Ensaladas frescas para el verano

Ensaladas frescas para el verano

0 370

Con permiso del gazpacho, la ensalada es la reina del verano. Su éxito no sólo radica en ser el plato fetiche elegido por Carrie Bradshaw y su colección de amigas en la serie ‘Sexo en Nueva York’, sino también por ser una preparación fresca, fácil de combinar, rápida, que se puede tomar en cualquier parte y que facilita el cuidado de la línea. Sin duda uno de los puntos fuertes de la dieta mediterránea .

Los privilegiados que pueden cogerse unos días de vacaciones, aprovecharán los días libres para romper con la rutina de modo completo (lugar de residencia, horarios, comidas, hábitos, etcétera). Gracias a estos cambios y al excesivo calor, la ensalada se hace con el primer puesto en los menús diarios. Descubre por qué.

Propiedades de las ensaladas Una ensalada se puede definir como un plato frío en el que se mezclan varios ingredientes, generalmente hortalizas, que se cortan y aderezan con diversas salsas o aliños. Lo verdaderamente interesante de este plato es que proporciona varios beneficios para el organismo:

Hidratan y refrescan: más del 90 por ciento de su composición son verduras y el componente mayoritario de éstas es el agua . Esto hace que sea un alimento ligero y fresco para combatir las altas temperaturas. Las vitaminas y minerales son su fuerte: tras horas de paseos, sol, cloro, sal, juegos y olas, es normal que tu cuerpo se sienta fatigado. No dejes que decaiga el ánimo y llena tus depósitos con las vitaminas y minerales de una ensalada variada.

Estos micronutrientes regulan múltiples procesos orgánicos, fundamentales para realizar importantes funciones en el organismo. Depuran y ayudan a eliminar residuos: la acción depurativa y diurética de las ensaladas se debe a su alto contenido en agua, a la riqueza en potasio y al bajo aporte de sodio de los vegetales que las componen. Protegen la piel: nuestros sabios abuelos ya nos aconsejaban sobre las bondades de las verduras para tener un cutis terso y sin imperfecciones.

Y es que las verduras crudas guardan todo el poder de las vitaminas , minerales y de componentes antioxidantes que impiden una aceleración en el envejecimiento de las células. Algo fundamental para la prevención de enfermedades como las degenerativas o el cáncer . Regulan la función intestinal: sufrir estreñimiento es propio del verano y de viajar fuera de casa.

Una dieta rica en verduras, hortalizas y frutas nos ayudará con este problema. Son alimentos ricos en fibra que conseguirán que tengamos una mejor motilidad intestinal. Son ligeras: qué más podemos pedir a una ensalada, ¿qué no engorde? ¡Hecho! Las verduras y hortalizas aportan muy pocas calorías (13 kcal. por 100 g.), dejando todo el papel a los nutrientes. Además, por su contenido en fibra y la masticación que debemos ejercer para tomarlas, consiguen un efecto saciante que hará que nos llenemos antes y no tengamos tanta hambre en la siguiente comida, cuidando así nuestro peso.