Nutrición y varices

Nutrición y varices

0 409

Antiestéticas y molestas, las varices no solo estropean la belleza de tus piernas, sino que pueden conllevar serias complicacaciones, por eso es importante cuidarnos para prevenirlas. Una de las formas de hacerlo es mirando bien los alimentos que debemos evitar y aquellos que pueden ayudarnos en este sentido. 

Siempre, y no sólo cuando se padecen varices o cualquier otra enfermedad, debe llevarse una alimentación sana, variada, rica en fibra, y equilibrada entre los distintos tipos de nutrientes, teniendo en cuenta la edad y actividad física de cada persona. En el caso concreto de las varices, y dado que un importante factor para la aparición de varices es el estreñimiento , la alimentación debe incluir bastante fibra y suficiente cantidad de líquidos (unos seis u ocho vasos diarios) para facilitar la evacuación.

También deben tenerse en cuenta otra serie de consideraciones sobre la alimentación:

Alimentos a evitar si sufres de varices No deben tomarse, o al menos limitar su consumo, alimentos que contengan:

Sal En concreto, sodio, pues provoca retención de líquidos, lo que aumenta el volumen de sangre y facilita la hinchazón de las piernas y la aparición de edemas . Debe limitarse su consumo, aunque no se elimine totalmente de la dieta. Son ricos en sodio alimentos como:

Sal común. Conservas. Patatas fritas y similares. Sopas de sobre. Salsas. Aceitunas. Encurtidos. Pan. Bollería. Galletas. Embutidos . Patés. Quesos curados. Carnes y pescados salados o ahumados. Alimentos precocinados. Grasas saturadas Aumentan los niveles de triglicéridos y colesterol en sangre, lo que la hace más espesa, dificulta el retorno venoso y favorece la aparición de trombos. Debe limitarse su consumo, aunque no eliminarlo totalmente de la dieta. Contienen grasas saturadas alimentos como:

Mantequilla. Nata. Embutidos. Tocino. Carnes rojas. Repostería industrial. Precocinados. Picante y comidas fuertes Producen una dilatación de las venas, por lo que es mejor limitar su consumo.

Alcohol, café, tabaco y chocolate  También producen una dilatación de las venas.