, el papel de la prevención es indiscutible. Sin el tabaco, el cáncer de pulmón podría reducirse considerablemente. Dejar de fumar es apostar por un estilo de vida saludable que se aprecia, incluso, en los detalles más pequeños.

LA NACION Opinión