Ojo: Los músculos “hablan” de lo que nos pasa

Ojo: Los músculos “hablan” de lo que nos pasa

0 271

La Nacion / La personalidad, las experiencias que vivimos y las emociones por las cuales pasamos, quedan “impresas” en nuestros músculos. Y todo ello se ve reflejado en nuestra postura: en nuestra forma de caminar, de sentarnos, de comer, de estar de pie. Pero también en la manera que tenemos de pararnos -literalmente- frente a un problema; ya sea con el pecho abierto o cerrado, los hombros caídos o rígidos, el abdomen tenso o suelto.

De ahí entonces la necesidad de someterse a un masaje terapéutico que permiten desprenderse de las emociones negativas que han tensado la postura por años y lograr cambios notorios. “Los músculos hablan de lo que nos pasa”, comenta la k inesióloga y terapeuta Paulina Sanhueza , especializada en Restructuración Postural Biomecánica.

 Con esta técnica -que aprendió gracias a la kinesióloga Guinepta Sandoval – se pueden analizar cuáles son los vicios posturales que tiene impresos una persona, y cómo se pueden modificar.

“Los vicios posturales llevan a contracturas musculares, provocando dolor, rigidez, cansancio y problemas anímicos . Luego, al tratar la musculatura y lograr que funcione mejor, evoluciona nuestra postura física, logrando simultáneamente cambios emocionales alojados en dicha postura”, añade.

MOVILIDAD Esta técnica consiste en proporcionarle mayor movilidad y fluidez del músculo a través de tejido conectivo -aquella capa fibrosa que lo envuelve y que es la encargada de transmitir la acción muscular- y provoca que los pacientes de inmediato se sientan más erguidos y livianos. El tratamiento parte con una evaluación general al paciente , no sólo a la dolencia puntual por la que consulta, ya que el cuerpo debe funcionar en una armonía global.

Luego se organizan sesiones de masajes a la musculatura, principalmente la que lleva el equilibrio postural del cuerpo.

Para lograr resultados satisfactorios, por lo general se necesitan 5 sesiones (cada una de 45 minutos), aunque se pueden observar cambios desde la primera sesión. Cada una tiene un costo de $20.000, y las boletas son reembolsables mediante orden médica.