Protege a tu bebé del Virus Sincitial Respiratorio

Protege a tu bebé del Virus Sincitial Respiratorio

0 45

El Universal /

Un bebé prematuro, debido a que no recibe los anticuerpos de su mamá y a la inmadurez de su sistema respiratorio, es más susceptible a los agentes infecciosos que circulan en el ambiente y que se incrementan debido a la actual temporada invernal. Uno de estos es el Virus Sincitial Respiratorio (VSR), el cual es responsable de hasta el 80% de las hospitalizaciones de causa respiratoria en los niños, afectando en su mayoría a lactantes y menores de 2 años1.

Durante la hospitalización del bebé, existe un equipo de héroes en las unidades de neonatos, compuesto por médicos neonatólogos, pediatras, enfermeras, terapeutas respiratorios, fisioterapeutas y personal auxiliar, que no solo vela por el bienestar del paciente, sino también brinda su apoyo emocional y profesional a los familiares del bebé prematuro.

Dentro de estos héroes se destacan las Enfermeras, quienes realizan una labor fundamental educando a los padres de bebés prematuros, sensibilizándolos sobre los riesgos que corren y enseñándoles  acerca de los cuidados clave que como padres deben implementar para proteger la salud de su pequeño hijo.

Precisamente, una de estas heroínas es Martha Emilse Chacón Huertas, enfermera profesional y especialista en la atención de bebés prematuros, con más de 15 años de servicio a la comunidad, quién da a conocer los 8 consejos imprescindibles para proteger a los pequeños del VSR:

1.    Lavar las manos es clave: Los cuidadores deben lavar muy bien sus manos antes y después de cada contacto con el bebé, de lo contario, él se verá mucho más expuesto al virus. El lavado de manos debe hacerse con agua y con jabón, asegurándose de lavar cuidadosamente palmas, plantas, uñas y muñecas.

2.    Restringir las visitas: Los papás deben administrar muy bien las visitas de familiares y allegados al bebé, siguiendo el régimen de las unidades neonatales. Es decir, solo se debe permitir que el pequeño tenga contacto con sus padres, y a veces con sus abuelos, a quienes se les recomienda siempre lavar sus manos y usar tapabocas antes de cada encuentro. Es de vital importancia que, llegado el caso que una de estas personas pase por un cuadro infeccioso respiratorio, no se acerque al bebé.

3.    Estar atentos a cada interacción de los hermanos en edad escolar con el bebé, puesto que ellos están expuestos permanentemente a virus en sus jardines y colegios, por lo que son un factor de riesgo de transmisión. Antes de cada contacto con el recién nacido, se aconseja retirar su uniforme del colegio, lavar sus manos y seguir las recomendaciones anteriormente mencionadas.

4.    No dar besos en la cara y manos del bebé , ya que el virus está presente en la saliva de las personas infectadas y este es un medio fácil para que él se contagie.

5.    No fumar en la misma casa donde habita del bebé y evitar que él tenga proximidad con personas que fumen habitualmente, así lo hagan fuera del hogar.

6.    Siempre que sea posible, alimentar al bebé con leche materna. Esto traerá beneficios a la calidad de vida del mismo, pues fortalece su sistema inmune ante infecciones como el VSR. No obstante, cuando el niño ha permanecido por un largo tiempo hospitalizado, es posible que la mamá deje de producir este alimento. Por esto, es ideal que durante la ausencia de su hijo, ella estimule sus senos, para que la producción no se detenga.

“En este caso, muchas instituciones hospitalarias disponen de lactarios, que son un sistema mecánico de succión y estimulación para la producción de leche materna, para que las mamás acudan a estos y no dejen de producir este vital alimento para sus bebés prematuros”, recomienda Chacón.

7.    Brindar mucho amor al bebé . Este es uno de los consejos más valiosos, ya que está comprobado que métodos, como el de la madre canguro, permiten la recuperación física y emocional del bebé.

8.    Mantener su esquema de vacunación e inmunización al día. Resulta crucial que los papás del bebé se aseguren de vacunarlo de manera oportuna de acuerdo al Plan Ampliado de Inmunización, y consulten con el médico qué otras medidas pueden implementar para prevenir infecciones respiratorias y mejorar las defensas de su bebé.

Vale la pena resaltar que los cuidados en casa de un bebé nacido antes de tiempo deben ser muy estrictos y restrictivos, en los cuales, la mamá juega un rol trascendental, porque de ella depende principalmente que estos se cumplan y por ende, la salud respiratoria de su hijo.

“Mi consejo final para la mamita es que no ignore los síntomas de la infección causada por VSR, ya que la enfermedad se manifiesta en principio con fiebre, tos seca, congestión nasal, respiración rápida, decaimiento, somnolencia, aleteo nasal, labios y deditos morados. Ante estas señales de alarma es mejor acudir al médico pediatra”, puntualiza la enfermera.