4 consejos para controlar tu dinero

4 consejos para controlar tu dinero

0 51

El Financiero /

Semana Santa, puentes, declaraciones fiscales… puros gastos y el año todavía no va ni a la mitad. Para retomar el control de tu dinero en este 2017 hay cuatro acciones que debes realizar, de acuerdo con Alejandro Sarracho, autor del libro “Reconfiguración Financiera”.

El primero es determinar realmente en qué gastas y evitar gastos innecesarios, o el famoso gasto hormiga. Sí, el café de Starbucks también cuenta.

TIPS:

Sé honesto contigo y determina en qué necesitas gastar. Deja a un lado las compras innecesarias, conocidas como los gastos “hormiga”.

Haz una revisión exhaustiva de tus tres últimos estados de cuenta para que puedas determinar y a partir de ello elabora un presupuesto formal.

Determina prioridades con base en tus gastos fijos, al mismo tiempo analiza en qué rubros puedes recortar gastos, sin mermar tus necesidades básicas.

Considera una cantidad para consentirte en esos gusto que te encantan, pues no todo es apretarse el cinturón, hay que equilibrar. “Hay familias que tienen un ingreso superior al del hogar promedio en México y, aun así, sus gastos exceden sus ingresos. En estos casos el uso de las tarjetas de crédito hace que tengan una deuda creciente que como una bola de nieve, tarde o temprano los aplasta”, dijo.

“Independientemente de tu nivel de ingresos, lo que realmente importa es hacer algo respecto a lo que gastes y evitar caer en gastos hormiga, emocionales o innecesarios que pueden crear un descontrol en tus finanzas. Me refiero al café de la mañana, o al par de zapatos que definitivamente no necesitas o aquellas papitas y refresco de la media tarde”, señala Sarracho.

En línea con lo anterior esta el segundo consejo: ubicar en qué rubros estas gastando.

“Echa un vistazo a tus tres últimos estados de cuenta bancarios y trata de clasificar tus gastos. Un formato de presupuesto mensual te podría ayudar mucho”, recomienda el autor.

También, debes agrupar tus cuentas para saber qué parte de tu dinero es para cubrir tus compromisos mensuales, cuál para diversión, cuál para buenas causas, cuál para proyectos especiales

Tres, fijar prioridades. Con ello podrás fijarte qué gastos puedes disminuir.

“Empieza con los gastos fijos y piensa cómo puedes ser capaz de gastar menos en ellos, ya sea refinanciar una deuda, bajar el paquete del cable, teléfono e Internet o utilizar un mismo proveedor para todos y obtener un mejor precio, cancelar seguros que no necesitas, membresías que no utilizas… etcétera”, puntualiza.

Una vez verificado los gastos fijos sé más duro con los gastos superfluos, ya que si tienes dificultades para llegar a fin de mes, tienes que dejar de contemplar como una prioridad ese nuevo smartphone y dársela a la hipoteca o al pago de tu automóvil, porque es lo último que debes perder.

Por último, debes premiarte. Una vez que ya puedes cubrir tus compromisos mensuales y otros gastos bien planificados, tú ya sabes con cuánto dinero cuentas para gastar cuando quieras salir a comer o de compras, por lo que lo podrás hacer de una forma consciente y libre de culpa.

Cuídate de los errores de los bancos.