Lo que ella detesta de ti en la cama

Lo que ella detesta de ti en la cama

0 206

Confirmado / Ser varón y estar en pareja, casado o conviviendo, no te da un doctorado en comportamiento femenino, ni mucho menos. Hay una gran cantidad de hombres que se piensan expertos en lo que se refiere al lecho conyugal… pero están lejos de serlo. Para entender a una mujer hay que saber qué piensa y siente, qué le gusta y qué detesta. ¿Listo para escuchar algunos de los “NO” en la cama con tu chica?

Qué no hacer en la cama con tu mujer

El Dr. Mauricio Salas Sironvalle es un especialista en sexología, urología, magíster en psicología clínica y vicepresidente de la Sociedad Chilena de Sexología que reveló en Infobae cuáles son los comportamientos que las mujeres no soportan. Veamos y analicemos.

1.- “Demasiada presión: a ellas les gusta que las tomen de manera suave, lo contrario de lo que les agrada a ellos: que sea con firmeza.” No estamos totalmente de acuerdo con esto. No a todas las mujeres ni en todos los momentos les gusta que las tomen de manera suave. Es cierto que generalmente ellas son más mimosas y gustan que su esposo conozca las caricias que les agradan. Lo ideal es tantear el humor de tu compañera. Puede ser que tenga el ánimo para una intensa batalla. Estará más desafiante, más agresiva, más anhelante. Si tiende más a los abrazos y los besos, si se acurruca a tu lado, entonces la cosa viene mucho más suave. De cualquiera de las dos formas, recuerda que un “NO” es una negativa en serio. Aprende a leer su comportamiento no verbal en cuanto al sexo, ella te agradecerá la sincronía mental y espiritual y siempre vas a acertar con lo que desea… lo que te va a reportar satisfacciones a ti también.

2.- “Saliva: puede resultar desagradable para una mujer, así que lo recomendable es no exagerar e ir de a poco para conocer sus gustos.” Cierto, no se puede generalizar pero a las mujeres el exceso de saliva les produce repulsión. En un beso o en cualquier otro lado. Hay otros lubricantes como los aceites aromáticos que huelen muy bien y saben mejor. No se te ocurra escupir o algo semejante, vas a lograr que ella quiera salir huyendo.

3.- “Narcisismo: en la sexualidad está involucrada la mente, el cuerpo, las creencias, los sentimientos y los pensamientos. Si él es narcisista y toma a su pareja como un objeto de su placer, está perdido. La pornografía ha hecho que los hombres actúen como autómatas del sexo y las mujeres siguen esperando al amante ideal. Hay que jugar, no ser tan graves y ser más flexible.” Las mujeres no adoran los falos. De hecho, las mujeres no son tan visuales como los hombres y consideran que los varones narcisistas que piensan que son irresistibles son una cosa bastante vana. ¿Quieres encandilar a tu mujer? Sedúcela con las palabras… vas a ver.

4.- “Caras “raras”: si la expresión del rostro masculino es muy extraña cuando ella está en el momento cúlmine, eso puede cortar el momento y arruinarlo todo.” De nuevo no estamos totalmente de acuerdo. Cualquier persona sabe que el orgasmo es una “petit morte” y que las caras, expresiones o exclamaciones en ese momento, pertenecen a la intimidad más absoluta y no tienen por qué ir unidas, de ninguna manera, al comportamiento social de un hombre. Y lo mismo corre para las mujeres.

5.- “Calcetines y T-shirts: los hombres son, en su mayoría, poco estéticos, y algunos tan impacientes que sólo se desnudan las partes íntimas para hacer todo más rápido.” Absolutamente de acuerdo. Afortunadamente esta práctica no se ve todos los días pero es cierto, un hombre desnudo con sus medias puestas no es nada atractivo. Claro que habría que pensar si un hombre en este atuendo tiene alguna intención en absoluto de ser atractivo.

6.-“Palabras: en general, a las mujeres les gusta que ellos les hablen sobre la relación, que les digan que son hermosas y amadas. Es decir, palabras que resalten sus características personales, eróticas y el deseo que se tiene de estar con ella, pero siempre y cuando no se la incomode, distraiga o bloquee.” Sí, ya hemos mencionado el hecho de que a las mujeres les gusta mucho ser seducidas con la palabra. Nunca un halago va a estar de más, eso sí, ten cuidado con cómo adjetivas la belleza de la mujer, a veces la distancia entre un piropo y una grosería es demasiado corta.

7.- “Dormir o no dormir: fisiológicamente, el hombre tiene tendencia a quedarse dormido luego del acto sexual por el relajamiento cerebral que éste le provoca. Por el contrario, ella espera ser abrazada y contenida, ya que las mujeres son más románticas y auditivas.” Cierto, pero no del todo. La mujer es naturalmente una comunicadora nata que en el sexo busca no solo satisfacción sexual sino un vínculo, aunque sea por unas horas, con su amante. Si estamos hablando de un esposo, esto es aún más importante porque el sexo es una de las maneras esenciales de comunicarse y tomarle la temperatura a la relación.

8.- “Evitar comparaciones: cada encuentro sexual es único, si él empieza a contar su vida sexual en la cama, no habrá relación que se mantenga y la mujer escapará. A nadie le gusta escuchar las piruetas que no se hacen.” Los ex y las ex se mantienen fuera de la cama y, a poder ser, fuera de la vida conyugal.

9.- “La cama: algunos hombres quedan tan exhaustos que se acomodan para pasar horas en el dormitorio e insisten en comer y ver televisión. Aunque también están los que apenas se acaba la diversión, huyen a la ducha y les gusta salir a pasear o simplemente se van.” Las mujeres son muy sensibles al aspecto romántico y cuidado del sexo. Antes de la relación sexual todo está en concordancia, ambos tienen deseo y nada importa. Una vez satisfechos empiezan las diferencias. Si quiere seguir siendo deseado, encuentra una manera de hablar de esto con tu esposa cuando no están en una relación sexual. ¿Te molesta si me levanto y me doy una ducha? ¿Está bien si nos quedamos acurrucados viendo tele después? Simplemente el hecho de hablarlo a ella le va a agradar.

10.- “Repetición: para salir de la rutina, simplemente hay que aventurarse con nuevas posiciones con las que ellas también disfruten”. Sí, sí y sí. La rutina mata la excitación. No son solo ellas las que deben buscar una y mil maneras de renovar la vida sexual de la pareja, si ellos demuestran deseo y ganas van a conseguir una dinámica mucho más placentera. A todas las personas les gusta sentirse deseadas y buscadas, y a las esposas mucho más. // IPP

Fuente: parejas.about.com