El 25% de los diabéticos desarrolla úlceras en los pies

El 25% de los diabéticos desarrolla úlceras en los pies

0 82

La Verdad /

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina o cuando el organismo no la utiliza eficazmente, lo que ocasiona un nivel alto de azúcar en la sangre.

Las personas con esta afección deben tener un cuidado especial con los pies, ya que el 25 por ciento de los pacientes llega a desarrollar úlceras e infecciones graves con un riesgo de amputación de 10 a 30 por ciento, informó el doctor Jesús Coll, Jefe del Servicio de Endocrinología y Diabetes del Centro Médico Docente La Trinidad.

El especialista explicó que la úlcera del pie diabético es originada por la falta de irrigación sanguínea en áreas de la piel y daños de los nervios, por exposición a niveles persistentemente elevados de glucosa en la sangre, que alteran la sensibilidad y producen traumas no percibidos por el paciente.

“Lo primero que sucede es una lesión que, si no se atiende a tiempo, se profundiza, se infecta y puede producir necrosis (degeneración o muerte) del tejido circundante y la posterior amputación”, acotó el galeno.

Las úlceras en los pies también se deben a pequeñas fracturas repetidas de los huesos pequeños, que no son percibidas al principio, pero que con el tiempo producen grandes deformidades que modifican los puntos de apoyo del pie y trastornos en la mecánica de la marcha.

El doctor manifestó que, en estos casos, el riesgo más temido es la necesidad de amputación y también de una infección sistémica (sepsis) cuando la enfermedad es avanzada y no hay una buena respuesta inmunológica de defensa.

Por esta razón, destacó la importancia de mantener un control adecuado del nivel de azúcar en la sangre durante el curso de la enfermedad.

También es importante la educación sobre prevención primaria y diagnóstico temprano en la población en riesgo, ya que “es bien sabido que muchos pacientes con diabetes son diagnosticados cuando la enfermedad ya tiene varios años de evolución”.

Cuidado de los pies

Revisar una vez por semana desde el tobillo hasta las puntas de los dedos.

Mantener los pies protegidos con medias y calzado cómodo.

Antes de ponerse los zapatos supervisar que no hay cuerpos extraños para evitar lesiones.

Cortarse las uñas una vez por semana, en línea recta y limando los bordes, sin que queden demasiado cortas.