Helados, frutas y hamburguesas se adhieren a la moda local

Helados, frutas y hamburguesas se adhieren a la moda local

0 387

El Heraldo / Anteriormente McDonald’s era simplemente sinónimo de comida. Sin embargo, desde hace un tiempo, es también símbolo de moda. Así como pasó con algunas marcas de chocolates, galletas, gaseosas y hasta programas de televisión. Esta es la nueva tendencia que trasladó lo masivo y lo popular al vestuario de las personas.

La cultura pop -como se le llama al estilo creado por el estadounidense Jeremy Scott- ha puesto al mundo a lucir prendas estampadas con dibujos animados, menús de comida rápida e incluso señales de tránsito.

En 2012, sus diseños ya se caracterizaban por la ironía y el humor llevado al extremo en referencias de personajes que se han convertido en íconos de la cultura popular. Entre ellos Batman, Superman, Los Simpsons y Coca Cola.

Pero en 2013, cuando se convirtió en el director creativo de la firma italiana Moschino, hizo que diseñadores, críticos y amantes de la moda en todo el planeta se detuvieran a observar cuidadosamente su trabajo.

Scott sorprendió un año después con la pasarela de Fall Winter 2014 de Moschino, una colorida muestra llena de símbolos de la sociedad de consumo. Esta se destacó por vestidos inspirados en envolturas de chocolates, palomitas de maíz y cereales; prendas con la cara de Bob Esponja; uniformes de meseras de McDonalds e incluso un vestido de novia estampado con tablas nutricionales de productos.

Aunque en ese momento revistas especializadas como Cosmopolitan se preguntaron si alguien vestiría esos diseños, algunos famosos se encargaron de responder a ese interrogante.

Cantantes internacionales, como Katy Perry y Amber Rose, y modelos como Jourdan Duun han lucido algunas de estas prendas en diferentes ocasiones.

Más adelante, en 2015, Scott continúo rompiendo esquemas con una nueva colección de Moschino, inspirada en la Barbie. Prendas rosas, coloridas e idénticas a las que visten estas muñecas. Ese mismo año, la marca lanzó el perfume Fresh Couture, el cual luce como un envase de limpiavidrios.

En Colombia

Como suele pasar en la industria a nivel mundial, la moda cruzó fronteras y también llegó a ocupar un espacio en los armarios de colombianos, especialmente en el de los jóvenes. La barranquillera María José Arroyo, diseñadora de la marca Mix and Macth, cuenta que esta tendencia llegó a la ciudad a comienzos del año pasado y que en su línea de ropa incluyó camisas con estampados de frutas como bananos y piñas; comidas rápidas como perros, pizzas y hamburguesas, y otros como cajas de leche y palomitas de maíz.

“Nosotros sacamos las t-shirts para época de carnavales. Fuimos pioneros en imponer esa tendencia en Barranquilla”, dijo María José Arroyo, fundadora de la boutique Mix & Match.

La diseñadora explicó que esta tendencia de la cultura pop, inspirada en elementos cotidianos, va de la mano con el estilo que refleja su marca. “Es un estilo divertido, sin límites y con la cual se puede crear un completo mix and match”, agregó.

En cuanto a la acogida del público barranquillero, sostiene que ha sido “muy buena”, pues a pesar de que la moda es “arriesgada” ha gustado mucho tanto a hombres como mujeres. Incluso, en carnavales de este año se pudo ver a parejas usando estas camisetas con el mismo estampado.

“Lo más importante es conocer a tus clientes al momento de comenzar a diseñar. Que sean colores que contrasten y vayan de la mano con la temporada”, aseguró.

En esta tienda de ropa también se pueden encontrar bolsos y forros para celulares con formas de helados, papitas fritas de McDonald’s, vasos de gaseosa y sandías.

Por otra parte, la bogotana Carolina Ordoñez, diseñadora de la marca de vestidos de baño Palo de Rosa -que también vende por redes sociales en todo el país-, cuenta que hace dos años empezó a involucrar en sus colecciones la moda de la cultura pop. “La idea era cambiar el concepto del vestido de baño y aplicar estampados novedosos: primero de frutas, después de comida y ahora de emojis de Whatsapp, nuestra más reciente colección”, explica.

Para darle su toque personal, la bogotana relata que retomó siluetas antiguas que usaron en su momento las abuelas y mamás. A estas les dio el toque innovador con estampados “atrevidos y divertidos” que convirtieran sus prendas en diferenciadoras y a la moda con la tendencia creada por Scott.

La diseñadora trabajó la colección ‘Un emoji dice más que mil palabras’ junto a Mercedes Salazar, quien fue la encargada de extraer estas figuras de las pantallas de celulares y plasmarlas en joyas como aretes y cadenas. “Las mujeres se identifican con estos emoticones, por eso quisimos traer este mundo virtual a la realidad”, dice Ordoñez.

El calzado también tiene su espacio en la cultura pop. La marca paisa Turquise ha incluido también en su última colección de zapatos unos pequeños emoticones de Whatsapp que se pueden poner y quitar.

Según Nathalie Castaño, directora creativa de la marca que también vende a todo el país por redes sociales, la idea es que las personas puedan personalizar sus zapatos de acuerdo a su estado de ánimo del momento. “Esta es la era de poder expresar a través de cómo te vistes. Lo que queremos es que puedas comunicar a la gente lo que sientes  por medio de estas caritas”, explica.

Castaño cuenta que escogió los emojis porque el público joven, al que se quiere dirigir la marca, todo lo quiere expresar con estos elementos animados. “La idea es que si es domingo y vas a la playa puedas poner la carita de feliz y la palmerita. Ô si estás triste, quitarles las caritas y no expresar nada”.

Por otro lado, la diseñadora barranquillera Silvia Tcherassi también le apuntó un poco a esta moda. En sus productos incluyó mancornas de emoticones. Estos son un adorno o complemento para los puños de las camisas de hombres.

Otras marcas colombianas como Studio F han incorporado la tendencia en las de jean. Chaquetas y pantalones con letras, figuras y emoticones adheridos a ellos son algunas de las piezas que se pueden encontrar en las tiendas de la firma de ropa femenina.

La cadena de ropa española Stradivarius, con sede en Barranquilla, también tiene prendas con un ‘toque’ de la cultura pop. Entre ellas se destacan camisetas con estampados de comida y pantalones estilo boyfriend con otras figuras adheridas.