¿Por qué las mujeres disfrutan más el sexo lento?

¿Por qué las mujeres disfrutan más el sexo lento?

0 137

Confirmado /

La penetración es mucho más placentera en una mujer cuando ella está completamente excitada y sus secreciones han comenzado a fluir. Si usted entra antes de que ella se haya lubricada, irritará su vulva y será incómodo para ella. Usted puede llegar hasta la entrada, pausar, y esperar a ser invitado por ella.

En el #MegaSexo, tanto el hombre como la mujer comparten por igual la posición de arriba. La mitad del tiempo, el hombre se encuentra completamente relajado y la mujer es más activa, dejando que sus fluidos salgan y que la energía vibre. Estando en la postura superior, ella puede controlar los movimientos y la profundidad, así como el ángulo de la penetración.

Cuando ya han llegado a la penetración, ambos deben permanecer unidos por lo menos 15 minutos, antes de que usted eyacule, y lo ideal sería llegar a 30 minutos para que tener una mega experiencia.

En ese tiempo, las hormonas pueden fluir en abundancia, produciendo un efecto rejuvenecedor. Si logran postergar la eyaculación un poco y permitir que se construya la energía, cuando se llega al orgasmo, lo sentirán de manera mucho más intensa y placentera.

Por qué con la ‘punta’ del pene es tan placentero

Cuando usted está en la postura activa, puede entrar lentamente y salir de la misma manera para lograr una mayor estimulación en la mujer. En la mayoría de las posiciones, no es necesario penetrar de manera profunda la vagina.

Solo tocando la punta del pene con el clítoris o con la vagina, permite que haya flujo de energía. Todas las terminaciones nerviosas de la vulva están en el primer centímetro. Después de la entrada, hay una pequeña sensación. Es una sensación de vacío o succión.

La sensación para un hombre es más intensa cuando el pene está en una erección de 2/3. Hay un dicho entre los tántricos: “entra suave y lo saca duro.” La cabeza del pene es la zona más sensible y es donde las secreciones y la energía se intercambian. Si permanece en la superficie durante el sexo, estimulará todas las terminaciones nerviosas que van hasta el sacro. Esto estimula el rejuvenecimiento.

Después de un tiempo, usted puede penetrar a la mujer de manera más profunda. Permita que ella lo guíe. Sólo ella sabe qué tanta penetración desea. Lo ideal es que usted se rinda a ceder el control en este caso. Las mujeres intuitivamente son más sensibles para guiar la energía en el sexo.

Ir al fondo no es sinónimo de mayor placer

Algunos hombres creen que entre más profundidad tenga la penetración, la mujer va a sentir más. Muchos de estos hombres, en su psicología, desean conquistar y el sexo tiene un fuerte elemento de dominación. Sienten que entre más profundo vayan, más podrán retenerla sexualmente. Esta es una aproximación “patriarcal” de la sexualidad. Cuando ambos tienen la misma participación en la relación, se puede tener una sexualidad más balanceada y armónica.

El sistema taoísta recomienda que el hombre haga siete entradas superficiales por dos profundas. ¡No hay necesidad de llevar el conteo! Sólo recuerde el principio de entrar superficialmente varias veces, y de manera ocasional, de manera profunda.

¡La variedad es clave! Ninguna técnica debe de ser rígida; lo importante es tener el concepto básico y aplicarlo en la medida en que la misma relación vaya marcando la pauta. Cuando una pareja está en presencia absoluta, el uno con el otro, sintiendo y contemplando el momento, ambos se abren naturalmente para experimentar éxtasis y dicha interior de manera orgánica.

SoHo

Por Confirmado: Oriana Campos