¿Por qué los tatuajes no desaparecen con el tiempo?

¿Por qué los tatuajes no desaparecen con el tiempo?

0 78

Confirmado /

Una pregunta que he escuchado a menudo entre conocidos es por qué los tatuajes no se van con el tiempo si la piel se regenera constantemente. La lógica indica que el dibujo debería irse desvaneciendo, pero, contrario a lo esperado, estos adornos cutáneos tan en moda en los últimos años permanecen con nosotros por toda una vida.

¿Cómo ocurre algo así?

En este artículo trataremos de arrojar un poco de luz sobre la ciencia que hay detrás de los tatuajes, la que nos mostrará que cuando elegimos grabar algo en nuestros cuerpos debemos estar muy seguros de ello, pues la biología seguirá sus propias leyes y luego eliminarlos no resulta tan sencillo como hubiéramos esperado.

Tatuajes: una necesidad de expresión

Aunque desde tiempos remotos los tatuajes han sido utilizados por las distintas culturas para simbolizar creencias, lo cierto es que en las últimas décadas se ha convertido casi en una moda y es seguido por muchos, especialmente aquellos que tienen necesidad de expresar su individualidad. Podemos encontrar tatuajes en personas de diversas edades, sin distinción de sexo o estatus social, quienes eligen imágenes muy singulares con las cuales se identifican.

  La ciencia detrás de los tatuajes

Una vez tienes hecho un tatuaje, este probablemente durará por toda la vida. Sin embargo, las células de la piel se están regenerando constantemente. ¿Por qué no se desvanece con ellas la figura? La ciencia detrás de los tatuajes es la que permite entender el proceso.

Para empezar diremos que nuestro cuerpo se encuentra rodeado por una gruesa capa de piel que se divide en 3 niveles:

Epidermis: es la capa más externa, que sirve de protección frente a los embates del mundo.

Dermis: es la capa intermedia, muy gruesa. Ella contiene capilares, los folículos nerviosos del pelo, colágeno, glándulas sudoríparas, entre otros elementos.

Hipodermis: es la más interna y su función reside en servir de conexión entre la dermis y el sistema de músculos.

La epidermis es la capa que mudamos cada 28 días. Por esta razón, la tinta de los tatuajes se inyecta en la segunda capa, la dermis, que permanece estable a lo largo de la vida. Como en esta zona hay tantas terminaciones nerviosas, el proceso de dibujo es doloroso, pero sin dudas quedará grabado por mucho tiempo.

Una vez la tinta llega allí, se encuentra con unas células llamadas fagocitos, los cuales envuelven las partículas de color, de modo que estas no se dispersan. Finalmente, se forma una membrana que mantiene su forma permanentemente.

¿Se pueden eliminar los tatuajes?

Se pueden eliminar los tatuajes, pero el proceso no es tan sencillo ni siempre es exitoso. La mejor vía, aunque costosa, es utilizar un tratamiento con láser.

Los haces de luz se focalizan en un color y desintegran las partículas hasta que son tan diminutas que se eliminan por el torrente sanguíneo. Pero el proceso requiere tiempo, a menudo de varias sesiones, y puede ser que queden cicatrices en la piel o coloraciones.

Lo mejor sería entonces asegurarnos de que realmente queremos ese tatuaje antes de dar el gran paso, pues la razón por la cual los tatuajes no desaparecen con el tiempo es porque se hacen precisamente para durar, o sea, en la dermis, una zona del cuerpo que permanece casi inmutable durante toda la vida.

Vix

Por Confirmado: Gabriella Garcés