En busca de la belleza perfecta

En busca de la belleza perfecta

0 112

Spanish.china.org.cn /

Un médico mide la mandíbula de una mujer en un hospital de cirugía plástica en Chengdu.

Tras graduarse de la secundaria en junio, lo primero en la lista de Zheng Yuran (seudónimo) era arreglarse la nariz durante los dos meses de vacaciones de verano.

La joven de 19 años viajó más de 1 000 kilómetros desde su pueblo natal en la provincia de Hubei, en el centro de China, hasta Beijing en busca de un experimentado cirujano plástico para que le opere la nariz que ella consideraba “la peor parte de su rostro”.

Sin embargo, lo que no anticipó fue la gran demanda que existía por el servicio, lo cual se tradujo en que la fecha más temprana para que su médico preferido la interviniera era en cuatro meses. Para los profesionales más reconocidos, la fecha se alarga al 2018.

Zheng es una de las cada vez más estudiantes, en su gran parte mujeres, que aprovechan su verano para mejorar su apariencia por una mejor oportunidad de trabajo, relación sentimental o simplemente para sentirse mejor.

Varios hospitales de cirugía plástica en China incluso han lanzado desde junio promociones especiales para estudiantes en sus páginas web, un mes antes de las vacaciones.

Una sucursal del Hospital de Cirugía Plástica (PSH), adscrito a la Academia China de Ciencias Médicas, ubicada en el Distrito Central de Negocios de Beijing, atendió a 1 078 personas en julio, lo cual representa un aumento del 36 % con respecto a mayo. Entre ellas se registró un notable crecimiento de pacientes nacidos en los años 90, de acuerdo con datos del centro.

Un empleado del hospital indicó que las cirugías más populares entre los estudiantes son el doble párpado y la nariz, intervenciones que un doctor puede realizar ocho veces al día en temporada alta.

Mejor apariencia

Quienes salen del colegio y los universitarios son los grupos de clientes más numerosos en julio y agosto, apuntó Wang Keming, cirujano plástico de PSH.

El procedimiento quirúrgico y la recuperación normalmente duran de dos semanas a un mes, y una cirugía de nariz en un hospital público puede costar desde 20 000 yuanes (2 973 dólares) hasta 100 000 yuanes, afirmaron los médicos.

Los pacientes tienen necesidades diversas. Algunos buscan un cambio natural y otros quieren parecerse a una celebridad. “Las personas con rostros bellos son siempre las más populares en la escuela y en cuestión de citas, solo quiero tener más chance en medio de la fuerte competencia”, dijo una alumna de tercer año en Beijing, quien gastó unos 60 000 yuanes en su cara el verano pasado.

En cuanto a Zheng, ella solo desea ser feliz. “Solo quiero ser más bonita y la nariz es el único defecto en mi rostro”, resaltó y agregó que estuvo buscando información en Internet acerca de los cirujanos después del examen de admisión a la universidad o gaokao, a principios de junio.

No obstante, para Guo, una candidata a posgrado, su motivación son los requerimientos de una profesión exitosa.

Guo estudia interpretación musical en el Conservatorio Central de Música en Beijing. En el escenario, una joven de nariz chata necesita mucha sombra alrededor de su nariz y estaba harta de hacerlo, por eso quería levantar su nariz de una vez por todas.

Sin embargo, el entusiasmo de Guo no tuvo eco en su madre, a quien le preocupaba los riesgos de la cirugía para la salud de su única hija.

Con pleno conocimiento de los dolores y riesgos, las jóvenes subrayaron que “todo tiene un costo y vale totalmente la pena cuando ves el cambio en tu rostro”.

Riesgos y preocupaciones

Por lo general se le aconseja al cliente pensar con cuidado si realmente quieren intervenirse y si están psicológicamente preparados para los riesgos, indicaron los profesionales y añadieron que existen peligros desde la anestesia hasta la fase recuperación.

Por ejemplo, la cirugía podría dejar una cicatriz en el rostro y la nariz podría deformarse por diversas razones, dijo You Jianjun, cirujano especialista de la nariz en PSH.

Los pacientes menores de 18 años, aunque no se recomienda que se sometan a una cirugía, deben contar con un consentimiento firmado por sus tutores, y los universitarios también necesitan un acuerdo firmado por sus padres, explicó Wang.

Fuera de los riesgos asociados al propio procedimiento y la posible discrepancia por una visión estética diferente, se unen aquellos derivados de la aparición de hospitales y salones de belleza no calificados que buscan lucrar con el auge del mercado.

De acuerdo con la agencia de noticias Xinhua, el sector de la cirugía plástica en China alcanzaría los 800 000 millones de yuanes en 2019.