Nada de viejitos, los jóvenes también sufren de la cadera

Nada de viejitos, los jóvenes también sufren de la cadera

0 118

El Universal /

Cuando de cadera se trata, los jóvenes desde los 15 años deben estar alerta a las señales. Es el caso de la displasia de cadera, que pasa desapercibida al confundirse el diagnóstico.

Rafael Sierra Especialista en Ortopedia, de Mayo Clinic, nos cuenta más acerca de esta enfermedad.

¿Qué es la displasia de cadera?

– La displasia de cadera es una condición genética donde la cabeza femoral no está cubierta adecuadamente por el hueso de la pelvis. La condición causa dolor y puede llevar a la degeneración temprana del cartílago articular, por eso muchos pacientes terminan requiriendo un reemplazo articular.

¿Existe algún procedimiento quirúrgico para tratarla, o, por el contrario, se controla con algún tratamiento?

– Si se diagnostica a tiempo la displasia de cadera, y aún no hay problemas con el cartílago, entonces se puede corregir el problema estructural de la cadera con un procedimiento que se llama osteotomía periacetabular.

Este procedimiento se ha venido haciendo desde hace más de 30 años con buenos resultados. La mayoría de los pacientes son mujeres y jóvenes entre los 15 y 30 años de edad.

¿Es buena la fisioterapia?

– Como primera instancia se recomienda fisioterapia y fortalecimiento, pero algunos pacientes que tienen displasias moderadas o severas, poco responden a ejercicios solamente, y por eso se recomienda la cirugía si el dolor persiste.

¿Con qué otra enfermedad puede confundirse?

– La displasia puede pasar desapercibida inicialmente, pero la mayoría de los pacientes se queja de dolor en la ingle o en el lado de afuera de la cadera. En los pacientes que son bastante atléticos, puede que inicialmente se diagnostique equivocadamente como problemas musculares atribuidos al ejercicio.

Es importante que los dolores persistentes en el área de la cadera deben estudiarse con una radiografía de pelvis para descartar la displasia y otras condiciones, como pinzamiento o choque femoroacetabular; fracturas por estrés, y necrosis de la cabeza femoral.