Por qué es tan importante la figura del nutricionista

Por qué es tan importante la figura del nutricionista

0 80

El Observador / Por Lic. en Nutrición Lucía Alba

La realidad es que el concepto de dieta como lo concebimos hoy, como un tratamiento que comienza, por ejemplo, el lunes y termina en determinado período de tiempo, es un concepto errado. La única opción verdaderamente sana es la de un estilo de vida saludable, que incluya una alimentación completa, variada y equilibrada, que se acompañe de la práctica de actividad física regular adaptada a cada persona. El asesoramiento para lograrlo, solo puede ser dado por un licenciado en nutrición, que cuente con una formación íntegra en las áreas de nutrición, bromatología, dietoterapia, fisiopatología, toxicología, microbiología, higiene, seguridad alimentaria, nutrición comunitaria, tecnología, química y bioquímica de alimentos , entre otras. Estos conocimientos se adquieren a través de la Licenciatura en Nutrición, una carrera que en Uruguay tiene una duración de entre 4 y 6 años.

El Licenciado en Nutrición no reparte regímenes de alimentación a todos sus pacientes por igual. Entiende que cada individuo es único, y realiza un estudio previo donde valora tanto su estilo de vida, su contexto socio cultural, económico, religioso, como sus características físicas, historia clínica y dietética, de modo de adaptar la alimentación correcta a esa persona en particular. Se asegurará que no falte ningún nutriente y adaptará la dieta a cualquier patología que pueda existir.

Siempre le explicará al paciente el porqué de las decisiones y recomendaciones que se le hacen, de modo que comprenda los beneficios de las mismas, adquiriendo conocimientos sobre lo que es mejor para él y su salud.

Le dará a entender que los hábitos deben durar toda la vida, que no se trata de hacer un “tratamiento” sino de adquirir un estilo de vida saludable que se traduzca en más salud a largo plazo.

Un nutricionista no solo educará en la forma de comer, sino también en variedad de alimentos, formas de preparación, recetas, higiene, etc. siempre haciendo hincapié en que comer sano no implica perder el placer por comer.

El licenciado en nutrición trabajará, si es necesario, en coordinación con otros profesionales, abordando al paciente de forma integral para mejorar su salud.

El profesional se mantendrá constantemente informado acerca de los avances en el área y respetará siempre los principios y creencias de su paciente, adaptando sus conocimientos a esos principios y estilos de vida.

Hoy por hoy, es muy fácil acceder a “dietas” que prometen rápidos y mágicos resultados. Estas dietas suelen ser impulsadas por personas que no siempre cuentan con los conocimientos y la formación del licenciado en nutrición, como personajes públicos, entrenadores físicos o personas que dicen tener títulos relacionados con la nutrición, por lo que pueden representar un peligro para la salud. Estas dietas suelen ser muy restrictivas, por lo que no son sostenibles en el tiempo y producen un efecto de rebote cuando se abandonan. Además, no fomentan los buenos hábitos alimentarios, provocan alteraciones metabólicas, hepáticas, renales, así como también ansiedad, insomnio, irritabilidad, etc. Y sobre todo dan lugar a una pérdida de peso poco saludable ya que se da a expensas de una disminución de proteínas corporales y agua.

comermejor.com.uy