Cómo saber si soy hipersexual

Cómo saber si soy hipersexual

0 79

Confirmado /

Cuando se trata de sexo hay algo que queda muy claro: todos tenemos diferentes niveles de deseo y nos relacionamos de forma distinta en el aspecto sexual. Así hay personas con un deseo sexual muy activo y otros que en cambio consideran que su libido va de moderado a bajo. Ningún extremo es recomendable, la ausencia de deseo sexual genera muchos problemas en la pareja, del mismo modo que las ganas excesivas y sin control, conocidas como hipersexualidad, pueden acabar con las relaciones.

Instrucciones:

1. El trastorno de la hipersexualidad es el nombre médico bajo el que se conoce lo que comúnmente llamamos adicción al sexo. Esta patología, como cualquier otra adicción, va mucho más allá del placer que se recibe con el sexo o del deseo que podamos sentir hacia una determinada persona, más bien presenta síntomas muy claros que requieren de la pronta atención de un especialista.

2. Una de las señales más claras que manifiesta una persona hipersexual son los pensamientos y deseos descontrolados de sexo, que interfieren con su vida diaria afectando su cotidianidad. Al ser un trastorno obsesivo compulsivo, controlarse resulta muy difícil.

3. El deseo de tener sexo es muy intenso y constante, sin embargo las personas hipersexuales puede sentir o no placer tras el acto, lo importante no es eso sino satisfacer las ganas de forma constante.

4. Debido a la necesidad frecuente de satisfacer el deseo sexual, las personas hipersexuales tienen una importante tendencia a ser promiscuas, independientemente de que tengan pareja. El deseo sexual suele ser tan elevado que normalmente su pareja no puede satisfacerlo. Además se valen de otros medios como la masturbación muy frecuente, el consumo adictivo de pornografía, y el uso de cualquier mecanismo para obtener sexo.

5. Las personas hipersexuales suelen usar el sexo como medio para escapar de sus problemas o luchar contra sentimientos como la depresión y la ansiedad. Además después del acto suelen presentar sentimientos de culpa debido a que existe una consciencia de que su relación con el sexo no es saludable.

6. Los adictos al sexo no son personas que simplemente disfrutan del acto sexual, sino quienes debido a esta conducta han visto afectada su vida personal y profesional, sus relaciones familiares, sociales y de pareja. Como cualquier adicción, cuando una determinada conducta o preferencia afecta nuestro día a día es momento de buscar ayuda, y asesorarnos con un sexólogo especialista en el tema que nos ayude a superar esta condición y llevar nuevamente una vida normal.

UnCómo