Entre el tabú y la vergüenza: la larga lucha de las parejas...

Entre el tabú y la vergüenza: la larga lucha de las parejas por concebir un hijo

0 42

La Nacion /

Según la OMS, una de cada seis tiene problemas para procrear; la medicina logró avances, pero casi no hay espacios gratuitos para contener psicológicamente durante la espera.

“Desde que decidimos empezar a buscar un hijo y nos dimos cuenta de que no se daría de la manera natural, estamos en un limbo que nos tiene a mí y a mi marido con la vida entre paréntesis”, dice Mariana, una mendocina de unos 40 años, al finalizar una charla sobre las dificultades que algunas personas enfrentan a la hora de concebir hijos.

Los especialistas afirman que los espacios de contención donde pueden compartirse experiencias ayudan a soportar la espera. Sin embargo son pocas las organizaciones que brindan este asesoramiento de manera gratuita. La ONG Concebir, que brinda talleres gratuitos en la Sociedad Argentina de Medicina Reproductiva, en el barrio de San Nicolás, y un grupo de Facebook llamado el Club de las Soñadoras son dos de las agrupaciones que cumplen esta función.

“Los estudios indican que el tránsito por la búsqueda de un hijo que no llega es psicológicamente comparable al duelo por la pérdida de un ser querido”, sostiene Pía Zgrablich, médica especialista de La Plata. Su colega porteño Adan Nabel agrega: “A veces pasa un año o dos hasta que la pareja es diagnosticada con infertilidad. Les dicen que se relajen y que así lograrán el embarazo. Ese mensaje, señalan los estudios de la Asociación Nacional de Infertilidad de Canadá, estresa aún más a las parejas y, en especial, a las mujeres, que suelen sentir que es culpa de ellas”.

En los últimos años, la medicina reproductiva avanzó con diferentes tratamientos, y la ley nacional de reproducción médicamente asistida contempla la cobertura estatal, de las obras sociales o empresas de medicina prepaga de algunos de ellos.

El camino

“Poner el cuerpo es muy doloroso. De repente la vida es un entrar y salir de estudios y centros de fertilidad”, hace catarsis Julieta, que busca concebir hace cuatro años.

Beatriz tiene alrededor de 60. Poco después de casarse empezó a buscar un hijo y ese sendero duró muchos años, sin suerte. Su esposo se mostraba reacio a acompañarla al médico. Tampoco él quería seguir el camino de la adopción, le daba bronca, vergüenza, “y uno sin el otro -pensó ella- no es nada”. Por eso bajó los brazos. Cuarenta años después contó su historia frente a unas 80 personas, en el salón de un hotel de Salta. “Pude ser feliz. Tengo unos sobrinos hermosos a los que les di todo el amor. Pero no se queden sintiendo que podían haber luchado más. Son heridas que siguen doliendo, aun de viejas”, dijo.

“Encontrarnos, saber que no estamos solos, que no estamos locos por sentir lo que sentimos, hace bien”, afirmó Cecilia al final de un encuentro en Luján. “La mayoría de las parejas sienten que no van a ser padres jamás. Transitan un laberinto de emociones: afrontar que no lo serán en forma natural, sentir vergüenza por tener problemas para concebir, vivir con el miedo a que su pareja los deje y desesperanzarse ante los resultados negativos de un tratamiento”, cuenta De Antón.

“Las parejas a las que, en general, les va mejor son las que se comunican lo que sienten y no dejan que el dolor las paralice”, argumenta la médica especialista Estela Lancuba.

El psicólogo Miguel Espeche advierte: “El hijo es siempre más que un hecho biológico y su persona está constituida, también, por la trama psicológica que lo antecede y dentro de la cual nace”.

Mariana cuenta que al salir de la aspiración de sus óvulos su médico comentó al pasar: “Con esos ojos tan lindos y esos óvulos tan horribles que tenés”. La forma en que comunican los médicos puede ser un ancla o una boya emocional. Y también está el prejuicio social que relaciona la fecundidad con la virilidad o la femineidad. Esto refuerza la vergüenza y acentúa el tabú.

El tema de la pareja es clave, afirman los especialistas. Héctor es un camionero de larga distancia de La Plata. Cuando vuelve a su casa trata de encontrarse con su esposa. Sin embargo, a veces, ella está tan agresiva que él no sabe cómo acercarse. Su mujer le contesta que, a veces, siente que es la única que sufre y eso la enoja. “Las parejas que sobreviven a esta experiencia son las que logran acompañarse y compartir lo que sienten. Y así terminan fortalecidas”, afirma Juan Aguilera, especialista de Salta.

“Cuando les pregunto cuándo fue la última vez que tuvieron relaciones sexuales, por un tema médico vinculado a los espermatozoides, algunas parejas ni lo recuerdan”, cuenta el doctor Edgardo Andreatta, presidente de la Asociación Argentina de Centros de Fertilidad Asistida.

Para el médico mendocino Antonio Sarra Pistone, es bueno conocer las probabilidades de lograr un embarazo a partir de un tratamiento que, en promedio, suele ser de 35 a 40% en la fertilización in vitro y de 50% en la ovodonación, aunque esto siempre depende de la salud reproductiva de cada pareja. Sin embargo, aclara, muchos con los peores pronósticos y con ayuda de la ciencia, lo logran.