Ictus

Ictus

0 365

La prevención del ictus , en muchos casos, radica en intentar eliminar de la vida cotidiana ciertos factores de riesgo modificables. Los más importantes, tradicionalmente, son:

Tabaquismo . Consumo excesivo de alcohol . Hipertensión arterial no controlada. Diabetes . Colesterol elevado . Obesidad . Vida sedentaria. Dietas ricas en sal y grasas. Algunas patologías del corazón, como arritmias o infartos de miocardio , que pueden enviar coágulos de sangre a las arterias del cerebro, taponándolas (ictus isquémico por embolia). Aterosclerosis (depósitos de grasa en los vasos que, al desprenderse, pueden actuar como tapón en la arteria). Cuantos más factores de riesgo de los mencionados tenga una persona, mayor será el riesgo de que sufra un accidente cerebrovascular; por ello, cuantos más factores de riesgo se puedan suprimir o controlar (en caso de las enfermedades), menor será la probabilidad de sufrir el ataque.