Insomnio: el enemigo nocturno silencioso

Insomnio: el enemigo nocturno silencioso

0 73

Confirmado / Para algunos, dormir representa una de los placeres más exquisitos de la vida; pero para otros puede ser un verdadero dolor de cabeza. La falta de sueño se asocia en ocasiones a insomnio e incluso otros trastornos similares que ameritan en casos, la medicación médica para poder conciliar el tan anhelado descanso del sueño.

Gioconda Medrano, psiquiatra y presidenta de la Asociación Venezolana de Psicoterapia (Avepsi), nos explicó que “los síntomas se medican cuando son lo suficientemente intensos para coincidir en la cotidianidad de la persona que lo padece”.

Es decir, si hablamos del insomnio, por lo general las personas presentan dificultad para concentrase, se sienten agotados, pueden empezar a tener problemas de memoria y atención, así como implicaciones de sus funciones cognitivas superiores “porque definitivamente el sueño cumple una función fisiológica”.

“El insomnio puede ser un síntoma inespecífico de cualquier trastorno o puede ser una patología de sí misma” comentó Medrano, quien además indicó que la población que mayor  queja presenta este trastorno son los adultos y ancianos.

No obstante, los niños también pueden presentar un cuadro de insomnio, pero no es recomendable medicar a los más pequeños; “deberían utilizarse otros tipos de medidas o alternativas” sentenció.

Medrano indicó que para poder medicar es de suma importancia conocer la causa del insomnio.  “Si es un síntoma inespecífico de una patología cualquiera que sea, bien sea, física o psicológica, hay que tratar la causa subyacente porque si no estaríamos dando un tratamiento paliativo; y ahí se correría el riesgo de hacer del medicamento el centro del tratamiento y utilizado por largo tiempo podría ocasionar una adicción”.

Los efectos secundarios de las benzodiacepinas

Las benzodiacepinas (medicamentos psicotrópicos que actúan sobre el sistema nervioso central, con efectos sedantes, hipnóticos, ansiolíticos, anticonvulsivos, amnésicos), es quizás el fármaco más utilizado en la medicina general que su uso es principalmente para tratar trastornos de ansiedad.

“Sin embargo, tienen un efecto secundario sobre el sueño y se mal utilizan para el insomnio. Los medicamentos realmente indicados para este caso, son los inductores del sueño”, puntualizó.

Estos inductores, diseñados especialmente para estas crisis por falta de sueño no producen adicciones. Cosa que no ocurre con las benzodiacepinas que por sus mismos componentes químicos, ejercen una serie de efectos secundarios a nivel de la neurotransmisión, produciendo dependencias y tolerancias.

Lo primordial en estos casos es diagnosticar cuáles son las causas del insomnio. “Uno lo puedo medicar temporalmente pero, lo importante y fundamental es conocer la causa”, finalizó la presidenta de Avepsi.

Atusalud

Por confirmado: Maria Gonzalez